Ir al contenido principal

Valiente en medio de la pérdida


“Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron." 
Apocalipsis 21:4  

Todavía recuerdo con nostalgia las lágrimas que derramaba mientras caminaba hacia mi asiento designado en el autobús, sosteniendo entre mis manos un osito de peluche blanco que me habían regalado como despedida. Ese fue mi último día en aquella ciudad. Había perdido a mis amigos, mi escuela, mi iglesia y todo lo demás. Pero lo que más dolía era la pérdida que se repetía. ¿Otra vez tenemos que mudarnos de ciudad? ¡Pero si aquí estamos bien! 

Mis padres se preparaban porque Dios los llamaba para ser no solo pastores, sino misioneros a tiempo completo. Yo tenía tan solo nueve años y no tenía idea de lo que todo eso implicaba, lo único que podía vislumbrar era que ya no tendría la oportunidad de estar allí donde estaban mis afectos.

Así que a partir de entonces, siendo una niña de apenas nueve años de edad, comencé a vivir un remolino de cambios constantes: distintas ciudades, costumbres, idiomas, culturas, amigos. Aunque todo parecía estar bajo control, muy en lo profundo, mi corazón se enojaba con Dios. ¡Otra vida, nuevos amigos, nueva escuela!


“Echa sobre Jehová tu carga, y él te sustentará; no dejará para siempre caído al justo”. 
Salmo 55:22

Quizás tú hayas permanecido toda la vida en un solo lugar, o quizás hayas tenido que cambiarte de lugar sin sentir el dolor que yo experimenté. Sea cual fuere la situación, todas estamos expuestas a perder algo o alguien, y todas de alguna u otra manera hemos conocido el dolor desgarrador que implica la pérdida. 

En este tiempo estoy rodeada de amigas a las que no les resulta fácil este tramo del camino. Una de ellas ha perdido su cabello por la enfermedad del cáncer, otras han perdido a su madre en un accidente. Hoy quiero escribir para ellas y para ti, pero no acerca del proceso de adaptación a la dolorosa pérdida de algo valioso, sino de la esperanza que nace en medio de la pérdida. 

Amiga, Cristo conoce tus lágrimas y sabe cuán profundo es el dolor que soportas apretando fuertemente tus dientes. Nunca estás sola cuando lloras, ¡Él está allí!  Así como me acompañó en mis interminables noches de lágrimas cuando me sentía sola contra el mundo, Cristo te acompaña en el dolor. Posiblemente ir al hospital te produce dolor, caminar hacia la tumba de esa amada persona te hace llorar, o puede que tu misma cama se convierta en un lugar de tristeza, pero créeme que en el hospital, en el cementerio y en tu cuarto Dios está.
   
 💦 No necesitamos ser auto-suficientes para atravesar la pérdida ¡no lo somos! Pero podemos elegir ser valientes para recibir el consuelo de Dios en medio del dolor. 💦 

Por experiencia propia, sé que se necesita valentía para dejarte consolar por el Señor. Anteriormente te mencioné que estaba enojada contra Dios preguntando  ¡¿por qué?!   Y mientras más me aferraba a mi dolor menos experimentaba su consuelo.

Solamente cuando, a pesar de no entender nada y de sentirnos confundidas frente tantas preguntas sin respuestas, decidimos lanzarnos a Sus brazos para recibir consuelo y descanso en Su soberanía, es que experimentaremos el descanso que tanto anhelamos. 

No podemos esperar que la herida deje de doler en un instante pero, mientras recuperamos el aliento en Cristo, podemos comparar este leve sufrimiento con el peso de la compensación que recibiremos en gloria ¿Qué tiene más valor?


“El sana a los quebrantados de corazón, y venda sus heridas”. 
Salmo 147:3 








ACERCA DEL AUTOR


Angélica Jiménez

Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.


💧💦💧💦💧💦💧💦💧💦💧



Recuerda que estamos estudiando la serie "Sé Valiente" 
¡Revisa el plan de lectura!

Semana 4 


💦💧💦💧💦💧💦





Si recién descubriste nuestra página y deseas incorporarte a la serie de estudio actual puedes consultar nuestro método de estudio.

¡Si estás siguiendo el estudio con tu grupo presencial o virtual no olvides compartir lo que aprendiste el día de hoy, tu aporte puede ser de estímulo para otra joven como tú!

Comentarios

También te recomendamos leer:

Dios te ama infinitamente

“Amados hijos míos, debemos amarnos unos a otros, porque el amor viene de Dios. Todo el que ama es hijo de Dios, y conoce a Dios.” 1 Juan 4: 7
Dios te ama, no es solo una frase que has escuchado o leído mucho, no son solo palabras que alguien te dice para hacerte sentir mejor.
Es algo más, va más allá de ser solo palabras. Es algo más profundo, Dios es efectivamente Dios ES amor y Su naturaleza es amarte.
El amor ES Dios y  aquel que ama es hijo de Dios y conoce a Dios, pero…  ¿qué es el amor?
Como aprendimos esta semana el amor: -No es envidioso -No busca lo suyo -No se enoja fácilmente -No juzga -No critica -Es paciente -Todo lo cree -Todo lo espera -

Con amor eterno te he amado

“Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos” Efesios 1:4 (NTV)

Dios nos conoce desde antes de haber creado este mundo. Dios, mi querida amiga, nos amó mucho antes de que nosotras existiéramos.

A menudo trabajamos para ganarnos el amor de nuestras amigas. En ocasiones, también el de nuestros familiares, y si pensamos en el amor romántico, esperamos lograr que ese chico que nos gusta nos mire, para comenzar a ganarnos su amor. Si pensamos que así también debemos ganarnos el amor de Dios, es que nuestra mente no alcanza a comprender el verdadero amor, y esto sucede porque nuestro concepto de amor está totalmente distorsionado por el pecado.

Conocimos el amor cuando alguien nos lo manifestó primero. Cuando éramos pequeñas, nuestros padres nos cuidaban, nos protegían y demostraban su amor hacia nosotras cuando nos cargaban, abrazaban, consolaban e incluso cuando nos llenaban de besos y caricias.

Alguien nos most…

Ha resucitado - Descarga tus materiales

¡Él ha resucitado! ¡Él ha resucitado!
Hace dos mil años, la resurrección de Jesucristo cambió todo. Después de pasar tres días en la tumba, Jesús conquistó el pecado y la muerte y resucitó físicamente de la muerte.
Esto es más que una historia de la Escuela Dominical. Es el fundamento mismo de nuestra fe. En 1 Corintios 15:17, Pablo dice: “Y si Cristo no ha resucitado, su fe es inútil; todavía estás en tus pecados”.  Sin la resurrección, no tenemos fe, ni perdón de pecados, ni eternidad con Dios.
Al comenzar la temporada de Pascua, nos preparamos para celebrar la resurrección de Cristo. A menudo ponemos mucho énfasis en la muerte de Cristo, y por una buena razón, ¿Pero también le damos la misma importancia a su resurrección?
La resurrección de Jesús lo cambió todo. Nos cambió y cambió el mundo. Durante las próximas seis semanas, vamos a estudiar el impacto de la resurrección.
La resurrección nos cambió físicamente, ya que un día experimentaremos la resurrección de nuestros cuerpos físico…

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…