Ir al contenido principal

¿Cuánta fe tienes?



¿Qué es la fe? Cuando iniciamos en la vida cristiana nos enseñan este pasaje de memoria: “Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve.” (Hebreos 11:1) Otras versiones nos hablan de fe como la confianza completa en Dios. Pero entonces ¿Por qué no avanzamos en fe? ¿Qué nos detiene?

Jesús habla mucho de la fe y de lo que podemos lograr por medio de ella. Recuerda a Jesús en la barca ante la tormenta, o caminando sobre el agua, o sanando a muchos, o reviviendo a Lázaro, entre otras historias... Todas ellas tienen un trasfondo de fe. Hoy, centrémonos en Marcos 9:14-24. Allí está Jesús sanando un muchacho, en presencia de su padre y los discípulos. Analicemos a cada uno detalladamente.

El padre: pide a Jesús que sane a su hijo, pero más adelante podemos verlo pidiendo a Jesús que le ayude a su incredulidad. Esto llama mucho mi atención. ¿Cómo este padre está convencido de ir a Jesús para salvar a su hijo pero después lo vemos confrontado ante un condicionante: Si puedes creer… Y ¿sabes por qué Jesús lo confronta? Porque «este género» se trata precisamente de la incredulidad. 

Así somos nosotras constantemente, suplicamos a Dios para que haga el milagro pero somos las primeras en detenerlo porque no confiamos plenamente, o pedimos dudando que pase, sin fe. Tenemos raíces de incredulidad en nuestro corazón, y antes de que creas que esto es un poco loco o sólo me pasa a mi, déjame preguntarte ¿cuántas veces tratas de resolver las cosas a tu modo sin esperar a que Dios responda? ¿Cuántas veces intentas que ese milagro llegue por tus propias fuerzas?

Así como Jesús echa fuera el demonio del muchacho, debemos echar la incredulidad fuera de nuestras vidas y esperar confiadamente en Dios. 

Los discípulos: Ya habían pasado como dos años y medio con Jesús;  me asombra que a pesar de todos los milagros que habían presenciado, no pueden tener fe y confiar en Dios. 

Así somos nosotras, ¿Cuántos años llevamos caminando con Jesús y aún así no tenemos fe incondicional? ¿Acaso no lo hemos visto actuar sobrenaturalmente? Muchas veces procedemos como los discípulos; vemos a Dios pero nos encontramos de pronto peleando con las personas a nuestro alrededor, batallamos con los fariseos que cuestionan a Dios y la fe, en lugar de centrarnos en ejercer fe para alcanzar lo imposible. Somos realmente incrédulas.  Jesús nos dice que si tuviéramos fe tan pequeña como una semilla de mostaza, podríamos lograr TODO. (Mateo 17:14-21)

Pero cuando le preguntan: “¿Por qué nosotros no pudimos sacar el demonio?", responde: "Este género con nada puede salir, sino con oración y ayuno.” 
Podemos ver a Jesús constantemente retirándose a orar, a ayunar, a esperar las indicaciones del Padre. Cuanto más tiempo pasaba en intimidad con Dios, más aumentaba su fe, su confianza en Él. Jesús entraba a la presencia de su Padre para cada paso que daría. 

Piensa en una persona con la que tengas una relación así de íntima, en mi caso es mi esposo; yo puedo estar en completa vulnerabilidad ante él, y confío plenamente en que todo está bien. Para ti, quizás sea tu pareja, una amiga, tu familia; no lo sé, pero ¿qué nos impide tener una relación así de cercana y fuerte con nuestro Padre, fortaleciendo nuestra fe a cada paso?

“...no mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas.”
2 Corintios 4:18

Te invito, amiga, a ser valiente para avanzar en fe, a que centres tus ojos en Jesús, a que puedas fortalecer tu fe pasando más tiempo con Dios y sobre todo a que ejerzas esa fe extrema creyendo que todo es posible.




