Ir al contenido principal

Un llamado inusual



El reto de este 2019 es memorizar porciones bíblicas, y comencé con 2 Timoteo capítulo 2, he estado repitiendo y repitiendo en cada porción de tiempo libre, pero hoy me detengo aquí: “…Si fuéremos infieles, él permanece fiel. Él no puede negarse a sí mismo…”.  En realidad, el Señor me ha retenido aquí poniendo una señal de PARE en mi camino para comprender cuál es el profundo significado de nuestra infidelidad a la luz de Su fidelidad; creo francamente que también es lo que quiere hacer con cada una de nosotras. Así que abramos nuestras Biblias en el pequeño libro de Oseas para desplegar el abanico infinito de la Fidelidad de Dios. 

Pero antes, analicemos el contexto en el que Oseas se encuentra: 
1 Reyes 12 nos narra la división de las doce tribus de Israel en dos: 
Israel, también conocido con los nombres de Reino del Norte, Jacob y Efraín (este último, usado en el libro de Oseas), formado por diez tribus.  
Judá, también llamado Reino del Sur, conformado por las tribus de Judá, Benjamín y los levitas.

Doscientos años después de esta división, se levanta Oseas, oriundo del Reino del Norte, para profetizar en contra de Efraín y de Judá.  Al comienzo de su ministerio, la nación de Israel goza de una prosperidad política y material con Jeroboam II como rey, pero eso no dura mucho, y la nación entra en declive. El imperio Asirio los acorrala cada vez más y terminan cediendo en alianzas políticas.  

En el centro de esta situación en que la prosperidad se les escapa de las manos, los reyes de ambas naciones en lugar de buscar la ayuda de Jehová su Dios, se vuelven a la idolatría y al paganismo. Es en medio de todo ese caos público que Oseas escucha palpitante la voz de Dios con un mandato inusual:


“Ve, tómate una mujer fornicaria, e hijos de fornicación; porque la tierra fornica apartándose de Jehová”. 
Oseas 1:2

El profeta obedece, y busca a Gomer para desposarla. No sabemos si ella era infiel antes de casarse, o si su infidelidad comienza ya en su vida de casada. Pero el mandato de Dios es claro para el profeta: debe amarla a pesar de su infidelidad.  ¡Imagina al profeta de Dios casándose con una prostituta! Esta acción visible hizo que la gente volteara a mirar a esta pareja ya disfuncional. Los días para Oseas con Gomer no fueron para nada plácidos, pero allí estaba resonando el mensaje de Dios: Israel es un pueblo Infiel, ha dejado el lecho de intimidad con Dios y se ha ido en busca de otros amantes. 

La unión de Oseas y Gomer da como fruto un primer hijo al cual Dios ordena que se le llame Jezreel, que significa retribución. Mediante la vida de este niño, Dios está recordando a la nación el espeluznante asesinato de Nabot por mano de Jezabel en la ciudad de Jezreel. Y Oseas está advirtiendo que ha llegado la hora del castigo, el reino del Norte ha llegado a su fin.  


“Quebraré yo el arco de Israel en el valle de Jezreel”.  
Oseas 1:4

Pasado cierto tiempo Gomer vuelve a dar a luz, esta vez a un niña a quien Dios llama Lo-Ruhama, que significa no compadecida. 


“Porque no me compadeceré más de la casa de Israel, sino que los quitaré del todo”. 
Oseas 1:6

Mientras esta niña crece y juega en las calles del pueblo, la voz de Dios está tronando y lloviendo con potencia sobre cada habitante. ¿Puedes imaginarlos viendo a esta pequeña inocente cargando con un nombre de tal calibre? Se podían escuchar los murmullos en el mercado: “Allí va ella, la no compadecida, porque Dios quitó de nosotros su misericordia” 

Para rematar la desdicha de esta tierra, la familia de Oseas se amplía con un nuevo miembro varón, y el pueblo sabe que Dios hablará nuevamente. ¿Qué tendrá para decir esta vez? ¡Nada bueno! El pueblo reconoce la voz de Dios pero ponen en saco roto su mensaje. El tercer nombre es devastador: 


“Y dijo Dios: Ponle por nombre Lo-Ammi, porque vosotros no sois mi pueblo, ni yo seré vuestro Dios”. 
Oseas 1:8

Dios no soportará más infidelidad y decide quebrar el pacto con Israel. ¡Quebrar el pacto! ¿Sabes lo que significa? Dios está tomando severas determinaciones: romper con la promesa hecha cientos de años atrás a su amigo Abraham y a sus descendientes Isaac y Jacob. Dios está dispuesto a dejar todos esos sueños en el polvo de la nada.  

Dios está cansado, puedes ver sus emociones al límite con estas nefastas declaraciones. Está a punto de firmar carta de divorcio. En términos de la ley de Moisés: Dios repudiará a Israel.  ¡Es trágico! Pero ¿Realmente lo hará?

Al finalizar el capítulo uno hay un rayo de esperanza para esta nación, Dios ejecutará su juicio, sin duda, pero llegará el día en que se les restituirá el nombre de Hijos del Dios viviente. 

“Y en el lugar en donde les fue dicho: vosotros no sois pueblo mío, les será dicho: sois hijos del Dios viviente”.  
Oseas 1:10

También hay una luz de esperanza para la nación de Judá. Dios está airado contra Israel, y aunque Judá no ha mantenido el pacto de pureza, aún teme a Jehová. Por eso Dios anuncia: 


“Más de la casa de Judá tendré misericordia, y los salvaré por Jehová su Dios”. 
Oseas 1:7

Oseas revela los sentimientos encontrados de un Dios hastiado de convivir con una nación que no le corresponde en amor y que está dispuesto a destruirla por completo, pero aunque dispone de toda la furia para hacerlo y con justa razón, ¡no lo hace! ¿Por qué no la destruye? 

