Ir al contenido principal

Valiente para hablar a otros de Su amor


"Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo;
enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén."
Mateo 28:19-20

“Poco después de conocer a Jesús, observé que cuando se realizaba una actividad evangelística en el barrio, pocos creyentes apoyaban asistiendo. Me preguntaba ¿por qué? ¿Qué tan difícil sería compartir de Jesús a los vecinos? También notaba que cuando esa actividad era en otro lugar, concurrían hermanos que rara vez veía en esas actividades. Volvía a preguntarme ¿por qué? La respuesta vino de una hermanita que justamente no iba a evangelizar al barrio con los demás hermanos, sino que prefería las salidas a otros lugares. Me dijo: “hay muchas cosas que hice estando joven de las cuales no me siento orgullosa, y aunque Jesús me perdonó y limpió, las personas que me conocieron antes no me han perdonado; las heridas que provoqué no han sanado aun”. Y con lágrimas en sus ojos prosiguió: “¿Sabes Sandra? yo me porté muy mal con mucha gente, fui mala y egoísta… oro para que ese gigante de mi pasado sea derrotado, porque aun no me siento digna para ir y compartirles a esas personas de nuestro Jesucristo, aun no”.

El estudio que hoy concluimos fue muy desafiante cada semana, cada día, y hoy no es la excepción, porque se necesita valentía para compartir a otros el evangelio. Jesús dijo ¡vayan! Y no fue una sugerencia sino un mandato, pero quizá, como a nuestra hermana, algo aun te impide hacerlo. Tal vez el temor a tu pasado; las heridas que provocaste o te provocaron; el temor a dejar tu zona de confort e ir a lugares alejados; dejar tu familia, tu carrera o profesión; en fin la lista puede continuar. Pero el mandato sigue vigente, y hoy también nuestro Señor Jesucristo nos dice: ¡VAYAN y HAGAN discípulos! No iremos solas, Su Santo Espíritu estará con nosotras hasta el fin del mundo.

Me maravilla cómo el Señor usa a personas comunes como tú y yo para alcanzar a esos corazones oprimidos por el pecado y llevarles esperanza.  Él sólo necesita de gente que esté dispuesta a hacer Su voluntad por amor a su prójimo -conocido o desconocido. Me maravilla saber que muchos dejaron sus países, sus familias, dejaron todo diciéndole: “Heme aquí Señor, envíame a mí, yo iré; dispuesto estoy a llevar tu nombre a las naciones." No estoy insinuando, querida amiga,  que debamos dejarlo todo en este momento e irnos a otra nación o pueblo a predicar, porque podemos comenzar justamente ahí donde nos encontramos ahora, en nuestra casa, con nuestros familiares; en nuestro barrio; en nuestro lugar de trabajo o estudio. Aquí la cuestión es obedecer y hacer discípulos. Sin duda, Dios hubiese podido encomendar esta responsabilidad a Sus ángeles, o con una sola palabra dar la orden y hecho estaba. Pero no, decidió en Su soberana voluntad escogernos para ser parte de Su plan de salvación. No podemos permanecer calladas. Dejemos de ser egoístas, y compartamos el gran regalo de la salvación con otros. Si tú y yo no vamos, ¿quién por nosotras hablará?


"¿Cómo, pues, invocarán a aquel en el cual no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán sin haber quien les predique?
¿Y cómo predicarán si no fueren enviados? Como está escrito: ¡Cuán hermosos son los pies de los que anuncian la paz, de los que anuncian buenas nuevas!"
Romanos 10:14-15

Que Dios nos ayude y nos haga valientes para hablar a otros de Su amor.





💧💦💧💦💧💦💧💦💧💦💧



ACERCA DEL AUTOR

Sandra Karina Condori

Tiene 28 años, de nacionalidad boliviana, soltera. Convencida que la voluntad de Dios es buena, agradable y perfecta. Sirve al Señor en el Ministerio de niños de su Iglesia local y a mujeres y jovencitas a través de ADG.


