Ir al contenido principal

Misericordia innegable



Durante tres semanas hemos estado viendo cómo Dios ha mostrado misericordia por Su pueblo infiel, infidelidad tras infidelidad. El Señor no ha cambiado, y Su amor ha permanecido inamovible.


¡Ay de ellos! porque se apartaron de mí; destrucción vendrá sobre ellos, porque contra mí se rebelaron; yo los redimí, y ellos hablaron mentiras contra mí. Y no clamaron a mí con su corazón cuando gritaban sobre sus camas; para el trigo y el mosto se congregaron, se rebelaron contra mí. Y aunque yo los enseñé y fortalecí sus brazos, contra mí pensaron mal. Volvieron, pero no al Altísimo; fueron como arco engañoso; cayeron sus príncipes a espada por la soberbia de su lengua; esto será su escarnio en la tierra de Egipto.
Oseas 7:13-16


Israel se negó recurrir a Dios para pedir ayuda y no es fácil reconocerlo; pero, lamentablemente y sin dudar, me incluyo entre quienes adoptan la mala costumbre de acudir a Dios cuando nos encontramos en problemas, cuando los días se vuelven malos, cuando ciertas personas no pueden ayudarnos, ni dar respuestas, o después del fracaso al intentar resolver el problema por cuenta propia. Probamos de todo en lugar de acudir a Él primero… Y ahora bien, ¿te identificas con el pueblo de Israel? Yo sí, pero también con la promesa de Dios, leamos:


“Sin embargo, él tuvo misericordia y perdonó sus pecados,  y no los destruyó a todos. Muchas veces contuvo su enojo  y no desató su furia”.
Salmos 78:38 (NTV)

La misericordia de Dios está al alcance de quien, con corazón humilde, se vuelve al Señor.  A pesar de las malas decisiones que lo apartaron de Su camino, a pesar de los pecados cometidos, a pesar de las caídas, el Señor aun extiende su misericordia y lo restaura.

Y a medida que vamos recorriendo el libro de Oseas, vemos el carácter de nuestro Dios, amoroso, misericordioso, compasivo y también justo y soberano. Pero asimismo vemos un pueblo que se aleja más y más de su Dios, adorando a becerros de oro y edificando altares para continuar pecando, y como consecuencia, el inevitable juicio del Señor, ¿por qué?
    🔼  Por su soberbia
    🔼  Por su necedad
    🔼  Por huir de Dios y olvidarlo
    🔼  Por su idolatría
    🔼  Por no tomar en cuenta la palabra de Dios  (Oseas 7-8)

Tenemos que ser conscientes que lo único que traerá el pecado consigo es el alejamiento de nuestro Señor. Es verdad que el pecado jamás se va a mostrar como algo horrendo o detestable a la vista, muchas veces viene disfrazado muy sutilmente, y cuando más vulnerables nos encontramos. Descuidamos nuestra relación con el Señor, porque es fácil dejar de orar, dejar de leer Su palabra y más aún dejar de congregarnos.  Reemplazamos nuestros tiempos con el Señor con otras actividades como las redes sociales, los amigos, la pareja, el estudio, el trabajo, etc. y permitimos que estos se conviertan en becerros de oro, en altares que estamos prestos a honrar. Poco a poco, muy cautamente, nos alejamos de nuestro Señor, y cuando nos damos cuenta, estamos lejos de Dios, de la manera que jamás imaginamos, porque preferimos dar lugar a deseos pasajeros, y la supuesta satisfacción que produce una pasajera “felicidad” en lugar del gozo eterno que da el Señor Jesucristo.

Pero la paciencia y misericordia de Dios continua siendo innegable…
¿Y qué, si Dios, queriendo mostrar su ira y hacer notorio su poder, soportó con mucha paciencia los vasos de ira preparados para destrucción,
Romanos 9:22

En Oseas capítulo 9 y 10 continuamos viendo la persistencia en una actitud de error de parte del pueblo de Israel, aun siendo avisados de estar equivocados, lo cual traería malas y fatales consecuencias. Y es lo que precisamente hicieron, persistir en su actitud infiel, pese a toda advertencia. Las consecuencias de la persistente infidelidad de Israel, en Oseas capítulos 9 y 10:
    🔼  Exilio
    🔼  Castigo 
    🔼  Esterilidad y duelo
    🔼  Sequedad y vagabundeo sobre Israel

