Ir al contenido principal

Hablar o callar




Hace unos días leí una frase que decía: “dile a las personas lo hermoso que ves en ellas. No para que te amen, sino para que se amen”. ¿Crees que es importante escuchar que alguien te recuerde lo bella que eres, que alguien te diga, eres valiente, inteligente, “tu puedes hacerlo”, etc.?
A mí me anima mucho escucharlo y decirlo también. Pero aun para hablar de lo hermoso que vemos en los demás, tenemos que ser muy sabias y que nuestras palabras sean realmente sinceras de lo contrario se convertirían en mentiras hipócritas.
¡Querida! La verdad es que no siempre hablamos palabras alentadoras a los demás, muchas veces utilizamos nuestra lengua para ridiculizar, subestimar o difamar a otra persona.

Más yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio.
Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado.
Mateo 12:36-37

La palabra que más llamó mi atención en los pasajes leídos fue la palabra “ociosa” así que me puse a investigar un poco y esto fue lo que encontré respecto a su significado: proviene del griego argós, la cual significa algo inservible, completamente inútil. Bastante fuerte su significado ¿no les parece? “inservible, completamente inútil” ¡uf! así son todas las palabras que no agradan a Dios: son malas, llenas de vanagloria, y completamente inservibles para el que lo dice y también para quien lo oye.

¿Qué te parece si recordamos las palabras que hablamos durante esta semana? Muchas veces somos portadoras de palabras ociosas hacia los demás, puede que los nervios o la emoción del momento en lugar de sanar, dañen a alguien como un golpe de espada, o tal vez para no quedar mal con alguien exageramos o minimizamos nuestras palabras, así que: ¡Debemos elegir con cuidado lo que vamos a hablar!

Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes.
Efesios 4:29

En este estudio, vamos aprendiendo la importancia de tomar conciencia de que nuestras palabras edifican o destruyen, desaniman o inspiran, curan o dañan, por eso nuevamente: ¡debemos elegirlas con cuidado!

Debemos reconocer que como mujeres para nosotras callar muchas veces es difícil pero también podemos lograr más quedándonos calladas. Así que, creo llego el momento de tomar la decisión de no ser persuadidas a decir algo que no conviene.
Palabras “sin ton ni son”, las charlas sin sentido sin motivo, ocasión o causa (RAE), o fuera de orden y medida en la que una se mete cuando no tenemos nada importante que aportar, ¡queridas! sigamos el consejo de Salomón en cuánto a que hay un tiempo para todo, inclusive un “tiempo de callar” (Eclesiastés 3:7). Y si es preciso hablar, hablemos con amor. En ciertas ocasiones esto puede ser difícil, pero gracias al amor de Dios recibido hemos sido capacitadas para amar, aun a quien es difícil de amar, ¿algo difícil? Sí, pero recordemos que el Espíritu del Dios de amor que mora en nosotras nos permite amar a nuestros semejantes y hablarles con amor, quizá debamos confrontar a alguien, o tal vez nos toque exhortar o reprender algún pecado, hagámoslo, pero no nos olvidemos de dar también amor.

Para finalizar, no olvidemos que nuestras palabras transmiten lo que estamos sembrando en el jardín de nuestro corazón seamos cuidadosas con ello. La palabra de Dios dice que todos los pecados de la lengua serán juzgados y castigados, para los incrédulos el veredicto será la condenación eterna, para los creyentes, aun esos pecados Cristo los pago en la cruz. Esto no nos da permiso a no cuidar nuestro hablar, al contrario, aquel sacrificio de amor debe ser el motivo más grande para que sea que hablemos o que callemos reflejemos la belleza de Cristo en nosotras. Querida amiga si aún no has tomado la decisión de confiar en Jesús como salvador, ¡hoy es el día!