💧💦💧💦💧💦💧💦💧💦💧





Recuerda que estamos estudiando la serie "Sé Valiente" 
¡Revisa el plan de lectura!

Semana 6 

💦💧💦💧💦💧💦



Si recién descubriste nuestra página y deseas incorporarte a la serie de estudio actual puedes consultar nuestro método de estudio.

¡Si estás siguiendo el estudio con tu grupo presencial o virtual no olvides compartir lo que aprendiste el día de hoy, tu aporte puede ser de estímulo para otra joven como tú!

Comentarios

También te recomendamos leer:

Con amor eterno te he amado

“Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos” Efesios 1:4 (NTV)

Dios nos conoce desde antes de haber creado este mundo. Dios, mi querida amiga, nos amó mucho antes de que nosotras existiéramos.

A menudo trabajamos para ganarnos el amor de nuestras amigas. En ocasiones, también el de nuestros familiares, y si pensamos en el amor romántico, esperamos lograr que ese chico que nos gusta nos mire, para comenzar a ganarnos su amor. Si pensamos que así también debemos ganarnos el amor de Dios, es que nuestra mente no alcanza a comprender el verdadero amor, y esto sucede porque nuestro concepto de amor está totalmente distorsionado por el pecado.

Conocimos el amor cuando alguien nos lo manifestó primero. Cuando éramos pequeñas, nuestros padres nos cuidaban, nos protegían y demostraban su amor hacia nosotras cuando nos cargaban, abrazaban, consolaban e incluso cuando nos llenaban de besos y caricias.

Alguien nos most…

Entrenamiento para el noviazgo

“Porque a Cristo el Señor servís”. Colosenses 3:24
Quizás tus oraciones suenen a algo parecido a esto: Señor ¿cuándo llegará la persona indicada para mí?, ¿Cuándo me unirás él?, Al menos dime ¿quién es?, ¿Cuánto tiempo más tengo que esperar?, ¿Cómo será? … ¿Te sientes identificada?
Pareciera que la chica que ora de esta manera está desesperada por encontrar a un chico pronto, se ha cansado de esperar, parece que ella sólo puede ver sus circunstancias y le resulta imposible vislumbrar más allá de lo que iniciar una relación significa.  
En el ambiente juvenil y especialmente círculos femeninos, se respira mucha presión por encontrar un chico que te haga feliz, amada, que llene sentimientos de soledad y en definitiva que sacie el interior del corazón.  Pero considerar el noviazgo es algo que no puede ser tomado a la ligera, te has preguntado  ¿Cuál es el propósito del amor?
Esta pregunta va más allá de los sentimientos que deseas satisfacer en el momento, forma parte del cuadro de la vo…

Equipadas ayer y hoy - Descarga tus materiales

¿Cuándo fue la primera vez que escuchaste sobre Jesús? ¿Has pensado cómo es que esa historia de un hombre de Jerusalén, que vivió hace más de dos mil años, llegó a tus oídos?  El mensaje del Evangelio no es una simple historia: son las Buenas Nuevas que el mundo había estado esperando. El mensaje del Evangelio es la esperanza de la vida eterna por medio de nuestra creencia y aceptación de Jesucristo.  Aquellos que caminaron junto a Jesús durante su ministerio en la tierra, le creyeron. Ellos le creyeron que era el Hijo de Dios, el que tomaría los pecados del mundo y el que les daría Vida Eterna al poner su fe en Él. Esos hombres y mujeres, murieron por ese mensaje. Ellos fueron testigos de Su vida, Su muerte y Su resurrección, y nada los detendría de contarle al mundo sobre Él. Dios equipó a la iglesia primitiva diariamente. Él estuvo con ellos en momentos desafiantes, cuando tuvieron victorias, y cuando dudaron. Dios tenía una misión especial para la iglesia primitiva y los guio en cada…

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…