Ir al contenido principal

Valiente en tu llamado



“Más vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable”. 
2 Pedro 2:9

A veces pareciera que detrás de una pantalla somos valientes apasionadas por Dios, haciendo comentarios y publicaciones cristianas, pero en la vida real la historia es otra, cuesta demostrar la misma pasión.   

El evangelio de Jesucristo es demasiado maravilloso y a la vez demasiado importante como para vivenciarlo en lo oculto, desde el primer día que lo escuchamos hasta ahora y en el futuro seguirá conservando su potencia transformadora en nuestra manera de vivir ¡Tiene que ser así!

“Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas”.
 Efesios 2:10 

Para anunciar el evangelio no necesitas posicionarte sobre una plataforma física o digital y esperar a alcanzar un público selecto, y si lo piensas más detenidamente es lo que muchos de los llamados como pueblo adquirido por Dios en esta modernidad pretenden alcanzar.
Y aunque no obtenemos la salvación mediante obras, si son nuestra carta de presentación como luz que alumbra delante de los hombres, ellas dan cuenta de nuestra fe en el evangelio del Señor Jesucristo.  Yo me asombro y entreno mi alabanza cuando veo tantas personas utilizando toda sudiversidad de talentos brillando en el mundo.

Imagínate que Cristo dentro del regalo de la salvación preparó todo un pack exclusivo de buenas obras que solamente tú y nadie más puede realizar.  Hay tanto por hacer en el mundo  que solamente hace falta disponer el corazón y armarse de valentía.

Buenas obras con esencia de humildad. 

Las buenas obras estiman a los demás como superiores a ellas mismas y eso emana esencia de humildad, así que no se trata de lo mucho que puedas hacer por alguien, sino cuánto satisface la necesidad de aquella persona. Esto requiere mucho entrenamiento de valentía para quitarnos a nosotras de en medio y poner a los demás como prioridad.   

Una buena obra a la vez.

Puedo decir que con toda esta nueva manera de enfrentar la vida aliada de la tecnología, somos demasiado vulnerables a creer que hacemos mucho cuando lo hacemos en simultáneo. Sólo cuando colocas todo el esfuerzo, la concentración y voluntad para hacer algo allí es que recibe el título de buena obra puede llamarse buena obra, mientras tanto lo que estarás haciendo es tratando de atrapar mariposas.  

Hacer muchas cosas a la vez puede llevarnos al auto engaño de estar haciendo mucho para el Señor pero recuerda el reconocimiento que hace la novia de Cantares sobre esto:

“Los hijos de mi madre se airaron contra mí; Me pusieron a guardar las viñas; y mi viña, que era mía, no guardé,”
Cantares 1:6

Así que necesitas valentía para realizar buenas obras sin caer en la tentación de la multitarea, manteniendo a Cristo en el Centro. 

Buenas obras con la motivación correcta.

Se necesita coraje para realizar buenas obras, porque son obras que requieren sacrifico, dejar la comodidad, dejar el celular, dejar las charlas interminables con el novio es un sacrificio que tenemos que pagar  si queremos ser valientes en nuestro llamado, además este sacrificio requiere ser echo con el enfoque correcto, manteniendo tu vista en el centro: Darle la gloria a Dios. 



💧💦💧💦💧💦💧💦💧💦💧



ACERCA DEL AUTOR


Angélica Jiménez

Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.


💧💦💧💦💧💦💧💦💧💦💧

Recuerda que estamos estudiando la serie "Sé Valiente" 
¡Revisa el plan de lectura!

Semana 5


💦💧💦💧💦💧💦


Si recién descubriste nuestra página y deseas incorporarte a la serie de estudio actual puedes consultar nuestro método de estudio.

¡Si estás siguiendo el estudio con tu grupo presencial o virtual no olvides compartir lo que aprendiste el día de hoy, tu aporte puede ser de estímulo para otra joven como tú!

