Ir al contenido principal

Descubre las intenciones de tu enemigo




“¿Quién podrá entender sus propios errores? Líbrame de los que me son ocultos”.
 Salmos 19:12

En la serie que estamos estudiando, nuestro héroe y líder Josué también se equivocó.

El texto bíblico con el que comenzamos, es una oración cantada de David, que profundamente le expresa a Dios la necesidad que tiene de ser librado de sí mismo, porque no hay ser humano sobre la faz de la tierra que pueda comprenderse a la perfección y dominar sus impulsos irracionales en sus propias fuerzas, No podemos confiarnos de nosotros mismos, porque en cualquier momento nuestro corazón puede fallar. Parece que esto fue lo que le pasó a Josué.

Fue tan sutilmente engañado, que su corazón se confió y tomó decisiones sin consultar a Dios. ¿Qué fue lo que sucedió? Recapitulemos rápidamente (Josué capítulo 9): Josué está en el centro de la voluntad de Dios en arenas de sus fieras conquistas, los Gabaonitas sabían que era cuestión de tiempo para que Israel fuera tras ellos, así que tramaron un astuto plan para salir bien librados.

“…Se fingieron embajadores, y tomaron sacos viejos sobre sus asnos, y cueros viejos de vino, rotos y remendados, y zapatos viejos y recosidos en sus pies, con vestidos viejos sobre sí; y todo el pan que traían para el camino era seco y mohoso. Y vinieron a Josué al campamento en Gilgal, y le dijeron a él y a los de Israel: Nosotros venimos de tierra muy lejana; haced pues alianza con nosotros”. 
Josué 9:4-6

Estos hombres se vistieron de una apariencia de verdad  tratando de despertar emociones de compasión frente a cada israelita que pasaba a su alrededor. Eran personas astutas que jugaban con los sentimientos de los demás para obtener a cambio un beneficio (que si hubieran sido transparentes hubieran podido obtener de otra manera más lícita).  Josué se dejó llevar por las aparentes necesidades de estas personas, creyendo que Dios avalaría su “bondad”, no hizo las suficientes preguntas para indagar más a fondo acerca de esta gente, pero sobre todo y lo más importante: no consultó a Dios y actuó de forma apresurada.

“Y los hombres de Israel tomaron de las provisiones de ellos, y no consultaron a jehová. Y Josué hizo paz con ellos, y celebró con ellos alianza concediéndoles la vida…”.
 Josué 9:14-15

La carretera de la vida es suficientemente amplia como para encontrarnos en situaciones de este tipo, se acercan a nosotras personas que aunque no necesariamente son nuestras enemigas, sí actúan bajo en dominio de nuestro principal enemigo, ocultan su verdadera identidad y tratando de sacar algún provecho, o distraernos de nuestro propósito eterno, nos persuadirán a actuar para su beneficio.

Tengo una amiga que cada vez que dice: “El diablo trabaja con guantes de seda”, me hace correr un escalofrío por todo el cuerpo, porque es cierto, él se muestra con aparente  suavidad y dulzura a la hora de hacernos tropezar, pero nosotras debemos mantenernos en constante alerta para descubrir las astucias de personas que siendo instrumentos del maligno tratan de enredarnos para hacernos desviar del camino.

No te enredes con las palabras amistosas y bonitas de cualquiera. Aprende del error de Josué y ante cualquier situación que te impida pensar claramente:

-          Pregunta. Haz todas las preguntas necesarias,  investiga a fondo la situación y date la oportunidad de mirar las cosas desde diferentes puntos de vista.
-          Espera. En momentos donde no sabes con qué propósito la gente te presiona para actuar de determinada manera es mejor no apresurarse, dejar correr un poco de tiempo ayuda a aclarar el panorama, y deja entrever las verdaderas intenciones.
-          Ora, pide al Señor que dirija tus pensamientos y decisiones, déjate guiar por Dios atendiendo fielmente a su palabra.

    


💧💦💧💦💧💦💧💦💧💦💧



ACERCA DEL AUTOR


Angélica Jiménez

Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.


💧💦💧💦💧💦💧💦💧💦💧




Recuerda que estamos estudiando la serie "Caminando en Victoria" 





Si recién descubriste nuestra página y deseas incorporarte a la serie de estudio actual puedes consultar nuestro método de estudio.


