Ir al contenido principal

Denuncia contra la corrupción



“Tú que te dices casa de Jacob. ¿Se ha acortado el Espíritu de Jehová? ¿Son estas sus obras? ¿No hacen mis palabras bien al que camina rectamente?” Miqueas 2:7

Recientemente me encontré con una clasificación estadística del 2018 sobre los países más corruptos en América latina*, es lamentable que la mayoría de los países en que vivimos tengan altos índices de corrupción debido a la incapacidad de los gobiernos en identificar y satisfacer las necesidades de la población. Existe una marcada falta de compromiso para encarar con osadía la lucha contra este mal.  Pero nuestro contexto crítico  del siglo XXI no dista mucho de la realidad de Miqueas en el año 750 a.C aproximadamente.

El discurso profético de Miqueas oriundo del pueblo de Moreset en Judá (Reino del sur) se extendió durante los reinados de Jotam (750 – 735) quien aunque hizo lo recto ante los ojos de Jehová, no quitó de Judá los lugares de sacrificio y adoración a los ídolos (2 Crónicas 27:1-9).  Acaz (735 – 715) un rey perverso ante los ojos de Jehová, pasó a sus hijos por fuego, y levantó imágenes fundidas de idolatría (2 Crónicas 28:1-27). Y Ezequías (726 – 697) quien a diferencia de Jotam y Acaz, se hizo cargo de la condición de su gente y reestableció el culto en el templo de Jehová pidiendo a los levitas santificar y sacar del santuario la inmundicia (2 Crónicas 29:1-36).  

De manera Miqueas también miró la corrupción de cerca e inspirado por la palabra de Jehová denuncia el pecado de Samaria y Jerusalén (Capitales del reino del Norte y Sur)

“¿Cuál es la rebelión de Jacob? ¿No es Samaria? ¿Y cuáles son los lugares altos de Judá? ¿No es Jerusalén?”. Miqueas 1:5

Las tres ideas principales en el mensaje del profeta las puedes identificar en tu biblia con el imperativo “¡Oíd!”:

1-      Acusaciones contra la idolatría y advertencias de juicio
2-      Denuncia contra los dirigentes y profecías mesiánicas
3-      Exposición de las demandas de la verdadera religión y restauración.

El primer capítulo de este libro comienza con una descripción acerca de Dios saliendo de su lugar y apareciendo delante de Israel, ante el poder de su presencia hay fuego y terremotos. El Señor se presenta para condenar la rebelión de su pueblo. Gat, Zafir, Laquis, Adulán, Maresa entre otras, son ciudades que Miqueas señala como culpables de desobediencia.

“Haré, pues, de Samaria montones de ruinas, y tierra para plantar viñas; y derramaré sus piedras por el valle, y descubriré sus cimientos”. Miqueas 1:6

Pero no solo ellas, sino también los dirigentes del pueblo, estos gobernantes son directamente responsables de la corrupción nacional, además de la idolatría, eran personas sin misericordia en el trato con los pobres, se apoderaban de sus tierras y echaban de sus casas a las mujeres y los niños, estos actos vandálicos eran legitimados por falsos profetas que disimulaban sus prácticas.

“¡Ay de los que en sus camas piensan iniquidad y maquinan el mal, y cuando llega la mañana lo ejecutan, porque tienen en su mano el poder!”. Miqueas 2:1

  Las autoridades religiosas y civiles habían perdido todo temor de Dios, su manera de gobernar revelaba su deshonestidad, y por ende ellos no estaban dispuestos a rendir cuentas de su liderazgo ante Dios y mucho menos ante los ciudadanos.

Sin Dios ni ley

Es interesante notar que los vértices de la corrupción no han cambiado en siglos, por un lado, la corrupción moral del ciudadano se acentúa en su placer de tomar por sí mismo las riendas de su propia existencia rebelándose en contra del consejo de Dios, y por otro lado, la corrupción política prolifera debido a la falta de respeto  y compromiso con las leyes que rigen cada nación, las leyes están, pero no se cumplen.

La corrupción que aquejaba en los tiempos de Miqueas y la corrupción que aqueja nuestros días no proviene de la falta de leyes ni de la misericordia divina (de hecho, fue Dios quien en su misericordia instauró la ley para evitar el desenfreno del pueblo),  sino que proviene de la falta de respeto y compromiso hacia Dios y las leyes.

Las lamentables reformas de legislación

Las leyes de una nación expresan su moralidad. En tiempo de Miqueas, la ley otorgada por Dios era inmodificable, estaba orientada a la santificación del pueblo y  como medio para preservar la presencia de Dios entre ellos. Lamentablemente en nuestro tiempo estamos presenciando una revolución moral donde se están presentando nuevos proyectos de ley inmorales y faltas de ética, que atentan en contra de la preservación de la especie humana. Todo esto incrementa en medidas desproporcionales la corrupción de nuestra América latina.  

Pero hay esperanza: Al final de cada sección, Miqueas trae un mensaje esperanzador para el pueblo, es así que en la primera sección veremos que a pesar del soborno de los ricos, y la inmoralidad de cada habitante Dios está dispuesto a intervenir como el buen pastor, juntando todas sus ovejas y abriendo un camino para ellas en el que él irá adelante dirigiendo su rebaño.    

Dios sigue siendo soberano sobre nuestra América, el mensaje de Miqueas nos alienta a nosotras para ir en contra de la corrupción y ser ejemplos de justicia y  misericordia. Te invito para que tomes el tiempo de reflexionar sobre la condición sociopolítica actual y orar, especialmente por aquellas naciones en emergencia.  

