Ir al contenido principal

Buenas Palabras




¿Sabías que las mujeres hablamos 27.000 palabras a día mientras que los hombres 10000? ¡Lo sé! Hablamos demasiado, sino que lo diga mi esposo. ¿Te pasa que te piden que te calles? Pero realmente me pregunto ¿Cuáles de esas 27 mil palabras que hablamos son correctas, a tiempo? ¿Cuándo entendemos que debemos callarnos? Por palabras hay miles de millones de palabras, hay palabras de oración, gratitud y alabanza; hay palabras de animo; palabras suaves; palabras que incitan el odio y el enojo; etc.

Hablemos de las palabras que expresan oración. Cuando buscamos en la Biblia podemos aprender de Abraham que nunca dejó de confiar en Dios y lo expresó en cada una de sus oraciones. Podemos ver a Isaac que oró por Rebeca. Podemos ver a Ezequías que clama a Dios en oración por su vida. Podemos ver a Jesús orando antes de tomar todas las decisiones de su vida. Podemos ver a Pedro orando por milagros. ¿Ves lo que está pasando aquí? Nuestras oraciones también cuentan más de lo que piensas, podemos lograr lo inimaginable con abrir nuestra boca.

Hay palabras de adoración y alabanza; como David que fluía ante la presencia de Dios.

Quiero que pensamos también en palabras de ánimo. ¿Eres una chica que anima o desanima? Y aquí es donde quiero que nos centremos hoy. Sabes vivimos en una sociedad donde es más fácil derribar lo que otras hacen antes que ayudar a construir, en un momento con una sola palabra botamos lo que quizás a otra le tomó años levantar. Nos cuesta relacionarnos con otras mujeres, tenemos envidia por su cuerpo, su ropa, su pareja; usamos malas palabras para desprestigiarlas.  Durante el tiempo que estuve en secundaria siempre tuve más relaciones con hombres que con mujeres, mi argumento era que ya sabía cómo era una mujer, ellas traicionan, separan relaciones amorosas, divulgan cosas que te atreviste a contar en secreto. ¡Claro! estaba equivocada, el problema no eran las mujeres, había dejado que mi juicio llegara a generalizar a todas las mujeres por igual; mi real problema era que elegía mal a una "amiga" e inmediatamente creía que así como era importante para mí, lo era para ella. Fueron lecciones muy duras por la cuáles derrame muchas lágrimas pero Dios quería enseñarme. Yo decidí en ese momento que podía ser una mujer diferente y cambiar mi perspectiva o podía ser una más del mundo, del montón. 

"El hombre se alegra con la respuesta de su boca; Y la palabra a su tiempo, ¡cuán buena es!"
Proverbios 15:23

¿Te ha pasado que alguien sonríe por un cumplido que dijiste? ¿o eres tú quien sonríe? Las palabras suaves, palabras de misericordia, palabras que edifican, palabras de amor son las que deberían reinar en nuestra boca. Y has notado lo bien que se siente cuando abriste la boca correctamente. ¡Decide poner una sonrisa en la cara de otra!

Por lo cual, animaos unos a otros, y edificaos unos a otros, así como lo hacéis.
1 Tesalonicenses 5:11

¡Decide levantar a otras! Hay una frase que leí en las redes sociales y me encanta: "Sé esa clase de chica que arregla la corona de otra sin decirle al mundo que estaba torcida". Quizás esto signifique subirle el cierre en su espalda para que no la sigan viendo maliciosamente, quizás sea sentarme con ella a conversar, quizás sea sacar la cara por ella en lugar de seguir las burlas de los otros.
No necesitas que el mundo sepa que estás haciendo algo, en algún momento de tu vida vas a ser esa chica que necesita ayuda. ¿Quieres recibirlo? ¡Cosecha ahora que es tu oportunidad!

¡Decide levantar la voz por quienes lo necesitan! No seamos cómplices de las injusticias, no nos quedemos calladas ante la presión del mundo.

Abre tu boca por el mudo en el juicio de todos los desvalidos.  Abre tu boca, juzga con justicia, Y defiende la causa del pobre y del menesteroso.
Proverbios 31:8-9

Amiga, ¡sé la clase de chica que refleja las cualidades de Dios ante el mundo!




