Ir al contenido principal

Valiente para hacer el bien




¿Qué es el bien? ¿Qué es ser valiente? Piensa por un momento en alguna persona, héroe o heroína, que te haya impactado. ¿Cómo es su vida? ¿Qué es lo que llama tu atención? 

Los versículos de este estudio nos enseñan tres verdades:

👌 No debo cansarme de hacer el bien, porque Dios me recompensará por ello. (Gálatas 6:9)

👌 Dios nos creó por medio de Jesús para hacer el bien, y lo planeó desde mucho antes; todo lo que sucede en nuestra vida fue predestinado para que así sucediera. (Efesios 2:10)

¿Has escuchado esa canción que dice “...si todo fue creado para ti, yo también…” ?
Fuimos hechas con un diseño divino que trae incluido hacer el bien pero en nuestra condición humana es muy sencillo poner los ojos en nosotras mismas, olvidamos hacer el bien a otros. 
Entonces recordemos: “yo también fui creada para Él”. Fui creada para hacer el bien, incluso a nivel de Jesús que aún estando en la cruz intercede al Padre por nosotros. 

“...perdónalos, porque no saben lo que hacen…” 
Lucas 23:34

👌 Dios bendice (...y cuida) a los que en Él confían. (Salmos 34:8)

Confianza (según la RAE):  Esperar con seguridad y credulidad que algo suceda (...). Confiar es un acto de fe, fe extrema; un acto de credulidad que Dios hará algo porque estoy segura en Él, porque estoy actuando bajo Su mandato. 

¿Y sabes amada amiga? En este tiempo, ser valiente para hacer el bien es todo un reto. Valiente para ir contra el mundo, valiente para ser luz en medio de la oscuridad, valiente para poner la otra mejilla cuando alguien nos daña, valiente para dar la milla extra, valiente aún en el desierto. Valiente para lo bueno y para lo malo.

Esta clase de valentía sólo puede ser dada por Dios y su Espíritu que mora en nosotras. Por sí solas no podemos ser valientes e ir contra todo; porque repito, no está dentro de nuestra naturaleza. Debemos entender que es una valentía que perdura en el tiempo y pasa a ser parte de nuestro actuar diario; se vuelve un estilo de vida.

El mundo nos “llama a ser valientes” pero si te fijas con cuidado es sólo por un momento de fama. Hace un par de semanas, en mi país un guardia de seguridad detuvo un asalto millonario en la puerta del Banco; en todo el país se tildó a este sujeto de “héroe nacional” pero hoy ya nadie habla de él, ahora estamos a la espera de un “nuevo héroe”. 
Así es como quiere Satanás que vivamos engañadas, felices con un minuto de fama, sin confiar en Dios.


“No te niegues a hacer el bien a quien es debido, cuando tuvieres poder para hacerlo.”
Proverbios 3:27

Piensa en aplicaciones rápidas que puedes empezar a cambiar HOY: ayudar a una anciana a cruzar la calle, ayudarle a llevar la bolsa pesada; visitar a una viuda de tu iglesia;  devolver la billetera que dejaron olvidada con mucho dinero. Piensa en pequeños actos de valentía, pequeños actos de bien, y hazlos.

¿Pensaste en tu héroe? Cuando yo lo hago, pienso en una señora por mi barrio, que a pesar de las circunstancias y de todo el mal que le hacen las demás personas, decide día a día hacer el bien. Decide ayudar a sus hermanos, a sus vecinos, a quien lo necesite.

Ella define la valentía de hacer el bien para mí. 


“Gustad, y ved que es bueno Jehová; Dichoso el hombre que confía en él.”
Salmos 34:8

¿Es dichosa esta mujer? ¡Por supuesto que sí! Confía plenamente en Dios y esto le trae bendición.