Nuestro Dios es justo, y demanda que la transgresión sea castigada (Romanos 3:23). Aunque muchas veces el pecado nos nubla y olvidamos esta gran verdad, nadie puede huir de las consecuencias de nuestras transgresiones. Amiga aún hay tiempo para arrepentirnos de nuestras infidelidades porque Su gracia y misericordia aún está extendida, ¿la tomarás hoy? Corre a la cruz donde el único que podía juzgarte, decidió tomar tu lugar, mi lugar, recibiendo el castigo justo del Justo Padre. Dios es justo y nosotras deberíamos reconocer como el rey David: “No ha hecho con nosotros conforme a nuestras iniquidades, Ni nos ha pagado conforme a nuestros pecados” (Salmos 103.10)

💧💦💧💦💧💦💧💦💧💦💧



ACERCA DEL AUTOR

Sandra Karina Condori

Tiene 28 años, de nacionalidad boliviana, soltera. Convencida que la voluntad de Dios es buena, agradable y perfecta. Sirve al Señor en el Ministerio de niños de su Iglesia local y a mujeres y jovencitas a través de ADG.


💧💦💧💦💧💦💧💦💧💦💧



Estamos estudiando la serie "Amor Fiel (Oseas)" 
¡Revisa el plan de lectura!

Semana 4 





💦💧💦💧💦💧💦


Versículo a Memorizar




Si recién descubriste nuestra página y deseas incorporarte a la serie de estudio actual puedes consultar nuestro método de estudio.

¡Si estás siguiendo el estudio con tu grupo presencial o virtual no olvides compartir lo que aprendiste el día de hoy, tu aporte puede ser de estímulo para otra joven como tú!

Comentarios

También te recomendamos leer:

Con amor eterno te he amado

“Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos” Efesios 1:4 (NTV)

Dios nos conoce desde antes de haber creado este mundo. Dios, mi querida amiga, nos amó mucho antes de que nosotras existiéramos.

A menudo trabajamos para ganarnos el amor de nuestras amigas. En ocasiones, también el de nuestros familiares, y si pensamos en el amor romántico, esperamos lograr que ese chico que nos gusta nos mire, para comenzar a ganarnos su amor. Si pensamos que así también debemos ganarnos el amor de Dios, es que nuestra mente no alcanza a comprender el verdadero amor, y esto sucede porque nuestro concepto de amor está totalmente distorsionado por el pecado.

Conocimos el amor cuando alguien nos lo manifestó primero. Cuando éramos pequeñas, nuestros padres nos cuidaban, nos protegían y demostraban su amor hacia nosotras cuando nos cargaban, abrazaban, consolaban e incluso cuando nos llenaban de besos y caricias.

Alguien nos most…

Introducción a Miedo y Ansiedad - Descarga tus materiales

¿Puedes imaginar la vida sin miedo o preocupación? No puedo porque es una parte de nuestras vidas, imaginar una vida sin el menor miedo, preocupación o ansiedad es prácticamente imposible. Adán y Eva fueron los únicos que pudieron experimentar este tipo de vida, hasta que desobedecieron la ley perfecta de Dios. A partir de ese momento, el miedo y todos sus parientes convirtieron en su hogar nuestros corazones.

Nadie es inmune. Todos lo experimentamos, desde una leve inquietud y preocupación hasta una ansiedad paralizante y un terror total. Podríamos pasar semanas hablando de todas las cosas que nos roban el sueño y atormentan nuestras mentes. En lugar de centrarnos en lo que nos afecta, debemos ver el miedo y la preocupación a la luz de quién es Dios y cómo podemos superarlo a través del poder de las Escrituras.

Pero, ¿qué es el miedo?

El miedo se define de muchas maneras diferentes. Es una sensación de ansiedad o temor sobre el resultado de algo, o el estrés de preguntarse si tus nec…

Dios te ama infinitamente

“Amados hijos míos, debemos amarnos unos a otros, porque el amor viene de Dios. Todo el que ama es hijo de Dios, y conoce a Dios.” 1 Juan 4: 7
Dios te ama, no es solo una frase que has escuchado o leído mucho, no son solo palabras que alguien te dice para hacerte sentir mejor.
Es algo más, va más allá de ser solo palabras. Es algo más profundo, Dios es efectivamente Dios ES amor y Su naturaleza es amarte.
El amor ES Dios y  aquel que ama es hijo de Dios y conoce a Dios, pero…  ¿qué es el amor?
Como aprendimos esta semana el amor: -No es envidioso -No busca lo suyo -No se enoja fácilmente -No juzga -No critica -Es paciente -Todo lo cree -Todo lo espera -

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…