Ir al contenido principal

¿Cuánta fe tienes?



¿Qué es la fe? Cuando iniciamos en la vida cristiana nos enseñan este pasaje de memoria: “Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve.” (Hebreos 11:1) Otras versiones nos hablan de fe como la confianza completa en Dios. Pero entonces ¿Por qué no avanzamos en fe? ¿Qué nos detiene?

Jesús habla mucho de la fe y de lo que podemos lograr por medio de ella. Recuerda a Jesús en la barca ante la tormenta, o caminando sobre el agua, o sanando a muchos, o reviviendo a Lázaro, entre otras historias... Todas ellas tienen un trasfondo de fe. Hoy, centrémonos en Marcos 9:14-24. Allí está Jesús sanando un muchacho, en presencia de su padre y los discípulos. Analicemos a cada uno detalladamente.

El padre: pide a Jesús que sane a su hijo, pero más adelante podemos verlo pidiendo a Jesús que le ayude a su incredulidad. Esto llama mucho mi atención. ¿Cómo este padre está convencido de ir a Jesús para salvar a su hijo pero después lo vemos confrontado ante un condicionante: Si puedes creer… Y ¿sabes por qué Jesús lo confronta? Porque «este género» se trata precisamente de la incredulidad. 

Así somos nosotras constantemente, suplicamos a Dios para que haga el milagro pero somos las primeras en detenerlo porque no confiamos plenamente, o pedimos dudando que pase, sin fe. Tenemos raíces de incredulidad en nuestro corazón, y antes de que creas que esto es un poco loco o sólo me pasa a mi, déjame preguntarte ¿cuántas veces tratas de resolver las cosas a tu modo sin esperar a que Dios responda? ¿Cuántas veces intentas que ese milagro llegue por tus propias fuerzas?

Así como Jesús echa fuera el demonio del muchacho, debemos echar la incredulidad fuera de nuestras vidas y esperar confiadamente en Dios. 

Los discípulos: Ya habían pasado como dos años y medio con Jesús;  me asombra que a pesar de todos los milagros que habían presenciado, no pueden tener fe y confiar en Dios. 

Así somos nosotras, ¿Cuántos años llevamos caminando con Jesús y aún así no tenemos fe incondicional? ¿Acaso no lo hemos visto actuar sobrenaturalmente? Muchas veces procedemos como los discípulos; vemos a Dios pero nos encontramos de pronto peleando con las personas a nuestro alrededor, batallamos con los fariseos que cuestionan a Dios y la fe, en lugar de centrarnos en ejercer fe para alcanzar lo imposible. Somos realmente incrédulas.  Jesús nos dice que si tuviéramos fe tan pequeña como una semilla de mostaza, podríamos lograr TODO. (Mateo 17:14-21)

Pero cuando le preguntan: “¿Por qué nosotros no pudimos sacar el demonio?", responde: "Este género con nada puede salir, sino con oración y ayuno.” 
Podemos ver a Jesús constantemente retirándose a orar, a ayunar, a esperar las indicaciones del Padre. Cuanto más tiempo pasaba en intimidad con Dios, más aumentaba su fe, su confianza en Él. Jesús entraba a la presencia de su Padre para cada paso que daría. 

Piensa en una persona con la que tengas una relación así de íntima, en mi caso es mi esposo; yo puedo estar en completa vulnerabilidad ante él, y confío plenamente en que todo está bien. Para ti, quizás sea tu pareja, una amiga, tu familia; no lo sé, pero ¿qué nos impide tener una relación así de cercana y fuerte con nuestro Padre, fortaleciendo nuestra fe a cada paso?

“...no mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas.”
2 Corintios 4:18

Te invito, amiga, a ser valiente para avanzar en fe, a que centres tus ojos en Jesús, a que puedas fortalecer tu fe pasando más tiempo con Dios y sobre todo a que ejerzas esa fe extrema creyendo que todo es posible.




💧💦💧💦💧💦💧💦💧💦💧


ACERCA DEL AUTOR

Laura Alfaro  
Tiene 28 años, es Costarricense. Sirve a los jóvenes en una agencia misionera junto a su esposo, cree firmemente en el discipulado basado en el modelo de Jesús y establecer relaciones fuertes. Le apasiona servir a las mujeres dentro de ADG



💧💦💧💦💧💦💧💦💧💦💧


Recuerda que estamos estudiando la serie "Sé Valiente" 
¡Revisa el plan de lectura!

Semana 4 


💦💧💦💧💦💧💦





Si recién descubriste nuestra página y deseas incorporarte a la serie de estudio actual puedes consultar nuestro método de estudio.