💧💦💧💦💧💦💧💦💧💦💧


ACERCA DEL AUTOR

Laura Alfaro  
Tiene 28 años, es Costarricense. Sirve a los jóvenes en una agencia misionera junto a su esposo, cree firmemente en el discipulado basado en el modelo de Jesús y establecer relaciones fuertes. Le apasiona servir a las mujeres dentro de ADG



💧💦💧💦💧💦💧💦💧💦💧


Recuerda que estamos estudiando la serie "Sé Valiente" 
¡Revisa el plan de lectura!

Semana 4 


💦💧💦💧💦💧💦





Si recién descubriste nuestra página y deseas incorporarte a la serie de estudio actual puedes consultar nuestro método de estudio.

¡Si estás siguiendo el estudio con tu grupo presencial o virtual no olvides compartir lo que aprendiste el día de hoy, tu aporte puede ser de estímulo para otra joven como tú!

Comentarios

También te recomendamos leer:

Con amor eterno te he amado

“Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos” Efesios 1:4 (NTV)

Dios nos conoce desde antes de haber creado este mundo. Dios, mi querida amiga, nos amó mucho antes de que nosotras existiéramos.

A menudo trabajamos para ganarnos el amor de nuestras amigas. En ocasiones, también el de nuestros familiares, y si pensamos en el amor romántico, esperamos lograr que ese chico que nos gusta nos mire, para comenzar a ganarnos su amor. Si pensamos que así también debemos ganarnos el amor de Dios, es que nuestra mente no alcanza a comprender el verdadero amor, y esto sucede porque nuestro concepto de amor está totalmente distorsionado por el pecado.

Conocimos el amor cuando alguien nos lo manifestó primero. Cuando éramos pequeñas, nuestros padres nos cuidaban, nos protegían y demostraban su amor hacia nosotras cuando nos cargaban, abrazaban, consolaban e incluso cuando nos llenaban de besos y caricias.

Alguien nos most…

Introducción a Miedo y Ansiedad - Descarga tus materiales

¿Puedes imaginar la vida sin miedo o preocupación? No puedo porque es una parte de nuestras vidas, imaginar una vida sin el menor miedo, preocupación o ansiedad es prácticamente imposible. Adán y Eva fueron los únicos que pudieron experimentar este tipo de vida, hasta que desobedecieron la ley perfecta de Dios. A partir de ese momento, el miedo y todos sus parientes convirtieron en su hogar nuestros corazones.

Nadie es inmune. Todos lo experimentamos, desde una leve inquietud y preocupación hasta una ansiedad paralizante y un terror total. Podríamos pasar semanas hablando de todas las cosas que nos roban el sueño y atormentan nuestras mentes. En lugar de centrarnos en lo que nos afecta, debemos ver el miedo y la preocupación a la luz de quién es Dios y cómo podemos superarlo a través del poder de las Escrituras.

Pero, ¿qué es el miedo?

El miedo se define de muchas maneras diferentes. Es una sensación de ansiedad o temor sobre el resultado de algo, o el estrés de preguntarse si tus nec…

Dios te ama infinitamente

“Amados hijos míos, debemos amarnos unos a otros, porque el amor viene de Dios. Todo el que ama es hijo de Dios, y conoce a Dios.” 1 Juan 4: 7
Dios te ama, no es solo una frase que has escuchado o leído mucho, no son solo palabras que alguien te dice para hacerte sentir mejor.
Es algo más, va más allá de ser solo palabras. Es algo más profundo, Dios es efectivamente Dios ES amor y Su naturaleza es amarte.
El amor ES Dios y  aquel que ama es hijo de Dios y conoce a Dios, pero…  ¿qué es el amor?
Como aprendimos esta semana el amor: -No es envidioso -No busca lo suyo -No se enoja fácilmente -No juzga -No critica -Es paciente -Todo lo cree -Todo lo espera -

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…