“Y Jehová el Dios de sus padres envió constantemente palabra a ellos por medio de sus mensajeros, porque él tenía misericordia de su pueblo y de su habitación”. 2 Crónicas 36:15





💧💦💧💦💧💦💧💦💧💦💧



ACERCA DEL AUTOR



Angélica Jiménez

Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.


💧💦💧💦💧💦💧💦💧💦💧


Estamos estudiando el libro de Miqueas "Ser justas, amar la misericordia y caminar humildemente" 
¡Revisa el plan de lectura!

Semana 1

 

💧💦💧💦💧💦💧💦💧💦💧


Versículo para memorizar


Somos una comunidad de chicas que crecen en su conocimiento de la palabra de Dios. 
Si recién descubriste nuestra página y deseas incorporarte a la serie de estudio actual puedes consultar nuestro método de estudio.

¡Si estás siguiendo el estudio con tu grupo presencial o virtual no olvides compartir lo que aprendiste el día de hoy, tu aporte puede ser de estímulo para otra joven como tú!

Comentarios

También te recomendamos leer:

Promesa cumplida

Este libro de Miqueas nos ha llevado en un relato entre el juicio contra Israel y las promesas de Dios que se repiten una y otra vez. Y es que, amada amiga; no hay nada que nos ubique en la realidad más que el juicio de Dios.
El primer juicio que podemos encontrar esta semana es el abandono de la tierra donde vivían y la falta de entendimiento acerca de Dios; todo esto a causa del pecado. Si recuerdas lo que hemos leído el pueblo estaba siguiendo el consejo de los profetas corrompidos, estaban adorando dioses falsos, tenían reyes y consejeros que seguían los malos pasos. Esto describe muy bien hoy al pueblo de Dios ¿no crees?, hay líderes corrompidos, adorando falsos dioses incluso dentro de la Iglesia, siguiendo falsos consejos. Y si eres observadora te darás cuenta que cada vez es más difícil encontrar y entender a Dios por la misma razón que nos describe Miqueas; el pecado.
"Mas ellos no conocieron los pensamientos de Jehová, ni entendieron su consejo; por lo cual los juntó c…

Amar Sin Corresponder

En estas semanas estudiando Oseas, nos hemos podido ver frente al espejo, frente a un espejo donde hemos podido ver cada imperfección que tenemos, han sido semanas donde hemos podido ver el amor doliente de un Dios todopoderoso que esta amando sin ser amado.
Es tan cruel amar sin ser correspondido y es cruel amar, también, cuando te son infiel. Así hemos podido ver a Dios, amando pese a que la otra persona no responda de la misma manera y aun así, Dios le pide a Israel que se arrepienta, que Él está dispuesto a perdonar y restaurar.
De la misma manera como Dios le pedía a Israel que le buscara, así nos pide a nosotras que le búsquenos, nos recuerda que en Él nuestro pecado queda olvidado si nos acercamos con un corazón arrepentido.
“Acerca de a Dios, y él se acercará a vosotros. Pecadores, limpiad las manos; Y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones.” Santiago 4:8
Si en estos momentos, al verte en el espejo de la Palabra de Dios te estas dando cuenta que has actuado …

El amor de Dios

Quien sea sabio, que entienda estas cosas; Quienquiera que esté discerniendo, que los conozca; porque los caminos del Señor son rectos, y los rectos anden en ellos, pero los transgresores tropiezan en ellos. - Oseas 14: 9
Quiero ser una mujer sabia. Y sé que la única manera de ser sabio es a través de conocer y vivir la Palabra de Dios todos los días.

Tenemos que ser sabios y humildes para ver y aceptar nuestros pecados. Y tenemos que ser sabios y humildes para que la Palabra de Dios cambie nuestras vidas desde adentro hacia afuera. ¡El libro de Oseas nos brinda una gran oportunidad para arrepentirnos de cualquier pecado oculto que pueda haber en nuestros corazones y comenzar a vivir una vida piadosa que agrada a Dios a partir de hoy!

"La insensatez de Dios es más sabia que los hombres, y la debilidad de Dios es más fuerte que los hombres" (1 Corintios 1:25).

Este versículo cambió mi vida para siempre cuando me di cuenta de que era sabia en mi propio entendimiento, que era sabia…

Misericordia innegable

Durante tres semanas hemos estado viendo cómo Dios ha mostrado misericordia por Su pueblo infiel, infidelidad tras infidelidad. El Señor no ha cambiado, y Su amor ha permanecido inamovible.


¡Ay de ellos! porque se apartaron de mí; destrucción vendrá sobre ellos, porque contra mí se rebelaron; yo los redimí, y ellos hablaron mentiras contra mí. Y no clamaron a mí con su corazón cuando gritaban sobre sus camas; para el trigo y el mosto se congregaron, se rebelaron contra mí. Y aunque yo los enseñé y fortalecí sus brazos, contra mí pensaron mal. Volvieron, pero no al Altísimo; fueron como arco engañoso; cayeron sus príncipes a espada por la soberbia de su lengua; esto será su escarnio en la tierra de Egipto. Oseas 7:13-16

Israel se negó recurrir a Dios para pedir ayuda y no es fácil reconocerlo; pero, lamentablemente y sin dudar, me incluyo entre quienes adoptan la mala costumbre de acudir a Dios cuando nos encontramos en problemas, cuando los días se vuelven malos, cuando ciertas personas …