Ir al contenido principal

A un paso de la victoria



En ésta primer semana de estudio, al leer cada día acerca de Josué y el pueblo de Israel al borde de la conquista de la tierra prometida, me transportaba tiempo atrás a los campamentos juveniles de mi congregación cuando dentro de las actividades grupales competíamos en la búsqueda del tesoro”Este juego trataba de ir en busca de un premiosiguiendo pistas, lineamientos e instrucciones que de seguirlos al pie de la letra nos llevarían a encontrarlo. 

Para Josué y el pueblo de Israel, la promesa que Dios les había hecho estaba por cumplirse y aunque esa tierra ya les pertenecíaera necesario que la conquistasen. Una noticia como ésta podría causar un poco de temor o incertidumbre sin embargo solo necesitaban estar atentos a la voz de Dios quien les daría las instrucciones para conseguirlo.

Podría parecer  que Dios quería hacerles difícil alcanzar la promesa sin embargo tenía un plan perfecto como lo tiene para nosotras. Dios quería que el pueblo aprendiera a obedecer mientras confiaban en Él.

El libro de Josué empieza con las instrucciones, lineamientos y mandatos que Dios daba al pueblo para seguir y conquistar la tierra prometida. Su ley los guío en su diario vivir y sus órdenes específicas les dieron la victoria en las batallas.

"Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien."
Josué 1:8

Nos cuestionamos acerca de lo que debemos hacer para que las cosas marchen bien mo poder alcanzar las promesas de Dios para nuestras vidas. Quisiéramos conocer alguna fórmula secreta  y lo que vemos son murallas que impiden llegar hacia ellas. La respuesta es clara en este versículo.  Al igual que se lo dijo a Josué, Dios desea que permanezcamos fieles viviendo en su mandatos todos los días y que se refleje en nuestra manera de hablar y nuestras  acciones. 

Dios les dio el triunfo a los israelitas cuando obedecían  y no cuando seguían tras sus propios intereses, cuando confiaban en Él y no en sus capacidades

El plan de Dios incluía personas que jamás imaginaron que podían ayudarles como en el caso de Rahab, pero siempre con un propósito especial. Así que en cualquier momento puede llegarnos una ayuda inesperada.

No es fácil reclamar todo lo que Dios ya nos diolas circunstancias que enfrentamos nos muestran todo lo contrario, el temor y la duda se apoderan fácilmente de nuestras emociones pero Dios desea recordarnos esas promesas y la manera como las cumplió. Josué y Caleb fueron los únicos en creer que podían reclamar esa tierra.




Y Josué dijo al pueblo: Santificaos, porque Jehová hará mañana maravillas entre vosotros.
Josué 3:5

Otra de las instrucciones específicas antes de entrar a la tierra prometida fue el de santificarse.  Esto para que entendieran la importancia de acercarse a Dios con un corazón puro. De igual manera debe serlo para nosotras, al acercarnos a Dios debemos resolver el problema del pecado ya que. Dios nos separó para dedicarnos a él. 

Aunque hapasado muchos años ya desde aquellos campamentos de vacaciones, al pasar por ese lugar, no puedo evitar contarle a mis hijas sobre muchas de esas hazañas, sobre los triunfos y aprendizajes, como cuando los hijos de los Israelitas escucharon de parte de sus padres años después lo que Dios había hecho por ellos.

Ver las piedras que Dios ordenó colocar como algo significativo para que fuese un recuerdo constante  del momento que pasaron en seco el Jordán.  Siempre es bueno que haya algo que nos recuerde a menudo ese poder salvador de Dios, detenernos especialmente en medio de nuestras emociones en momentos de dificultad para concentrarnos en Dios sin olvidar lo que hizo por su pueblo y hoy lo hará otra vez.

Un corazón agradecido por lo que Dios ha hecho demuestra con acciones que aún en medio de la adversidad que nuestra confianza permanece. Levantar un altar de gratitud en nuestro corazón que cuente sus maravillas y se aparte de la queja y autocompasión.






