Ir al contenido principal

Valiente al mostrar Hospitalidad


La Hospitalidad. Es una de esas áreas en la que me gustaría crecer en este año 2019.
Tengo dos grupos de personas en mi vida: 
➢ Ese grupo un poco limitado que puede llegar a mi casa sin anunciarse, simplemente porque ellos han demostrado que son leales y que me aman sin importar mi desorden. 
➢ Y, está el grupo por el cual, limpio cada esquina de mi casa, antes de que lleguen (bueno, pongo todo dentro de un closet y allí se queda escondido), para que todo luzca perfecto cuando suene el timbre y abra la puerta de mi hogar. 
¿Pero qué pasa todos los días, con aquellas personas que están entre estos dos grupos?
Algo muy interesante es que mi esposo, por naturaleza, es un excelente anfitrión. Él nunca se ha encontrado con un extraño. Siempre está en contacto con las personas y las invita a cenar. Él es de los que llama a la gente en vez de enviar un mensaje de texto. Solía bromear con él sobre el día que invitara a todos sus conocidos por un almuerzo de Navidad. Así que él lo hizo (y la verdad espero que lo vuelva a hacer). Personas que conoció en medio de la carretera, quienes nos han invitado a pasar vacaciones con ellos.
He aprendido mucho de Russell. Por más que quisiera culparle de todas nuestras diferencias de carácter no puedo hacerlo, es por eso que hoy he batallado con los versículos de nuestra lectura y por lo cual no me siento buena/consistente/cómoda practicando la hospitalidad Bíblica. Soy intencionalmente buena animando a las personas cercanas a mí, me siento totalmente cómoda con ese grupo cercano, y no me aventuro a salir de esa burbuja tan a menudo como debiera.
Las excusas generalmente aparecen en mi cabeza; estoy muy…ocupada, cansada, quiero tener algo de tiempo para mí, mi casa no está presentable, tengo pereza, ¿que tal si me dicen que no?, ¿cómo comenzar una conversación con alguien que no conozco bien?, y muchas más.
Haber crecido en el sur de los Estados Unidos, implica que la palabra hospitalidad significa esas imágenes de Pinterest de las cenas perfectas, las mesas más decoradas y encantadoras, las anfitrionas más arregladas. Pero en la hospitalidad a la que se refiere Romanos 12:13 nos hace la invitación a “Compartir con el pueblo de Dios que está en necesidad, practicar la hospitalidad”.  Y esta no es una discusión sobre el tipo de platos que se usarán o la vajilla a escoger. No necesita centros de mesa extravagantes. Pero, sí es un llamado a darle la bienvenida a las personas en nuestras vidas y en nuestros hogares. Es un llamado a ser incluyentes y no excluyentes. Es un mandamiento a ayudar a aquellos que lo necesitan.

La gracia de Dios es la máxima expresión de un acto de hospitalidad.

Como creyentes, somos la iglesia. Somos el remanente que el mundo está observando con una mezcla de sospecha e interés. Predicamos que todos son bienvenidos, pero si nuestras puertas están cerradas, nuestras vidas son una versión un tanto confusa de la verdad del evangelio.
Amiga recuerda, no se trata de que seas una Martha Stewart. No tiene que lucir de esta o aquella manera.
El hecho de abrir la puerta literalmente significa remover la barrera física que separa a las personas. Además, significa de manera figurativa, remover las barreras con las personas; los estigmas o estereotipos desvanecen y nos presentan una oportunidad para conversaciones y formar nuevas relaciones.
En este comienzo del 2019, seamos valientes y salgamos de nuestras zonas de comodidad. Invitemos a las personas a nuestras casas y a nuestras vidas, de una manera fresca, nueva, intencional. Escuchemos sus historias y hagamos nuevos amigos con los desconocidos. Seamos espontáneas. Construyamos una comunidad y participemos.
Y de esta manera permitamos que nuestros huéspedes puedan ver la hospitalidad de Dios y la esperanza del evangelio reflejado en nosotras.

sara



💧💦💧💦💧💦💧💦💧💦💧



Recuerda que estamos estudiando la serie "Sé Valiente" 
¡Revisa el plan de lectura!

Semana 2 


💦💧💦💧💦💧💦





Si recién descubriste nuestra página y deseas incorporarte a la serie de estudio actual puedes consultar nuestro método de estudio.

¡Si estás siguiendo el estudio con tu grupo presencial o virtual no olvides compartir lo que aprendiste el día de hoy, tu aporte puede ser de estímulo para otra joven como tú!

Comentarios

También te recomendamos leer:

Corazón humilde elogiado

'Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos. Bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consolación. ' S. Mateo 5:3-4
Comenzamos la lectura con las primeras dos bienaventuranzas. Las enseñanzas de Jesús, quiero que comencemos dándole contexto a este momento.
Jesús comenzaba su ministerio, se había mudado a vivir en Capernaum zona costera, Juan el Bautista había sido preso y Él comenzó a pregonar que: el reino de los cielos se había acercado, que era tiempo de arrepentirse. También tomo a discípulos que eran pescadores locales.
Lo seguía una gran multitud, todos querían escucharlo enseñar, saber por qué llamaba al arrepentimiento, como era eso de que el reino de los cielos se había acercado. Verlo hacer milagros le daba señales a la multitud que era cierto esto que decía acerca del reino de Dios, sin lugar a duda, solo alguien que viniese de Dios podía sanar, sacar demonios y hablar con tanta autoridad. Todos querían tocarlo…

Haciendo lo correcto

Cuando éramos niñas y surgía un desacuerdo o pelea con nuestros hermanos o compañeros de escuela, tal vez por un juguete o porque “nos miraron mal”, etc., ¿recuerdas cual era tu reacción? y si alguien te empujaba, ¿tú también lo hacías? Yo viví muchas situaciones así; pero recuerdo una en especial; estando en la escuela primaria golpee a uno de mis compañeritos porque él había empujado a mi amiga y yo le hice lo mismo pero con más fuerza y además recuerdo que le di una patada en uno de sus pies, y como resultado de mis acciones recibí una severa llamada de atención en la dirección de la escuela, y mi respuesta fue: “el empujo a mi amiga y por eso lo hice”, lo cual era cierto, pero… sé que no justificaba mis acciones; más eso lo comprendí recién de grande: no debí cobrar el castigo por mi cuenta, y ahora al escribir esta anécdota me da cierta vergüenza y un poco de gracia. A muchos de mis compañeritos de primaria y secundaria no los he vuelto ver, y la verdad es que muchas veces quisie…

Verdadero descanso

Imagina por un momento: el cielo azul sin una sola nube, la arena cálida bajo tus pies, la brisa del mar rozando tus mejillas, el sonido de las olas golpeando contra las rocas, la sombra de una palmera sobre tu cara, el calor del sol sobre tu cuerpo… todo esto disfrutando de un rico ponche de frutas bien frío mientras contemplas el paisaje. ¿Cuántas no imaginamos así un descanso perfecto? Para mí, el ir a una playa siempre es sinónimo de descanso. ¿Pero has notado que cuando vamos de vacaciones usualmente volvemos más cansadas de lo que nos fuimos? Con más trabajo o estudio, más preocupaciones por retomar la rutina diaria y lo que dejamos para la vuelta, más agobiadas. 

Entonces me surge una pregunta ¿Cuál es el verdadero descanso? Jesús nos enseña con su propia vida de qué se trata realmente descansar.


“Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar.” Mateo 11:28
Jesús nos pide que vayamos a Él para experimentar un descanso verdadero. Esto significa cuerpo

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…