Ir al contenido principal

¿Piensas tú y Dios lo mismo acerca de ti?




Las palabras que te dices a ti misma son de mucha importancia, porque esas palabras que se repiten en tu interior crean un concepto que muchas veces no te identifica.

Pensar adecuadamente de ti misma es de suma importancia, porque ayuda a valorarte, amarte y no cree filosofías de este mundo que dicen mentiras sobre la mujer. Pensar correctamente de quien eres, la importancia y el valor que posees es de suma importancia para relacionarte correctamente con quienes te rodean, para crear lazos emocionales sanos y poder avanzar en esta vida sin ser herida o lastimada, sin ser pasada a llevar.

La única manera de tener un concepto correcto de sobre quien eres es buscando a Dios, poniéndolo en el centro de tu vida y creyendo lo que dice la Persona que te creó sobre ti. Porque Dios tiene un concepto hermoso de quien eres y quiere que saques de tu mente todas aquellas palabras negativas que crees de ti.

Las palabras que se repiten en tu cabeza sobre “no poder” "no ser capaz” y “no tener valor” son falsas, y estas palabras que te estas diciendo se reflejan en tu rostro, en tu toma de decisiones, en tu actuar diario.

Dios conoce cada pensamiento que pasea en nuestras mentes y que no nos dejan vivir tranquilas, Él entiende que nos cuesta crear un equilibro entre lo que pensamos y lo que Él nos esta diciendo que somos.

Quiero ponerte un ejemplo de como es que sé que estamos (me incluyo porque también me cuesta pensar que soy capaz, que tengo valor y que si puedo) pensando mal de nosotras misma. 

Cuando tienes una amiga que esta pasando por un momento difícil, ya sea la toma de decisiones importantes o la ruptura emocional con un chico, lo que nosotras hacemos (como buenas amigas que somos) es ir y decirle: “amiga, no pienses así de ti, tu eres hermosa y súper inteligente y puedes superar este momento o lo que te propongas lo vas a lograr”. 

Pero cuando se trata de ser tu propia mejor amiga comienzas a decirte: “no puedo, no soy capaz, es que hay alguien mas capacitado que yo… no sé creo que nunca nadie mas me va a amar, yo no soy tan linda como ella”.

¿te das cuenta que estamos siendo muy crueles con nosotras mismas?

 En cambio, Dios es quien tiene un concepto correcto de quien eres y ¿sabes por qué? Porque Él es tu creador y Él pensó en ti desde antes que cualquier cosa fuera creada y te amo.

“Porque a mis ojos fuiste de gran estima, fuiste honorable, y yo te amé; daré, pues, hombres por ti, y naciones por tu vida.”
Isaías 43:3

Este versículo es verdaderamente hermoso, encierra tanto amor, tanta entrega del único y verdadero Dios, tan grande y sublime quien te ama de manera única y especial. 

Aparte de este versículo hay varios más que hablan de la importancia que tienes y quiero escribirte algunas cosas que Dios dejo escritas a cerca de quien eres tú delante de Él, Dios te dice: que a Sus ojos fuiste de gran estima, te ama, daría lo que fuera por ti, dio a su único Hijo por ti, tiene pensamientos de bien y de paz para ti, que serás saciada si te refugias en Él, en Su luz verás la luz, dice que te conoce tan bien que hasta sabe cuantos cabellos hay en tu cabeza, y lo mas importante es que si has reconocido a Cristo como único salvador eres Su hija.

Después de leer todo lo que Dios piensa de ti y lo comparas con lo que tú piensas de ti misma quisiera que pudieras creer la verdad de Dios y comiences a eliminar aquellos pensamientos equivocados que tienes de ti y para hacer esto, Dios (en Su inmensa sabiduría) nos dejó un versículo que lo podemos usar como filtro para ir limpiando nuestras mentes:

“Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad.”
Filipenses 4:8

Cuando comiences a aplicar este filtro y dejes que Dios comience a crear en ti un concepto adecuando de quien eres, entonces podrás ver cambios en tu vida, las relaciones viciosas y dañinas empezaran a desaparecer y verás que serás capaz de logras cosas que antes pensabas que no estabas capacitada.

