Ir al contenido principal

MANOS A LA OBRA





Cada vez que alguien debe ponerse a trabajar de manera inmediata o debe comenzar a poner en práctica algo de forma urgente, decimos: ¡Manos a la obra! Con esta expresión se quiere decir que no hay lugar para aplazamientos y que el momento de actuar es ahora.

Entonces la mujer dejó su cántaro, y fue a la ciudad, y dijo a los hombres
San Juan 24:8

La  mujer de Samaria, la protagonista de ésta maravillosa historia tuvo un encuentro inesperado en el pozo donde solía recoger agua, su vida no volvió a ser la misma desde ese encuentro, porque descubrió una gran verdad para su vida.

Había conocido a Jesús, había escuchado de su propia voz lo que él podía ofrecer a su vida. La necesidad de compartir con los demás y  el gozo  que le provocaba la oportunidad de una nueva vida era como para no quedarse  callada, así que  enseguida se puso  “manos a la obra”.

Llama la atención del porque el evangelista quería dejarnos  en el relato el hecho de que  dejaba el cántaro, recordemos que el motivo por el cual ella había llegado a ese lugar era para abastecerse de agua, pero luego de ello, entendió  verdaderamente lo que necesitaba en su  vida y que en ese momento   no existía nada que fuera más importante que lo que Jesús le podía ofrecer, así que para aligerar su paso a cumplir el cometido de compartir las buenas nuevas debía despojarse de todo aquello que constituyera una carga o le impidiera aligerar su paso.  Una evidencia importante de que la semilla sembrada en ella por el Señor estaba empezando a germinar. Quiero imaginar  también que quiso mostrarse agradecida y dejarle a Jesús agua para que bebiera mientras  iba. Al fin y al cabo, a pesar de la sed de Jesús y su petición, ella todavía no le había dado agua. Y seguramente también  tenía la intención de regresar a donde estaba Jesús.

Dentro de los Planes de Dios para nuestras vidas hay un propósito que está  encaminado a algo que tenemos que hacer. De ahí el recordatorio de “manos a la obra” algo que no puede esperar, no es para mañana sino se trata de hoy mismo.

"Ahora, pues, ¿por qué te detienes? 
Levántate y bautízate, y lava tus pecados, 
invocando su nombre."
Hechos 22:16

En este versículo encontramos dos palabras con una acción imperativa aludidas  a nuestra purificación espiritual, una motivación también a poner manos a la obra en cuanto a despojarnos de todas las cargas y pecados, y el bautismo  ligado de manera comparativa a la limpieza. Estamos llamadas de manera inmediata a recibir el perdón que Cristo nos ofrece y encontrar en él esa agua viva que sacia nuestra sed y  la necesidad  de cualquier otra cosa.

 Siempre va a ser  importante testificar lo que Cristo ha hecho en nosotras mismas, siendo congruentes a través de nuestras acciones  lo que proclamamos de esa libertad  en Cristo.

A medida que avanza el  estudio de éste pasaje, ¿qué has aprendido? ¿te has sentido identificada con la mujer de Samaria?  ¿existe algo que hoy tienes que dejar para seguir a Jesús?, si ya lo has hecho ¡ Gloria a Dios!, entonces ¿Qué  esperas?,  ¡manos a la obra! hay mucho por hacer y mucho de qué  hablar.

"¿Y cómo predicarán si no fueren enviados? 
Como está escrito: !Cuán hermosos son los pies 
de los que anuncian la paz, 
de los que anuncian buenas nuevas!"
Romanos 10:15










Como barro en sus preciosas manos
Grethel Elías Ruiz.






💧💦💧💦💧💦💧💦💧💦💧



ACERCA DEL AUTOR



                                       Grethel Elías Ruiz   
Guatemalteca y madre de dos increíbles chicas. Desde muy pequeña ha servido a Dios. Pero no fue hasta hace unos años cuando experimentó la separación de su esposo que le hizo tener un encuentro personal con Dios. Le apasiona compartir  del amor de Dios a través de su testimonio. Comparte en un programa de radio y atiende consejería. Conectada con cientos de mujeres en el mundo ella es parte del equipo de líderes de Ama a Dios grandemente desde 2016





💧💦💧💦💧💦💧💦💧💦💧





Comentarios

También te recomendamos leer:

Con amor eterno te he amado

“Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos” Efesios 1:4 (NTV)

Dios nos conoce desde antes de haber creado este mundo. Dios, mi querida amiga, nos amó mucho antes de que nosotras existiéramos.

A menudo trabajamos para ganarnos el amor de nuestras amigas. En ocasiones, también el de nuestros familiares, y si pensamos en el amor romántico, esperamos lograr que ese chico que nos gusta nos mire, para comenzar a ganarnos su amor. Si pensamos que así también debemos ganarnos el amor de Dios, es que nuestra mente no alcanza a comprender el verdadero amor, y esto sucede porque nuestro concepto de amor está totalmente distorsionado por el pecado.

Conocimos el amor cuando alguien nos lo manifestó primero. Cuando éramos pequeñas, nuestros padres nos cuidaban, nos protegían y demostraban su amor hacia nosotras cuando nos cargaban, abrazaban, consolaban e incluso cuando nos llenaban de besos y caricias.

Alguien nos most…

Entrenamiento para el noviazgo

“Porque a Cristo el Señor servís”. Colosenses 3:24
Quizás tus oraciones suenen a algo parecido a esto: Señor ¿cuándo llegará la persona indicada para mí?, ¿Cuándo me unirás él?, Al menos dime ¿quién es?, ¿Cuánto tiempo más tengo que esperar?, ¿Cómo será? … ¿Te sientes identificada?
Pareciera que la chica que ora de esta manera está desesperada por encontrar a un chico pronto, se ha cansado de esperar, parece que ella sólo puede ver sus circunstancias y le resulta imposible vislumbrar más allá de lo que iniciar una relación significa.  
En el ambiente juvenil y especialmente círculos femeninos, se respira mucha presión por encontrar un chico que te haga feliz, amada, que llene sentimientos de soledad y en definitiva que sacie el interior del corazón.  Pero considerar el noviazgo es algo que no puede ser tomado a la ligera, te has preguntado  ¿Cuál es el propósito del amor?
Esta pregunta va más allá de los sentimientos que deseas satisfacer en el momento, forma parte del cuadro de la vo…

Equipadas ayer y hoy - Descarga tus materiales

¿Cuándo fue la primera vez que escuchaste sobre Jesús? ¿Has pensado cómo es que esa historia de un hombre de Jerusalén, que vivió hace más de dos mil años, llegó a tus oídos?  El mensaje del Evangelio no es una simple historia: son las Buenas Nuevas que el mundo había estado esperando. El mensaje del Evangelio es la esperanza de la vida eterna por medio de nuestra creencia y aceptación de Jesucristo.  Aquellos que caminaron junto a Jesús durante su ministerio en la tierra, le creyeron. Ellos le creyeron que era el Hijo de Dios, el que tomaría los pecados del mundo y el que les daría Vida Eterna al poner su fe en Él. Esos hombres y mujeres, murieron por ese mensaje. Ellos fueron testigos de Su vida, Su muerte y Su resurrección, y nada los detendría de contarle al mundo sobre Él. Dios equipó a la iglesia primitiva diariamente. Él estuvo con ellos en momentos desafiantes, cuando tuvieron victorias, y cuando dudaron. Dios tenía una misión especial para la iglesia primitiva y los guio en cada…

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…