Ir al contenido principal

Denuncia contra la corrupción



“Tú que te dices casa de Jacob. ¿Se ha acortado el Espíritu de Jehová? ¿Son estas sus obras? ¿No hacen mis palabras bien al que camina rectamente?” Miqueas 2:7

Recientemente me encontré con una clasificación estadística del 2018 sobre los países más corruptos en América latina*, es lamentable que la mayoría de los países en que vivimos tengan altos índices de corrupción debido a la incapacidad de los gobiernos en identificar y satisfacer las necesidades de la población. Existe una marcada falta de compromiso para encarar con osadía la lucha contra este mal.  Pero nuestro contexto crítico  del siglo XXI no dista mucho de la realidad de Miqueas en el año 750 a.C aproximadamente.

El discurso profético de Miqueas oriundo del pueblo de Moreset en Judá (Reino del sur) se extendió durante los reinados de Jotam (750 – 735) quien aunque hizo lo recto ante los ojos de Jehová, no quitó de Judá los lugares de sacrificio y adoración a los ídolos (2 Crónicas 27:1-9).  Acaz (735 – 715) un rey perverso ante los ojos de Jehová, pasó a sus hijos por fuego, y levantó imágenes fundidas de idolatría (2 Crónicas 28:1-27). Y Ezequías (726 – 697) quien a diferencia de Jotam y Acaz, se hizo cargo de la condición de su gente y reestableció el culto en el templo de Jehová pidiendo a los levitas santificar y sacar del santuario la inmundicia (2 Crónicas 29:1-36).  

De manera Miqueas también miró la corrupción de cerca e inspirado por la palabra de Jehová denuncia el pecado de Samaria y Jerusalén (Capitales del reino del Norte y Sur)

“¿Cuál es la rebelión de Jacob? ¿No es Samaria? ¿Y cuáles son los lugares altos de Judá? ¿No es Jerusalén?”. Miqueas 1:5

Las tres ideas principales en el mensaje del profeta las puedes identificar en tu biblia con el imperativo “¡Oíd!”:

1-      Acusaciones contra la idolatría y advertencias de juicio
2-      Denuncia contra los dirigentes y profecías mesiánicas
3-      Exposición de las demandas de la verdadera religión y restauración.

El primer capítulo de este libro comienza con una descripción acerca de Dios saliendo de su lugar y apareciendo delante de Israel, ante el poder de su presencia hay fuego y terremotos. El Señor se presenta para condenar la rebelión de su pueblo. Gat, Zafir, Laquis, Adulán, Maresa entre otras, son ciudades que Miqueas señala como culpables de desobediencia.

“Haré, pues, de Samaria montones de ruinas, y tierra para plantar viñas; y derramaré sus piedras por el valle, y descubriré sus cimientos”. Miqueas 1:6

Pero no solo ellas, sino también los dirigentes del pueblo, estos gobernantes son directamente responsables de la corrupción nacional, además de la idolatría, eran personas sin misericordia en el trato con los pobres, se apoderaban de sus tierras y echaban de sus casas a las mujeres y los niños, estos actos vandálicos eran legitimados por falsos profetas que disimulaban sus prácticas.

“¡Ay de los que en sus camas piensan iniquidad y maquinan el mal, y cuando llega la mañana lo ejecutan, porque tienen en su mano el poder!”. Miqueas 2:1

  Las autoridades religiosas y civiles habían perdido todo temor de Dios, su manera de gobernar revelaba su deshonestidad, y por ende ellos no estaban dispuestos a rendir cuentas de su liderazgo ante Dios y mucho menos ante los ciudadanos.

Sin Dios ni ley

Es interesante notar que los vértices de la corrupción no han cambiado en siglos, por un lado, la corrupción moral del ciudadano se acentúa en su placer de tomar por sí mismo las riendas de su propia existencia rebelándose en contra del consejo de Dios, y por otro lado, la corrupción política prolifera debido a la falta de respeto  y compromiso con las leyes que rigen cada nación, las leyes están, pero no se cumplen.

La corrupción que aquejaba en los tiempos de Miqueas y la corrupción que aqueja nuestros días no proviene de la falta de leyes ni de la misericordia divina (de hecho, fue Dios quien en su misericordia instauró la ley para evitar el desenfreno del pueblo),  sino que proviene de la falta de respeto y compromiso hacia Dios y las leyes.

Las lamentables reformas de legislación

Las leyes de una nación expresan su moralidad. En tiempo de Miqueas, la ley otorgada por Dios era inmodificable, estaba orientada a la santificación del pueblo y  como medio para preservar la presencia de Dios entre ellos. Lamentablemente en nuestro tiempo estamos presenciando una revolución moral donde se están presentando nuevos proyectos de ley inmorales y faltas de ética, que atentan en contra de la preservación de la especie humana. Todo esto incrementa en medidas desproporcionales la corrupción de nuestra América latina.  

