Ir al contenido principal

Descubre las intenciones de tu enemigo




“¿Quién podrá entender sus propios errores? Líbrame de los que me son ocultos”.
 Salmos 19:12

En la serie que estamos estudiando, nuestro héroe y líder Josué también se equivocó.

El texto bíblico con el que comenzamos, es una oración cantada de David, que profundamente le expresa a Dios la necesidad que tiene de ser librado de sí mismo, porque no hay ser humano sobre la faz de la tierra que pueda comprenderse a la perfección y dominar sus impulsos irracionales en sus propias fuerzas, No podemos confiarnos de nosotros mismos, porque en cualquier momento nuestro corazón puede fallar. Parece que esto fue lo que le pasó a Josué.

Fue tan sutilmente engañado, que su corazón se confió y tomó decisiones sin consultar a Dios. ¿Qué fue lo que sucedió? Recapitulemos rápidamente (Josué capítulo 9): Josué está en el centro de la voluntad de Dios en arenas de sus fieras conquistas, los Gabaonitas sabían que era cuestión de tiempo para que Israel fuera tras ellos, así que tramaron un astuto plan para salir bien librados.

“…Se fingieron embajadores, y tomaron sacos viejos sobre sus asnos, y cueros viejos de vino, rotos y remendados, y zapatos viejos y recosidos en sus pies, con vestidos viejos sobre sí; y todo el pan que traían para el camino era seco y mohoso. Y vinieron a Josué al campamento en Gilgal, y le dijeron a él y a los de Israel: Nosotros venimos de tierra muy lejana; haced pues alianza con nosotros”. 
Josué 9:4-6

Estos hombres se vistieron de una apariencia de verdad  tratando de despertar emociones de compasión frente a cada israelita que pasaba a su alrededor. Eran personas astutas que jugaban con los sentimientos de los demás para obtener a cambio un beneficio (que si hubieran sido transparentes hubieran podido obtener de otra manera más lícita).  Josué se dejó llevar por las aparentes necesidades de estas personas, creyendo que Dios avalaría su “bondad”, no hizo las suficientes preguntas para indagar más a fondo acerca de esta gente, pero sobre todo y lo más importante: no consultó a Dios y actuó de forma apresurada.

“Y los hombres de Israel tomaron de las provisiones de ellos, y no consultaron a jehová. Y Josué hizo paz con ellos, y celebró con ellos alianza concediéndoles la vida…”.
 Josué 9:14-15

La carretera de la vida es suficientemente amplia como para encontrarnos en situaciones de este tipo, se acercan a nosotras personas que aunque no necesariamente son nuestras enemigas, sí actúan bajo en dominio de nuestro principal enemigo, ocultan su verdadera identidad y tratando de sacar algún provecho, o distraernos de nuestro propósito eterno, nos persuadirán a actuar para su beneficio.

Tengo una amiga que cada vez que dice: “El diablo trabaja con guantes de seda”, me hace correr un escalofrío por todo el cuerpo, porque es cierto, él se muestra con aparente  suavidad y dulzura a la hora de hacernos tropezar, pero nosotras debemos mantenernos en constante alerta para descubrir las astucias de personas que siendo instrumentos del maligno tratan de enredarnos para hacernos desviar del camino.

No te enredes con las palabras amistosas y bonitas de cualquiera. Aprende del error de Josué y ante cualquier situación que te impida pensar claramente:

-          Pregunta. Haz todas las preguntas necesarias,  investiga a fondo la situación y date la oportunidad de mirar las cosas desde diferentes puntos de vista.
-          Espera. En momentos donde no sabes con qué propósito la gente te presiona para actuar de determinada manera es mejor no apresurarse, dejar correr un poco de tiempo ayuda a aclarar el panorama, y deja entrever las verdaderas intenciones.
-          Ora, pide al Señor que dirija tus pensamientos y decisiones, déjate guiar por Dios atendiendo fielmente a su palabra.

    


💧💦💧💦💧💦💧💦💧💦💧



ACERCA DEL AUTOR


Angélica Jiménez

Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.


💧💦💧💦💧💦💧💦💧💦💧




Recuerda que estamos estudiando la serie "Caminando en Victoria" 





Si recién descubriste nuestra página y deseas incorporarte a la serie de estudio actual puedes consultar nuestro método de estudio.


¡Si estás siguiendo el estudio con tu grupo presencial o virtual no olvides compartir lo que aprendiste el día de hoy, tu aporte puede ser de estímulo para otra joven como tú!



Comentarios

También te recomendamos leer:

Con amor eterno te he amado

“Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos” Efesios 1:4 (NTV)

Dios nos conoce desde antes de haber creado este mundo. Dios, mi querida amiga, nos amó mucho antes de que nosotras existiéramos.

A menudo trabajamos para ganarnos el amor de nuestras amigas. En ocasiones, también el de nuestros familiares, y si pensamos en el amor romántico, esperamos lograr que ese chico que nos gusta nos mire, para comenzar a ganarnos su amor. Si pensamos que así también debemos ganarnos el amor de Dios, es que nuestra mente no alcanza a comprender el verdadero amor, y esto sucede porque nuestro concepto de amor está totalmente distorsionado por el pecado.

Conocimos el amor cuando alguien nos lo manifestó primero. Cuando éramos pequeñas, nuestros padres nos cuidaban, nos protegían y demostraban su amor hacia nosotras cuando nos cargaban, abrazaban, consolaban e incluso cuando nos llenaban de besos y caricias.

Alguien nos most…

Introducción a Miedo y Ansiedad - Descarga tus materiales

¿Puedes imaginar la vida sin miedo o preocupación? No puedo porque es una parte de nuestras vidas, imaginar una vida sin el menor miedo, preocupación o ansiedad es prácticamente imposible. Adán y Eva fueron los únicos que pudieron experimentar este tipo de vida, hasta que desobedecieron la ley perfecta de Dios. A partir de ese momento, el miedo y todos sus parientes convirtieron en su hogar nuestros corazones.

Nadie es inmune. Todos lo experimentamos, desde una leve inquietud y preocupación hasta una ansiedad paralizante y un terror total. Podríamos pasar semanas hablando de todas las cosas que nos roban el sueño y atormentan nuestras mentes. En lugar de centrarnos en lo que nos afecta, debemos ver el miedo y la preocupación a la luz de quién es Dios y cómo podemos superarlo a través del poder de las Escrituras.

Pero, ¿qué es el miedo?

El miedo se define de muchas maneras diferentes. Es una sensación de ansiedad o temor sobre el resultado de algo, o el estrés de preguntarse si tus nec…

Dios te ama infinitamente

“Amados hijos míos, debemos amarnos unos a otros, porque el amor viene de Dios. Todo el que ama es hijo de Dios, y conoce a Dios.” 1 Juan 4: 7
Dios te ama, no es solo una frase que has escuchado o leído mucho, no son solo palabras que alguien te dice para hacerte sentir mejor.
Es algo más, va más allá de ser solo palabras. Es algo más profundo, Dios es efectivamente Dios ES amor y Su naturaleza es amarte.
El amor ES Dios y  aquel que ama es hijo de Dios y conoce a Dios, pero…  ¿qué es el amor?
Como aprendimos esta semana el amor: -No es envidioso -No busca lo suyo -No se enoja fácilmente -No juzga -No critica -Es paciente -Todo lo cree -Todo lo espera -

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…