Ir al contenido principal

Descubre las intenciones de tu enemigo




“¿Quién podrá entender sus propios errores? Líbrame de los que me son ocultos”.
 Salmos 19:12

En la serie que estamos estudiando, nuestro héroe y líder Josué también se equivocó.

El texto bíblico con el que comenzamos, es una oración cantada de David, que profundamente le expresa a Dios la necesidad que tiene de ser librado de sí mismo, porque no hay ser humano sobre la faz de la tierra que pueda comprenderse a la perfección y dominar sus impulsos irracionales en sus propias fuerzas, No podemos confiarnos de nosotros mismos, porque en cualquier momento nuestro corazón puede fallar. Parece que esto fue lo que le pasó a Josué.

Fue tan sutilmente engañado, que su corazón se confió y tomó decisiones sin consultar a Dios. ¿Qué fue lo que sucedió? Recapitulemos rápidamente (Josué capítulo 9): Josué está en el centro de la voluntad de Dios en arenas de sus fieras conquistas, los Gabaonitas sabían que era cuestión de tiempo para que Israel fuera tras ellos, así que tramaron un astuto plan para salir bien librados.

“…Se fingieron embajadores, y tomaron sacos viejos sobre sus asnos, y cueros viejos de vino, rotos y remendados, y zapatos viejos y recosidos en sus pies, con vestidos viejos sobre sí; y todo el pan que traían para el camino era seco y mohoso. Y vinieron a Josué al campamento en Gilgal, y le dijeron a él y a los de Israel: Nosotros venimos de tierra muy lejana; haced pues alianza con nosotros”. 
Josué 9:4-6

Estos hombres se vistieron de una apariencia de verdad  tratando de despertar emociones de compasión frente a cada israelita que pasaba a su alrededor. Eran personas astutas que jugaban con los sentimientos de los demás para obtener a cambio un beneficio (que si hubieran sido transparentes hubieran podido obtener de otra manera más lícita).  Josué se dejó llevar por las aparentes necesidades de estas personas, creyendo que Dios avalaría su “bondad”, no hizo las suficientes preguntas para indagar más a fondo acerca de esta gente, pero sobre todo y lo más importante: no consultó a Dios y actuó de forma apresurada.

“Y los hombres de Israel tomaron de las provisiones de ellos, y no consultaron a jehová. Y Josué hizo paz con ellos, y celebró con ellos alianza concediéndoles la vida…”.
 Josué 9:14-15

La carretera de la vida es suficientemente amplia como para encontrarnos en situaciones de este tipo, se acercan a nosotras personas que aunque no necesariamente son nuestras enemigas, sí actúan bajo en dominio de nuestro principal enemigo, ocultan su verdadera identidad y tratando de sacar algún provecho, o distraernos de nuestro propósito eterno, nos persuadirán a actuar para su beneficio.

Tengo una amiga que cada vez que dice: “El diablo trabaja con guantes de seda”, me hace correr un escalofrío por todo el cuerpo, porque es cierto, él se muestra con aparente  suavidad y dulzura a la hora de hacernos tropezar, pero nosotras debemos mantenernos en constante alerta para descubrir las astucias de personas que siendo instrumentos del maligno tratan de enredarnos para hacernos desviar del camino.

No te enredes con las palabras amistosas y bonitas de cualquiera. Aprende del error de Josué y ante cualquier situación que te impida pensar claramente:

-          Pregunta. Haz todas las preguntas necesarias,  investiga a fondo la situación y date la oportunidad de mirar las cosas desde diferentes puntos de vista.
-          Espera. En momentos donde no sabes con qué propósito la gente te presiona para actuar de determinada manera es mejor no apresurarse, dejar correr un poco de tiempo ayuda a aclarar el panorama, y deja entrever las verdaderas intenciones.
-          Ora, pide al Señor que dirija tus pensamientos y decisiones, déjate guiar por Dios atendiendo fielmente a su palabra.

    


💧💦💧💦💧💦💧💦💧💦💧



ACERCA DEL AUTOR


Angélica Jiménez

Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.


💧💦💧💦💧💦💧💦💧💦💧




Recuerda que estamos estudiando la serie "Caminando en Victoria" 





Si recién descubriste nuestra página y deseas incorporarte a la serie de estudio actual puedes consultar nuestro método de estudio.


