Ir al contenido principal

Valiente para hablar a otros de Su amor


"Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo;
enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén."
Mateo 28:19-20

“Poco después de conocer a Jesús, observé que cuando se realizaba una actividad evangelística en el barrio, pocos creyentes apoyaban asistiendo. Me preguntaba ¿por qué? ¿Qué tan difícil sería compartir de Jesús a los vecinos? También notaba que cuando esa actividad era en otro lugar, concurrían hermanos que rara vez veía en esas actividades. Volvía a preguntarme ¿por qué? La respuesta vino de una hermanita que justamente no iba a evangelizar al barrio con los demás hermanos, sino que prefería las salidas a otros lugares. Me dijo: “hay muchas cosas que hice estando joven de las cuales no me siento orgullosa, y aunque Jesús me perdonó y limpió, las personas que me conocieron antes no me han perdonado; las heridas que provoqué no han sanado aun”. Y con lágrimas en sus ojos prosiguió: “¿Sabes Sandra? yo me porté muy mal con mucha gente, fui mala y egoísta… oro para que ese gigante de mi pasado sea derrotado, porque aun no me siento digna para ir y compartirles a esas personas de nuestro Jesucristo, aun no”.

El estudio que hoy concluimos fue muy desafiante cada semana, cada día, y hoy no es la excepción, porque se necesita valentía para compartir a otros el evangelio. Jesús dijo ¡vayan! Y no fue una sugerencia sino un mandato, pero quizá, como a nuestra hermana, algo aun te impide hacerlo. Tal vez el temor a tu pasado; las heridas que provocaste o te provocaron; el temor a dejar tu zona de confort e ir a lugares alejados; dejar tu familia, tu carrera o profesión; en fin la lista puede continuar. Pero el mandato sigue vigente, y hoy también nuestro Señor Jesucristo nos dice: ¡VAYAN y HAGAN discípulos! No iremos solas, Su Santo Espíritu estará con nosotras hasta el fin del mundo.

Me maravilla cómo el Señor usa a personas comunes como tú y yo para alcanzar a esos corazones oprimidos por el pecado y llevarles esperanza.  Él sólo necesita de gente que esté dispuesta a hacer Su voluntad por amor a su prójimo -conocido o desconocido. Me maravilla saber que muchos dejaron sus países, sus familias, dejaron todo diciéndole: “Heme aquí Señor, envíame a mí, yo iré; dispuesto estoy a llevar tu nombre a las naciones." No estoy insinuando, querida amiga,  que debamos dejarlo todo en este momento e irnos a otra nación o pueblo a predicar, porque podemos comenzar justamente ahí donde nos encontramos ahora, en nuestra casa, con nuestros familiares; en nuestro barrio; en nuestro lugar de trabajo o estudio. Aquí la cuestión es obedecer y hacer discípulos. Sin duda, Dios hubiese podido encomendar esta responsabilidad a Sus ángeles, o con una sola palabra dar la orden y hecho estaba. Pero no, decidió en Su soberana voluntad escogernos para ser parte de Su plan de salvación. No podemos permanecer calladas. Dejemos de ser egoístas, y compartamos el gran regalo de la salvación con otros. Si tú y yo no vamos, ¿quién por nosotras hablará?


"¿Cómo, pues, invocarán a aquel en el cual no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán sin haber quien les predique?
¿Y cómo predicarán si no fueren enviados? Como está escrito: ¡Cuán hermosos son los pies de los que anuncian la paz, de los que anuncian buenas nuevas!"
Romanos 10:14-15

Que Dios nos ayude y nos haga valientes para hablar a otros de Su amor.





💧💦💧💦💧💦💧💦💧💦💧



ACERCA DEL AUTOR

Sandra Karina Condori

Tiene 28 años, de nacionalidad boliviana, soltera. Convencida que la voluntad de Dios es buena, agradable y perfecta. Sirve al Señor en el Ministerio de niños de su Iglesia local y a mujeres y jovencitas a través de ADG.


💧💦💧💦💧💦💧💦💧💦💧





Recuerda que estamos estudiando la serie "Sé Valiente" 
¡Revisa el plan de lectura!

Semana 6 

💦💧💦💧💦💧💦



Si recién descubriste nuestra página y deseas incorporarte a la serie de estudio actual puedes consultar nuestro método de estudio.

