Ir al contenido principal

Un llamado inusual



El reto de este 2019 es memorizar porciones bíblicas, y comencé con 2 Timoteo capítulo 2, he estado repitiendo y repitiendo en cada porción de tiempo libre, pero hoy me detengo aquí: “…Si fuéremos infieles, él permanece fiel. Él no puede negarse a sí mismo…”.  En realidad, el Señor me ha retenido aquí poniendo una señal de PARE en mi camino para comprender cuál es el profundo significado de nuestra infidelidad a la luz de Su fidelidad; creo francamente que también es lo que quiere hacer con cada una de nosotras. Así que abramos nuestras Biblias en el pequeño libro de Oseas para desplegar el abanico infinito de la Fidelidad de Dios. 

Pero antes, analicemos el contexto en el que Oseas se encuentra: 
1 Reyes 12 nos narra la división de las doce tribus de Israel en dos: 
Israel, también conocido con los nombres de Reino del Norte, Jacob y Efraín (este último, usado en el libro de Oseas), formado por diez tribus.  
Judá, también llamado Reino del Sur, conformado por las tribus de Judá, Benjamín y los levitas.

Doscientos años después de esta división, se levanta Oseas, oriundo del Reino del Norte, para profetizar en contra de Efraín y de Judá.  Al comienzo de su ministerio, la nación de Israel goza de una prosperidad política y material con Jeroboam II como rey, pero eso no dura mucho, y la nación entra en declive. El imperio Asirio los acorrala cada vez más y terminan cediendo en alianzas políticas.  

En el centro de esta situación en que la prosperidad se les escapa de las manos, los reyes de ambas naciones en lugar de buscar la ayuda de Jehová su Dios, se vuelven a la idolatría y al paganismo. Es en medio de todo ese caos público que Oseas escucha palpitante la voz de Dios con un mandato inusual:


“Ve, tómate una mujer fornicaria, e hijos de fornicación; porque la tierra fornica apartándose de Jehová”. 
Oseas 1:2

El profeta obedece, y busca a Gomer para desposarla. No sabemos si ella era infiel antes de casarse, o si su infidelidad comienza ya en su vida de casada. Pero el mandato de Dios es claro para el profeta: debe amarla a pesar de su infidelidad.  ¡Imagina al profeta de Dios casándose con una prostituta! Esta acción visible hizo que la gente volteara a mirar a esta pareja ya disfuncional. Los días para Oseas con Gomer no fueron para nada plácidos, pero allí estaba resonando el mensaje de Dios: Israel es un pueblo Infiel, ha dejado el lecho de intimidad con Dios y se ha ido en busca de otros amantes. 

La unión de Oseas y Gomer da como fruto un primer hijo al cual Dios ordena que se le llame Jezreel, que significa retribución. Mediante la vida de este niño, Dios está recordando a la nación el espeluznante asesinato de Nabot por mano de Jezabel en la ciudad de Jezreel. Y Oseas está advirtiendo que ha llegado la hora del castigo, el reino del Norte ha llegado a su fin.  


“Quebraré yo el arco de Israel en el valle de Jezreel”.  
Oseas 1:4

Pasado cierto tiempo Gomer vuelve a dar a luz, esta vez a un niña a quien Dios llama Lo-Ruhama, que significa no compadecida. 


“Porque no me compadeceré más de la casa de Israel, sino que los quitaré del todo”. 
Oseas 1:6

Mientras esta niña crece y juega en las calles del pueblo, la voz de Dios está tronando y lloviendo con potencia sobre cada habitante. ¿Puedes imaginarlos viendo a esta pequeña inocente cargando con un nombre de tal calibre? Se podían escuchar los murmullos en el mercado: “Allí va ella, la no compadecida, porque Dios quitó de nosotros su misericordia” 

Para rematar la desdicha de esta tierra, la familia de Oseas se amplía con un nuevo miembro varón, y el pueblo sabe que Dios hablará nuevamente. ¿Qué tendrá para decir esta vez? ¡Nada bueno! El pueblo reconoce la voz de Dios pero ponen en saco roto su mensaje. El tercer nombre es devastador: 


“Y dijo Dios: Ponle por nombre Lo-Ammi, porque vosotros no sois mi pueblo, ni yo seré vuestro Dios”. 
Oseas 1:8

Dios no soportará más infidelidad y decide quebrar el pacto con Israel. ¡Quebrar el pacto! ¿Sabes lo que significa? Dios está tomando severas determinaciones: romper con la promesa hecha cientos de años atrás a su amigo Abraham y a sus descendientes Isaac y Jacob. Dios está dispuesto a dejar todos esos sueños en el polvo de la nada.  

Dios está cansado, puedes ver sus emociones al límite con estas nefastas declaraciones. Está a punto de firmar carta de divorcio. En términos de la ley de Moisés: Dios repudiará a Israel.  ¡Es trágico! Pero ¿Realmente lo hará?

Al finalizar el capítulo uno hay un rayo de esperanza para esta nación, Dios ejecutará su juicio, sin duda, pero llegará el día en que se les restituirá el nombre de Hijos del Dios viviente. 

“Y en el lugar en donde les fue dicho: vosotros no sois pueblo mío, les será dicho: sois hijos del Dios viviente”.  
Oseas 1:10

También hay una luz de esperanza para la nación de Judá. Dios está airado contra Israel, y aunque Judá no ha mantenido el pacto de pureza, aún teme a Jehová. Por eso Dios anuncia: 


“Más de la casa de Judá tendré misericordia, y los salvaré por Jehová su Dios”. 
Oseas 1:7

Oseas revela los sentimientos encontrados de un Dios hastiado de convivir con una nación que no le corresponde en amor y que está dispuesto a destruirla por completo, pero aunque dispone de toda la furia para hacerlo y con justa razón, ¡no lo hace! ¿Por qué no la destruye? 