💧💦💧💦💧💦💧💦💧💦💧


ACERCA DEL AUTOR

Sandra Karina Condori

Tiene 28 años, de nacionalidad boliviana, soltera. Convencida que la voluntad de Dios es buena, agradable y perfecta. Sirve al Señor en el Ministerio de niños de su Iglesia local y a mujeres y jovencitas a través de ADG.


💧💦💧💦💧💦💧💦💧💦💧





Recuerda que estamos estudiando la serie "El poder de las palabras" 





Si recién descubriste nuestra página y deseas incorporarte a la serie de estudio actual puedes consultar nuestro método de estudio.

¡Si estás siguiendo el estudio con tu grupo presencial o virtual no olvides compartir lo que aprendiste el día de hoy, tu aporte puede ser de estímulo para otra joven como tú!

Comentarios

También te recomendamos leer:

Emanuel, Dios con nosotros – José

Echemos un vistazo hoy a la historia de José. José no sería el padre de Jesús aunque, como era el prometido de María, Jesús sería legalmente identificado como su hijo (Lucas 3:23; 4:22; Juan 1:45; 6:42). José no estaba en una posición fácil. Él era solo un hombre, algo que podemos ver por la manera en la que se comporta cuando se da cuenta de que María está embarazada. No quiere ponerla en una situación que pudiera avergonzarla y se dispone a dejarla sin llamar la atención. 

Por supuesto, el hombre que sería cabeza de hogar en el que Jesús iba a crecer, tenía que ser un buen hombre. Él no tenía ni idea de lo que había pasado. Solo sabía que María, su María, estaba embarazada y que él no era el padre. Aun así, no quería avergonzarla, lo que habla muy bien de él. 

Cuando estaba pensando en estas cosas, un ángel del Señor se le apareció en un sueño para calmar su corazón y decirle qué tenía que hacer. El ángel le explicó todo y José, un hombre fiel, creyó que María estaba esperando al Mesí…

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…

Una pacificadora más

El Premio Nobel de la Paz es uno de los cinco premiosque fueron instituidos por el inventorAlfred Nobel. Este premio se otorga "a la persona que haya trabajado más o mejor en favor de la fraternidad entre las naciones, la abolición o reducción de los ejércitosy la promoción de procesos de paz". Hemos admirado a éstas personalidades por hacer histórica pasando por alto que nosotras mismas en el reino de los cielos somos ya acreedoras de un gran galardón otorgado por Dios mismo.
Las bienaventuranzas recogen y perfeccionan las promesas de Dios desde el antiguo testamento ordenándolas al Reino de los cielos. Estas palabras de bien, responden al deseo de gozo que Dios ha puesto en el corazón del hombre, en este caso nuestro corazón.
Jesús pronunció las palabras citadas en Mateo 5:9
“Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios”.

Refiriéndose a una recompensa para quienes vivamos a través de ellas. Nada más y nada menos que ser llamadas sus hijas. La in…

¡Muy Dichosas!

Cada vez que leo estos pasajes que hablan acerca de las Bienaventuranzas siento como que me están tomando el pelo. Sentirme muy dichosa cuando suceden cosas que se salen por completo de mi confort parece ser una mala broma; pero definitivamente cada palabra que sale de la boca de Jesús tiene razón de ser.
Esta semana agregamos otra cualidad que debemos imitar en nuestro carácter; Mansedumbre. Pero, ¿de qué se trata esto realmente?
"Bienaventurados los mansos, porque ellos recibirán la tierra por heredad." Mateo 5:5
Bienaventurados los humildes, Bienaventurados los que se humillan a sí mismos para de servir a otros, Bienaventurados los que menguan su yo para que sea exaltado Cristo, Bienaventurados los que ponen la otra mejilla, Bienaventurados los que sacrifican lo que más aman en obediencia, Bienaventurados los que son obedientes, Bienaventurados… y podemos seguir profundizando y agregando a la lista. Déjame decirte que todas estas acciones, y las que Dios traiga a tu coraz…