Ir al contenido principal

Lo que no quieres que nadie sepa acerca de ti




“Porque tú dices: Yo soy rico y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad; y no sabes que tú eres un desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo”. Apocalipsis 3:17

Era como la hora sexta. Justamente la hora más calurosa del día, donde todo el mundo estaba resguardado del calor abrasador a menos que una emergencia le obligara a salir de la sombra fresca. Pero hay una mujer en Sicar que se prepara todos los días para salir a esa misma hora, ella prefiere pasar por el sacrificio de insolación que aguantar las miradas escandalosas de la gente que critica sin piedad.

Clara no puede permanecer en un trabajo estable, al principio es puntual, responsable y de excelente empatía, pero cuando la presión del trabajo comienza a emerger y sus superiores le corrigen pequeños errores, ella prefiere ser impuntual, tomar días de reposo por enfermedad hasta el punto de abandonar su trabajo que soportar la corrección de sus jefes y sugerencias de sus compañeros.

Briana es reconocida por la singular belleza de su cuerpo, está rodeada de pretendientes, regalos e invitaciones, eso la halaga mucho y cada vez se enfoca más en mantenerse limpia, arreglada y perfumada. Sólo comparte con sus amigas cuando el tema es moda y belleza, y cada vez que entabla una relación de noviazgo termina frustrada. Últimamente, ella prefiere entretenerse con relaciones de noviazgo pasajeras que lidiar con una relación seria y con propósito. 

Por otro lado, aunque desde pequeña sintió que era un fracaso, Rocío siempre destacó con su intelecto en la escuela, ahora está en la universidad como una de las mejores, y se caracteriza por ser una mujer que desborda generosidad. A pesar de todos sus esfuerzos ella sigue sintiéndose fracasada, por eso prefiere mantener su agenda saturada de cosas que hacer, es la única manera de mantener sus pensamientos perturbadores lejos.

Consientes o inconscientes de sus secretos, estas mujeres prefieren hacer ciertos rituales de comportamiento para escabullirse entre la vida y lograr que de alguna manera sus secretos pasen desapercibidos por ellas mismas y por quienes las rodean, ninguna de ellas vive satisfecha ni tranquila, todo lo que hacen gira en torno a mantener a salvo los secretos que las aterran.   
   
A decir verdad, conocer a alguien de primera vez nos deja muchas impresiones, que pueden ser ciertas o engañosas, la única manera de corroborar esas ideas es involucrarnos en la vida de esa otra persona y tener el suficiente tiempo para saber cómo es realmente, pero, aun así, hay muchas cosas de los otros que no sabemos y nunca llegaremos a saber; Secretos que se esconden hasta hacerse imperceptibles incluso a la misma persona que los guarda, y que sólo Dios mismo los conoce.

Por esa razón es que Dios habla a la iglesia de Laodicea y los confronta con lo que en verdad son, ellos se estaban autoengañando y mostrando a los demás una imagen errada de sí mismos, pero la verdad era que ellos estaban ocultando su necesidad de Dios.

¿Qué es lo que tanto haces buscando ocultar lo que en verdad eres? ¿Cuál es la verdad que escondes, o de la que quieres huir? Es en vano todo el esfuerzo por mantener oculta la verdad. Cristo lo sabe todo, para él no hay máscaras.

Y esta es la verdad que vino a decirte: eres una mujer desventurada, miserable, pobre, ciega y estamos desnuda. Es una terrible verdad que lastima por completo nuestro ego.
Pero aceptar esa verdad junto con todo lo que has tratado de poner encima de ella para que no sea visible, es el primer paso para ser libre. 



ACERCA DEL AUTOR


Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.





💧💦💧💦💧💦💧




recuerda que estamos estudiando la serie: Samaritana - vulnerables ante Cristo 





Puedes revisar el plan de lectura de la Semana 2 - Él nos invita



Si recién descubriste nuestra página y deseas incorporarte a la serie de estudio actual puedes consultar nuestro método de estudio.

¡Si estás siguiendo el estudio con tu grupo presencial o virtual no olvides compartir lo que aprendiste el día de hoy, tu aporte puede ser de estímulo para otra joven como tú!

Comentarios

También te recomendamos leer:

Emanuel, Dios con nosotros – José

Echemos un vistazo hoy a la historia de José. José no sería el padre de Jesús aunque, como era el prometido de María, Jesús sería legalmente identificado como su hijo (Lucas 3:23; 4:22; Juan 1:45; 6:42). José no estaba en una posición fácil. Él era solo un hombre, algo que podemos ver por la manera en la que se comporta cuando se da cuenta de que María está embarazada. No quiere ponerla en una situación que pudiera avergonzarla y se dispone a dejarla sin llamar la atención. 

Por supuesto, el hombre que sería cabeza de hogar en el que Jesús iba a crecer, tenía que ser un buen hombre. Él no tenía ni idea de lo que había pasado. Solo sabía que María, su María, estaba embarazada y que él no era el padre. Aun así, no quería avergonzarla, lo que habla muy bien de él. 

Cuando estaba pensando en estas cosas, un ángel del Señor se le apareció en un sueño para calmar su corazón y decirle qué tenía que hacer. El ángel le explicó todo y José, un hombre fiel, creyó que María estaba esperando al Mesí…

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…

Una pacificadora más

El Premio Nobel de la Paz es uno de los cinco premiosque fueron instituidos por el inventorAlfred Nobel. Este premio se otorga "a la persona que haya trabajado más o mejor en favor de la fraternidad entre las naciones, la abolición o reducción de los ejércitosy la promoción de procesos de paz". Hemos admirado a éstas personalidades por hacer histórica pasando por alto que nosotras mismas en el reino de los cielos somos ya acreedoras de un gran galardón otorgado por Dios mismo.
Las bienaventuranzas recogen y perfeccionan las promesas de Dios desde el antiguo testamento ordenándolas al Reino de los cielos. Estas palabras de bien, responden al deseo de gozo que Dios ha puesto en el corazón del hombre, en este caso nuestro corazón.
Jesús pronunció las palabras citadas en Mateo 5:9
“Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios”.

Refiriéndose a una recompensa para quienes vivamos a través de ellas. Nada más y nada menos que ser llamadas sus hijas. La in…

¡Muy Dichosas!

Cada vez que leo estos pasajes que hablan acerca de las Bienaventuranzas siento como que me están tomando el pelo. Sentirme muy dichosa cuando suceden cosas que se salen por completo de mi confort parece ser una mala broma; pero definitivamente cada palabra que sale de la boca de Jesús tiene razón de ser.
Esta semana agregamos otra cualidad que debemos imitar en nuestro carácter; Mansedumbre. Pero, ¿de qué se trata esto realmente?
"Bienaventurados los mansos, porque ellos recibirán la tierra por heredad." Mateo 5:5
Bienaventurados los humildes, Bienaventurados los que se humillan a sí mismos para de servir a otros, Bienaventurados los que menguan su yo para que sea exaltado Cristo, Bienaventurados los que ponen la otra mejilla, Bienaventurados los que sacrifican lo que más aman en obediencia, Bienaventurados los que son obedientes, Bienaventurados… y podemos seguir profundizando y agregando a la lista. Déjame decirte que todas estas acciones, y las que Dios traiga a tu coraz…