Porque Dios no puede negar su carácter misericordioso, no puede reprimir sus sentimientos de amor genuino por ella. Él la salvará, no porque ella lo merezca, sino porque Él nunca actuará como algo que no es.  

Si fuéremos infieles, Él permanece fiel: ¿Te identificas con Gomer y con Israel? No hay fidelidad en nosotras. Él tiene todo el derecho de romper el pacto, pero no lo hará porque no se negará a Sí mismo. 
¡Este primer capítulo es suficiente para volvernos en arrepentimiento a nuestro Dios!




💧💦💧💦💧💦💧💦💧💦💧



ACERCA DEL AUTOR



Angélica Jiménez

Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.


💧💦💧💦💧💦💧💦💧💦💧


Estamos estudiando la serie "Amor Fiel (Oseas)" 
¡Revisa el plan de lectura!

Semana 1 





💦💧💦💧💦💧💦



Versículo a Memorizar



Si recién descubriste nuestra página y deseas incorporarte a la serie de estudio actual puedes consultar nuestro método de estudio.

¡Si estás siguiendo el estudio con tu grupo presencial o virtual no olvides compartir lo que aprendiste el día de hoy, tu aporte puede ser de estímulo para otra joven como tú!




Comentarios

También te recomendamos leer:

Hablar o callar

Hace unos días leí una frase que decía: “dile a las personas lo hermoso que ves en ellas. No para que te amen, sino para que se amen”. ¿Crees que es importante escuchar que alguien te recuerde lo bella que eres, que alguien te diga, eres valiente, inteligente, “tu puedes hacerlo”, etc.? A mí me anima mucho escucharlo y decirlo también. Pero aun para hablar de lo hermoso que vemos en los demás, tenemos que ser muy sabias y que nuestras palabras sean realmente sinceras de lo contrario se convertirían en mentiras hipócritas. ¡Querida! La verdad es que no siempre hablamos palabras alentadoras a los demás, muchas veces utilizamos nuestra lengua para ridiculizar, subestimar o difamar a otra persona.
Más yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio. Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado. Mateo 12:36-37
La palabra que más llamó mi atención en los pasajes leídos fue la palabra “ociosa” así que me puse…

¿Piensas tú y Dios lo mismo acerca de ti?

Las palabras que te dices a ti misma son de mucha importancia, porque esas palabras que se repiten en tu interior crean un concepto que muchas veces no te identifica.
Pensar adecuadamente de ti misma es de suma importancia, porque ayuda a valorarte, amarte y no cree filosofías de este mundo que dicen mentiras sobre la mujer. Pensar correctamente de quien eres, la importancia y el valor que posees es de suma importancia para relacionarte correctamente con quienes te rodean, para crear lazos emocionales sanos y poder avanzar en esta vida sin ser herida o lastimada, sin ser pasada a llevar.
La única manera de tener un concepto correcto de sobre quien eres es buscando a Dios, poniéndolo en el centro de tu vida y creyendo lo que dice la Persona que te creó sobre ti. Porque Dios tiene un concepto hermoso de quien eres y quiere que saques de tu mente todas aquellas palabras negativas que crees de ti.
Las palabras que se repiten en tu cabeza sobre “no poder” "no ser capaz” y “no tener…

Tus palabras importan

“Hay [Jovencitas] cuyas palabras son como golpes de espada; más la lengua de los sabios es medicina”. Proverbios 12:18
Nos encantan las reuniones de chicas, las pijamadas, asistir a las fiestas de 15 años de nuestras amigas y un sin número de reuniones grupales en las que podemos compartir cuchicheos de lo que se nos atraviese por la cabeza para terminar reventadas de risa, o muertas de asombro.
A menudo pensamos que las palabras van y vienen como cualquier hoja en otoño, o como la ropa que nos cambiamos a diario o, como la punta que le sacamos constantemente al lápiz. Las descomponemos en gramática, las combinamos en la clase de lengua y también las utilizamos para rellenar nuestro día con tal de que no sea tan vacío. Pero las palabras no pueden ser tratadas como las hojas de otoño, ni como la ropa que mandas a la lavadora y mucho menos puedes desecharlas sin importancia como la basurita del lápiz. ¿Soñaste alguna vez con tener un súper poder?Pues las palabras son poderosas. Cada vez q…

Buenas Palabras

¿Sabías que las mujeres hablamos 27.000 palabras a día mientras que los hombres 10000? ¡Lo sé! Hablamos demasiado, sino que lo diga mi esposo. ¿Te pasa que te piden que te calles? Pero realmente me pregunto ¿Cuáles de esas 27 mil palabras que hablamos son correctas, a tiempo? ¿Cuándo entendemos que debemos callarnos? Por palabras hay miles de millones de palabras, hay palabras de oración, gratitud y alabanza; hay palabras de animo; palabras suaves; palabras que incitan el odio y el enojo; etc.
Hablemos de las palabras que expresan oración. Cuando buscamos en la Biblia podemos aprender de Abraham que nunca dejó de confiar en Dios y lo expresó en cada una de sus oraciones. Podemos ver a Isaac que oró por Rebeca. Podemos ver a Ezequías que clama a Dios en oración por su vida. Podemos ver a Jesús orando antes de tomar todas las decisiones de su vida. Podemos ver a Pedro orando por milagros. ¿Ves lo que está pasando aquí? Nuestras oraciones también cuentan más de lo que piensas, podemos …