Ir al contenido principal

¿Cuánta fe tienes?



¿Qué es la fe? Cuando iniciamos en la vida cristiana nos enseñan este pasaje de memoria: “Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve.” (Hebreos 11:1) Otras versiones nos hablan de fe como la confianza completa en Dios. Pero entonces ¿Por qué no avanzamos en fe? ¿Qué nos detiene?

Jesús habla mucho de la fe y de lo que podemos lograr por medio de ella. Recuerda a Jesús en la barca ante la tormenta, o caminando sobre el agua, o sanando a muchos, o reviviendo a Lázaro, entre otras historias... Todas ellas tienen un trasfondo de fe. Hoy, centrémonos en Marcos 9:14-24. Allí está Jesús sanando un muchacho, en presencia de su padre y los discípulos. Analicemos a cada uno detalladamente.

El padre: pide a Jesús que sane a su hijo, pero más adelante podemos verlo pidiendo a Jesús que le ayude a su incredulidad. Esto llama mucho mi atención. ¿Cómo este padre está convencido de ir a Jesús para salvar a su hijo pero después lo vemos confrontado ante un condicionante: Si puedes creer… Y ¿sabes por qué Jesús lo confronta? Porque «este género» se trata precisamente de la incredulidad. 

Así somos nosotras constantemente, suplicamos a Dios para que haga el milagro pero somos las primeras en detenerlo porque no confiamos plenamente, o pedimos dudando que pase, sin fe. Tenemos raíces de incredulidad en nuestro corazón, y antes de que creas que esto es un poco loco o sólo me pasa a mi, déjame preguntarte ¿cuántas veces tratas de resolver las cosas a tu modo sin esperar a que Dios responda? ¿Cuántas veces intentas que ese milagro llegue por tus propias fuerzas?

Así como Jesús echa fuera el demonio del muchacho, debemos echar la incredulidad fuera de nuestras vidas y esperar confiadamente en Dios. 

Los discípulos: Ya habían pasado como dos años y medio con Jesús;  me asombra que a pesar de todos los milagros que habían presenciado, no pueden tener fe y confiar en Dios. 

Así somos nosotras, ¿Cuántos años llevamos caminando con Jesús y aún así no tenemos fe incondicional? ¿Acaso no lo hemos visto actuar sobrenaturalmente? Muchas veces procedemos como los discípulos; vemos a Dios pero nos encontramos de pronto peleando con las personas a nuestro alrededor, batallamos con los fariseos que cuestionan a Dios y la fe, en lugar de centrarnos en ejercer fe para alcanzar lo imposible. Somos realmente incrédulas.  Jesús nos dice que si tuviéramos fe tan pequeña como una semilla de mostaza, podríamos lograr TODO. (Mateo 17:14-21)

Pero cuando le preguntan: “¿Por qué nosotros no pudimos sacar el demonio?", responde: "Este género con nada puede salir, sino con oración y ayuno.” 
Podemos ver a Jesús constantemente retirándose a orar, a ayunar, a esperar las indicaciones del Padre. Cuanto más tiempo pasaba en intimidad con Dios, más aumentaba su fe, su confianza en Él. Jesús entraba a la presencia de su Padre para cada paso que daría. 

Piensa en una persona con la que tengas una relación así de íntima, en mi caso es mi esposo; yo puedo estar en completa vulnerabilidad ante él, y confío plenamente en que todo está bien. Para ti, quizás sea tu pareja, una amiga, tu familia; no lo sé, pero ¿qué nos impide tener una relación así de cercana y fuerte con nuestro Padre, fortaleciendo nuestra fe a cada paso?

“...no mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas.”
2 Corintios 4:18

Te invito, amiga, a ser valiente para avanzar en fe, a que centres tus ojos en Jesús, a que puedas fortalecer tu fe pasando más tiempo con Dios y sobre todo a que ejerzas esa fe extrema creyendo que todo es posible.




💧💦💧💦💧💦💧💦💧💦💧


ACERCA DEL AUTOR

Laura Alfaro  
Tiene 28 años, es Costarricense. Sirve a los jóvenes en una agencia misionera junto a su esposo, cree firmemente en el discipulado basado en el modelo de Jesús y establecer relaciones fuertes. Le apasiona servir a las mujeres dentro de ADG



💧💦💧💦💧💦💧💦💧💦💧


Recuerda que estamos estudiando la serie "Sé Valiente" 
¡Revisa el plan de lectura!

Semana 4 


💦💧💦💧💦💧💦





Si recién descubriste nuestra página y deseas incorporarte a la serie de estudio actual puedes consultar nuestro método de estudio.

¡Si estás siguiendo el estudio con tu grupo presencial o virtual no olvides compartir lo que aprendiste el día de hoy, tu aporte puede ser de estímulo para otra joven como tú!