💧💦💧💦💧💦💧💦💧💦💧



 ACERCA DEL AUTOR



Laura Alfaro  
Tiene 28 años, es Costarricense. Sirve a los jóvenes en una agencia misionera junto a su esposo, cree firmemente en el discipulado basado en el modelo de Jesús y establecer relaciones fuertes. Le apasiona servir a las mujeres dentro de ADG







💧💦💧💦💧💦💧💦💧💦💧



Recuerda que estamos estudiando la serie "El poder de las palabras" 






Si recién descubriste nuestra página y deseas incorporarte a la serie de estudio actual puedes consultar nuestro método de estudio.

¡Si estás siguiendo el estudio con tu grupo presencial o virtual no olvides compartir lo que aprendiste el día de hoy, tu aporte puede ser de estímulo para otra joven como tú!

Comentarios

También te recomendamos leer:

Emanuel, Dios con nosotros – José

Echemos un vistazo hoy a la historia de José. José no sería el padre de Jesús aunque, como era el prometido de María, Jesús sería legalmente identificado como su hijo (Lucas 3:23; 4:22; Juan 1:45; 6:42). José no estaba en una posición fácil. Él era solo un hombre, algo que podemos ver por la manera en la que se comporta cuando se da cuenta de que María está embarazada. No quiere ponerla en una situación que pudiera avergonzarla y se dispone a dejarla sin llamar la atención. 

Por supuesto, el hombre que sería cabeza de hogar en el que Jesús iba a crecer, tenía que ser un buen hombre. Él no tenía ni idea de lo que había pasado. Solo sabía que María, su María, estaba embarazada y que él no era el padre. Aun así, no quería avergonzarla, lo que habla muy bien de él. 

Cuando estaba pensando en estas cosas, un ángel del Señor se le apareció en un sueño para calmar su corazón y decirle qué tenía que hacer. El ángel le explicó todo y José, un hombre fiel, creyó que María estaba esperando al Mesí…

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…

Una pacificadora más

El Premio Nobel de la Paz es uno de los cinco premiosque fueron instituidos por el inventorAlfred Nobel. Este premio se otorga "a la persona que haya trabajado más o mejor en favor de la fraternidad entre las naciones, la abolición o reducción de los ejércitosy la promoción de procesos de paz". Hemos admirado a éstas personalidades por hacer histórica pasando por alto que nosotras mismas en el reino de los cielos somos ya acreedoras de un gran galardón otorgado por Dios mismo.
Las bienaventuranzas recogen y perfeccionan las promesas de Dios desde el antiguo testamento ordenándolas al Reino de los cielos. Estas palabras de bien, responden al deseo de gozo que Dios ha puesto en el corazón del hombre, en este caso nuestro corazón.
Jesús pronunció las palabras citadas en Mateo 5:9
“Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios”.

Refiriéndose a una recompensa para quienes vivamos a través de ellas. Nada más y nada menos que ser llamadas sus hijas. La in…

¡Muy Dichosas!

Cada vez que leo estos pasajes que hablan acerca de las Bienaventuranzas siento como que me están tomando el pelo. Sentirme muy dichosa cuando suceden cosas que se salen por completo de mi confort parece ser una mala broma; pero definitivamente cada palabra que sale de la boca de Jesús tiene razón de ser.
Esta semana agregamos otra cualidad que debemos imitar en nuestro carácter; Mansedumbre. Pero, ¿de qué se trata esto realmente?
"Bienaventurados los mansos, porque ellos recibirán la tierra por heredad." Mateo 5:5
Bienaventurados los humildes, Bienaventurados los que se humillan a sí mismos para de servir a otros, Bienaventurados los que menguan su yo para que sea exaltado Cristo, Bienaventurados los que ponen la otra mejilla, Bienaventurados los que sacrifican lo que más aman en obediencia, Bienaventurados los que son obedientes, Bienaventurados… y podemos seguir profundizando y agregando a la lista. Déjame decirte que todas estas acciones, y las que Dios traiga a tu coraz…