Ir al contenido principal

Valiente en medio de la pérdida


“Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron." 
Apocalipsis 21:4  

Todavía recuerdo con nostalgia las lágrimas que derramaba mientras caminaba hacia mi asiento designado en el autobús, sosteniendo entre mis manos un osito de peluche blanco que me habían regalado como despedida. Ese fue mi último día en aquella ciudad. Había perdido a mis amigos, mi escuela, mi iglesia y todo lo demás. Pero lo que más dolía era la pérdida que se repetía. ¿Otra vez tenemos que mudarnos de ciudad? ¡Pero si aquí estamos bien! 

Mis padres se preparaban porque Dios los llamaba para ser no solo pastores, sino misioneros a tiempo completo. Yo tenía tan solo nueve años y no tenía idea de lo que todo eso implicaba, lo único que podía vislumbrar era que ya no tendría la oportunidad de estar allí donde estaban mis afectos.

Así que a partir de entonces, siendo una niña de apenas nueve años de edad, comencé a vivir un remolino de cambios constantes: distintas ciudades, costumbres, idiomas, culturas, amigos. Aunque todo parecía estar bajo control, muy en lo profundo, mi corazón se enojaba con Dios. ¡Otra vida, nuevos amigos, nueva escuela!


“Echa sobre Jehová tu carga, y él te sustentará; no dejará para siempre caído al justo”. 
Salmo 55:22

Quizás tú hayas permanecido toda la vida en un solo lugar, o quizás hayas tenido que cambiarte de lugar sin sentir el dolor que yo experimenté. Sea cual fuere la situación, todas estamos expuestas a perder algo o alguien, y todas de alguna u otra manera hemos conocido el dolor desgarrador que implica la pérdida. 

En este tiempo estoy rodeada de amigas a las que no les resulta fácil este tramo del camino. Una de ellas ha perdido su cabello por la enfermedad del cáncer, otras han perdido a su madre en un accidente. Hoy quiero escribir para ellas y para ti, pero no acerca del proceso de adaptación a la dolorosa pérdida de algo valioso, sino de la esperanza que nace en medio de la pérdida. 

Amiga, Cristo conoce tus lágrimas y sabe cuán profundo es el dolor que soportas apretando fuertemente tus dientes. Nunca estás sola cuando lloras, ¡Él está allí!  Así como me acompañó en mis interminables noches de lágrimas cuando me sentía sola contra el mundo, Cristo te acompaña en el dolor. Posiblemente ir al hospital te produce dolor, caminar hacia la tumba de esa amada persona te hace llorar, o puede que tu misma cama se convierta en un lugar de tristeza, pero créeme que en el hospital, en el cementerio y en tu cuarto Dios está.
   
 💦 No necesitamos ser auto-suficientes para atravesar la pérdida ¡no lo somos! Pero podemos elegir ser valientes para recibir el consuelo de Dios en medio del dolor. 💦 

Por experiencia propia, sé que se necesita valentía para dejarte consolar por el Señor. Anteriormente te mencioné que estaba enojada contra Dios preguntando  ¡¿por qué?!   Y mientras más me aferraba a mi dolor menos experimentaba su consuelo.

Solamente cuando, a pesar de no entender nada y de sentirnos confundidas frente tantas preguntas sin respuestas, decidimos lanzarnos a Sus brazos para recibir consuelo y descanso en Su soberanía, es que experimentaremos el descanso que tanto anhelamos. 

No podemos esperar que la herida deje de doler en un instante pero, mientras recuperamos el aliento en Cristo, podemos comparar este leve sufrimiento con el peso de la compensación que recibiremos en gloria ¿Qué tiene más valor?


“El sana a los quebrantados de corazón, y venda sus heridas”. 
Salmo 147:3 








ACERCA DEL AUTOR


Angélica Jiménez

Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.


💧💦💧💦💧💦💧💦💧💦💧



Recuerda que estamos estudiando la serie "Sé Valiente" 
¡Revisa el plan de lectura!

Semana 4 


💦💧💦💧💦💧💦





Si recién descubriste nuestra página y deseas incorporarte a la serie de estudio actual puedes consultar nuestro método de estudio.

¡Si estás siguiendo el estudio con tu grupo presencial o virtual no olvides compartir lo que aprendiste el día de hoy, tu aporte puede ser de estímulo para otra joven como tú!