¡Si estás siguiendo el estudio con tu grupo presencial o virtual no olvides compartir lo que aprendiste el día de hoy, tu aporte puede ser de estímulo para otra joven como tú!

Comentarios

También te recomendamos leer:

Hablar o callar

Hace unos días leí una frase que decía: “dile a las personas lo hermoso que ves en ellas. No para que te amen, sino para que se amen”. ¿Crees que es importante escuchar que alguien te recuerde lo bella que eres, que alguien te diga, eres valiente, inteligente, “tu puedes hacerlo”, etc.? A mí me anima mucho escucharlo y decirlo también. Pero aun para hablar de lo hermoso que vemos en los demás, tenemos que ser muy sabias y que nuestras palabras sean realmente sinceras de lo contrario se convertirían en mentiras hipócritas. ¡Querida! La verdad es que no siempre hablamos palabras alentadoras a los demás, muchas veces utilizamos nuestra lengua para ridiculizar, subestimar o difamar a otra persona.
Más yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio. Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado. Mateo 12:36-37
La palabra que más llamó mi atención en los pasajes leídos fue la palabra “ociosa” así que me puse…

¿Piensas tú y Dios lo mismo acerca de ti?

Las palabras que te dices a ti misma son de mucha importancia, porque esas palabras que se repiten en tu interior crean un concepto que muchas veces no te identifica.
Pensar adecuadamente de ti misma es de suma importancia, porque ayuda a valorarte, amarte y no cree filosofías de este mundo que dicen mentiras sobre la mujer. Pensar correctamente de quien eres, la importancia y el valor que posees es de suma importancia para relacionarte correctamente con quienes te rodean, para crear lazos emocionales sanos y poder avanzar en esta vida sin ser herida o lastimada, sin ser pasada a llevar.
La única manera de tener un concepto correcto de sobre quien eres es buscando a Dios, poniéndolo en el centro de tu vida y creyendo lo que dice la Persona que te creó sobre ti. Porque Dios tiene un concepto hermoso de quien eres y quiere que saques de tu mente todas aquellas palabras negativas que crees de ti.
Las palabras que se repiten en tu cabeza sobre “no poder” "no ser capaz” y “no tener…

Tus palabras importan

“Hay [Jovencitas] cuyas palabras son como golpes de espada; más la lengua de los sabios es medicina”. Proverbios 12:18
Nos encantan las reuniones de chicas, las pijamadas, asistir a las fiestas de 15 años de nuestras amigas y un sin número de reuniones grupales en las que podemos compartir cuchicheos de lo que se nos atraviese por la cabeza para terminar reventadas de risa, o muertas de asombro.
A menudo pensamos que las palabras van y vienen como cualquier hoja en otoño, o como la ropa que nos cambiamos a diario o, como la punta que le sacamos constantemente al lápiz. Las descomponemos en gramática, las combinamos en la clase de lengua y también las utilizamos para rellenar nuestro día con tal de que no sea tan vacío. Pero las palabras no pueden ser tratadas como las hojas de otoño, ni como la ropa que mandas a la lavadora y mucho menos puedes desecharlas sin importancia como la basurita del lápiz. ¿Soñaste alguna vez con tener un súper poder?Pues las palabras son poderosas. Cada vez q…

Buenas Palabras

¿Sabías que las mujeres hablamos 27.000 palabras a día mientras que los hombres 10000? ¡Lo sé! Hablamos demasiado, sino que lo diga mi esposo. ¿Te pasa que te piden que te calles? Pero realmente me pregunto ¿Cuáles de esas 27 mil palabras que hablamos son correctas, a tiempo? ¿Cuándo entendemos que debemos callarnos? Por palabras hay miles de millones de palabras, hay palabras de oración, gratitud y alabanza; hay palabras de animo; palabras suaves; palabras que incitan el odio y el enojo; etc.
Hablemos de las palabras que expresan oración. Cuando buscamos en la Biblia podemos aprender de Abraham que nunca dejó de confiar en Dios y lo expresó en cada una de sus oraciones. Podemos ver a Isaac que oró por Rebeca. Podemos ver a Ezequías que clama a Dios en oración por su vida. Podemos ver a Jesús orando antes de tomar todas las decisiones de su vida. Podemos ver a Pedro orando por milagros. ¿Ves lo que está pasando aquí? Nuestras oraciones también cuentan más de lo que piensas, podemos …