Ir al contenido principal

A un paso de la victoria



En ésta primer semana de estudio, al leer cada día acerca de Josué y el pueblo de Israel al borde de la conquista de la tierra prometida, me transportaba tiempo atrás a los campamentos juveniles de mi congregación cuando dentro de las actividades grupales competíamos en la búsqueda del tesoro”Este juego trataba de ir en busca de un premiosiguiendo pistas, lineamientos e instrucciones que de seguirlos al pie de la letra nos llevarían a encontrarlo. 

Para Josué y el pueblo de Israel, la promesa que Dios les había hecho estaba por cumplirse y aunque esa tierra ya les pertenecíaera necesario que la conquistasen. Una noticia como ésta podría causar un poco de temor o incertidumbre sin embargo solo necesitaban estar atentos a la voz de Dios quien les daría las instrucciones para conseguirlo.

Podría parecer  que Dios quería hacerles difícil alcanzar la promesa sin embargo tenía un plan perfecto como lo tiene para nosotras. Dios quería que el pueblo aprendiera a obedecer mientras confiaban en Él.

El libro de Josué empieza con las instrucciones, lineamientos y mandatos que Dios daba al pueblo para seguir y conquistar la tierra prometida. Su ley los guío en su diario vivir y sus órdenes específicas les dieron la victoria en las batallas.

"Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien."
Josué 1:8

Nos cuestionamos acerca de lo que debemos hacer para que las cosas marchen bien mo poder alcanzar las promesas de Dios para nuestras vidas. Quisiéramos conocer alguna fórmula secreta  y lo que vemos son murallas que impiden llegar hacia ellas. La respuesta es clara en este versículo.  Al igual que se lo dijo a Josué, Dios desea que permanezcamos fieles viviendo en su mandatos todos los días y que se refleje en nuestra manera de hablar y nuestras  acciones. 

Dios les dio el triunfo a los israelitas cuando obedecían  y no cuando seguían tras sus propios intereses, cuando confiaban en Él y no en sus capacidades

El plan de Dios incluía personas que jamás imaginaron que podían ayudarles como en el caso de Rahab, pero siempre con un propósito especial. Así que en cualquier momento puede llegarnos una ayuda inesperada.

No es fácil reclamar todo lo que Dios ya nos diolas circunstancias que enfrentamos nos muestran todo lo contrario, el temor y la duda se apoderan fácilmente de nuestras emociones pero Dios desea recordarnos esas promesas y la manera como las cumplió. Josué y Caleb fueron los únicos en creer que podían reclamar esa tierra.




Y Josué dijo al pueblo: Santificaos, porque Jehová hará mañana maravillas entre vosotros.
Josué 3:5

Otra de las instrucciones específicas antes de entrar a la tierra prometida fue el de santificarse.  Esto para que entendieran la importancia de acercarse a Dios con un corazón puro. De igual manera debe serlo para nosotras, al acercarnos a Dios debemos resolver el problema del pecado ya que. Dios nos separó para dedicarnos a él. 

Aunque hapasado muchos años ya desde aquellos campamentos de vacaciones, al pasar por ese lugar, no puedo evitar contarle a mis hijas sobre muchas de esas hazañas, sobre los triunfos y aprendizajes, como cuando los hijos de los Israelitas escucharon de parte de sus padres años después lo que Dios había hecho por ellos.

Ver las piedras que Dios ordenó colocar como algo significativo para que fuese un recuerdo constante  del momento que pasaron en seco el Jordán.  Siempre es bueno que haya algo que nos recuerde a menudo ese poder salvador de Dios, detenernos especialmente en medio de nuestras emociones en momentos de dificultad para concentrarnos en Dios sin olvidar lo que hizo por su pueblo y hoy lo hará otra vez.

Un corazón agradecido por lo que Dios ha hecho demuestra con acciones que aún en medio de la adversidad que nuestra confianza permanece. Levantar un altar de gratitud en nuestro corazón que cuente sus maravillas y se aparte de la queja y autocompasión.






Como barro en sus preciosas manos
Grethel Elías Ruiz

Comentarios

También te recomendamos leer:

Con amor eterno te he amado

“Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos” Efesios 1:4 (NTV)

Dios nos conoce desde antes de haber creado este mundo. Dios, mi querida amiga, nos amó mucho antes de que nosotras existiéramos.

A menudo trabajamos para ganarnos el amor de nuestras amigas. En ocasiones, también el de nuestros familiares, y si pensamos en el amor romántico, esperamos lograr que ese chico que nos gusta nos mire, para comenzar a ganarnos su amor. Si pensamos que así también debemos ganarnos el amor de Dios, es que nuestra mente no alcanza a comprender el verdadero amor, y esto sucede porque nuestro concepto de amor está totalmente distorsionado por el pecado.

Conocimos el amor cuando alguien nos lo manifestó primero. Cuando éramos pequeñas, nuestros padres nos cuidaban, nos protegían y demostraban su amor hacia nosotras cuando nos cargaban, abrazaban, consolaban e incluso cuando nos llenaban de besos y caricias.

Alguien nos most…

Entrenamiento para el noviazgo

“Porque a Cristo el Señor servís”. Colosenses 3:24
Quizás tus oraciones suenen a algo parecido a esto: Señor ¿cuándo llegará la persona indicada para mí?, ¿Cuándo me unirás él?, Al menos dime ¿quién es?, ¿Cuánto tiempo más tengo que esperar?, ¿Cómo será? … ¿Te sientes identificada?
Pareciera que la chica que ora de esta manera está desesperada por encontrar a un chico pronto, se ha cansado de esperar, parece que ella sólo puede ver sus circunstancias y le resulta imposible vislumbrar más allá de lo que iniciar una relación significa.  
En el ambiente juvenil y especialmente círculos femeninos, se respira mucha presión por encontrar un chico que te haga feliz, amada, que llene sentimientos de soledad y en definitiva que sacie el interior del corazón.  Pero considerar el noviazgo es algo que no puede ser tomado a la ligera, te has preguntado  ¿Cuál es el propósito del amor?
Esta pregunta va más allá de los sentimientos que deseas satisfacer en el momento, forma parte del cuadro de la vo…

Equipadas ayer y hoy - Descarga tus materiales

¿Cuándo fue la primera vez que escuchaste sobre Jesús? ¿Has pensado cómo es que esa historia de un hombre de Jerusalén, que vivió hace más de dos mil años, llegó a tus oídos?  El mensaje del Evangelio no es una simple historia: son las Buenas Nuevas que el mundo había estado esperando. El mensaje del Evangelio es la esperanza de la vida eterna por medio de nuestra creencia y aceptación de Jesucristo.  Aquellos que caminaron junto a Jesús durante su ministerio en la tierra, le creyeron. Ellos le creyeron que era el Hijo de Dios, el que tomaría los pecados del mundo y el que les daría Vida Eterna al poner su fe en Él. Esos hombres y mujeres, murieron por ese mensaje. Ellos fueron testigos de Su vida, Su muerte y Su resurrección, y nada los detendría de contarle al mundo sobre Él. Dios equipó a la iglesia primitiva diariamente. Él estuvo con ellos en momentos desafiantes, cuando tuvieron victorias, y cuando dudaron. Dios tenía una misión especial para la iglesia primitiva y los guio en cada…

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…