Comentarios

También te recomendamos leer:

Mi Legado

Queremos honrar la vida de nuestra amiga, líder y mentora Edurne Mencia. Por eso hoy compartimos contigo uno de sus inspiradores artículos en su blog  - El viaje de una mujer -   que nos habla directamente a este momento en el que lloramos su partida y nos regocijamos en su llegada al reino de nuestro Padre. Ella nos ha dejado un legado. Así que te pedimos que mientras lo lees, ores por su esposo y sus tres hijos.

💦💛💦💛💦💛
Un legado es todo aquello que pasa de padres a hijos.

 Como mamá, quiero que mis hijos afronten su vida en las mejores condiciones posibles, trabajando para dejarles cosas materiales.

Como mamá a la manera de Dios, es mi deber trabajar igual de duro (o más) para dejarles a mis hijos un legado espiritual.

Mi legado espiritual.

El impacto que mi vida tiene y va a tener no sólo sobre mis hijos, sino sobre las generaciones futuras después de ellos.

Hay cosas que nuestros hijos heredan de nosotras sobre las que no tenemos ningún tipo de control: la estatura, el colo…

Tus palabras importan

“Hay [Jovencitas] cuyas palabras son como golpes de espada; más la lengua de los sabios es medicina”. Proverbios 12:18
Nos encantan las reuniones de chicas, las pijamadas, asistir a las fiestas de 15 años de nuestras amigas y un sin número de reuniones grupales en las que podemos compartir cuchicheos de lo que se nos atraviese por la cabeza para terminar reventadas de risa, o muertas de asombro.
A menudo pensamos que las palabras van y vienen como cualquier hoja en otoño, o como la ropa que nos cambiamos a diario o, como la punta que le sacamos constantemente al lápiz. Las descomponemos en gramática, las combinamos en la clase de lengua y también las utilizamos para rellenar nuestro día con tal de que no sea tan vacío. Pero las palabras no pueden ser tratadas como las hojas de otoño, ni como la ropa que mandas a la lavadora y mucho menos puedes desecharlas sin importancia como la basurita del lápiz. ¿Soñaste alguna vez con tener un súper poder?Pues las palabras son poderosas. Cada vez q…

Viviendo una Fe inquebrantable

Estoy viendo una serie de televisión titulada “David, nace un Héroe”. No es casualidad puesto que empezó antes que este devocional, es una producción brasilera excelente. Ha sido sorprendente  ver en escena el momento en que David se enfrenta con el gigante Goliat, pero más sorprendente ha sido cómo este joven, sin la estatura de un guerrero de tomo y lomo, se presenta ante Saúl con una confianza tan determinante que convence al propio rey de que él es la persona que va a enfrentar al enemigo. Pero espera, esto no es todo. Lo que impacta mi corazón, es que David, siendo un pastor de ovejas, sin el entrenamiento de un hombre de guerra, sin tener la experiencia de haber estado en un campo de batalla, se enfrenta, se para ante el gigante y con una Fe Inquebrantable, lo desafía sin más ni menos, mostrando una confianza tremenda en el Dios de Israel, leamos: Tú vienes a mí con espada, lanza y jabalina, pero yo vengo a ti en el nombre del SEÑOR de los ejércitos, el Dios de los escuadrones d…

Permanecer en victoria

¿Conoces la lista de los 30 derechos humanos universales? Probablemente al igual que yo, No. Durante las últimas décadas, las distintas fundaciones por la protección de los derechos humanos los han ampliado y diferenciado en civiles, políticos, económicos, sociales y muchos otros, pero todos ellos tienen su origen en un documento surgido en la Europa de finales de los años cuarenta. Más que enfocarme en este tipo de derechos dictaminados por la sociedad quisiera que nos enfocáramos en los derechos que tenemos como ciudadanas del Reino de Dios. Ya que Dios nos ha dado el derecho de ser llamadas “sus hijas”.
“Más a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios”. Juan 1:2
Esto también genera un compromiso,ya que en toda relación padre e hija ambas partes deberán estar comprometidas de alguna manera el uno con el otro. Éste criterio no varía en nuestra relación con Dios a pesar que en éste caso Dios siempre lo hace,su fidelidad está …