Ir al contenido principal

Sé valiente para vivir contra corriente



Hace poco se hacía viral en las redes sociales el desafío denominado “10 Years Challenge“, (10 años atrás) y sin duda muchos son muy creativos al elegir interesantes historias para compartir. Pero debo reconocer que este desafío me hizo reflexionar en esos diez años que quedaron atrás: ¿hubo cambios en mi vida, en mi conducta, en mis decisiones, en mis responsabilidades? ¿Dónde estuve? y ahora, ¿dónde me encuentro?  Fueron algunas de las preguntas que intenté responder. Y citando el dicho popular, “los años no pasan en vano”. Esto es así, siempre y cuando hayamos tomado la decisión de que DIOS nos renueve de día en día. 


"No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta."
Romanos 12:2

Este es uno de los versículos claves de la vida cristiana. Pablo describe la ruta a seguir como hijos de Dios, una guía para lograr un cambio genuino como resultado de nuestra conversión a Cristo. El versículo comienza diciendo: no os conforméis a este siglo, lo cual quiere decir que no debemos vivir o actuar en forma parecida o similar al sistema de este mundo. Por eso nos exhorta a no adoptar las costumbres de este mundo, ¡de acuerdo! Pero ¿cómo lo haremos? Siendo transformados mediante la renovación de nuestra mente, por Su palabra y ¿para qué? para comprobar cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.

Los planes de Dios, y Su mano, van más allá de lo que nos podemos imaginar, pero debemos estar dispuestas a que Él transforme nuestra mente día a día. Alguien dijo por ahí que somos lo que pensamos, y es cierto.  Ahora bien, no podemos delegar las responsabilidades que sólo a ti y a mí nos compete, por ejemplo nadie puede dedicar su tiempo en la búsqueda diaria de Dios por nosotras; nadie puede comunicarse con el Padre por nosotras. Es cierto que pueden orar por nuestras peticiones, pero esa oración simplemente no es nuestra, sino la comunicación de alguien más con el Señor, ¿comprendes? A diario vivimos en la etapa de transformación de nuestra mente, pero cada una es responsable de este proceso. El Espíritu Santo hace Su obra, pero nuestro deber es decidirnos a “actuar”, a “hacer”. Sin duda existe diferencia entre la luz y las tinieblas, y como hijas de luz, nuestro reto es vivir una vida diferente, ser luz en medio del mundo en el que vivimos (Filipenses 2:15).

Día tras día nos vemos expuestas a las diferentes corrientes, pensamientos, ideologías de este mundo, por eso Pablo dice resueltamente que no nos conformemos al mismo. Estamos en él, pero somos llamadas a no aferrarnos a lo que nos ofrece, a ser transformadas, y a que nuestras prioridades no estén en las cosas de este mundo, porque todas ellas son temporales. Los bienes, la juventud, el dinero, etc, en algún momento se acaban. (1 Juan 2:15)

Quizás hasta ahora no te ha sido fácil tomar esta decisión importante. Tal vez las ideas y las prácticas del sistema estén opacando tu visión y apartando  tu mirada de lo eterno, de las cosas que realmente valen. Si es así, vuelve a mirar a la Cruz, esa que cargó el Único dispuesto a morir por nosotros (Juan 10:18). Mira a Cristo y SÉ VALIENTE para vivir en contra de la corriente de este mundo, y no esperes que transcurran diez años para ver el estado de tu transformación, examínate a diario porque la voluntad de Dios para tu vida es BUENA, AGRADABLE Y PERFECTA.




💧💦💧💦💧💦💧💦💧💦💧



ACERCA DEL AUTOR 


Sandra Karina Condori

Tiene 28 años, de nacionalidad boliviana, soltera. Convencida que la voluntad de Dios es buena, agradable y perfecta. Sirve al Señor en el Ministerio de niños de su Iglesia local y a mujeres y jovencitas a través de ADG




💧💦💧💦💧💦💧💦💧💦💧


Recuerda que estamos estudiando la serie "Sé Valiente" 
¡Revisa el plan de lectura!

Semana 3 


💦💧💦💧💦💧💦




Si recién descubriste nuestra página y deseas incorporarte a la serie de estudio actual puedes consultar nuestro método de estudio.

¡Si estás siguiendo el estudio con tu grupo presencial o virtual no olvides compartir lo que aprendiste el día de hoy, tu aporte puede ser de estímulo para otra joven como tú!

