Ir al contenido principal

El aborto, ¿es legal?


Un argumento actual, a la hora de hablar de aborto, es el que tiene que ver con el derecho de la mujer sobre su cuerpo. Es cierto que, como mujeres, tenemos que hacernos respetar y valorar por lo que somos: creación de Dios. Pero hay que tener mucho cuidado con todo lo que este movimiento feminista incluye en su ideología actual. Nosotras, como hijas de Dios, tenemos el deber y la responsabilidad de informarnos acerca de lo que este mundo quiere legalizar, compararlo con lo que la biblia nos enseña, y tomar una postura acorde a ella. Tenemos que ser señoritas con convicciones firmes basadas en principios establecidos por Dios, y estar preparadas para saber defender nuestra postura. 

Ya en tiempos remotos, como vemos en el libro de Éxodo, Dios le explica a Moisés, mediante parámetros de comportamiento para la sociedad judía, qué pena tenia el lastimar a una mujer embarazada y qué hacer si ésta, en consecuencia, abortaba: 


“Si algunos riñeren, e hirieren a mujer embarazada, y ésta abortare, pero sin haber muerte, serán penados conforme a lo que les impusiere el marido de la mujer y juzgaren los jueces. Mas si hubiere muerte, entonces pagarás vida por vida.”
Éxodo 21: 22-23

Está claro que nuestro Dios defiende la vida, defiende Su creación. Por más que este mundo quiera hacerte creer que un feto no es vida, Dios nos dice lo contrario. La ciencia misma aprueba lo que la Palabra de Dios dice, un feto tiene latidos cardíacos desde la semana cinco de gestación ¡Es vida! El salmista dijo: 


“Porque tú formaste mis entrañas;
Tú me hiciste en el vientre de mi madre.”
Salmo 139:13

Dios es quien da la vida, es Él quien nos forma, para Él nada es oculto desde que comienza la concepción, pues Él ya sabe el color de ojos, la forma de su cabello y hasta cuánto va a medir. Desde que somos formadas en el vientre, Él tiene un plan para ti ¿Cómo podemos creer que Dios apruebe matar a Su propia creación?  ¿Cómo podemos pensar en asesinar algo tan inocente como un bebé no nacido? 

Puedes tener control sobre tu cuerpo, puedes tomar tus propias decisiones, pero Dios un día te pedirá cuenta de todo lo que hayas hecho con lo que Él te prestó, y esto incluye tu cuerpo. Además, ten presente que el bebé crece dentro de tu cuerpo, pero no es tu cuerpo, él tiene el suyo propio. 

El aborto es un asesinato, porque ni una de sus prácticas es libre de dolor. En todas sus formas hay sufrimiento, tanto para la mujer como para el feto. Ya sea con la inyección de solución salina, donde el bebé no nacido sufre quemaduras hasta perder la vida;  la extracción a través de una aceleración del parto donde el bebé muere en un mesón frío o en el peor de los casos en un basurero; o la más horrible, donde lo descuartizan dentro del útero. Nada de lo mencionado es una manera natural de morir, son asesinatos provocados a inocentes que no pueden defenderse. 

Como hijas de Dios debemos defender la vida, defender la creación de Dios y estar firmes en nuestra posición, saber responder con amor y mansedumbre, pero no quedarnos calladas, decirle al mundo que es Dios quien da y quien quita la vida (1 Samuel 2:6) y mostrar al mundo que Dios es soberano y no se equivoca cuando otorga vida, cuando regala un hijo. 







