Ir al contenido principal

Un Dios de bien



Hoy en día vemos que pasan muchas cosas tristes a nuestro alrededor: a los integrantes de nuestra familia, a nuestros compañeros de estudio o de trabajo, a nuestras amigas, a miembros de la iglesia. Cuando eso ocurre, tenemos la tendencia a juzgar que es injusto. O pasamos al otro extremo de pensar que lo sucedido nos lo hemos ganado, preguntándonos ¿Qué hemos hecho para merecer esto? 


«Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados. Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos. Y a los que predestinó, a éstos también llamó; y a los que llamó, a éstos también justificó; y a los que justificó, a éstos también glorificó.»

Romanos 8:28‭-‬30 

La ayuda de Dios es una promesa que perdura, Él tiene la capacidad de hacer que todas las cosas obren para bien. En Su soberanía, Dios usa las aflicciones del presente (Rom anos 8:18) con un propósito sabiamente planeado, de modo que el  cumplimiento de Su voluntad en nosotras siempre será nuestro bien, y Él recibirá toda la gloria. 

Cuando descansemos en completa confianza, dejando que Él tenga el control, podremos llegar a ver el cumplimiento de esa promesa. Dios asegura que TODO será para bien, aún lo que no entendemos. Tenemos que creer que aún aquellas cosas que nos desagradan están bajo Su plan con un propósito para nuestra vida. Ahora, es nuestra decisión el permitir que Dios nos enseñe o seguir evitándole, haciendo las cosas por nuestra cuenta. 

Sabes amiga, esto es como “el pequeño en su sillita en la parte trasera del auto donde sus padres lo sentaron; sólo está allí, confiando tranquilamente en que todo estará bien”. Así, como ese niñito, debo confiar que Dios está obrando todo para bien, pues Él me puso allí.

Cuando recibamos malas noticias, un diagnóstico malo, o cuando se nos quite aquello que anhelamos, o aún cuando nos contraten en ese trabajo por el cual hemos estado orando, debemos confiar plenamente en Dios.

Entonces podremos apoyarnos en esta otra promesa:


“¿Qué, pues, diremos a esto? Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros?”
Romanos 8:31

Puedes confiar en un Dios que hace todo bien, en el tiempo exacto, en el lugar preciso y que estará contigo en medio de las aflicciones que atravieses día a día.
En el amor de Dios somos más que vencedoras. ¿Quieres ser de esas chicas que salen victoriosas en las pruebas?  Mira cómo:

     Venciendo

👊 con un poder más grande, el poder de Jesús.

👊 con un motivo más grande, el dar la gloria a Jesús.

👊 con una victoria más grande, sin perder nada en la batalla; la victoria de Jesús.

👊 con un amor más grande, conquistando enemigos y ganándolos con paciencia; el amor de Jesús.

Charles Spurgeon habla de la confianza que grandes hombres y mujeres de Dios tuvieron en el amor de Dios en las épocas pasadas: “Ellos no hablaron del amor de Cristo como si se tratara de un mito que debiera de ser respetado, una tradición que debiera de ser reverenciada; ellos la miraban como una realidad.”

Así que nosotras podemos ser como las grandes mujeres de la Biblia y vencer gracias a la obra de Jesús en la cruz, que se verá reflejada en nosotras mismas para impactar a otras chicas al demostrarles que todas las cosas que nos suceden, así sean negativas, siempre nos ayudan a bien. 


💧💦💧💦💧💦💧💦💧💦💧



ACERCA DEL AUTOR

Laura Alfaro  
Tiene 28 años, es Costarricense. Sirve a los jóvenes en una agencia misionera junto a su esposo, cree firmemente en el discipulado basado en el modelo de Jesús y establecer relaciones fuertes. Le apasiona servir a las mujeres dentro de ADG



💧💦💧💦💧💦💧💦💧💦💧



Recuerda que estamos estudiando la serie "Promesas de Dios" 
¡Revisa el plan de lectura!

Semana 3 - Dios te ayudará




Si recién descubriste nuestra página y deseas incorporarte a la serie de estudio actual puedes consultar nuestro método de estudio.

¡Si estás siguiendo el estudio con tu grupo presencial o virtual no olvides compartir lo que aprendiste el día de hoy, tu aporte puede ser de estímulo para otra joven como tú!


