Ir al contenido principal

Valiente para hablar a otros de Su amor


"Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo;
enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén."
Mateo 28:19-20

“Poco después de conocer a Jesús, observé que cuando se realizaba una actividad evangelística en el barrio, pocos creyentes apoyaban asistiendo. Me preguntaba ¿por qué? ¿Qué tan difícil sería compartir de Jesús a los vecinos? También notaba que cuando esa actividad era en otro lugar, concurrían hermanos que rara vez veía en esas actividades. Volvía a preguntarme ¿por qué? La respuesta vino de una hermanita que justamente no iba a evangelizar al barrio con los demás hermanos, sino que prefería las salidas a otros lugares. Me dijo: “hay muchas cosas que hice estando joven de las cuales no me siento orgullosa, y aunque Jesús me perdonó y limpió, las personas que me conocieron antes no me han perdonado; las heridas que provoqué no han sanado aun”. Y con lágrimas en sus ojos prosiguió: “¿Sabes Sandra? yo me porté muy mal con mucha gente, fui mala y egoísta… oro para que ese gigante de mi pasado sea derrotado, porque aun no me siento digna para ir y compartirles a esas personas de nuestro Jesucristo, aun no”.

El estudio que hoy concluimos fue muy desafiante cada semana, cada día, y hoy no es la excepción, porque se necesita valentía para compartir a otros el evangelio. Jesús dijo ¡vayan! Y no fue una sugerencia sino un mandato, pero quizá, como a nuestra hermana, algo aun te impide hacerlo. Tal vez el temor a tu pasado; las heridas que provocaste o te provocaron; el temor a dejar tu zona de confort e ir a lugares alejados; dejar tu familia, tu carrera o profesión; en fin la lista puede continuar. Pero el mandato sigue vigente, y hoy también nuestro Señor Jesucristo nos dice: ¡VAYAN y HAGAN discípulos! No iremos solas, Su Santo Espíritu estará con nosotras hasta el fin del mundo.

Me maravilla cómo el Señor usa a personas comunes como tú y yo para alcanzar a esos corazones oprimidos por el pecado y llevarles esperanza.  Él sólo necesita de gente que esté dispuesta a hacer Su voluntad por amor a su prójimo -conocido o desconocido. Me maravilla saber que muchos dejaron sus países, sus familias, dejaron todo diciéndole: “Heme aquí Señor, envíame a mí, yo iré; dispuesto estoy a llevar tu nombre a las naciones." No estoy insinuando, querida amiga,  que debamos dejarlo todo en este momento e irnos a otra nación o pueblo a predicar, porque podemos comenzar justamente ahí donde nos encontramos ahora, en nuestra casa, con nuestros familiares; en nuestro barrio; en nuestro lugar de trabajo o estudio. Aquí la cuestión es obedecer y hacer discípulos. Sin duda, Dios hubiese podido encomendar esta responsabilidad a Sus ángeles, o con una sola palabra dar la orden y hecho estaba. Pero no, decidió en Su soberana voluntad escogernos para ser parte de Su plan de salvación. No podemos permanecer calladas. Dejemos de ser egoístas, y compartamos el gran regalo de la salvación con otros. Si tú y yo no vamos, ¿quién por nosotras hablará?


"¿Cómo, pues, invocarán a aquel en el cual no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán sin haber quien les predique?
¿Y cómo predicarán si no fueren enviados? Como está escrito: ¡Cuán hermosos son los pies de los que anuncian la paz, de los que anuncian buenas nuevas!"
Romanos 10:14-15

Que Dios nos ayude y nos haga valientes para hablar a otros de Su amor.





💧💦💧💦💧💦💧💦💧💦💧



ACERCA DEL AUTOR

Sandra Karina Condori

Tiene 28 años, de nacionalidad boliviana, soltera. Convencida que la voluntad de Dios es buena, agradable y perfecta. Sirve al Señor en el Ministerio de niños de su Iglesia local y a mujeres y jovencitas a través de ADG.


💧💦💧💦💧💦💧💦💧💦💧





Recuerda que estamos estudiando la serie "Sé Valiente" 
¡Revisa el plan de lectura!

Semana 6 

💦💧💦💧💦💧💦



Si recién descubriste nuestra página y deseas incorporarte a la serie de estudio actual puedes consultar nuestro método de estudio.

¡Si estás siguiendo el estudio con tu grupo presencial o virtual no olvides compartir lo que aprendiste el día de hoy, tu aporte puede ser de estímulo para otra joven como tú!

Comentarios

También te recomendamos leer:

Emanuel, Dios con nosotros – José

Echemos un vistazo hoy a la historia de José. José no sería el padre de Jesús aunque, como era el prometido de María, Jesús sería legalmente identificado como su hijo (Lucas 3:23; 4:22; Juan 1:45; 6:42). José no estaba en una posición fácil. Él era solo un hombre, algo que podemos ver por la manera en la que se comporta cuando se da cuenta de que María está embarazada. No quiere ponerla en una situación que pudiera avergonzarla y se dispone a dejarla sin llamar la atención. 

Por supuesto, el hombre que sería cabeza de hogar en el que Jesús iba a crecer, tenía que ser un buen hombre. Él no tenía ni idea de lo que había pasado. Solo sabía que María, su María, estaba embarazada y que él no era el padre. Aun así, no quería avergonzarla, lo que habla muy bien de él. 

Cuando estaba pensando en estas cosas, un ángel del Señor se le apareció en un sueño para calmar su corazón y decirle qué tenía que hacer. El ángel le explicó todo y José, un hombre fiel, creyó que María estaba esperando al Mesí…

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…

Una pacificadora más

El Premio Nobel de la Paz es uno de los cinco premiosque fueron instituidos por el inventorAlfred Nobel. Este premio se otorga "a la persona que haya trabajado más o mejor en favor de la fraternidad entre las naciones, la abolición o reducción de los ejércitosy la promoción de procesos de paz". Hemos admirado a éstas personalidades por hacer histórica pasando por alto que nosotras mismas en el reino de los cielos somos ya acreedoras de un gran galardón otorgado por Dios mismo.
Las bienaventuranzas recogen y perfeccionan las promesas de Dios desde el antiguo testamento ordenándolas al Reino de los cielos. Estas palabras de bien, responden al deseo de gozo que Dios ha puesto en el corazón del hombre, en este caso nuestro corazón.
Jesús pronunció las palabras citadas en Mateo 5:9
“Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios”.

Refiriéndose a una recompensa para quienes vivamos a través de ellas. Nada más y nada menos que ser llamadas sus hijas. La in…

¡Muy Dichosas!

Cada vez que leo estos pasajes que hablan acerca de las Bienaventuranzas siento como que me están tomando el pelo. Sentirme muy dichosa cuando suceden cosas que se salen por completo de mi confort parece ser una mala broma; pero definitivamente cada palabra que sale de la boca de Jesús tiene razón de ser.
Esta semana agregamos otra cualidad que debemos imitar en nuestro carácter; Mansedumbre. Pero, ¿de qué se trata esto realmente?
"Bienaventurados los mansos, porque ellos recibirán la tierra por heredad." Mateo 5:5
Bienaventurados los humildes, Bienaventurados los que se humillan a sí mismos para de servir a otros, Bienaventurados los que menguan su yo para que sea exaltado Cristo, Bienaventurados los que ponen la otra mejilla, Bienaventurados los que sacrifican lo que más aman en obediencia, Bienaventurados los que son obedientes, Bienaventurados… y podemos seguir profundizando y agregando a la lista. Déjame decirte que todas estas acciones, y las que Dios traiga a tu coraz…