ACERCA DEL AUTOR


Andrea Donoso
Chilena radicada en Puebla, México. Feliz de servir al Señor y a las mujeres de su alrededor. Estudió teología básica en Palabra de Vida Argentina, actualmente continúa sus estudios a distancia en la universidad bautista de Lousiana, Puedes leer más de sus escritos en "Mujer a paso firme"

Comentarios

También te recomendamos leer:

Haciendo lo correcto

Cuando éramos niñas y surgía un desacuerdo o pelea con nuestros hermanos o compañeros de escuela, tal vez por un juguete o porque “nos miraron mal”, etc., ¿recuerdas cual era tu reacción? y si alguien te empujaba, ¿tú también lo hacías? Yo viví muchas situaciones así; pero recuerdo una en especial; estando en la escuela primaria golpee a uno de mis compañeritos porque él había empujado a mi amiga y yo le hice lo mismo pero con más fuerza y además recuerdo que le di una patada en uno de sus pies, y como resultado de mis acciones recibí una severa llamada de atención en la dirección de la escuela, y mi respuesta fue: “el empujo a mi amiga y por eso lo hice”, lo cual era cierto, pero… sé que no justificaba mis acciones; más eso lo comprendí recién de grande: no debí cobrar el castigo por mi cuenta, y ahora al escribir esta anécdota me da cierta vergüenza y un poco de gracia. A muchos de mis compañeritos de primaria y secundaria no los he vuelto ver, y la verdad es que muchas veces quisie…

Creadas para adorar

“En quien vosotros también sois juntamente edificados para morada de Dios en el Espíritu”.  Efesios 2:22
La mujer Samaritana quiere saber dónde y cómo adorar, es una pregunta interesante la que le hace ella a Jesús, mostrando así su interés de querer tener una relación con Dios. Pero Jesús le contesta que ellos adoran a quien no saben, ahí es dónde nos damos cuenta de que por naturaleza nosotras adoramos (a veces si se sabe bien a que o quien y en ocasiones no).

Nosotras fuimos creadas para adorar porque ese vacío que hay en nuestro corazón Dios lo puso en cada una de nosotras para poder ser llenado sólo por Él.

Buscando el significado de Adorar encontré que “es amar en extremo” y también es rendir nuestra voluntad ante alguien, en este caso es rendirnos ante los pies de nuestro Salvador, Él cual ya ha pagado la cuenta por nosotras y nos anhela cada día para seguir Su obra en cada una. Así como la mujer samaritana, Dios anhela que cada día tengamos un encuentro con Él para que le ador…

LA PIEZA DE UN ROMPECABEZAS

Recuerdan la historia del “patito feo”. Así se sienten muchas personas que se consideran excluidas de un determinado grupo social, sin una razónque lo justifique o ya sea porque haya suficientes motivos que hagan que puedan hacer sentirse así. Algunas veces son situaciones relacionadas con nuestra apariencia, limitaciones físicas, económicas, con nuestras actitudes o la moral.

Sí de algo podemos estar seguras y sin conocer mucho de lo que había en el corazón de la mujer samaritana, es que seguramente se sentía excluida. Los ojos de un pueblo que le juzgaba por su estilo de vida y su conciencia que la hacía auto condenarse.

A todas nos gusta relacionarnos con amigas, buscamos pretextos para estar juntas,horarios que nos conecten físicamente o de manera virtual para estar en comunicación.

La mujer Samaritana de nuestra historia necesitaba hacer diariamente una tarea que era común para las mujeres de su pueblo y de su época. Sin embargo opuesto a las demás ella lo hacía solitaria, sin una a…

MANOS A LA OBRA

Cada vez que alguien debe ponerse a trabajar de manera inmediata o debe comenzar a poner en práctica algo de forma urgente, decimos: ¡Manos a la obra! Con esta expresión se quiere decir que no hay lugar para aplazamientos y que el momento de actuar es ahora.
Entonces la mujer dejó su cántaro, y fue a la ciudad, y dijo a los hombres San Juan 24:8
La mujer de Samaria, la protagonista de ésta maravillosa historia tuvo un encuentro inesperado en el pozo donde solía recoger agua, su vida no volvió a ser la misma desde ese encuentro, porque descubrió una gran verdad para su vida.
Había conocido a Jesús, había escuchado de su propia voz lo que él podía ofrecer a su vida. La necesidad de compartir con los demás y el gozo que le provocaba la oportunidad de una nueva vida era como para no quedarse callada, así queenseguida se puso “manos a la obra”.
Llama la atención del porque el evangelista quería dejarnos en el relato el hecho de que dejaba el cántaro, recordemos que el motivo por el cual ella ha…