Como barro en sus preciosas manos
Grethel Elías Ruiz

Comentarios

También te recomendamos leer:

Hablar o callar

Hace unos días leí una frase que decía: “dile a las personas lo hermoso que ves en ellas. No para que te amen, sino para que se amen”. ¿Crees que es importante escuchar que alguien te recuerde lo bella que eres, que alguien te diga, eres valiente, inteligente, “tu puedes hacerlo”, etc.? A mí me anima mucho escucharlo y decirlo también. Pero aun para hablar de lo hermoso que vemos en los demás, tenemos que ser muy sabias y que nuestras palabras sean realmente sinceras de lo contrario se convertirían en mentiras hipócritas. ¡Querida! La verdad es que no siempre hablamos palabras alentadoras a los demás, muchas veces utilizamos nuestra lengua para ridiculizar, subestimar o difamar a otra persona.
Más yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio. Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado. Mateo 12:36-37
La palabra que más llamó mi atención en los pasajes leídos fue la palabra “ociosa” así que me puse…

¿Piensas tú y Dios lo mismo acerca de ti?

Las palabras que te dices a ti misma son de mucha importancia, porque esas palabras que se repiten en tu interior crean un concepto que muchas veces no te identifica.
Pensar adecuadamente de ti misma es de suma importancia, porque ayuda a valorarte, amarte y no cree filosofías de este mundo que dicen mentiras sobre la mujer. Pensar correctamente de quien eres, la importancia y el valor que posees es de suma importancia para relacionarte correctamente con quienes te rodean, para crear lazos emocionales sanos y poder avanzar en esta vida sin ser herida o lastimada, sin ser pasada a llevar.
La única manera de tener un concepto correcto de sobre quien eres es buscando a Dios, poniéndolo en el centro de tu vida y creyendo lo que dice la Persona que te creó sobre ti. Porque Dios tiene un concepto hermoso de quien eres y quiere que saques de tu mente todas aquellas palabras negativas que crees de ti.
Las palabras que se repiten en tu cabeza sobre “no poder” "no ser capaz” y “no tener…

Tus palabras importan

“Hay [Jovencitas] cuyas palabras son como golpes de espada; más la lengua de los sabios es medicina”. Proverbios 12:18
Nos encantan las reuniones de chicas, las pijamadas, asistir a las fiestas de 15 años de nuestras amigas y un sin número de reuniones grupales en las que podemos compartir cuchicheos de lo que se nos atraviese por la cabeza para terminar reventadas de risa, o muertas de asombro.
A menudo pensamos que las palabras van y vienen como cualquier hoja en otoño, o como la ropa que nos cambiamos a diario o, como la punta que le sacamos constantemente al lápiz. Las descomponemos en gramática, las combinamos en la clase de lengua y también las utilizamos para rellenar nuestro día con tal de que no sea tan vacío. Pero las palabras no pueden ser tratadas como las hojas de otoño, ni como la ropa que mandas a la lavadora y mucho menos puedes desecharlas sin importancia como la basurita del lápiz. ¿Soñaste alguna vez con tener un súper poder?Pues las palabras son poderosas. Cada vez q…

Buenas Palabras

¿Sabías que las mujeres hablamos 27.000 palabras a día mientras que los hombres 10000? ¡Lo sé! Hablamos demasiado, sino que lo diga mi esposo. ¿Te pasa que te piden que te calles? Pero realmente me pregunto ¿Cuáles de esas 27 mil palabras que hablamos son correctas, a tiempo? ¿Cuándo entendemos que debemos callarnos? Por palabras hay miles de millones de palabras, hay palabras de oración, gratitud y alabanza; hay palabras de animo; palabras suaves; palabras que incitan el odio y el enojo; etc.
Hablemos de las palabras que expresan oración. Cuando buscamos en la Biblia podemos aprender de Abraham que nunca dejó de confiar en Dios y lo expresó en cada una de sus oraciones. Podemos ver a Isaac que oró por Rebeca. Podemos ver a Ezequías que clama a Dios en oración por su vida. Podemos ver a Jesús orando antes de tomar todas las decisiones de su vida. Podemos ver a Pedro orando por milagros. ¿Ves lo que está pasando aquí? Nuestras oraciones también cuentan más de lo que piensas, podemos …