Comentarios

También te recomendamos leer:

Hablar o callar

Hace unos días leí una frase que decía: “dile a las personas lo hermoso que ves en ellas. No para que te amen, sino para que se amen”. ¿Crees que es importante escuchar que alguien te recuerde lo bella que eres, que alguien te diga, eres valiente, inteligente, “tu puedes hacerlo”, etc.? A mí me anima mucho escucharlo y decirlo también. Pero aun para hablar de lo hermoso que vemos en los demás, tenemos que ser muy sabias y que nuestras palabras sean realmente sinceras de lo contrario se convertirían en mentiras hipócritas. ¡Querida! La verdad es que no siempre hablamos palabras alentadoras a los demás, muchas veces utilizamos nuestra lengua para ridiculizar, subestimar o difamar a otra persona.
Más yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio. Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado. Mateo 12:36-37
La palabra que más llamó mi atención en los pasajes leídos fue la palabra “ociosa” así que me puse…

¿Piensas tú y Dios lo mismo acerca de ti?

Las palabras que te dices a ti misma son de mucha importancia, porque esas palabras que se repiten en tu interior crean un concepto que muchas veces no te identifica.
Pensar adecuadamente de ti misma es de suma importancia, porque ayuda a valorarte, amarte y no cree filosofías de este mundo que dicen mentiras sobre la mujer. Pensar correctamente de quien eres, la importancia y el valor que posees es de suma importancia para relacionarte correctamente con quienes te rodean, para crear lazos emocionales sanos y poder avanzar en esta vida sin ser herida o lastimada, sin ser pasada a llevar.
La única manera de tener un concepto correcto de sobre quien eres es buscando a Dios, poniéndolo en el centro de tu vida y creyendo lo que dice la Persona que te creó sobre ti. Porque Dios tiene un concepto hermoso de quien eres y quiere que saques de tu mente todas aquellas palabras negativas que crees de ti.
Las palabras que se repiten en tu cabeza sobre “no poder” "no ser capaz” y “no tener…

Tus palabras importan

“Hay [Jovencitas] cuyas palabras son como golpes de espada; más la lengua de los sabios es medicina”. Proverbios 12:18
Nos encantan las reuniones de chicas, las pijamadas, asistir a las fiestas de 15 años de nuestras amigas y un sin número de reuniones grupales en las que podemos compartir cuchicheos de lo que se nos atraviese por la cabeza para terminar reventadas de risa, o muertas de asombro.
A menudo pensamos que las palabras van y vienen como cualquier hoja en otoño, o como la ropa que nos cambiamos a diario o, como la punta que le sacamos constantemente al lápiz. Las descomponemos en gramática, las combinamos en la clase de lengua y también las utilizamos para rellenar nuestro día con tal de que no sea tan vacío. Pero las palabras no pueden ser tratadas como las hojas de otoño, ni como la ropa que mandas a la lavadora y mucho menos puedes desecharlas sin importancia como la basurita del lápiz. ¿Soñaste alguna vez con tener un súper poder?Pues las palabras son poderosas. Cada vez q…

Buenas Palabras

¿Sabías que las mujeres hablamos 27.000 palabras a día mientras que los hombres 10000? ¡Lo sé! Hablamos demasiado, sino que lo diga mi esposo. ¿Te pasa que te piden que te calles? Pero realmente me pregunto ¿Cuáles de esas 27 mil palabras que hablamos son correctas, a tiempo? ¿Cuándo entendemos que debemos callarnos? Por palabras hay miles de millones de palabras, hay palabras de oración, gratitud y alabanza; hay palabras de animo; palabras suaves; palabras que incitan el odio y el enojo; etc.
Hablemos de las palabras que expresan oración. Cuando buscamos en la Biblia podemos aprender de Abraham que nunca dejó de confiar en Dios y lo expresó en cada una de sus oraciones. Podemos ver a Isaac que oró por Rebeca. Podemos ver a Ezequías que clama a Dios en oración por su vida. Podemos ver a Jesús orando antes de tomar todas las decisiones de su vida. Podemos ver a Pedro orando por milagros. ¿Ves lo que está pasando aquí? Nuestras oraciones también cuentan más de lo que piensas, podemos …