Ir al contenido principal

LA PIEZA DE UN ROMPECABEZAS




Recuerdan la historia del “patito feo”.  Así se sienten muchas personas que se consideran excluidas de un determinado grupo social,  sin una razón  que lo justifique o ya sea porque haya suficientes motivos que hagan que puedan hacer sentirse así. Algunas veces son situaciones relacionadas con nuestra apariencia, limitaciones físicas, económicas, con nuestras actitudes o la moral.

Sí de algo podemos estar seguras y sin conocer mucho de lo que había en el corazón de la mujer samaritana, es que seguramente se sentía excluida. Los ojos de un pueblo que le juzgaba por su estilo de vida y su conciencia que la hacía auto condenarse.

A todas nos gusta relacionarnos con amigas, buscamos pretextos para estar juntas,  horarios que nos conecten  físicamente o de manera virtual para estar en comunicación.

La mujer Samaritana de nuestra historia necesitaba hacer diariamente una tarea que era común para las mujeres de su pueblo y de su época. Sin embargo opuesto a las demás ella lo hacía solitaria, sin una amiga que le acompañase y a una hora poco común para encontrarse con más gente.

Según una investigación de la Universidad de Purdue en West Lafayette, Indiana (Estados Unidos). “La necesidad de permanecer en conexión con otras personas es tan potente en los seres humanos que, incluso ser ignorado por un desconocido, puede hacer que una persona se sienta excluida y experimente malestar”.

“la angustia, la ansiedad, el sentimiento de soledad, el miedo, el rechazo, el aislamiento son algunas de las manifestaciones más comunes del sentirse excluido”.

Lo sobrenatural de esta historia es cuando Jesús entra en Acción a la vida de la mujer samaritana.

Y en esto vinieron sus discípulos, y maravillándose de que hablaba con mujer; mas ninguno dijo: ¿Qué preguntas? ó, ¿Qué hablas con ella?
San Juan 4:27

La  razón por la que los discípulos se sorprendieran de que Jesús estuviera hablando con una mujer aunque en nuestra cultura puede ser normal,  era porque entre los judíos había un precepto de no hablar con una mujer en la calle, ni con su propia esposa  pero  ninguno le dijo nada debido al respeto y la reverencia que sentían por él.

En años,  o quizá nunca ella  había tenido una conversación de tal magnitud. Y es que ese efecto es el que precisamente sigue causando Jesús en nuestras vidas  cuando escuchamos su mensaje de salvación y al permitir  abrirle nuestro corazón provoca sentirnos importantes ante los  ojos de alguien,  quien nos hace entender que hemos sido creadas  con propósito especial.

El no sentirnos condenadas sino amadas nos motiva a dejar viejos hábitos y cambiar nuestra perspectiva del mundo y las personas. Fuimos creadas para relacionarnos porque nuestro propósito está anclado a ello.
Cuando vemos una sola pieza de un rompecabezas quizá no tenga forma ni sentid , pero ha sido especialmente diseñada para ser el complemento de un cuadro perfecto.

La mujer desapareció rápidamente de la escena y fue a la ciudad. El evangelista observa que dejó allí su cántaro, había empezado a sentir la urgencia de comunicar a todos el descubrimiento que acababa de hacer. No es difícil entender que su corazón estaba rebosando de alegría por todo lo que había escuchado, llevar el cántaro con ella sólo serviría para retrasarla o  también tenía la intención de regresar a donde estaba Jesús.

“Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer;
 porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús”.
Gálatas 3:28

Imagino el cambio en su rostro, ya que después de ésta charla la vida de nuestra Samaritana ya no volvió a ser la misma. No solo entendió que era amada y  perdonada sino que tenía un propósito. Todo ello la acercaba ahora a las apersonas quienes antes la miraban de manera diferente o  la juzgaban por sus actos. El mismo mensaje era para ellos.
La necesidad que repentinamente comenzó a tener de compartir con los habitantes de su ciudad las verdades que acababa de descubrir acerca de Jesús, el Salvador del mundo. Ante tanta maravilla no podía permanecer callada. Y esto es también una hermosa prueba de la nueva vida en Cristo.

