Ir al contenido principal

Denuncia contra la corrupción



“Tú que te dices casa de Jacob. ¿Se ha acortado el Espíritu de Jehová? ¿Son estas sus obras? ¿No hacen mis palabras bien al que camina rectamente?” Miqueas 2:7

Recientemente me encontré con una clasificación estadística del 2018 sobre los países más corruptos en América latina*, es lamentable que la mayoría de los países en que vivimos tengan altos índices de corrupción debido a la incapacidad de los gobiernos en identificar y satisfacer las necesidades de la población. Existe una marcada falta de compromiso para encarar con osadía la lucha contra este mal.  Pero nuestro contexto crítico  del siglo XXI no dista mucho de la realidad de Miqueas en el año 750 a.C aproximadamente.

El discurso profético de Miqueas oriundo del pueblo de Moreset en Judá (Reino del sur) se extendió durante los reinados de Jotam (750 – 735) quien aunque hizo lo recto ante los ojos de Jehová, no quitó de Judá los lugares de sacrificio y adoración a los ídolos (2 Crónicas 27:1-9).  Acaz (735 – 715) un rey perverso ante los ojos de Jehová, pasó a sus hijos por fuego, y levantó imágenes fundidas de idolatría (2 Crónicas 28:1-27). Y Ezequías (726 – 697) quien a diferencia de Jotam y Acaz, se hizo cargo de la condición de su gente y reestableció el culto en el templo de Jehová pidiendo a los levitas santificar y sacar del santuario la inmundicia (2 Crónicas 29:1-36).  

De manera Miqueas también miró la corrupción de cerca e inspirado por la palabra de Jehová denuncia el pecado de Samaria y Jerusalén (Capitales del reino del Norte y Sur)

“¿Cuál es la rebelión de Jacob? ¿No es Samaria? ¿Y cuáles son los lugares altos de Judá? ¿No es Jerusalén?”. Miqueas 1:5

Las tres ideas principales en el mensaje del profeta las puedes identificar en tu biblia con el imperativo “¡Oíd!”:

1-      Acusaciones contra la idolatría y advertencias de juicio
2-      Denuncia contra los dirigentes y profecías mesiánicas
3-      Exposición de las demandas de la verdadera religión y restauración.

El primer capítulo de este libro comienza con una descripción acerca de Dios saliendo de su lugar y apareciendo delante de Israel, ante el poder de su presencia hay fuego y terremotos. El Señor se presenta para condenar la rebelión de su pueblo. Gat, Zafir, Laquis, Adulán, Maresa entre otras, son ciudades que Miqueas señala como culpables de desobediencia.

“Haré, pues, de Samaria montones de ruinas, y tierra para plantar viñas; y derramaré sus piedras por el valle, y descubriré sus cimientos”. Miqueas 1:6

Pero no solo ellas, sino también los dirigentes del pueblo, estos gobernantes son directamente responsables de la corrupción nacional, además de la idolatría, eran personas sin misericordia en el trato con los pobres, se apoderaban de sus tierras y echaban de sus casas a las mujeres y los niños, estos actos vandálicos eran legitimados por falsos profetas que disimulaban sus prácticas.

“¡Ay de los que en sus camas piensan iniquidad y maquinan el mal, y cuando llega la mañana lo ejecutan, porque tienen en su mano el poder!”. Miqueas 2:1

  Las autoridades religiosas y civiles habían perdido todo temor de Dios, su manera de gobernar revelaba su deshonestidad, y por ende ellos no estaban dispuestos a rendir cuentas de su liderazgo ante Dios y mucho menos ante los ciudadanos.

Sin Dios ni ley

Es interesante notar que los vértices de la corrupción no han cambiado en siglos, por un lado, la corrupción moral del ciudadano se acentúa en su placer de tomar por sí mismo las riendas de su propia existencia rebelándose en contra del consejo de Dios, y por otro lado, la corrupción política prolifera debido a la falta de respeto  y compromiso con las leyes que rigen cada nación, las leyes están, pero no se cumplen.

La corrupción que aquejaba en los tiempos de Miqueas y la corrupción que aqueja nuestros días no proviene de la falta de leyes ni de la misericordia divina (de hecho, fue Dios quien en su misericordia instauró la ley para evitar el desenfreno del pueblo),  sino que proviene de la falta de respeto y compromiso hacia Dios y las leyes.

Las lamentables reformas de legislación

Las leyes de una nación expresan su moralidad. En tiempo de Miqueas, la ley otorgada por Dios era inmodificable, estaba orientada a la santificación del pueblo y  como medio para preservar la presencia de Dios entre ellos. Lamentablemente en nuestro tiempo estamos presenciando una revolución moral donde se están presentando nuevos proyectos de ley inmorales y faltas de ética, que atentan en contra de la preservación de la especie humana. Todo esto incrementa en medidas desproporcionales la corrupción de nuestra América latina.  

Pero hay esperanza: Al final de cada sección, Miqueas trae un mensaje esperanzador para el pueblo, es así que en la primera sección veremos que a pesar del soborno de los ricos, y la inmoralidad de cada habitante Dios está dispuesto a intervenir como el buen pastor, juntando todas sus ovejas y abriendo un camino para ellas en el que él irá adelante dirigiendo su rebaño.    