💧💦💧💦💧💦💧💦💧💦💧



💧💦💧💦💧💦💧💦💧💦💧


ACERCA DEL AUTOR

Laura Alfaro  
Tiene 28 años, es Costarricense. Sirve a los jóvenes en una agencia misionera junto a su esposo, cree firmemente en el discipulado basado en el modelo de Jesús y establecer relaciones fuertes. Le apasiona servir a las mujeres dentro de ADG



💧💦💧💦💧💦💧💦💧💦💧





Recuerda que estamos estudiando la serie "Sé Valiente" 
¡Revisa el plan de lectura!

Semana 1 

💦💧💦💧💦💧💦


Si recién descubriste nuestra página y deseas incorporarte a la serie de estudio actual puedes consultar nuestro método de estudio.

¡Si estás siguiendo el estudio con tu grupo presencial o virtual no olvides compartir lo que aprendiste el día de hoy, tu aporte puede ser de estímulo para otra joven como tú!

Comentarios

También te recomendamos leer:

Emanuel, Dios con nosotros – José

Echemos un vistazo hoy a la historia de José. José no sería el padre de Jesús aunque, como era el prometido de María, Jesús sería legalmente identificado como su hijo (Lucas 3:23; 4:22; Juan 1:45; 6:42). José no estaba en una posición fácil. Él era solo un hombre, algo que podemos ver por la manera en la que se comporta cuando se da cuenta de que María está embarazada. No quiere ponerla en una situación que pudiera avergonzarla y se dispone a dejarla sin llamar la atención. 

Por supuesto, el hombre que sería cabeza de hogar en el que Jesús iba a crecer, tenía que ser un buen hombre. Él no tenía ni idea de lo que había pasado. Solo sabía que María, su María, estaba embarazada y que él no era el padre. Aun así, no quería avergonzarla, lo que habla muy bien de él. 

Cuando estaba pensando en estas cosas, un ángel del Señor se le apareció en un sueño para calmar su corazón y decirle qué tenía que hacer. El ángel le explicó todo y José, un hombre fiel, creyó que María estaba esperando al Mesí…

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…

Una pacificadora más

El Premio Nobel de la Paz es uno de los cinco premiosque fueron instituidos por el inventorAlfred Nobel. Este premio se otorga "a la persona que haya trabajado más o mejor en favor de la fraternidad entre las naciones, la abolición o reducción de los ejércitosy la promoción de procesos de paz". Hemos admirado a éstas personalidades por hacer histórica pasando por alto que nosotras mismas en el reino de los cielos somos ya acreedoras de un gran galardón otorgado por Dios mismo.
Las bienaventuranzas recogen y perfeccionan las promesas de Dios desde el antiguo testamento ordenándolas al Reino de los cielos. Estas palabras de bien, responden al deseo de gozo que Dios ha puesto en el corazón del hombre, en este caso nuestro corazón.
Jesús pronunció las palabras citadas en Mateo 5:9
“Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios”.

Refiriéndose a una recompensa para quienes vivamos a través de ellas. Nada más y nada menos que ser llamadas sus hijas. La in…

¡Muy Dichosas!

Cada vez que leo estos pasajes que hablan acerca de las Bienaventuranzas siento como que me están tomando el pelo. Sentirme muy dichosa cuando suceden cosas que se salen por completo de mi confort parece ser una mala broma; pero definitivamente cada palabra que sale de la boca de Jesús tiene razón de ser.
Esta semana agregamos otra cualidad que debemos imitar en nuestro carácter; Mansedumbre. Pero, ¿de qué se trata esto realmente?
"Bienaventurados los mansos, porque ellos recibirán la tierra por heredad." Mateo 5:5
Bienaventurados los humildes, Bienaventurados los que se humillan a sí mismos para de servir a otros, Bienaventurados los que menguan su yo para que sea exaltado Cristo, Bienaventurados los que ponen la otra mejilla, Bienaventurados los que sacrifican lo que más aman en obediencia, Bienaventurados los que son obedientes, Bienaventurados… y podemos seguir profundizando y agregando a la lista. Déjame decirte que todas estas acciones, y las que Dios traiga a tu coraz…