Ir al contenido principal

Salvador - la promesa cumplida - Introducción


¡La Navidad se aproxima! ¿Te sientes preparada para las ocupaciones que llegan con esta temporada? Estas festividades están llenas de compras, música, luces, decoraciones, y una lista interminable de cosas por hacer. Debemos pensar en las reuniones, en los regalos, en el menú de la cena de Navidad. Debemos preparar las tarjetas que enviaremos, los correos electrónicos, todas las fotos que debemos tomar e imprimir, los amigos y familia a los que visitaremos. Empezamos a ver cómo nuestros calendarios se van llenando y nos asustamos, pensamos que no es posible que podamos hacer todo lo que está en las listas.
Y, en medio de esos días tan ocupados, olvidamos lo que realmente se celebra en Navidad. Celebramos a Jesús. Celebramos Su venida al mundo.
El mundo se transformó por completo cuando Jesús nació. Todas las profecías del Antiguo Testamento del tan esperado Mesías estaban haciéndose realidad con el nacimiento de Jesús. El Salvador se hizo carne. Jesús vino al mundo a darnos vida, a perdonar nuestros pecados y darnos la oportunidad de ser salvos del juicio que merecíamos.
La historia de la Navidad está llena de gente común que experimentó cosas extraordinarias. Vemos ángeles hablando a Zacarías, María y José. Ángeles cantando a coro para llenar la noche de alabanza mientras los pastores cuidaban de las ovejas. Vemos una estrella resplandeciente guiando a los reyes magos hacia Belén, y autoridades civiles usadas por Dios para ser parte de Su plan. Vemos Milagros. El milagro de la concepción de Elisabet a una edad avanzada para dar a luz a Juan bautista. Y, sobre todo, el milagro de la encarnación de Cristo. Una joven virgen dando luz a la segunda persona de la Trinidad.
“Pero el ángel les dijo: No temáis; porque he aquí os doy nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo; que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es Cristo el Señor.” 
Lucas  2:10-11

Nosotras celebramos las buenas nuevas del nacimiento de Jesús. Estas fueron nuevas de gran gozo y eran para todo el mundo:
Jesús es el Salvador quien nos libra del pecado y de la muerte (Mateo 1:21).
Él es Cristo hecho humano, el Mesías que cumple la Ley y la profecía, mostrando que Dios es fiel (Mateo 5:17).
Él es el Señor que entró en nuestro mundo creando un   indivisible y eterno vínculo entre Dios y el hombre. Emmanuel, Dios con nosotros (Mateo 1:23).
Y, mientras disfrutamos de la temporada, las celebraciones, los regalos, ese tiempo con familia y amigos, ¡dejemos que la Navidad sea una celebración de Su venida!

Comentarios

También te recomendamos leer:

Promesa cumplida

Este libro de Miqueas nos ha llevado en un relato entre el juicio contra Israel y las promesas de Dios que se repiten una y otra vez. Y es que, amada amiga; no hay nada que nos ubique en la realidad más que el juicio de Dios.
El primer juicio que podemos encontrar esta semana es el abandono de la tierra donde vivían y la falta de entendimiento acerca de Dios; todo esto a causa del pecado. Si recuerdas lo que hemos leído el pueblo estaba siguiendo el consejo de los profetas corrompidos, estaban adorando dioses falsos, tenían reyes y consejeros que seguían los malos pasos. Esto describe muy bien hoy al pueblo de Dios ¿no crees?, hay líderes corrompidos, adorando falsos dioses incluso dentro de la Iglesia, siguiendo falsos consejos. Y si eres observadora te darás cuenta que cada vez es más difícil encontrar y entender a Dios por la misma razón que nos describe Miqueas; el pecado.
"Mas ellos no conocieron los pensamientos de Jehová, ni entendieron su consejo; por lo cual los juntó c…

Amar Sin Corresponder

En estas semanas estudiando Oseas, nos hemos podido ver frente al espejo, frente a un espejo donde hemos podido ver cada imperfección que tenemos, han sido semanas donde hemos podido ver el amor doliente de un Dios todopoderoso que esta amando sin ser amado.
Es tan cruel amar sin ser correspondido y es cruel amar, también, cuando te son infiel. Así hemos podido ver a Dios, amando pese a que la otra persona no responda de la misma manera y aun así, Dios le pide a Israel que se arrepienta, que Él está dispuesto a perdonar y restaurar.
De la misma manera como Dios le pedía a Israel que le buscara, así nos pide a nosotras que le búsquenos, nos recuerda que en Él nuestro pecado queda olvidado si nos acercamos con un corazón arrepentido.
“Acerca de a Dios, y él se acercará a vosotros. Pecadores, limpiad las manos; Y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones.” Santiago 4:8
Si en estos momentos, al verte en el espejo de la Palabra de Dios te estas dando cuenta que has actuado …

El amor de Dios

Quien sea sabio, que entienda estas cosas; Quienquiera que esté discerniendo, que los conozca; porque los caminos del Señor son rectos, y los rectos anden en ellos, pero los transgresores tropiezan en ellos. - Oseas 14: 9
Quiero ser una mujer sabia. Y sé que la única manera de ser sabio es a través de conocer y vivir la Palabra de Dios todos los días.

Tenemos que ser sabios y humildes para ver y aceptar nuestros pecados. Y tenemos que ser sabios y humildes para que la Palabra de Dios cambie nuestras vidas desde adentro hacia afuera. ¡El libro de Oseas nos brinda una gran oportunidad para arrepentirnos de cualquier pecado oculto que pueda haber en nuestros corazones y comenzar a vivir una vida piadosa que agrada a Dios a partir de hoy!

"La insensatez de Dios es más sabia que los hombres, y la debilidad de Dios es más fuerte que los hombres" (1 Corintios 1:25).

Este versículo cambió mi vida para siempre cuando me di cuenta de que era sabia en mi propio entendimiento, que era sabia…

Misericordia innegable

Durante tres semanas hemos estado viendo cómo Dios ha mostrado misericordia por Su pueblo infiel, infidelidad tras infidelidad. El Señor no ha cambiado, y Su amor ha permanecido inamovible.


¡Ay de ellos! porque se apartaron de mí; destrucción vendrá sobre ellos, porque contra mí se rebelaron; yo los redimí, y ellos hablaron mentiras contra mí. Y no clamaron a mí con su corazón cuando gritaban sobre sus camas; para el trigo y el mosto se congregaron, se rebelaron contra mí. Y aunque yo los enseñé y fortalecí sus brazos, contra mí pensaron mal. Volvieron, pero no al Altísimo; fueron como arco engañoso; cayeron sus príncipes a espada por la soberbia de su lengua; esto será su escarnio en la tierra de Egipto. Oseas 7:13-16

Israel se negó recurrir a Dios para pedir ayuda y no es fácil reconocerlo; pero, lamentablemente y sin dudar, me incluyo entre quienes adoptan la mala costumbre de acudir a Dios cuando nos encontramos en problemas, cuando los días se vuelven malos, cuando ciertas personas …