Comentarios

También te recomendamos leer:

Promesa cumplida

Este libro de Miqueas nos ha llevado en un relato entre el juicio contra Israel y las promesas de Dios que se repiten una y otra vez. Y es que, amada amiga; no hay nada que nos ubique en la realidad más que el juicio de Dios.
El primer juicio que podemos encontrar esta semana es el abandono de la tierra donde vivían y la falta de entendimiento acerca de Dios; todo esto a causa del pecado. Si recuerdas lo que hemos leído el pueblo estaba siguiendo el consejo de los profetas corrompidos, estaban adorando dioses falsos, tenían reyes y consejeros que seguían los malos pasos. Esto describe muy bien hoy al pueblo de Dios ¿no crees?, hay líderes corrompidos, adorando falsos dioses incluso dentro de la Iglesia, siguiendo falsos consejos. Y si eres observadora te darás cuenta que cada vez es más difícil encontrar y entender a Dios por la misma razón que nos describe Miqueas; el pecado.
"Mas ellos no conocieron los pensamientos de Jehová, ni entendieron su consejo; por lo cual los juntó c…

Amar Sin Corresponder

En estas semanas estudiando Oseas, nos hemos podido ver frente al espejo, frente a un espejo donde hemos podido ver cada imperfección que tenemos, han sido semanas donde hemos podido ver el amor doliente de un Dios todopoderoso que esta amando sin ser amado.
Es tan cruel amar sin ser correspondido y es cruel amar, también, cuando te son infiel. Así hemos podido ver a Dios, amando pese a que la otra persona no responda de la misma manera y aun así, Dios le pide a Israel que se arrepienta, que Él está dispuesto a perdonar y restaurar.
De la misma manera como Dios le pedía a Israel que le buscara, así nos pide a nosotras que le búsquenos, nos recuerda que en Él nuestro pecado queda olvidado si nos acercamos con un corazón arrepentido.
“Acerca de a Dios, y él se acercará a vosotros. Pecadores, limpiad las manos; Y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones.” Santiago 4:8
Si en estos momentos, al verte en el espejo de la Palabra de Dios te estas dando cuenta que has actuado …

El amor de Dios

Quien sea sabio, que entienda estas cosas; Quienquiera que esté discerniendo, que los conozca; porque los caminos del Señor son rectos, y los rectos anden en ellos, pero los transgresores tropiezan en ellos. - Oseas 14: 9
Quiero ser una mujer sabia. Y sé que la única manera de ser sabio es a través de conocer y vivir la Palabra de Dios todos los días.

Tenemos que ser sabios y humildes para ver y aceptar nuestros pecados. Y tenemos que ser sabios y humildes para que la Palabra de Dios cambie nuestras vidas desde adentro hacia afuera. ¡El libro de Oseas nos brinda una gran oportunidad para arrepentirnos de cualquier pecado oculto que pueda haber en nuestros corazones y comenzar a vivir una vida piadosa que agrada a Dios a partir de hoy!

"La insensatez de Dios es más sabia que los hombres, y la debilidad de Dios es más fuerte que los hombres" (1 Corintios 1:25).

Este versículo cambió mi vida para siempre cuando me di cuenta de que era sabia en mi propio entendimiento, que era sabia…

Misericordia innegable

Durante tres semanas hemos estado viendo cómo Dios ha mostrado misericordia por Su pueblo infiel, infidelidad tras infidelidad. El Señor no ha cambiado, y Su amor ha permanecido inamovible.


¡Ay de ellos! porque se apartaron de mí; destrucción vendrá sobre ellos, porque contra mí se rebelaron; yo los redimí, y ellos hablaron mentiras contra mí. Y no clamaron a mí con su corazón cuando gritaban sobre sus camas; para el trigo y el mosto se congregaron, se rebelaron contra mí. Y aunque yo los enseñé y fortalecí sus brazos, contra mí pensaron mal. Volvieron, pero no al Altísimo; fueron como arco engañoso; cayeron sus príncipes a espada por la soberbia de su lengua; esto será su escarnio en la tierra de Egipto. Oseas 7:13-16

Israel se negó recurrir a Dios para pedir ayuda y no es fácil reconocerlo; pero, lamentablemente y sin dudar, me incluyo entre quienes adoptan la mala costumbre de acudir a Dios cuando nos encontramos en problemas, cuando los días se vuelven malos, cuando ciertas personas …