Una nueva samaritana que lejos de sentirse excluida  ahora se sentía parte de un plan y una verdad que compartir.

Como un barro en sus preciosas manos.
Grethel Elías Ruiz.



💧💦💧💦💧💦💧💦💧💦💧


ACERCA DEL AUTOR



                                       Grethel Elías Ruiz   
Guatemalteca y madre de dos increíbles chicas. Desde muy pequeña ha servido a Dios. Pero no fue hasta hace unos años cuando experimentó la separación de su esposo que le hizo tener un encuentro personal con Dios. Le apasiona compartir  del amor de Dios a través de su testimonio. Comparte en un programa de radio y atiende consejería. Conectada con cientos de mujeres en el mundo ella es parte del equipo de líderes de Ama a Dios grandemente desde 2016





💧💦💧💦💧💦💧💦💧💦💧

Comentarios

También te recomendamos leer:

Dios te ama infinitamente

“Amados hijos míos, debemos amarnos unos a otros, porque el amor viene de Dios. Todo el que ama es hijo de Dios, y conoce a Dios.” 1 Juan 4: 7
Dios te ama, no es solo una frase que has escuchado o leído mucho, no son solo palabras que alguien te dice para hacerte sentir mejor.
Es algo más, va más allá de ser solo palabras. Es algo más profundo, Dios es efectivamente Dios ES amor y Su naturaleza es amarte.
El amor ES Dios y  aquel que ama es hijo de Dios y conoce a Dios, pero…  ¿qué es el amor?
Como aprendimos esta semana el amor: -No es envidioso -No busca lo suyo -No se enoja fácilmente -No juzga -No critica -Es paciente -Todo lo cree -Todo lo espera -

Con amor eterno te he amado

“Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos” Efesios 1:4 (NTV)

Dios nos conoce desde antes de haber creado este mundo. Dios, mi querida amiga, nos amó mucho antes de que nosotras existiéramos.

A menudo trabajamos para ganarnos el amor de nuestras amigas. En ocasiones, también el de nuestros familiares, y si pensamos en el amor romántico, esperamos lograr que ese chico que nos gusta nos mire, para comenzar a ganarnos su amor. Si pensamos que así también debemos ganarnos el amor de Dios, es que nuestra mente no alcanza a comprender el verdadero amor, y esto sucede porque nuestro concepto de amor está totalmente distorsionado por el pecado.

Conocimos el amor cuando alguien nos lo manifestó primero. Cuando éramos pequeñas, nuestros padres nos cuidaban, nos protegían y demostraban su amor hacia nosotras cuando nos cargaban, abrazaban, consolaban e incluso cuando nos llenaban de besos y caricias.

Alguien nos most…

Ha resucitado - Descarga tus materiales

¡Él ha resucitado! ¡Él ha resucitado!
Hace dos mil años, la resurrección de Jesucristo cambió todo. Después de pasar tres días en la tumba, Jesús conquistó el pecado y la muerte y resucitó físicamente de la muerte.
Esto es más que una historia de la Escuela Dominical. Es el fundamento mismo de nuestra fe. En 1 Corintios 15:17, Pablo dice: “Y si Cristo no ha resucitado, su fe es inútil; todavía estás en tus pecados”.  Sin la resurrección, no tenemos fe, ni perdón de pecados, ni eternidad con Dios.
Al comenzar la temporada de Pascua, nos preparamos para celebrar la resurrección de Cristo. A menudo ponemos mucho énfasis en la muerte de Cristo, y por una buena razón, ¿Pero también le damos la misma importancia a su resurrección?
La resurrección de Jesús lo cambió todo. Nos cambió y cambió el mundo. Durante las próximas seis semanas, vamos a estudiar el impacto de la resurrección.
La resurrección nos cambió físicamente, ya que un día experimentaremos la resurrección de nuestros cuerpos físico…

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…