Comentarios

También te recomendamos leer:

Hablar o callar

Hace unos días leí una frase que decía: “dile a las personas lo hermoso que ves en ellas. No para que te amen, sino para que se amen”. ¿Crees que es importante escuchar que alguien te recuerde lo bella que eres, que alguien te diga, eres valiente, inteligente, “tu puedes hacerlo”, etc.? A mí me anima mucho escucharlo y decirlo también. Pero aun para hablar de lo hermoso que vemos en los demás, tenemos que ser muy sabias y que nuestras palabras sean realmente sinceras de lo contrario se convertirían en mentiras hipócritas. ¡Querida! La verdad es que no siempre hablamos palabras alentadoras a los demás, muchas veces utilizamos nuestra lengua para ridiculizar, subestimar o difamar a otra persona.
Más yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio. Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado. Mateo 12:36-37
La palabra que más llamó mi atención en los pasajes leídos fue la palabra “ociosa” así que me puse…

¿Piensas tú y Dios lo mismo acerca de ti?

Las palabras que te dices a ti misma son de mucha importancia, porque esas palabras que se repiten en tu interior crean un concepto que muchas veces no te identifica.
Pensar adecuadamente de ti misma es de suma importancia, porque ayuda a valorarte, amarte y no cree filosofías de este mundo que dicen mentiras sobre la mujer. Pensar correctamente de quien eres, la importancia y el valor que posees es de suma importancia para relacionarte correctamente con quienes te rodean, para crear lazos emocionales sanos y poder avanzar en esta vida sin ser herida o lastimada, sin ser pasada a llevar.
La única manera de tener un concepto correcto de sobre quien eres es buscando a Dios, poniéndolo en el centro de tu vida y creyendo lo que dice la Persona que te creó sobre ti. Porque Dios tiene un concepto hermoso de quien eres y quiere que saques de tu mente todas aquellas palabras negativas que crees de ti.
Las palabras que se repiten en tu cabeza sobre “no poder” "no ser capaz” y “no tener…

Tus palabras importan

“Hay [Jovencitas] cuyas palabras son como golpes de espada; más la lengua de los sabios es medicina”. Proverbios 12:18
Nos encantan las reuniones de chicas, las pijamadas, asistir a las fiestas de 15 años de nuestras amigas y un sin número de reuniones grupales en las que podemos compartir cuchicheos de lo que se nos atraviese por la cabeza para terminar reventadas de risa, o muertas de asombro.
A menudo pensamos que las palabras van y vienen como cualquier hoja en otoño, o como la ropa que nos cambiamos a diario o, como la punta que le sacamos constantemente al lápiz. Las descomponemos en gramática, las combinamos en la clase de lengua y también las utilizamos para rellenar nuestro día con tal de que no sea tan vacío. Pero las palabras no pueden ser tratadas como las hojas de otoño, ni como la ropa que mandas a la lavadora y mucho menos puedes desecharlas sin importancia como la basurita del lápiz. ¿Soñaste alguna vez con tener un súper poder?Pues las palabras son poderosas. Cada vez q…

Buenas Palabras

¿Sabías que las mujeres hablamos 27.000 palabras a día mientras que los hombres 10000? ¡Lo sé! Hablamos demasiado, sino que lo diga mi esposo. ¿Te pasa que te piden que te calles? Pero realmente me pregunto ¿Cuáles de esas 27 mil palabras que hablamos son correctas, a tiempo? ¿Cuándo entendemos que debemos callarnos? Por palabras hay miles de millones de palabras, hay palabras de oración, gratitud y alabanza; hay palabras de animo; palabras suaves; palabras que incitan el odio y el enojo; etc.
Hablemos de las palabras que expresan oración. Cuando buscamos en la Biblia podemos aprender de Abraham que nunca dejó de confiar en Dios y lo expresó en cada una de sus oraciones. Podemos ver a Isaac que oró por Rebeca. Podemos ver a Ezequías que clama a Dios en oración por su vida. Podemos ver a Jesús orando antes de tomar todas las decisiones de su vida. Podemos ver a Pedro orando por milagros. ¿Ves lo que está pasando aquí? Nuestras oraciones también cuentan más de lo que piensas, podemos …