Ir al contenido principal

Valiente al mostrar Hospitalidad


La Hospitalidad. Es una de esas áreas en la que me gustaría crecer en este año 2019.
Tengo dos grupos de personas en mi vida: 
➢ Ese grupo un poco limitado que puede llegar a mi casa sin anunciarse, simplemente porque ellos han demostrado que son leales y que me aman sin importar mi desorden. 
➢ Y, está el grupo por el cual, limpio cada esquina de mi casa, antes de que lleguen (bueno, pongo todo dentro de un closet y allí se queda escondido), para que todo luzca perfecto cuando suene el timbre y abra la puerta de mi hogar. 
¿Pero qué pasa todos los días, con aquellas personas que están entre estos dos grupos?
Algo muy interesante es que mi esposo, por naturaleza, es un excelente anfitrión. Él nunca se ha encontrado con un extraño. Siempre está en contacto con las personas y las invita a cenar. Él es de los que llama a la gente en vez de enviar un mensaje de texto. Solía bromear con él sobre el día que invitara a todos sus conocidos por un almuerzo de Navidad. Así que él lo hizo (y la verdad espero que lo vuelva a hacer). Personas que conoció en medio de la carretera, quienes nos han invitado a pasar vacaciones con ellos.
He aprendido mucho de Russell. Por más que quisiera culparle de todas nuestras diferencias de carácter no puedo hacerlo, es por eso que hoy he batallado con los versículos de nuestra lectura y por lo cual no me siento buena/consistente/cómoda practicando la hospitalidad Bíblica. Soy intencionalmente buena animando a las personas cercanas a mí, me siento totalmente cómoda con ese grupo cercano, y no me aventuro a salir de esa burbuja tan a menudo como debiera.
Las excusas generalmente aparecen en mi cabeza; estoy muy…ocupada, cansada, quiero tener algo de tiempo para mí, mi casa no está presentable, tengo pereza, ¿que tal si me dicen que no?, ¿cómo comenzar una conversación con alguien que no conozco bien?, y muchas más.
Haber crecido en el sur de los Estados Unidos, implica que la palabra hospitalidad significa esas imágenes de Pinterest de las cenas perfectas, las mesas más decoradas y encantadoras, las anfitrionas más arregladas. Pero en la hospitalidad a la que se refiere Romanos 12:13 nos hace la invitación a “Compartir con el pueblo de Dios que está en necesidad, practicar la hospitalidad”.  Y esta no es una discusión sobre el tipo de platos que se usarán o la vajilla a escoger. No necesita centros de mesa extravagantes. Pero, sí es un llamado a darle la bienvenida a las personas en nuestras vidas y en nuestros hogares. Es un llamado a ser incluyentes y no excluyentes. Es un mandamiento a ayudar a aquellos que lo necesitan.

La gracia de Dios es la máxima expresión de un acto de hospitalidad.

Como creyentes, somos la iglesia. Somos el remanente que el mundo está observando con una mezcla de sospecha e interés. Predicamos que todos son bienvenidos, pero si nuestras puertas están cerradas, nuestras vidas son una versión un tanto confusa de la verdad del evangelio.
Amiga recuerda, no se trata de que seas una Martha Stewart. No tiene que lucir de esta o aquella manera.
El hecho de abrir la puerta literalmente significa remover la barrera física que separa a las personas. Además, significa de manera figurativa, remover las barreras con las personas; los estigmas o estereotipos desvanecen y nos presentan una oportunidad para conversaciones y formar nuevas relaciones.
En este comienzo del 2019, seamos valientes y salgamos de nuestras zonas de comodidad. Invitemos a las personas a nuestras casas y a nuestras vidas, de una manera fresca, nueva, intencional. Escuchemos sus historias y hagamos nuevos amigos con los desconocidos. Seamos espontáneas. Construyamos una comunidad y participemos.
Y de esta manera permitamos que nuestros huéspedes puedan ver la hospitalidad de Dios y la esperanza del evangelio reflejado en nosotras.

sara



💧💦💧💦💧💦💧💦💧💦💧



Recuerda que estamos estudiando la serie "Sé Valiente" 
¡Revisa el plan de lectura!

Semana 2 


💦💧💦💧💦💧💦





Si recién descubriste nuestra página y deseas incorporarte a la serie de estudio actual puedes consultar nuestro método de estudio.

¡Si estás siguiendo el estudio con tu grupo presencial o virtual no olvides compartir lo que aprendiste el día de hoy, tu aporte puede ser de estímulo para otra joven como tú!

Comentarios

También te recomendamos leer:

Con amor eterno te he amado

“Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos” Efesios 1:4 (NTV)

Dios nos conoce desde antes de haber creado este mundo. Dios, mi querida amiga, nos amó mucho antes de que nosotras existiéramos.

A menudo trabajamos para ganarnos el amor de nuestras amigas. En ocasiones, también el de nuestros familiares, y si pensamos en el amor romántico, esperamos lograr que ese chico que nos gusta nos mire, para comenzar a ganarnos su amor. Si pensamos que así también debemos ganarnos el amor de Dios, es que nuestra mente no alcanza a comprender el verdadero amor, y esto sucede porque nuestro concepto de amor está totalmente distorsionado por el pecado.

Conocimos el amor cuando alguien nos lo manifestó primero. Cuando éramos pequeñas, nuestros padres nos cuidaban, nos protegían y demostraban su amor hacia nosotras cuando nos cargaban, abrazaban, consolaban e incluso cuando nos llenaban de besos y caricias.

Alguien nos most…

Introducción a Miedo y Ansiedad - Descarga tus materiales

¿Puedes imaginar la vida sin miedo o preocupación? No puedo porque es una parte de nuestras vidas, imaginar una vida sin el menor miedo, preocupación o ansiedad es prácticamente imposible. Adán y Eva fueron los únicos que pudieron experimentar este tipo de vida, hasta que desobedecieron la ley perfecta de Dios. A partir de ese momento, el miedo y todos sus parientes convirtieron en su hogar nuestros corazones.

Nadie es inmune. Todos lo experimentamos, desde una leve inquietud y preocupación hasta una ansiedad paralizante y un terror total. Podríamos pasar semanas hablando de todas las cosas que nos roban el sueño y atormentan nuestras mentes. En lugar de centrarnos en lo que nos afecta, debemos ver el miedo y la preocupación a la luz de quién es Dios y cómo podemos superarlo a través del poder de las Escrituras.

Pero, ¿qué es el miedo?

El miedo se define de muchas maneras diferentes. Es una sensación de ansiedad o temor sobre el resultado de algo, o el estrés de preguntarse si tus nec…

Dios te ama infinitamente

“Amados hijos míos, debemos amarnos unos a otros, porque el amor viene de Dios. Todo el que ama es hijo de Dios, y conoce a Dios.” 1 Juan 4: 7
Dios te ama, no es solo una frase que has escuchado o leído mucho, no son solo palabras que alguien te dice para hacerte sentir mejor.
Es algo más, va más allá de ser solo palabras. Es algo más profundo, Dios es efectivamente Dios ES amor y Su naturaleza es amarte.
El amor ES Dios y  aquel que ama es hijo de Dios y conoce a Dios, pero…  ¿qué es el amor?
Como aprendimos esta semana el amor: -No es envidioso -No busca lo suyo -No se enoja fácilmente -No juzga -No critica -Es paciente -Todo lo cree -Todo lo espera -

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…