Ir al contenido principal

Lo contrario a vulnerable



“Respondió Jesús y le dijo: Si conocieras el don de Dios, y quién es el que te dice: dame de beber; tú le pedirías, y él te daría agua viva”. San Juan 4:10

Jesús y la mujer samaritana comienzan un diálogo con un ofrecimiento bastante peculiar, hay muchas barreras que Jesús está rompiendo para entrar al secreto del corazón de esta mujer. Las primeras fueron estereotipos culturales de género y de raza y ahora se avecinan las barreras de la propia incredulidad de ella. Esta mujer no está del todo convencida de este hombre, quizás sea un charlatán y en situaciones incómodas la mejor arma para deshacerse de hombres charlatanes (o vendedores fastidiosos) es el cuestionamiento acerca de quiénes son y lo que hacen.

“La mujer le dijo: Señor, no tienes con qué sacarla y el pozo es hondo. ¿De dónde, pues, tienes el agua viva? ¿Acaso eres tu mayor que nuestro padre Jacob que nos dio este pozo del cual bebieron él, sus hijos y sus ganados?”. San Juan 4:11-12

Lo contrario a vulnerable es invulnerable, y aquí tienes ese tono impenetrable en la respuesta de la samaritana, ella cierra las posibilidades a Cristo de entrar en terreno personal pues cuanto más superficial y alejada de lo interior esté la conversación, mejor para ella.

Ahora: la mayoría del tiempo y con la mayoría de las personas somos cajas herméticamente cerradas cuando percibimos un acercamiento inusual, y es saludable mantener barreras de protección, el problema surge cuando esas barreras se comienzan a levantar tan altas que terminan por convertirse en nuestra propia cárcel y no nos dejan mostrar lo que realmente somos.

Esta es nuestra realidad, por naturaleza estamos más interesadas en mantener una buena imagen, defender una buena reputación tratando de mantener todo el pecado lo más a fondo de nuestro corazón. Tapar el pecado es la reacción inmediata de Adán y Eva al percibirse desnudos y vulnerables, y a partir de allí la naturaleza de toda la raza humana es que no importa cómo ni con qué, la urgencia es tapar como sea eso que no deseamos ver de nosotros mismos.  
   
“Entonces fueron abiertos los ojos de ambos, y conocieron que estaban desnudos; entonces cosieron hojas de higuera, y se hicieron delantales”.  Génesis 3:7

 La invulnerabilidad nos hace ser reacios con Dios y las demás personas, hace que la rebeldía tenga cada vez una capa más y más gruesa, hace que estemos en posición defensiva y exigente de lo que consideramos que son nuestros derechos y de lo que creemos que merecemos. 

 “Así también vosotros por fuera, a la verdad, os mostráis justos a los hombres, pero por dentro estáis llenos de hipocresía e iniquidad”.   San Mateo 23:28

No podemos mantener una conducta invulnerable mientras decimos ser lo que somos, eso es imposible porque ambas ideas chocan la una con la otra y nunca podrán existir términos reconciliables entre ellas. O eres una mujer impenetrable y dura o eres una mujer dócil y vulnerable.
Lamentablemente hoy se estila que la mujer sea dura y revolucionaria contra el sistema, pues consideran la única manera de hacer valer sus derechos, y aunque esta visión roza en la mente de muchas cristianas, entre los verdaderos creyentes no estilamos este tipo de conductas. Nosotras no hemos aprendido así a Cristo, él se hizo vulnerable hasta la muerte y nos dio ejemplo de mansedumbre.

Es un esfuerzo perdido mantenernos impenetrables delante del Dios que todo lo conoce.
Así que la conducta de esta mujer nos hace reflexionar sobre la nuestra: Cuando sabes que Dios te está hablando a ti y solamente a ti ¿cedes, o te mantienes al margen? ¿bajas la guardia o subes la defensa?

Cede y baja la guardia, hazte vulnerable.



ACERCA DEL AUTOR


Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.





💧💦💧💦💧💦💧




recuerda que estamos estudiando la serie: Samaritana - vulnerables ante Cristo 





Puedes revisar el plan de lectura de la Semana 2 - Él nos invita



Si recién descubriste nuestra página y deseas incorporarte a la serie de estudio actual puedes consultar nuestro método de estudio.

¡Si estás siguiendo el estudio con tu grupo presencial o virtual no olvides compartir lo que aprendiste el día de hoy, tu aporte puede ser de estímulo para otra joven como tú!

Comentarios

También te recomendamos leer:

Corazón humilde elogiado

'Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos. Bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consolación. ' S. Mateo 5:3-4
Comenzamos la lectura con las primeras dos bienaventuranzas. Las enseñanzas de Jesús, quiero que comencemos dándole contexto a este momento.
Jesús comenzaba su ministerio, se había mudado a vivir en Capernaum zona costera, Juan el Bautista había sido preso y Él comenzó a pregonar que: el reino de los cielos se había acercado, que era tiempo de arrepentirse. También tomo a discípulos que eran pescadores locales.
Lo seguía una gran multitud, todos querían escucharlo enseñar, saber por qué llamaba al arrepentimiento, como era eso de que el reino de los cielos se había acercado. Verlo hacer milagros le daba señales a la multitud que era cierto esto que decía acerca del reino de Dios, sin lugar a duda, solo alguien que viniese de Dios podía sanar, sacar demonios y hablar con tanta autoridad. Todos querían tocarlo…

Haciendo lo correcto

Cuando éramos niñas y surgía un desacuerdo o pelea con nuestros hermanos o compañeros de escuela, tal vez por un juguete o porque “nos miraron mal”, etc., ¿recuerdas cual era tu reacción? y si alguien te empujaba, ¿tú también lo hacías? Yo viví muchas situaciones así; pero recuerdo una en especial; estando en la escuela primaria golpee a uno de mis compañeritos porque él había empujado a mi amiga y yo le hice lo mismo pero con más fuerza y además recuerdo que le di una patada en uno de sus pies, y como resultado de mis acciones recibí una severa llamada de atención en la dirección de la escuela, y mi respuesta fue: “el empujo a mi amiga y por eso lo hice”, lo cual era cierto, pero… sé que no justificaba mis acciones; más eso lo comprendí recién de grande: no debí cobrar el castigo por mi cuenta, y ahora al escribir esta anécdota me da cierta vergüenza y un poco de gracia. A muchos de mis compañeritos de primaria y secundaria no los he vuelto ver, y la verdad es que muchas veces quisie…

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…

Una pacificadora más

El Premio Nobel de la Paz es uno de los cinco premiosque fueron instituidos por el inventorAlfred Nobel. Este premio se otorga "a la persona que haya trabajado más o mejor en favor de la fraternidad entre las naciones, la abolición o reducción de los ejércitosy la promoción de procesos de paz". Hemos admirado a éstas personalidades por hacer histórica pasando por alto que nosotras mismas en el reino de los cielos somos ya acreedoras de un gran galardón otorgado por Dios mismo.
Las bienaventuranzas recogen y perfeccionan las promesas de Dios desde el antiguo testamento ordenándolas al Reino de los cielos. Estas palabras de bien, responden al deseo de gozo que Dios ha puesto en el corazón del hombre, en este caso nuestro corazón.
Jesús pronunció las palabras citadas en Mateo 5:9
“Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios”.

Refiriéndose a una recompensa para quienes vivamos a través de ellas. Nada más y nada menos que ser llamadas sus hijas. La in…