Ir al contenido principal

Sedienta de algo más





Dios es nuestro creador, y como creador absoluto de todo y de todos, él ha puesto en nuestro corazón un vacío que solo puede ser llenado por su amor, un deseo que solo puede ser satisfecho por su presencia. Cada ser humano tiene en su ser la necesidad de abastecerse con algo o alguien; sin embargo, ese algo o alguien nunca será suficiente a pesar que lo busque, y la razón mi querida amiga, es porque esa necesidad es espiritual y solamente Dios puede llenarla por ser quien es.

Porque dos males ha hecho mi pueblo: me dejaron a mí, fuente de agua viva, y cavaron para sí cisternas, cisternas rotas que no retienen agua.
Jeremías 2:13

El pueblo Israel en vez de satisfacer su necesidad espiritual con Dios, el único con la potestad de hacerlo y en toda su plenitud, desvió su mirada de Dios inclinando su corazón a la idolatría, ya que se volvieron negligentes en el andar de la fe, descuidaron la palabra de Dios y sus ordenanzas. Además, buscaron sustitutos a la percepción de sus ojos para abastecer ese vacío espiritual, siguiendo sus propios designios, a pesar de los deberes morales y servicios evangélicos, incluso marcos espirituales, abandonaron la adoración a Dios, mirando el barro y no al Alfarero; perdiendo la divinidad en sus vidas dando rienda suelta a sus ídolos.  

Tener los ojos en Cristo, centra nuestra adoración y purifica nuestra intención.

Respondió Jesús y les dijo: De cierto, de cierto os digo que me buscáis, no porque habéis visto las señales, sino porque comisteis el pan y os saciasteis.
Juan 6:26

¡Terrible, cierto!... En muchas ocasiones, buscamos algo o alguien para que nos llene, para que satisfaga ese deseo de Dios en nuestra vida; la necesidad espiritual que tenemos de Dios, intentamos llenarla por necesidades elementales y básicas. Descuidamos nuestra devoción a Dios, esa comunión constante que debemos tener todo el tiempo con Cristo, como también nos volvemos negligentes en nuestra vida devocional, tiempo que sacamos para congregarnos, estudio personal, estudios bíblicos, el servicio, y otras veces, nos enfocamos en las obras de Dios mas no en el autor; así como la multitud seguía a Cristo por beneficios, a veces, nos fijamos en las bendiciones más que en el dador.

Amiga, todas tenemos la necesidad de Dios en nuestro corazón, y si no es suplida por él, direccionaremos nuestro corazón para satisfacer ese vacío de forma incorrecta, a tal punto de caer en pecado; debido a que no será suficiente, nos excederemos sintiéndonos cada vez más atraídas por el pecado.

No olvidaré mi pacto,
Ni mudaré lo que ha salido de mis labios.
Salmos 89:34

A pesar de estas malas decisiones, Israel sigue siendo el pueblo de Dios como nosotras seguimos siendo sus hijas, porque Dios no quebranta su pacto, él es fiel en cumplir sus promesas, por tanto, no es demasiado tarde para volvernos a Dios, nuestro primer amor. Confesemos a Dios todo aquello que hemos intentado para reemplazarle, puede ser personas, trabajo, estudio, actividades, cosas materiales, prácticas pecaminosas, el ego, en fin, y retomemos nuestro camino en él, andar en el espíritu como Dios nos dice.

Pero tengo contra ti, que has dejado tu primer amor. Recuerda, por tanto, de dónde has caído, y arrepiéntete, y haz las primeras obras; pues si no, vendré pronto a ti, y quitaré tu candelero de su lugar, si no te hubieres arrepentido.
Apocalipsis 2:4-5

No busquemos lo que no puede ser hallado, porque fuera de Dios, nada puede ser encontrado, como tampoco nadie puede ser llenado.


