Ir al contenido principal

El aborto, ¿es legal?


Un argumento actual, a la hora de hablar de aborto, es el que tiene que ver con el derecho de la mujer sobre su cuerpo. Es cierto que, como mujeres, tenemos que hacernos respetar y valorar por lo que somos: creación de Dios. Pero hay que tener mucho cuidado con todo lo que este movimiento feminista incluye en su ideología actual. Nosotras, como hijas de Dios, tenemos el deber y la responsabilidad de informarnos acerca de lo que este mundo quiere legalizar, compararlo con lo que la biblia nos enseña, y tomar una postura acorde a ella. Tenemos que ser señoritas con convicciones firmes basadas en principios establecidos por Dios, y estar preparadas para saber defender nuestra postura. 

Ya en tiempos remotos, como vemos en el libro de Éxodo, Dios le explica a Moisés, mediante parámetros de comportamiento para la sociedad judía, qué pena tenia el lastimar a una mujer embarazada y qué hacer si ésta, en consecuencia, abortaba: 


“Si algunos riñeren, e hirieren a mujer embarazada, y ésta abortare, pero sin haber muerte, serán penados conforme a lo que les impusiere el marido de la mujer y juzgaren los jueces. Mas si hubiere muerte, entonces pagarás vida por vida.”
Éxodo 21: 22-23

Está claro que nuestro Dios defiende la vida, defiende Su creación. Por más que este mundo quiera hacerte creer que un feto no es vida, Dios nos dice lo contrario. La ciencia misma aprueba lo que la Palabra de Dios dice, un feto tiene latidos cardíacos desde la semana cinco de gestación ¡Es vida! El salmista dijo: 


“Porque tú formaste mis entrañas;
Tú me hiciste en el vientre de mi madre.”
Salmo 139:13

Dios es quien da la vida, es Él quien nos forma, para Él nada es oculto desde que comienza la concepción, pues Él ya sabe el color de ojos, la forma de su cabello y hasta cuánto va a medir. Desde que somos formadas en el vientre, Él tiene un plan para ti ¿Cómo podemos creer que Dios apruebe matar a Su propia creación?  ¿Cómo podemos pensar en asesinar algo tan inocente como un bebé no nacido? 

Puedes tener control sobre tu cuerpo, puedes tomar tus propias decisiones, pero Dios un día te pedirá cuenta de todo lo que hayas hecho con lo que Él te prestó, y esto incluye tu cuerpo. Además, ten presente que el bebé crece dentro de tu cuerpo, pero no es tu cuerpo, él tiene el suyo propio. 

El aborto es un asesinato, porque ni una de sus prácticas es libre de dolor. En todas sus formas hay sufrimiento, tanto para la mujer como para el feto. Ya sea con la inyección de solución salina, donde el bebé no nacido sufre quemaduras hasta perder la vida;  la extracción a través de una aceleración del parto donde el bebé muere en un mesón frío o en el peor de los casos en un basurero; o la más horrible, donde lo descuartizan dentro del útero. Nada de lo mencionado es una manera natural de morir, son asesinatos provocados a inocentes que no pueden defenderse. 

Como hijas de Dios debemos defender la vida, defender la creación de Dios y estar firmes en nuestra posición, saber responder con amor y mansedumbre, pero no quedarnos calladas, decirle al mundo que es Dios quien da y quien quita la vida (1 Samuel 2:6) y mostrar al mundo que Dios es soberano y no se equivoca cuando otorga vida, cuando regala un hijo. 







ACERCA DEL AUTOR


Andrea Donoso
Chilena radicada en Puebla, México. Feliz de servir al Señor y a las mujeres de su alrededor. Estudió teología básica en Palabra de Vida Argentina, actualmente continúa sus estudios a distancia en la universidad bautista de Lousiana, Puedes leer más de sus escritos en "Mujer a paso firme"

Comentarios

También te recomendamos leer:

Mi Legado

Queremos honrar la vida de nuestra amiga, líder y mentora Edurne Mencia. Por eso hoy compartimos contigo uno de sus inspiradores artículos en su blog  - El viaje de una mujer -   que nos habla directamente a este momento en el que lloramos su partida y nos regocijamos en su llegada al reino de nuestro Padre. Ella nos ha dejado un legado. Así que te pedimos que mientras lo lees, ores por su esposo y sus tres hijos.

