Ir al contenido principal

Deja de revolotear de aquí para allá



“Sécase la hierba, marchítese la flor; mas la palabra del Dios nuestro permanece para siempre”. 
 Isaías 40:8

Los colores en el paisaje que pinta el otoño me fascinan. Me gusta caminar con las manos en los bolsillos del abrigo, buscando las hojas secas recién caídas de los árboles para hacerlas crujir debajo de mis pies. Lo cierto durante toda esa época es que las hojas verdes de verano ya no tienen vida y dejan de ser parte de los árboles para caer al suelo y ser pisoteadas, quedando a merced del viento que las revolotea por donde él quiere. 

Mi vida es como la hierba, y mi belleza es como una flor.  Un día parezco estar en la cúspide de logros, sentimientos y fuerza de voluntad para llevarme el mundo por delante, pero de un momento a otro ando perdida divagando entre ¿quién soy? ¿qué hago aquí? y no puedo dejar de sentir que la vida misma me pisotea y que las circunstancias me despedazan hasta quedar como nada.  

Este es el planteamiento que hace la primera parte del verso de Isaías, los seres humanos no están libres de padecer enfermedades terminales, abuso sexual, abandono, discriminación, fracasos amorosos, proyectos inconclusos, etc.  Son realidades que nos tocan de cerca a todos, inclusive a los cristianos. Todos los estilos de vida posibles sobre la faz de la tierra son como la hierba que se seca, y todas las fuentes de felicidad humana son como las flores que se marchitan.  Así de frágiles son nuestros días.  

Pero así como un arco iris cambia el paisaje de un día nublado, la promesa del mismo Señor de que Su palabra permanence para siempre me conforta, me da seguridad y me refugia en la Roca. No es una roca que nació conmigo y se extinguirá cuando yo muera, como un ángel guardián. Tampoco es esa clase de amuleto de la suerte que me infunde una seguridad para ciertos temores. Mucho menos, es una roca producto de mi imaginación, que puedo moldear con mi pensamiento y fantasear que saldrá a mi rescate cuando la necesito. 

Es la Roca que ha estado presente desde la eternidad y estará firme hasta la eternidad. Es la Roca que le dio vida física al hombre y puede darle redención eterna, es la Roca que se ofreció al mundo para ser su soporte pero fue desechada por los hombres, y sigue siendo la única capaz de sostener el universo entero. Esa Roca es Cristo, el Verbo, la Palabra de Dios. 

Isaías dice que la Palabra de Dios permanece por siempre, y esta Palabra es Dios hecho hombre que descendió del cielo para mostrarnos que sólo restableciendo la relación con Él podemos hallar eterno refugio en la Roca.  Es allí donde nuestros pies serán afirmados y dejaremos de revolotear como hierba seca arrastrada por el viento cuando atravesamos las circunstancias dolorosas de la vida. Entonces podremos decir como el salmista:


"Porque tú eres mi roca y mi castillo; Por tu nombre me guiarás y me encaminarás."
Salmos 31:3 

Cristo no nos promete que quitará el dolor que sufrimos, ni tampoco eliminará los recuerdos que tratamos de olvidar, pero Él será para nosotras una roca suficientemente fuerte como para sostener todo nuestro peso, no los 40 – 50 – 60 kilos que pesamos, sino las toneladas de secretos, heridas y pecados que nos pesan en el corazón. Cristo cargó con todos ellos en la cruz. No los volvamos a poner en nuestra mochila. 

Porque ¿quién es Dios sino sólo Jehová? ¿Y qué roca hay fuera de nuestro Dios?” 

 Salmos 18:31






💧💦💧💦💧💦💧💦💧💦💧


ACERCA DEL AUTOR  


Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.


💧💦💧💦💧💦💧💦💧💦💧


Recuerda que estamos estudiando la serie "Promesas de Dios" 
¡Revisa el plan de lectura!

Semana 2 - Dios te guiará


Si recién descubriste nuestra página y deseas incorporarte a la serie de estudio actual puedes consultar nuestro método de estudio.

¡Si estás siguiendo el estudio con tu grupo presencial o virtual no olvides compartir lo que aprendiste el día de hoy, tu aporte puede ser de estímulo para otra joven como tú!

Comentarios

También te recomendamos leer:

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…

Acércate a la naturaleza

“Los cielos cuentan la gloria de Dios y el firmamento anuncia la obra de sus manos”. Salmos 19:1
Nunca será lo mismo escuchar una grabación de las olas del mar que estar en la misma orilla del mar, sintiendo la arena y el agua en los pies y viendo con tus propios ojos el reflejo de la luz sobre las olas saladas. Tampoco, nunca las fotografías HD podrán igualar los hermosos paisajes nevados, desérticos, montañosos y llanos que existen en nuestro hogar llamado tierra.
El salmo 19 que de niña aprendí de memoria es mi favorito, pienso que es el mejor poema que puede describir el verdadero sentido de todo nuestro ecosistema, pues no hay otro argumento para explicar la existencia de cada ser viviente que Dios mismo.
¡Cuán innumerables son tus obras, oh Jehová! Hiciste todas ellas con sabiduría; la tierra está llena de tus beneficios. Salmos 104:24
Toda esta semana hemos visto que el carácter de Dios se expresa en la naturaleza, la Biblia llama necios a aquellos que niegan la existencia de Dio…

¡Muy Dichosas!

Cada vez que leo estos pasajes que hablan acerca de las Bienaventuranzas siento como que me están tomando el pelo. Sentirme muy dichosa cuando suceden cosas que se salen por completo de mi confort parece ser una mala broma; pero definitivamente cada palabra que sale de la boca de Jesús tiene razón de ser.
Esta semana agregamos otra cualidad que debemos imitar en nuestro carácter; Mansedumbre. Pero, ¿de qué se trata esto realmente?
"Bienaventurados los mansos, porque ellos recibirán la tierra por heredad." Mateo 5:5
Bienaventurados los humildes, Bienaventurados los que se humillan a sí mismos para de servir a otros, Bienaventurados los que menguan su yo para que sea exaltado Cristo, Bienaventurados los que ponen la otra mejilla, Bienaventurados los que sacrifican lo que más aman en obediencia, Bienaventurados los que son obedientes, Bienaventurados… y podemos seguir profundizando y agregando a la lista. Déjame decirte que todas estas acciones, y las que Dios traiga a tu coraz…

Una pacificadora más

El Premio Nobel de la Paz es uno de los cinco premiosque fueron instituidos por el inventorAlfred Nobel. Este premio se otorga "a la persona que haya trabajado más o mejor en favor de la fraternidad entre las naciones, la abolición o reducción de los ejércitosy la promoción de procesos de paz". Hemos admirado a éstas personalidades por hacer histórica pasando por alto que nosotras mismas en el reino de los cielos somos ya acreedoras de un gran galardón otorgado por Dios mismo.
Las bienaventuranzas recogen y perfeccionan las promesas de Dios desde el antiguo testamento ordenándolas al Reino de los cielos. Estas palabras de bien, responden al deseo de gozo que Dios ha puesto en el corazón del hombre, en este caso nuestro corazón.
Jesús pronunció las palabras citadas en Mateo 5:9
“Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios”.

Refiriéndose a una recompensa para quienes vivamos a través de ellas. Nada más y nada menos que ser llamadas sus hijas. La in…