💧💦💧💦💧💦💧

Acerca del autor

Shirly Paulin 

Shirly vive en la ciudad de Bucaramanga Colombia, Sirve en su iglesia local a través del ministerio Oansa. ¡Ella es muy feliz haciendo nuevas amigas!
Le agrada componer música y mantenerse activa. Ella también colabora en el ministerio de Ama a Dios Grandemente en portugues. 





💧💦💧💦💧💦💧



recuerda que estamos estudiando la serie: Samaritana - vulnerables ante Cristo 



puedes revisar aquí la semana 1  - Él nos busca 


Si recién descubriste nuestra página y deseas incorporarte a la serie de estudio actual puedes consultar nuestro método de estudio.

¡Si estás siguiendo el estudio con tu grupo presencial o virtual no olvides compartir lo que aprendiste el día de hoy, tu aporte puede ser de estímulo para otra joven como tú!

Comentarios

También te recomendamos leer:

Corazón humilde elogiado

'Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos. Bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consolación. ' S. Mateo 5:3-4
Comenzamos la lectura con las primeras dos bienaventuranzas. Las enseñanzas de Jesús, quiero que comencemos dándole contexto a este momento.
Jesús comenzaba su ministerio, se había mudado a vivir en Capernaum zona costera, Juan el Bautista había sido preso y Él comenzó a pregonar que: el reino de los cielos se había acercado, que era tiempo de arrepentirse. También tomo a discípulos que eran pescadores locales.
Lo seguía una gran multitud, todos querían escucharlo enseñar, saber por qué llamaba al arrepentimiento, como era eso de que el reino de los cielos se había acercado. Verlo hacer milagros le daba señales a la multitud que era cierto esto que decía acerca del reino de Dios, sin lugar a duda, solo alguien que viniese de Dios podía sanar, sacar demonios y hablar con tanta autoridad. Todos querían tocarlo…

Haciendo lo correcto

Cuando éramos niñas y surgía un desacuerdo o pelea con nuestros hermanos o compañeros de escuela, tal vez por un juguete o porque “nos miraron mal”, etc., ¿recuerdas cual era tu reacción? y si alguien te empujaba, ¿tú también lo hacías? Yo viví muchas situaciones así; pero recuerdo una en especial; estando en la escuela primaria golpee a uno de mis compañeritos porque él había empujado a mi amiga y yo le hice lo mismo pero con más fuerza y además recuerdo que le di una patada en uno de sus pies, y como resultado de mis acciones recibí una severa llamada de atención en la dirección de la escuela, y mi respuesta fue: “el empujo a mi amiga y por eso lo hice”, lo cual era cierto, pero… sé que no justificaba mis acciones; más eso lo comprendí recién de grande: no debí cobrar el castigo por mi cuenta, y ahora al escribir esta anécdota me da cierta vergüenza y un poco de gracia. A muchos de mis compañeritos de primaria y secundaria no los he vuelto ver, y la verdad es que muchas veces quisie…

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…

Una pacificadora más

El Premio Nobel de la Paz es uno de los cinco premiosque fueron instituidos por el inventorAlfred Nobel. Este premio se otorga "a la persona que haya trabajado más o mejor en favor de la fraternidad entre las naciones, la abolición o reducción de los ejércitosy la promoción de procesos de paz". Hemos admirado a éstas personalidades por hacer histórica pasando por alto que nosotras mismas en el reino de los cielos somos ya acreedoras de un gran galardón otorgado por Dios mismo.
Las bienaventuranzas recogen y perfeccionan las promesas de Dios desde el antiguo testamento ordenándolas al Reino de los cielos. Estas palabras de bien, responden al deseo de gozo que Dios ha puesto en el corazón del hombre, en este caso nuestro corazón.
Jesús pronunció las palabras citadas en Mateo 5:9
“Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios”.

Refiriéndose a una recompensa para quienes vivamos a través de ellas. Nada más y nada menos que ser llamadas sus hijas. La in…