Comentarios

También te recomendamos leer:

Valiente en medio de la tentación

Tenía yo apenas trece años, y mi mamá me decía: “Anto, aprende a decir que no.”  Crecí, y a los dieciocho años mi mamá seguía diciéndome: “Anto aprende a decir que no.”
Hoy estoy a menos de sesenta días de casarme y ¡cuánto me ayudó cada palabra de mi madre, cada advertencia de decir que no!  

A lo largo de estos pocos años que el Señor me permitió vivir, me di cuenta de lo  difícil que es decir que no a ……………. (puedes agregar la frase que te venga en mente, aquello a lo que siempre dices que sí y cedes) ¡Cuán débiles somos! 

 🔼 Eva, cuando fue tentada a tomar del fruto prohibido, ¿pudo decir que no? 
 🔼 David, cuando vio a Betsabé y la deseó, ¿pudo decir que no?
 🔼 Sansón, ante la insistencia de Dalila, ¿pudo decir que no?

La respuesta es NO. Cedieron a la tentación y cayeron. Pero todos ellos, luego del quebranto y arrepentimiento, fueron restaurados. ¡Cuánto placer, alivio y gratitud llegó después de haber experimentado la gracia del perdón de Su Salvador!

A lo largo de toda la histori…

Valiente para obedecer a Dios

“Amarás, pues, a Jehová tu Dios, y guardarás sus ordenanzas, sus estatutos, sus decretos y sus mandamientos, todos los días”. Deuteronomio 11:1
Para ir en contra de la voluntad de Dios lo único que necesitas es simplemente dejarte llevar; no hagas nada, sólo vive de la manera más humana posible, así como se te antoja ¡y listo!

En contraparte Dios nos reta a vivir de manera diferente, pero el estándar de santidad que nos marca es demasiado alto, imagínate lo que dice Santiago 2:10 “Pero cualquiera que guardare toda la ley, pero ofendiere en un punto, se hace culpable de todos”. No tienes la capacidad de obedecer toda la ley de Dios, es imposible, a menos que te aferres a Cristo quien fue el único hombre capacitado para obedecer la ley de Dios a la perfección.


Es la gracia de Dios por medio de Cristo la que nos capacita para obedecer.
¿Cuántas veces te has frustrado porque no logras hacer lo mínimo para agradar a Dios? Muchas comenzamos el 2019 con resoluciones a cumplir, pero a estas altura…

Valiente para hacer el bien

¿Qué es el bien? ¿Qué es ser valiente? Piensa por un momento en alguna persona, héroe o heroína, que te haya impactado. ¿Cómo es su vida? ¿Qué es lo que llama tu atención? 

Los versículos de este estudio nos enseñan tres verdades:

👌 No debo cansarme de hacer el bien, porque Dios me recompensará por ello. (Gálatas 6:9)

👌 Dios nos creó por medio de Jesús para hacer el bien, y lo planeó desde mucho antes; todo lo que sucede en nuestra vida fue predestinado para que así sucediera. (Efesios 2:10)

¿Has escuchado esa canción que dice “...si todo fue creado para ti, yo también…” ?
Fuimos hechas con un diseño divino que trae incluido hacer el bien pero en nuestra condición humana es muy sencillo poner los ojos en nosotras mismas, olvidamos hacer el bien a otros. 
Entonces recordemos: “yo también fui creada para Él”. Fui creada para hacer el bien, incluso a nivel de Jesús que aún estando en la cruz intercede al Padre por nosotros. 

“...perdónalos, porque no saben lo que hacen…”  Lucas 23:34
👌 Dios be…

La batalla de toda cristiana

El plan de lectura para nuestro estudio ¡Sé VALIENTE! inicia con los versículos 11 y 12 del capítulo 6 de la primera carta de Pablo a Timoteo, que en mi biblia, y tal vez también en la tuya, tienen como encabezado: ‘’La buena batalla de la fe’’. Me llama la atención que el apóstol enumera cosas de las que debemos huir, y otras que debemos seguir. Lo primero que leemos en el v 11 es:

“Mas tú, oh hombre de Dios, huye de estas cosas”

¿Cuáles son aquellas cosas de las que Timoteo, como hijo de Dios, debía huir? Las podemos encontrar al inicio del capítulo, y son:
➥ Deshonra a las autoridades (vs.1-2) ➥ Lucha de argumentos (vs.4-5) ➥ Doctrinas falsas (v. 4) ➥ Falsos maestros que se aprovechan (vs. 5-9) ➥ Amor al dinero (v. 9)

Todas estas cosas, definitivamente, son un estorbo para poder pelear la buena batalla de la fe.

Continuamos leyendo:
“Persigue la justicia y la vida sujeta a Dios, junto con la fe, el amor, la perseverancia y la mansedumbre.” (v 11 NTV)
¿Dónde podremos encontrar todos esto…