Ir al contenido principal

Nada es demasiado difícil para Dios



"He aquí que yo soy Jehová, Dios de toda carne; ¿habrá algo que sea difícil para mí?"
Jeremías 32:27 

Me encanta que Dios haya puesto este versículo en la Biblia.
 Me he hecho esa pregunta muchas veces durante mi vida. Estoy segura de que tú también.
 Quizás el día en el que el diagnóstico de cáncer ya no fue de alguien más, sino tuyo. 
Quizás el día en el que tu esposo se fue dejándote con la hipoteca, las cuentas y cuatro hijos pequeños.
 Quizás el día en el que tu jefe te ha dicho que tu puesto ha sido eliminado y ya no te necesitan en la compañía.
 Quizás en el día en el que esas palabras tan hirientes se dijeron y tu corazón se rompió en dos.


Recuerdo que, cuando mis hijas eran pequeñas, me dijeron que una de las cosas más importantes que puedo darles a mis hijos es la comprensión de la majestad de Dios. Sin tener una visión correcta de Dios, nuestros hijos crecerán viendo a Dios como alguien pequeño, sin poder y distante, incapaz de manejar los problemas que vendrán a su vida. 

Cuando los niños tienen una visión pequeña de Dios, ellos ven a Dios pequeño...y creo que eso puede aplicarse a los adultos también.
 Tener una visión apropiada de Dios es importante en nuestra relación con Él. 
Cuando nuestra visión de Dios es pequeña, vemos nuestros problemas, nuestros miedos, nuestras "montañas" y "Goliats" más grandes que Él.


Una de las maneras en las que he intentado que mis hijas comprendan que NADA es demasiado grande o demasiado difícil para Dios es que vean la naturaleza...lo que Dios ha creado para que nosotras veamos, toquemos y experimentemos.


He llevado a  mis hijas al océano Pacífico y al Atlántico para que vean por ellas mismas la grandeza de Dios al caminar por la playa frente a las olas y la inmensidad del océano. 
Las he llevado a los bosques Redwoods de California para ver de primera mano el tamaño de los árboles que arañan el cielo.
 Han estudiado el sistema solar en la escuela y las he llevado a un viaje a la NASA preguntándoles cosas como "¿Se imaginan lo grande que Dios debe ser si creó el sol, la luna y los planetas?"


Y ha habido veces en las que ni siquiera hemos tenido que viajar más allá de nuestro jardín para ver el detalle de las flores o los insectos en nuestra hierba.
 He tenido también la misma conversación al mirar a través del microscopio, preguntándoles "¿Pueden creer el detalle con el que Dios ha hecho todas las cosas?".
 Todo lo he hecho con el mismo propósito, ayudar a mis hijas a ver que nada es demasiado grande, demasiado pequeño o está demasiado lejos para Dios.


Y esa verdad es la misma para nosotras. 
No importa qué estemos enfrentando en nuestras vidas, nada es demasiado difícil para el Único que creó los cielos y la tierra. 
Nada está fuera del alcance de Su soberanía.
 Si Él pudo separar las aguas para que los israelitas huyeran de Egipto y colocar la tierra en el lugar exacto de nuestro sistema solar, puede manejar nuestros problemas.


Así que la próxima vez que estés luchando con tus problemas, tus preocupaciones o tus miedos, mira al cielo.
 No estás sola. Dios ha prometido que Él estará contigo y te ayudará. No tienes que luchar esta batalla sola. No tienes que luchar con tus propias fuerzas...vuélvete a Él. Búscale, Él lo puede manejar.


Ama a Dios Grandemente,


Ángela







💧💦💧💦💧💦💧💦💧💦💧



Recuerda que estamos estudiando la serie "Promesas de Dios" 
¡Revisa el plan de lectura!

Semana 3 - Dios te ayudará


Si recién descubriste nuestra página y deseas incorporarte a la serie de estudio actual puedes consultar nuestro método de estudio.

¡Si estás siguiendo el estudio con tu grupo presencial o virtual no olvides compartir lo que aprendiste el día de hoy, tu aporte puede ser de estímulo para otra joven como tú!

Comentarios

También te recomendamos leer:

Amor fiel (Oseas) - Descarga tus materiales

No habían permanecido fieles a Dios, sino que Él permaneció fiel a ellos.