¡Si estás siguiendo el estudio con tu grupo presencial o virtual no olvides compartir lo que aprendiste el día de hoy, tu aporte puede ser de estímulo para otra joven como tú!

Comentarios

También te recomendamos leer:

Haciendo lo correcto

Cuando éramos niñas y surgía un desacuerdo o pelea con nuestros hermanos o compañeros de escuela, tal vez por un juguete o porque “nos miraron mal”, etc., ¿recuerdas cual era tu reacción? y si alguien te empujaba, ¿tú también lo hacías? Yo viví muchas situaciones así; pero recuerdo una en especial; estando en la escuela primaria golpee a uno de mis compañeritos porque él había empujado a mi amiga y yo le hice lo mismo pero con más fuerza y además recuerdo que le di una patada en uno de sus pies, y como resultado de mis acciones recibí una severa llamada de atención en la dirección de la escuela, y mi respuesta fue: “el empujo a mi amiga y por eso lo hice”, lo cual era cierto, pero… sé que no justificaba mis acciones; más eso lo comprendí recién de grande: no debí cobrar el castigo por mi cuenta, y ahora al escribir esta anécdota me da cierta vergüenza y un poco de gracia. A muchos de mis compañeritos de primaria y secundaria no los he vuelto ver, y la verdad es que muchas veces quisie…

Creadas para adorar

“En quien vosotros también sois juntamente edificados para morada de Dios en el Espíritu”.  Efesios 2:22
La mujer Samaritana quiere saber dónde y cómo adorar, es una pregunta interesante la que le hace ella a Jesús, mostrando así su interés de querer tener una relación con Dios. Pero Jesús le contesta que ellos adoran a quien no saben, ahí es dónde nos damos cuenta de que por naturaleza nosotras adoramos (a veces si se sabe bien a que o quien y en ocasiones no).

Nosotras fuimos creadas para adorar porque ese vacío que hay en nuestro corazón Dios lo puso en cada una de nosotras para poder ser llenado sólo por Él.

Buscando el significado de Adorar encontré que “es amar en extremo” y también es rendir nuestra voluntad ante alguien, en este caso es rendirnos ante los pies de nuestro Salvador, Él cual ya ha pagado la cuenta por nosotras y nos anhela cada día para seguir Su obra en cada una. Así como la mujer samaritana, Dios anhela que cada día tengamos un encuentro con Él para que le ador…

LA PIEZA DE UN ROMPECABEZAS

Recuerdan la historia del “patito feo”. Así se sienten muchas personas que se consideran excluidas de un determinado grupo social, sin una razónque lo justifique o ya sea porque haya suficientes motivos que hagan que puedan hacer sentirse así. Algunas veces son situaciones relacionadas con nuestra apariencia, limitaciones físicas, económicas, con nuestras actitudes o la moral.

Sí de algo podemos estar seguras y sin conocer mucho de lo que había en el corazón de la mujer samaritana, es que seguramente se sentía excluida. Los ojos de un pueblo que le juzgaba por su estilo de vida y su conciencia que la hacía auto condenarse.

A todas nos gusta relacionarnos con amigas, buscamos pretextos para estar juntas,horarios que nos conecten físicamente o de manera virtual para estar en comunicación.

La mujer Samaritana de nuestra historia necesitaba hacer diariamente una tarea que era común para las mujeres de su pueblo y de su época. Sin embargo opuesto a las demás ella lo hacía solitaria, sin una a…

MANOS A LA OBRA

Cada vez que alguien debe ponerse a trabajar de manera inmediata o debe comenzar a poner en práctica algo de forma urgente, decimos: ¡Manos a la obra! Con esta expresión se quiere decir que no hay lugar para aplazamientos y que el momento de actuar es ahora.
Entonces la mujer dejó su cántaro, y fue a la ciudad, y dijo a los hombres San Juan 24:8
La mujer de Samaria, la protagonista de ésta maravillosa historia tuvo un encuentro inesperado en el pozo donde solía recoger agua, su vida no volvió a ser la misma desde ese encuentro, porque descubrió una gran verdad para su vida.
Había conocido a Jesús, había escuchado de su propia voz lo que él podía ofrecer a su vida. La necesidad de compartir con los demás y el gozo que le provocaba la oportunidad de una nueva vida era como para no quedarse callada, así queenseguida se puso “manos a la obra”.
Llama la atención del porque el evangelista quería dejarnos en el relato el hecho de que dejaba el cántaro, recordemos que el motivo por el cual ella ha…