💦💛💦💛💦💛
Un legado es todo aquello que pasa de padres a hijos.

 Como mamá, quiero que mis hijos afronten su vida en las mejores condiciones posibles, trabajando para dejarles cosas materiales.

Como mamá a la manera de Dios, es mi deber trabajar igual de duro (o más) para dejarles a mis hijos un legado espiritual.

Mi legado espiritual.

El impacto que mi vida tiene y va a tener no sólo sobre mis hijos, sino sobre las generaciones futuras después de ellos.

Hay cosas que nuestros hijos heredan de nosotras sobre las que no tenemos ningún tipo de control: la estatura, el colo…

Tus palabras importan

“Hay [Jovencitas] cuyas palabras son como golpes de espada; más la lengua de los sabios es medicina”. Proverbios 12:18
Nos encantan las reuniones de chicas, las pijamadas, asistir a las fiestas de 15 años de nuestras amigas y un sin número de reuniones grupales en las que podemos compartir cuchicheos de lo que se nos atraviese por la cabeza para terminar reventadas de risa, o muertas de asombro.
A menudo pensamos que las palabras van y vienen como cualquier hoja en otoño, o como la ropa que nos cambiamos a diario o, como la punta que le sacamos constantemente al lápiz. Las descomponemos en gramática, las combinamos en la clase de lengua y también las utilizamos para rellenar nuestro día con tal de que no sea tan vacío. Pero las palabras no pueden ser tratadas como las hojas de otoño, ni como la ropa que mandas a la lavadora y mucho menos puedes desecharlas sin importancia como la basurita del lápiz. ¿Soñaste alguna vez con tener un súper poder?Pues las palabras son poderosas. Cada vez q…

Viviendo una Fe inquebrantable

Estoy viendo una serie de televisión titulada “David, nace un Héroe”. No es casualidad puesto que empezó antes que este devocional, es una producción brasilera excelente. Ha sido sorprendente  ver en escena el momento en que David se enfrenta con el gigante Goliat, pero más sorprendente ha sido cómo este joven, sin la estatura de un guerrero de tomo y lomo, se presenta ante Saúl con una confianza tan determinante que convence al propio rey de que él es la persona que va a enfrentar al enemigo. Pero espera, esto no es todo. Lo que impacta mi corazón, es que David, siendo un pastor de ovejas, sin el entrenamiento de un hombre de guerra, sin tener la experiencia de haber estado en un campo de batalla, se enfrenta, se para ante el gigante y con una Fe Inquebrantable, lo desafía sin más ni menos, mostrando una confianza tremenda en el Dios de Israel, leamos: Tú vienes a mí con espada, lanza y jabalina, pero yo vengo a ti en el nombre del SEÑOR de los ejércitos, el Dios de los escuadrones d…

Permanecer en victoria

¿Conoces la lista de los 30 derechos humanos universales? Probablemente al igual que yo, No. Durante las últimas décadas, las distintas fundaciones por la protección de los derechos humanos los han ampliado y diferenciado en civiles, políticos, económicos, sociales y muchos otros, pero todos ellos tienen su origen en un documento surgido en la Europa de finales de los años cuarenta. Más que enfocarme en este tipo de derechos dictaminados por la sociedad quisiera que nos enfocáramos en los derechos que tenemos como ciudadanas del Reino de Dios. Ya que Dios nos ha dado el derecho de ser llamadas “sus hijas”.
“Más a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios”. Juan 1:2
Esto también genera un compromiso,ya que en toda relación padre e hija ambas partes deberán estar comprometidas de alguna manera el uno con el otro. Éste criterio no varía en nuestra relación con Dios a pesar que en éste caso Dios siempre lo hace,su fidelidad está …