Comencemos a pensar adecuadamente de quienes somos y a valorarnos como Dios nos valora. 

Amate como Dios te ama, anímate cada vez que pienses acerca de ti.


                         💧💦💧💦💧💦💧💦💧💦💧


Andrea Donoso



Chilena, madre de tres hermosos niños, casada con un Mexicano. Feliz de servir al Señor y a las mujeres de su alrededor. Estudió teología básica en Palabra de Vida Argentina, actualmente continúa sus estudios en la Facultad Teológica Biblia Bautista y en APEN.












Si recién descubriste nuestra página y deseas incorporarte a la serie de estudio actual puedes consultar nuestro método de estudio.



¡Si estás siguiendo el estudio con tu grupo presencial o virtual no olvides compartir lo que aprendiste el día de hoy, tu aporte puede ser de estímulo para otra joven como tú!





Comentarios

También te recomendamos leer:

Dios te ama infinitamente

“Amados hijos míos, debemos amarnos unos a otros, porque el amor viene de Dios. Todo el que ama es hijo de Dios, y conoce a Dios.” 1 Juan 4: 7
Dios te ama, no es solo una frase que has escuchado o leído mucho, no son solo palabras que alguien te dice para hacerte sentir mejor.
Es algo más, va más allá de ser solo palabras. Es algo más profundo, Dios es efectivamente Dios ES amor y Su naturaleza es amarte.
El amor ES Dios y  aquel que ama es hijo de Dios y conoce a Dios, pero…  ¿qué es el amor?
Como aprendimos esta semana el amor: -No es envidioso -No busca lo suyo -No se enoja fácilmente -No juzga -No critica -Es paciente -Todo lo cree -Todo lo espera -

Con amor eterno te he amado

“Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos” Efesios 1:4 (NTV)

Dios nos conoce desde antes de haber creado este mundo. Dios, mi querida amiga, nos amó mucho antes de que nosotras existiéramos.

A menudo trabajamos para ganarnos el amor de nuestras amigas. En ocasiones, también el de nuestros familiares, y si pensamos en el amor romántico, esperamos lograr que ese chico que nos gusta nos mire, para comenzar a ganarnos su amor. Si pensamos que así también debemos ganarnos el amor de Dios, es que nuestra mente no alcanza a comprender el verdadero amor, y esto sucede porque nuestro concepto de amor está totalmente distorsionado por el pecado.

Conocimos el amor cuando alguien nos lo manifestó primero. Cuando éramos pequeñas, nuestros padres nos cuidaban, nos protegían y demostraban su amor hacia nosotras cuando nos cargaban, abrazaban, consolaban e incluso cuando nos llenaban de besos y caricias.

Alguien nos most…

Ha resucitado - Descarga tus materiales

¡Él ha resucitado! ¡Él ha resucitado!
Hace dos mil años, la resurrección de Jesucristo cambió todo. Después de pasar tres días en la tumba, Jesús conquistó el pecado y la muerte y resucitó físicamente de la muerte.
Esto es más que una historia de la Escuela Dominical. Es el fundamento mismo de nuestra fe. En 1 Corintios 15:17, Pablo dice: “Y si Cristo no ha resucitado, su fe es inútil; todavía estás en tus pecados”.  Sin la resurrección, no tenemos fe, ni perdón de pecados, ni eternidad con Dios.
Al comenzar la temporada de Pascua, nos preparamos para celebrar la resurrección de Cristo. A menudo ponemos mucho énfasis en la muerte de Cristo, y por una buena razón, ¿Pero también le damos la misma importancia a su resurrección?
La resurrección de Jesús lo cambió todo. Nos cambió y cambió el mundo. Durante las próximas seis semanas, vamos a estudiar el impacto de la resurrección.
La resurrección nos cambió físicamente, ya que un día experimentaremos la resurrección de nuestros cuerpos físico…

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…