Pero hay esperanza: Al final de cada sección, Miqueas trae un mensaje esperanzador para el pueblo, es así que en la primera sección veremos que a pesar del soborno de los ricos, y la inmoralidad de cada habitante Dios está dispuesto a intervenir como el buen pastor, juntando todas sus ovejas y abriendo un camino para ellas en el que él irá adelante dirigiendo su rebaño.    

Dios sigue siendo soberano sobre nuestra América, el mensaje de Miqueas nos alienta a nosotras para ir en contra de la corrupción y ser ejemplos de justicia y  misericordia. Te invito para que tomes el tiempo de reflexionar sobre la condición sociopolítica actual y orar, especialmente por aquellas naciones en emergencia.  

“Y Jehová el Dios de sus padres envió constantemente palabra a ellos por medio de sus mensajeros, porque él tenía misericordia de su pueblo y de su habitación”. 2 Crónicas 36:15





💧💦💧💦💧💦💧💦💧💦💧



ACERCA DEL AUTOR



Angélica Jiménez

Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.


💧💦💧💦💧💦💧💦💧💦💧


Estamos estudiando el libro de Miqueas "Ser justas, amar la misericordia y caminar humildemente" 
¡Revisa el plan de lectura!

Semana 1

 

💧💦💧💦💧💦💧💦💧💦💧


Versículo para memorizar


Somos una comunidad de chicas que crecen en su conocimiento de la palabra de Dios. 
Si recién descubriste nuestra página y deseas incorporarte a la serie de estudio actual puedes consultar nuestro método de estudio.

¡Si estás siguiendo el estudio con tu grupo presencial o virtual no olvides compartir lo que aprendiste el día de hoy, tu aporte puede ser de estímulo para otra joven como tú!

Comentarios

También te recomendamos leer:

Dios te ama infinitamente

“Amados hijos míos, debemos amarnos unos a otros, porque el amor viene de Dios. Todo el que ama es hijo de Dios, y conoce a Dios.” 1 Juan 4: 7
Dios te ama, no es solo una frase que has escuchado o leído mucho, no son solo palabras que alguien te dice para hacerte sentir mejor.
Es algo más, va más allá de ser solo palabras. Es algo más profundo, Dios es efectivamente Dios ES amor y Su naturaleza es amarte.
El amor ES Dios y  aquel que ama es hijo de Dios y conoce a Dios, pero…  ¿qué es el amor?
Como aprendimos esta semana el amor: -No es envidioso -No busca lo suyo -No se enoja fácilmente -No juzga -No critica -Es paciente -Todo lo cree -Todo lo espera -

Con amor eterno te he amado

“Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos” Efesios 1:4 (NTV)

Dios nos conoce desde antes de haber creado este mundo. Dios, mi querida amiga, nos amó mucho antes de que nosotras existiéramos.

A menudo trabajamos para ganarnos el amor de nuestras amigas. En ocasiones, también el de nuestros familiares, y si pensamos en el amor romántico, esperamos lograr que ese chico que nos gusta nos mire, para comenzar a ganarnos su amor. Si pensamos que así también debemos ganarnos el amor de Dios, es que nuestra mente no alcanza a comprender el verdadero amor, y esto sucede porque nuestro concepto de amor está totalmente distorsionado por el pecado.

Conocimos el amor cuando alguien nos lo manifestó primero. Cuando éramos pequeñas, nuestros padres nos cuidaban, nos protegían y demostraban su amor hacia nosotras cuando nos cargaban, abrazaban, consolaban e incluso cuando nos llenaban de besos y caricias.

Alguien nos most…

Ha resucitado - Descarga tus materiales

¡Él ha resucitado! ¡Él ha resucitado!
Hace dos mil años, la resurrección de Jesucristo cambió todo. Después de pasar tres días en la tumba, Jesús conquistó el pecado y la muerte y resucitó físicamente de la muerte.
Esto es más que una historia de la Escuela Dominical. Es el fundamento mismo de nuestra fe. En 1 Corintios 15:17, Pablo dice: “Y si Cristo no ha resucitado, su fe es inútil; todavía estás en tus pecados”.  Sin la resurrección, no tenemos fe, ni perdón de pecados, ni eternidad con Dios.
Al comenzar la temporada de Pascua, nos preparamos para celebrar la resurrección de Cristo. A menudo ponemos mucho énfasis en la muerte de Cristo, y por una buena razón, ¿Pero también le damos la misma importancia a su resurrección?
La resurrección de Jesús lo cambió todo. Nos cambió y cambió el mundo. Durante las próximas seis semanas, vamos a estudiar el impacto de la resurrección.
La resurrección nos cambió físicamente, ya que un día experimentaremos la resurrección de nuestros cuerpos físico…

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…