Porque Dios no puede negar su carácter misericordioso, no puede reprimir sus sentimientos de amor genuino por ella. Él la salvará, no porque ella lo merezca, sino porque Él nunca actuará como algo que no es.  

Si fuéremos infieles, Él permanece fiel: ¿Te identificas con Gomer y con Israel? No hay fidelidad en nosotras. Él tiene todo el derecho de romper el pacto, pero no lo hará porque no se negará a Sí mismo. 
¡Este primer capítulo es suficiente para volvernos en arrepentimiento a nuestro Dios!




💧💦💧💦💧💦💧💦💧💦💧



ACERCA DEL AUTOR



Angélica Jiménez

Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.


💧💦💧💦💧💦💧💦💧💦💧


Estamos estudiando la serie "Amor Fiel (Oseas)" 
¡Revisa el plan de lectura!

Semana 1 





💦💧💦💧💦💧💦



Versículo a Memorizar



Si recién descubriste nuestra página y deseas incorporarte a la serie de estudio actual puedes consultar nuestro método de estudio.

¡Si estás siguiendo el estudio con tu grupo presencial o virtual no olvides compartir lo que aprendiste el día de hoy, tu aporte puede ser de estímulo para otra joven como tú!




Comentarios

También te recomendamos leer:

Haciendo lo correcto

Cuando éramos niñas y surgía un desacuerdo o pelea con nuestros hermanos o compañeros de escuela, tal vez por un juguete o porque “nos miraron mal”, etc., ¿recuerdas cual era tu reacción? y si alguien te empujaba, ¿tú también lo hacías? Yo viví muchas situaciones así; pero recuerdo una en especial; estando en la escuela primaria golpee a uno de mis compañeritos porque él había empujado a mi amiga y yo le hice lo mismo pero con más fuerza y además recuerdo que le di una patada en uno de sus pies, y como resultado de mis acciones recibí una severa llamada de atención en la dirección de la escuela, y mi respuesta fue: “el empujo a mi amiga y por eso lo hice”, lo cual era cierto, pero… sé que no justificaba mis acciones; más eso lo comprendí recién de grande: no debí cobrar el castigo por mi cuenta, y ahora al escribir esta anécdota me da cierta vergüenza y un poco de gracia. A muchos de mis compañeritos de primaria y secundaria no los he vuelto ver, y la verdad es que muchas veces quisie…

LA PIEZA DE UN ROMPECABEZAS

Recuerdan la historia del “patito feo”. Así se sienten muchas personas que se consideran excluidas de un determinado grupo social, sin una razónque lo justifique o ya sea porque haya suficientes motivos que hagan que puedan hacer sentirse así. Algunas veces son situaciones relacionadas con nuestra apariencia, limitaciones físicas, económicas, con nuestras actitudes o la moral.

Sí de algo podemos estar seguras y sin conocer mucho de lo que había en el corazón de la mujer samaritana, es que seguramente se sentía excluida. Los ojos de un pueblo que le juzgaba por su estilo de vida y su conciencia que la hacía auto condenarse.

A todas nos gusta relacionarnos con amigas, buscamos pretextos para estar juntas,horarios que nos conecten físicamente o de manera virtual para estar en comunicación.

La mujer Samaritana de nuestra historia necesitaba hacer diariamente una tarea que era común para las mujeres de su pueblo y de su época. Sin embargo opuesto a las demás ella lo hacía solitaria, sin una a…

MANOS A LA OBRA

Cada vez que alguien debe ponerse a trabajar de manera inmediata o debe comenzar a poner en práctica algo de forma urgente, decimos: ¡Manos a la obra! Con esta expresión se quiere decir que no hay lugar para aplazamientos y que el momento de actuar es ahora.
Entonces la mujer dejó su cántaro, y fue a la ciudad, y dijo a los hombres San Juan 24:8
La mujer de Samaria, la protagonista de ésta maravillosa historia tuvo un encuentro inesperado en el pozo donde solía recoger agua, su vida no volvió a ser la misma desde ese encuentro, porque descubrió una gran verdad para su vida.
Había conocido a Jesús, había escuchado de su propia voz lo que él podía ofrecer a su vida. La necesidad de compartir con los demás y el gozo que le provocaba la oportunidad de una nueva vida era como para no quedarse callada, así queenseguida se puso “manos a la obra”.
Llama la atención del porque el evangelista quería dejarnos en el relato el hecho de que dejaba el cántaro, recordemos que el motivo por el cual ella ha…

Verdadero descanso

Imagina por un momento: el cielo azul sin una sola nube, la arena cálida bajo tus pies, la brisa del mar rozando tus mejillas, el sonido de las olas golpeando contra las rocas, la sombra de una palmera sobre tu cara, el calor del sol sobre tu cuerpo… todo esto disfrutando de un rico ponche de frutas bien frío mientras contemplas el paisaje. ¿Cuántas no imaginamos así un descanso perfecto? Para mí, el ir a una playa siempre es sinónimo de descanso. ¿Pero has notado que cuando vamos de vacaciones usualmente volvemos más cansadas de lo que nos fuimos? Con más trabajo o estudio, más preocupaciones por retomar la rutina diaria y lo que dejamos para la vuelta, más agobiadas. 

Entonces me surge una pregunta ¿Cuál es el verdadero descanso? Jesús nos enseña con su propia vida de qué se trata realmente descansar.


“Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar.” Mateo 11:28
Jesús nos pide que vayamos a Él para experimentar un descanso verdadero. Esto significa cuerpo