¡Si estás siguiendo el estudio con tu grupo presencial o virtual no olvides compartir lo que aprendiste el día de hoy, tu aporte puede ser de estímulo para otra joven como tú!



Comentarios

También te recomendamos leer:

Hablar o callar

Hace unos días leí una frase que decía: “dile a las personas lo hermoso que ves en ellas. No para que te amen, sino para que se amen”. ¿Crees que es importante escuchar que alguien te recuerde lo bella que eres, que alguien te diga, eres valiente, inteligente, “tu puedes hacerlo”, etc.? A mí me anima mucho escucharlo y decirlo también. Pero aun para hablar de lo hermoso que vemos en los demás, tenemos que ser muy sabias y que nuestras palabras sean realmente sinceras de lo contrario se convertirían en mentiras hipócritas. ¡Querida! La verdad es que no siempre hablamos palabras alentadoras a los demás, muchas veces utilizamos nuestra lengua para ridiculizar, subestimar o difamar a otra persona.
Más yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio. Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado. Mateo 12:36-37
La palabra que más llamó mi atención en los pasajes leídos fue la palabra “ociosa” así que me puse…

¿Piensas tú y Dios lo mismo acerca de ti?

Las palabras que te dices a ti misma son de mucha importancia, porque esas palabras que se repiten en tu interior crean un concepto que muchas veces no te identifica.
Pensar adecuadamente de ti misma es de suma importancia, porque ayuda a valorarte, amarte y no cree filosofías de este mundo que dicen mentiras sobre la mujer. Pensar correctamente de quien eres, la importancia y el valor que posees es de suma importancia para relacionarte correctamente con quienes te rodean, para crear lazos emocionales sanos y poder avanzar en esta vida sin ser herida o lastimada, sin ser pasada a llevar.
La única manera de tener un concepto correcto de sobre quien eres es buscando a Dios, poniéndolo en el centro de tu vida y creyendo lo que dice la Persona que te creó sobre ti. Porque Dios tiene un concepto hermoso de quien eres y quiere que saques de tu mente todas aquellas palabras negativas que crees de ti.
Las palabras que se repiten en tu cabeza sobre “no poder” "no ser capaz” y “no tener…

Tus palabras importan

“Hay [Jovencitas] cuyas palabras son como golpes de espada; más la lengua de los sabios es medicina”. Proverbios 12:18
Nos encantan las reuniones de chicas, las pijamadas, asistir a las fiestas de 15 años de nuestras amigas y un sin número de reuniones grupales en las que podemos compartir cuchicheos de lo que se nos atraviese por la cabeza para terminar reventadas de risa, o muertas de asombro.
A menudo pensamos que las palabras van y vienen como cualquier hoja en otoño, o como la ropa que nos cambiamos a diario o, como la punta que le sacamos constantemente al lápiz. Las descomponemos en gramática, las combinamos en la clase de lengua y también las utilizamos para rellenar nuestro día con tal de que no sea tan vacío. Pero las palabras no pueden ser tratadas como las hojas de otoño, ni como la ropa que mandas a la lavadora y mucho menos puedes desecharlas sin importancia como la basurita del lápiz. ¿Soñaste alguna vez con tener un súper poder?Pues las palabras son poderosas. Cada vez q…

Buenas Palabras

¿Sabías que las mujeres hablamos 27.000 palabras a día mientras que los hombres 10000? ¡Lo sé! Hablamos demasiado, sino que lo diga mi esposo. ¿Te pasa que te piden que te calles? Pero realmente me pregunto ¿Cuáles de esas 27 mil palabras que hablamos son correctas, a tiempo? ¿Cuándo entendemos que debemos callarnos? Por palabras hay miles de millones de palabras, hay palabras de oración, gratitud y alabanza; hay palabras de animo; palabras suaves; palabras que incitan el odio y el enojo; etc.
Hablemos de las palabras que expresan oración. Cuando buscamos en la Biblia podemos aprender de Abraham que nunca dejó de confiar en Dios y lo expresó en cada una de sus oraciones. Podemos ver a Isaac que oró por Rebeca. Podemos ver a Ezequías que clama a Dios en oración por su vida. Podemos ver a Jesús orando antes de tomar todas las decisiones de su vida. Podemos ver a Pedro orando por milagros. ¿Ves lo que está pasando aquí? Nuestras oraciones también cuentan más de lo que piensas, podemos …