¡Si estás siguiendo el estudio con tu grupo presencial o virtual no olvides compartir lo que aprendiste el día de hoy, tu aporte puede ser de estímulo para otra joven como tú!



Comentarios

También te recomendamos leer:

Haciendo lo correcto

Cuando éramos niñas y surgía un desacuerdo o pelea con nuestros hermanos o compañeros de escuela, tal vez por un juguete o porque “nos miraron mal”, etc., ¿recuerdas cual era tu reacción? y si alguien te empujaba, ¿tú también lo hacías? Yo viví muchas situaciones así; pero recuerdo una en especial; estando en la escuela primaria golpee a uno de mis compañeritos porque él había empujado a mi amiga y yo le hice lo mismo pero con más fuerza y además recuerdo que le di una patada en uno de sus pies, y como resultado de mis acciones recibí una severa llamada de atención en la dirección de la escuela, y mi respuesta fue: “el empujo a mi amiga y por eso lo hice”, lo cual era cierto, pero… sé que no justificaba mis acciones; más eso lo comprendí recién de grande: no debí cobrar el castigo por mi cuenta, y ahora al escribir esta anécdota me da cierta vergüenza y un poco de gracia. A muchos de mis compañeritos de primaria y secundaria no los he vuelto ver, y la verdad es que muchas veces quisie…

LA PIEZA DE UN ROMPECABEZAS

Recuerdan la historia del “patito feo”. Así se sienten muchas personas que se consideran excluidas de un determinado grupo social, sin una razónque lo justifique o ya sea porque haya suficientes motivos que hagan que puedan hacer sentirse así. Algunas veces son situaciones relacionadas con nuestra apariencia, limitaciones físicas, económicas, con nuestras actitudes o la moral.

Sí de algo podemos estar seguras y sin conocer mucho de lo que había en el corazón de la mujer samaritana, es que seguramente se sentía excluida. Los ojos de un pueblo que le juzgaba por su estilo de vida y su conciencia que la hacía auto condenarse.

A todas nos gusta relacionarnos con amigas, buscamos pretextos para estar juntas,horarios que nos conecten físicamente o de manera virtual para estar en comunicación.

La mujer Samaritana de nuestra historia necesitaba hacer diariamente una tarea que era común para las mujeres de su pueblo y de su época. Sin embargo opuesto a las demás ella lo hacía solitaria, sin una a…

MANOS A LA OBRA

Cada vez que alguien debe ponerse a trabajar de manera inmediata o debe comenzar a poner en práctica algo de forma urgente, decimos: ¡Manos a la obra! Con esta expresión se quiere decir que no hay lugar para aplazamientos y que el momento de actuar es ahora.
Entonces la mujer dejó su cántaro, y fue a la ciudad, y dijo a los hombres San Juan 24:8
La mujer de Samaria, la protagonista de ésta maravillosa historia tuvo un encuentro inesperado en el pozo donde solía recoger agua, su vida no volvió a ser la misma desde ese encuentro, porque descubrió una gran verdad para su vida.
Había conocido a Jesús, había escuchado de su propia voz lo que él podía ofrecer a su vida. La necesidad de compartir con los demás y el gozo que le provocaba la oportunidad de una nueva vida era como para no quedarse callada, así queenseguida se puso “manos a la obra”.
Llama la atención del porque el evangelista quería dejarnos en el relato el hecho de que dejaba el cántaro, recordemos que el motivo por el cual ella ha…

Verdadero descanso

Imagina por un momento: el cielo azul sin una sola nube, la arena cálida bajo tus pies, la brisa del mar rozando tus mejillas, el sonido de las olas golpeando contra las rocas, la sombra de una palmera sobre tu cara, el calor del sol sobre tu cuerpo… todo esto disfrutando de un rico ponche de frutas bien frío mientras contemplas el paisaje. ¿Cuántas no imaginamos así un descanso perfecto? Para mí, el ir a una playa siempre es sinónimo de descanso. ¿Pero has notado que cuando vamos de vacaciones usualmente volvemos más cansadas de lo que nos fuimos? Con más trabajo o estudio, más preocupaciones por retomar la rutina diaria y lo que dejamos para la vuelta, más agobiadas. 

Entonces me surge una pregunta ¿Cuál es el verdadero descanso? Jesús nos enseña con su propia vida de qué se trata realmente descansar.


“Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar.” Mateo 11:28
Jesús nos pide que vayamos a Él para experimentar un descanso verdadero. Esto significa cuerpo