Ir al contenido principal

Dar el ejemplo de humildad



Imagina que eres la persona más poderosa del mundo. No hay nada que no puedas hacer. Cada presidente de nación y las naciones del mundo obedecen tus órdenes. Lo tienes todo y no hay necesidad que no puedas suplir. Puedes hacer lo que te plazca. Ahora piensa en renunciar de manera voluntaria a esa posición para tener una vida sencilla e, incluso a veces, complicada. Eso es, más o menos, lo que podemos ver en los versículos de hoy. 

Este pasaje se conoce como la “kenosis” de Cristo, la doctrina según la cual Cristo se despojó a Sí mismo de divinidad en la encarnación. La palabra griega “kenosis” significa, literalmente, vaciar. Viene de la palabra “kenos” que significa un lugar o un espacio que no contiene nada. 

La vida de Jesús no comenzó en el pesebre. Él siempre existió. Al nacer como un niño, encarnándose en humano, decidió vaciarse a Sí mismo para tomar forma humana. ¿Por qué haría algo así? Porque tenía que morir en la cruz y derramar Su sangre por el perdón de los pecados de toda la humanidad. Para poder morir, tenía que nacer como un hombre.

Jesús añadió humanidad a Su deidad y nos dio el ejemplo último de humildad. Se burlaron de Él, le avergonzaron y lo humillaron en público. Soportó la tentación, tuvo hambre, tuvo sed y se cansó. Escogió sufrir y morir. ¿Cómo nos atrevemos nosotras a pensar que somos mejores que otros? Jesús se vació a sí mismo mientras nosotras intentamos llenarnos con la mayor cantidad de cosas posible. Leer estos versículos es una cura de humildad para mi corazón orgulloso.

"Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz."
Filipenses 2:5-8

💖 Querido Dios, perdóname por el orgullo que pelea por llenar mi corazón. Ayúdame a no hacer nada motivada por ambiciones egoístas, sino a obrar en humildad, considerando a otros por encima de mí misma. Amén. 


💦💧💦💧💦💧💦💧💦


Mini desafío: Ten una charla sincera con amigos o familia sobre la humildad. ¿Cómo podemos practicar esto diariamente? Piensen en algunas ideas prácticas. 


💦💧💦💧💦💧💦💧💦


Recuerda que estamos estudiando la serie
"Salvador-La promesa cumplida
¡Revisa el plan de lectura!

Semana 2 - La razón de Su venida





Versículo para memorizar semana


💦💧💦💧💦💧💦💧💦



Si recién descubriste nuestra página y deseas incorporarte a la serie de estudio actual puedes consultar nuestro método de estudio.

¡Si estás siguiendo el estudio con tu grupo presencial o virtual no olvides compartir lo que aprendiste el día de hoy, tu aporte puede ser de estímulo para otra joven como tú!

Comentarios

También te recomendamos leer:

Dios te ama infinitamente

“Amados hijos míos, debemos amarnos unos a otros, porque el amor viene de Dios. Todo el que ama es hijo de Dios, y conoce a Dios.” 1 Juan 4: 7
Dios te ama, no es solo una frase que has escuchado o leído mucho, no son solo palabras que alguien te dice para hacerte sentir mejor.
Es algo más, va más allá de ser solo palabras. Es algo más profundo, Dios es efectivamente Dios ES amor y Su naturaleza es amarte.
El amor ES Dios y  aquel que ama es hijo de Dios y conoce a Dios, pero…  ¿qué es el amor?
Como aprendimos esta semana el amor: -No es envidioso -No busca lo suyo -No se enoja fácilmente -No juzga -No critica -Es paciente -Todo lo cree -Todo lo espera -

Con amor eterno te he amado

“Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos” Efesios 1:4 (NTV)

Dios nos conoce desde antes de haber creado este mundo. Dios, mi querida amiga, nos amó mucho antes de que nosotras existiéramos.

A menudo trabajamos para ganarnos el amor de nuestras amigas. En ocasiones, también el de nuestros familiares, y si pensamos en el amor romántico, esperamos lograr que ese chico que nos gusta nos mire, para comenzar a ganarnos su amor. Si pensamos que así también debemos ganarnos el amor de Dios, es que nuestra mente no alcanza a comprender el verdadero amor, y esto sucede porque nuestro concepto de amor está totalmente distorsionado por el pecado.

Conocimos el amor cuando alguien nos lo manifestó primero. Cuando éramos pequeñas, nuestros padres nos cuidaban, nos protegían y demostraban su amor hacia nosotras cuando nos cargaban, abrazaban, consolaban e incluso cuando nos llenaban de besos y caricias.

Alguien nos most…

Ha resucitado - Descarga tus materiales

¡Él ha resucitado! ¡Él ha resucitado!
Hace dos mil años, la resurrección de Jesucristo cambió todo. Después de pasar tres días en la tumba, Jesús conquistó el pecado y la muerte y resucitó físicamente de la muerte.
Esto es más que una historia de la Escuela Dominical. Es el fundamento mismo de nuestra fe. En 1 Corintios 15:17, Pablo dice: “Y si Cristo no ha resucitado, su fe es inútil; todavía estás en tus pecados”.  Sin la resurrección, no tenemos fe, ni perdón de pecados, ni eternidad con Dios.
Al comenzar la temporada de Pascua, nos preparamos para celebrar la resurrección de Cristo. A menudo ponemos mucho énfasis en la muerte de Cristo, y por una buena razón, ¿Pero también le damos la misma importancia a su resurrección?
La resurrección de Jesús lo cambió todo. Nos cambió y cambió el mundo. Durante las próximas seis semanas, vamos a estudiar el impacto de la resurrección.
La resurrección nos cambió físicamente, ya que un día experimentaremos la resurrección de nuestros cuerpos físico…

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…