Ir al contenido principal

Recibiendo la fortaleza que necesitas


¿Te acuerdas de Popeye? Era el marinero enamorado de Olivia. Por supuesto, en la historia no podía faltar el chico malo, Brutus. Este era grande, musculoso y malo, siempre tratando de robarle la chica. Popeye, siendo más pequeño  y más débil, era bastante indefenso hasta que comía espinacas. La espinaca le daría fuerza, le crecerían enormes músculos, derrotaría a sus enemigos y rescataría su chica.

¿No sería ideal que hubiera algo que pudiéramos comer para obtener la fuerza que necesitamos para cumplir con todas nuestras tareas? Ideal, pero no real. Sin embargo, nosotras tenemos una fuente aún más grande de fuerzas, y no requiere de espinacas.

La fuerza que necesitas

Todos necesitamos fuerza. Físicamente la necesitamos para vivir. Necesitamos músculos para caminar, para levantar niños, y mucho más para hacer toda tarea física. Además necesitamos fuerza mental para lidiar con nuestros problemas, para tener conversaciones coherentes, y para ser capaces de ayudar a otros en medio de sus problemas.  Y necesitamos fuerza espiritual porque la duda constantemente llega a nuestros corazones, y Satanás continuamente ataca a los hijos de Dios.

La fuerza que te falta

Todas y cada una de nosotras nos cansamos, desanimamos y desgastamos de vez en cuando. A veces sucede más rápido de lo que pensamos; otras veces, esta debilidad puede durar más de lo previsto. La razón por la que experimentamos debilidad es que somos limitadas. Somos limitadas en lo que podemos manejar física, mental e incluso espiritualmente. No solamente nos encontramos débiles nosotras mismas, también lo están todos a nuestro alrededor. Necesitamos una fuerza superior a la de los hombres. 

La fuerza que recibes

Me encanta cuando los pequeños tratan de ayudar a sus padres a cargar objetos pesados. Tensan sus músculos pensando que están soportando el peso, sin darse cuenta que sus padres están realmente llevando la carga. Los niños participan, hasta luchan y trabajan con todas sus fuerzas, pero reciben abundante ayuda.

Nuestro versículo de hoy nos dice que si esperamos en el Señor, tendremos nuevas fuerzas, pero ¿cómo funciona esto?

Tener nuevas fuerzas requiere que aprendamos a esperar en Dios por aquellas cosas que necesitamos. Esta es una espera activa, donde continuamos haciendo las cosas que somos llamadas a hacer. Donde continuamos poniendo un pie delante del otro, pero a la vez esperamos expectantes el actuar de Dios sanando, redimiendo, dando sabiduría, y proveyendo. Esta espera activa se hace por fe.

Entonces nuestras fuerzas serán renovadas. Esto no significa que Dios nos dará todo lo que pensamos que necesitamos, significa que nos dará toda la gracia que necesitamos para perseverar con esperanza.

¡Conoce al Dios que dices amar! Y aprende a descansar en ese conocimiento esperando expectante lo que Dios hará en tu vida y a través de ella. Entonces podrás elevarte por sobre tus tormentas a un lugar de calma, porque el Señor que trabaja en ti te lleva al lugar de paz y gozo.

Mirando a Jesús,

Jen

💧💦💧💦💧💦💧💦💧💦💧




💧💦💧💦💧💦💧💦💧💦💧



Recuerda que estamos estudiando la serie "Promesas de Dios" 
¡Revisa el plan de lectura!

Semana 4 - Dios te sostendrá



Si recién descubriste nuestra página y deseas incorporarte a la serie de estudio actual puedes consultar nuestro método de estudio.

¡Si estás siguiendo el estudio con tu grupo presencial o virtual no olvides compartir lo que aprendiste el día de hoy, tu aporte puede ser de estímulo para otra joven como tú!

Comentarios

También te recomendamos leer:

Con amor eterno te he amado

“Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos” Efesios 1:4 (NTV)

Dios nos conoce desde antes de haber creado este mundo. Dios, mi querida amiga, nos amó mucho antes de que nosotras existiéramos.

A menudo trabajamos para ganarnos el amor de nuestras amigas. En ocasiones, también el de nuestros familiares, y si pensamos en el amor romántico, esperamos lograr que ese chico que nos gusta nos mire, para comenzar a ganarnos su amor. Si pensamos que así también debemos ganarnos el amor de Dios, es que nuestra mente no alcanza a comprender el verdadero amor, y esto sucede porque nuestro concepto de amor está totalmente distorsionado por el pecado.

Conocimos el amor cuando alguien nos lo manifestó primero. Cuando éramos pequeñas, nuestros padres nos cuidaban, nos protegían y demostraban su amor hacia nosotras cuando nos cargaban, abrazaban, consolaban e incluso cuando nos llenaban de besos y caricias.

Alguien nos most…

Introducción a Miedo y Ansiedad - Descarga tus materiales

¿Puedes imaginar la vida sin miedo o preocupación? No puedo porque es una parte de nuestras vidas, imaginar una vida sin el menor miedo, preocupación o ansiedad es prácticamente imposible. Adán y Eva fueron los únicos que pudieron experimentar este tipo de vida, hasta que desobedecieron la ley perfecta de Dios. A partir de ese momento, el miedo y todos sus parientes convirtieron en su hogar nuestros corazones.

Nadie es inmune. Todos lo experimentamos, desde una leve inquietud y preocupación hasta una ansiedad paralizante y un terror total. Podríamos pasar semanas hablando de todas las cosas que nos roban el sueño y atormentan nuestras mentes. En lugar de centrarnos en lo que nos afecta, debemos ver el miedo y la preocupación a la luz de quién es Dios y cómo podemos superarlo a través del poder de las Escrituras.

Pero, ¿qué es el miedo?

El miedo se define de muchas maneras diferentes. Es una sensación de ansiedad o temor sobre el resultado de algo, o el estrés de preguntarse si tus nec…

Dios te ama infinitamente

“Amados hijos míos, debemos amarnos unos a otros, porque el amor viene de Dios. Todo el que ama es hijo de Dios, y conoce a Dios.” 1 Juan 4: 7
Dios te ama, no es solo una frase que has escuchado o leído mucho, no son solo palabras que alguien te dice para hacerte sentir mejor.
Es algo más, va más allá de ser solo palabras. Es algo más profundo, Dios es efectivamente Dios ES amor y Su naturaleza es amarte.
El amor ES Dios y  aquel que ama es hijo de Dios y conoce a Dios, pero…  ¿qué es el amor?
Como aprendimos esta semana el amor: -No es envidioso -No busca lo suyo -No se enoja fácilmente -No juzga -No critica -Es paciente -Todo lo cree -Todo lo espera -

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…