Dios sigue siendo soberano sobre nuestra América, el mensaje de Miqueas nos alienta a nosotras para ir en contra de la corrupción y ser ejemplos de justicia y  misericordia. Te invito para que tomes el tiempo de reflexionar sobre la condición sociopolítica actual y orar, especialmente por aquellas naciones en emergencia.  

“Y Jehová el Dios de sus padres envió constantemente palabra a ellos por medio de sus mensajeros, porque él tenía misericordia de su pueblo y de su habitación”. 2 Crónicas 36:15





💧💦💧💦💧💦💧💦💧💦💧



ACERCA DEL AUTOR



Angélica Jiménez

Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.


💧💦💧💦💧💦💧💦💧💦💧


Estamos estudiando el libro de Miqueas "Ser justas, amar la misericordia y caminar humildemente" 
¡Revisa el plan de lectura!

Semana 1

 

💧💦💧💦💧💦💧💦💧💦💧


Versículo para memorizar


Somos una comunidad de chicas que crecen en su conocimiento de la palabra de Dios. 
Si recién descubriste nuestra página y deseas incorporarte a la serie de estudio actual puedes consultar nuestro método de estudio.

¡Si estás siguiendo el estudio con tu grupo presencial o virtual no olvides compartir lo que aprendiste el día de hoy, tu aporte puede ser de estímulo para otra joven como tú!

Comentarios

También te recomendamos leer:

Mi Legado

Queremos honrar la vida de nuestra amiga, líder y mentora Edurne Mencia. Por eso hoy compartimos contigo uno de sus inspiradores artículos en su blog  - El viaje de una mujer -   que nos habla directamente a este momento en el que lloramos su partida y nos regocijamos en su llegada al reino de nuestro Padre. Ella nos ha dejado un legado. Así que te pedimos que mientras lo lees, ores por su esposo y sus tres hijos.

💦💛💦💛💦💛
Un legado es todo aquello que pasa de padres a hijos.

 Como mamá, quiero que mis hijos afronten su vida en las mejores condiciones posibles, trabajando para dejarles cosas materiales.

Como mamá a la manera de Dios, es mi deber trabajar igual de duro (o más) para dejarles a mis hijos un legado espiritual.

Mi legado espiritual.

El impacto que mi vida tiene y va a tener no sólo sobre mis hijos, sino sobre las generaciones futuras después de ellos.

Hay cosas que nuestros hijos heredan de nosotras sobre las que no tenemos ningún tipo de control: la estatura, el colo…

Tus palabras importan

“Hay [Jovencitas] cuyas palabras son como golpes de espada; más la lengua de los sabios es medicina”. Proverbios 12:18
Nos encantan las reuniones de chicas, las pijamadas, asistir a las fiestas de 15 años de nuestras amigas y un sin número de reuniones grupales en las que podemos compartir cuchicheos de lo que se nos atraviese por la cabeza para terminar reventadas de risa, o muertas de asombro.
A menudo pensamos que las palabras van y vienen como cualquier hoja en otoño, o como la ropa que nos cambiamos a diario o, como la punta que le sacamos constantemente al lápiz. Las descomponemos en gramática, las combinamos en la clase de lengua y también las utilizamos para rellenar nuestro día con tal de que no sea tan vacío. Pero las palabras no pueden ser tratadas como las hojas de otoño, ni como la ropa que mandas a la lavadora y mucho menos puedes desecharlas sin importancia como la basurita del lápiz. ¿Soñaste alguna vez con tener un súper poder?Pues las palabras son poderosas. Cada vez q…

Viviendo una Fe inquebrantable

Estoy viendo una serie de televisión titulada “David, nace un Héroe”. No es casualidad puesto que empezó antes que este devocional, es una producción brasilera excelente. Ha sido sorprendente  ver en escena el momento en que David se enfrenta con el gigante Goliat, pero más sorprendente ha sido cómo este joven, sin la estatura de un guerrero de tomo y lomo, se presenta ante Saúl con una confianza tan determinante que convence al propio rey de que él es la persona que va a enfrentar al enemigo. Pero espera, esto no es todo. Lo que impacta mi corazón, es que David, siendo un pastor de ovejas, sin el entrenamiento de un hombre de guerra, sin tener la experiencia de haber estado en un campo de batalla, se enfrenta, se para ante el gigante y con una Fe Inquebrantable, lo desafía sin más ni menos, mostrando una confianza tremenda en el Dios de Israel, leamos: Tú vienes a mí con espada, lanza y jabalina, pero yo vengo a ti en el nombre del SEÑOR de los ejércitos, el Dios de los escuadrones d…

Permanecer en victoria

¿Conoces la lista de los 30 derechos humanos universales? Probablemente al igual que yo, No. Durante las últimas décadas, las distintas fundaciones por la protección de los derechos humanos los han ampliado y diferenciado en civiles, políticos, económicos, sociales y muchos otros, pero todos ellos tienen su origen en un documento surgido en la Europa de finales de los años cuarenta. Más que enfocarme en este tipo de derechos dictaminados por la sociedad quisiera que nos enfocáramos en los derechos que tenemos como ciudadanas del Reino de Dios. Ya que Dios nos ha dado el derecho de ser llamadas “sus hijas”.
“Más a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios”. Juan 1:2
Esto también genera un compromiso,ya que en toda relación padre e hija ambas partes deberán estar comprometidas de alguna manera el uno con el otro. Éste criterio no varía en nuestra relación con Dios a pesar que en éste caso Dios siempre lo hace,su fidelidad está …