El libro de Oseas fue escrito para mostrarle al pueblo de Israel el amor fiel de Dios. Israel se había rebelado contra Dios una y otra vez. Los reyes de Israel habían extraviado al pueblo, seguían a los dioses falsos y profanaban el templo de Dios. La gente había olvidado quiénes eran y de quién eran. Israel se había apartado de Dios, de Aquel que los había elegido, los había protegido, los había provisto y los había bendecido. Se habían prostituido con otros dioses y otras naciones. Sus corazones adúlteros e idólatras los habían alejado de Dios.

Oseas era solo un hombre.

Fue un profeta en Israel con un llamamiento único de Dios. Le pidieron que se casara con una prostituta y permaneciera fiel y leal a ella. Oseas se casó con Gomer, que le fue infiel. Sin embargo, una y otra vez, Oseas redime a Gomer y la devuelve a sí misma.

Dios le dio a Oseas un llamado específico y un mensaje específico para el pueblo de Is…

Un llamado inusual

El reto de este 2019 es memorizar porciones bíblicas, y comencé con 2 Timoteo capítulo 2, he estado repitiendo y repitiendo en cada porción de tiempo libre, pero hoy me detengo aquí: “…Si fuéremos infieles, él permanece fiel. Él no puede negarse a sí mismo…”.  En realidad, el Señor me ha retenido aquí poniendo una señal de PARE en mi camino para comprender cuál es el profundo significado de nuestra infidelidad a la luz de Su fidelidad; creo francamente que también es lo que quiere hacer con cada una de nosotras. Así que abramos nuestras Biblias en el pequeño libro de Oseas para desplegar el abanico infinito de la Fidelidad de Dios. 

Pero antes, analicemos el contexto en el que Oseas se encuentra: 
1 Reyes 12 nos narra la división de las doce tribus de Israel en dos: 
Israel, también conocido con los nombres de Reino del Norte, Jacob y Efraín (este último, usado en el libro de Oseas), formado por diez tribus.  
Judá, también llamado Reino del Sur, conformado por las tribus de Judá, Benjamí…

Valiente en medio de la tentación

Tenía yo apenas trece años, y mi mamá me decía: “Anto, aprende a decir que no.”  Crecí, y a los dieciocho años mi mamá seguía diciéndome: “Anto aprende a decir que no.”
Hoy estoy a menos de sesenta días de casarme y ¡cuánto me ayudó cada palabra de mi madre, cada advertencia de decir que no!  

A lo largo de estos pocos años que el Señor me permitió vivir, me di cuenta de lo  difícil que es decir que no a ……………. (puedes agregar la frase que te venga en mente, aquello a lo que siempre dices que sí y cedes) ¡Cuán débiles somos! 

 🔼 Eva, cuando fue tentada a tomar del fruto prohibido, ¿pudo decir que no? 
 🔼 David, cuando vio a Betsabé y la deseó, ¿pudo decir que no?
 🔼 Sansón, ante la insistencia de Dalila, ¿pudo decir que no?

La respuesta es NO. Cedieron a la tentación y cayeron. Pero todos ellos, luego del quebranto y arrepentimiento, fueron restaurados. ¡Cuánto placer, alivio y gratitud llegó después de haber experimentado la gracia del perdón de Su Salvador!

A lo largo de toda la histori…

Tú primero, después yo

El reto de hoy no es para todas las personas, veamos las palabras de Pablo al iniciar...


“...si hay alguna consolación en Cristo, (si Cristo les ha dado a ustedes el poder de animar a los demás), si algún consuelo de amor, (si el amor que ustedes tienen los lleva a consolar a otros),  si alguna comunión del Espíritu, (si tiene el mismo Espíritu Santo), si algún afecto entrañable, si alguna misericordia (si son compasivos)...” Filipenses 2:1 RVR(TLA)
¿Consideras que estás dentro de ese rango de personas? ¡Entonces eso es para ti! Es un poco loco decir que esto no es para todos pero, ¿sabes amada amiga? actualmente, el mundo impone la cultura del “YO, YO, YO”; vivimos en un mundo que busca la satisfacción personal primero. En una empresa, por ejemplo, se busca subir de puesto sin importar a quien se lastime; las personas son utilizadas hasta lograr lo que los líderes quieren. Prestando atención podremos ver que en la pirámide social, el jefe o el líder está en la posición más alta, la que …