Ir al contenido principal

¡Muy Dichosas!




Cada vez que leo estos pasajes que hablan acerca de las Bienaventuranzas siento como que me están tomando el pelo. Sentirme muy dichosa cuando suceden cosas que se salen por completo de mi confort parece ser una mala broma; pero definitivamente cada palabra que sale de la boca de Jesús tiene razón de ser.

Esta semana agregamos otra cualidad que debemos imitar en nuestro carácter; Mansedumbre. Pero, ¿de qué se trata esto realmente?

"Bienaventurados los mansos, porque ellos recibirán la tierra por heredad."
Mateo 5:5

Bienaventurados los humildes, Bienaventurados los que se humillan a sí mismos para de servir a otros, Bienaventurados los que menguan su yo para que sea exaltado Cristo, Bienaventurados los que ponen la otra mejilla, Bienaventurados los que sacrifican lo que más aman en obediencia, Bienaventurados los que son obedientes, Bienaventurados… y podemos seguir profundizando y agregando a la lista. Déjame decirte que todas estas acciones, y las que Dios traiga a tu corazón en esta semana; son parte de la humildad reflejada que debe haber en nuestra vida.

No bastando con escuchar acerca de esta bendición, Jesús nos lleva un paso más allá y nos reta a ser como él. ¡Rayos, no he terminado de digerir esto y tengo que parecerme a Jesús!

"Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas…"
Mateo 11:29

¿Qué significa esto para nosotras hoy? ¿Como puedo parecerme más a Jesús? Piensa en pequeñas cosas que puedes ir cambiando.

Quizás para ti hoy sea poner la otra mejilla en tu familia...Jesús fue maltratado, humillado y burlado por su familia.

Quizás para ti hoy sea perdonar… Jesús aún en la cruz, agonizando; perdona e intercede por ellos y por nosotros.

Quizás para ti hoy sea poner a otros delante tuyo y servirles...Jesús lavó los pies de sus discípulos en humildad y servicio.

Entre más abajo estemos en la pirámide, entre más sufrimiento pasemos por la vida; más brillará el fruto de la humildad, de la mansedumbre en nuestras vidas. (Gal. 5:22-24)

Jesús era un maestro de la palabra, sabía como enseñar a las multitudes y que palabras usar. Jesús sabía que los judíos desde niños memorizaban las escrituras, así que ¡adivina! Jesús usa la palabra que ellos conocen para hacerlos entender de qué se trata. Y así mismo hace con nosotras, nos habla con lo que conocemos para que entendamos realmente lo que nos está pidiendo cambiar en nuestra vida.

"Pero los mansos heredarán la tierra, Y se recrearán con abundancia de paz."
Salmos 37:11 

Y si aún no se te ocurre nada en lo que puedas trabajar para cambiar, Dios nos da un excelente punto de partida: (Tito 3:-5)

-Obedecer a los gobernantes y autoridades el país; me parece curioso que Dios nos traiga a memoria estos versículos para este tiempo cuando muchos de los países en América Latina en que vivimos están en guerra.

-Obedecer en TODO.

-Estar dispuestos a hacer el bien.

-No hablar mal de nadie, ni discutir. Dios nos habla nuevamente de controlar nuestra lengua; que sin lugar a dudas es un gran reto de humildad. (Santiago 3:1-12)

-Ser amables.

-Ser humildes, mostrar mansedumbre.

¡Vaya lista!

A lo largo de su vida, Jesús reflejó humildad en cada acción, en cada palabra, en cada pensamiento, en cada enseñanza. A causa de esto, Jesús recibió su promesa y hoy está sentado a la diestra del Padre reflejando toda su gloria.

"....Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre…"
Filipenses 2:5-11

Hoy nosotras somos llamadas a reflejar que tenemos un carácter más parecido al de  nuestro Salvador, esto es lo que se espera del pueblo de Dios.

"Vestíos, pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañable misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de paciencia; soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros."
Colosenses 3:12-13

Son decisiones de día a día, tu puedes elegir a qué quieres parecerte, sería genial que tus decisiones vayan de la mano con lo que
Dios espera de ti.

¡Piénsalo un poco y decide!



🌷🌷🌷🌷🌷🌷🌷🌷



ACERCA DEL AUTOR



Laura Alfaro  
Tiene 28 años, es Costarricense. Sirve a los jóvenes en una agencia misionera junto a su esposo, cree firmemente en el discipulado basado en el modelo de Jesús y establecer relaciones fuertes. Le apasiona servir a las mujeres dentro de ADG







🌷🌷🌷🌷🌷🌷🌷





Estamos estudiando "Bienaventuranzas"




Te invitamos a seguir siendo parte de nuestros estudios devocional a través de nuestras redes sociales

Facebook - Jovenes ADG 

Instagram - Jovenes ADG

Comentarios

También te recomendamos leer:

Emanuel, Dios con nosotros – José

Echemos un vistazo hoy a la historia de José. José no sería el padre de Jesús aunque, como era el prometido de María, Jesús sería legalmente identificado como su hijo (Lucas 3:23; 4:22; Juan 1:45; 6:42). José no estaba en una posición fácil. Él era solo un hombre, algo que podemos ver por la manera en la que se comporta cuando se da cuenta de que María está embarazada. No quiere ponerla en una situación que pudiera avergonzarla y se dispone a dejarla sin llamar la atención. 

Por supuesto, el hombre que sería cabeza de hogar en el que Jesús iba a crecer, tenía que ser un buen hombre. Él no tenía ni idea de lo que había pasado. Solo sabía que María, su María, estaba embarazada y que él no era el padre. Aun así, no quería avergonzarla, lo que habla muy bien de él. 

Cuando estaba pensando en estas cosas, un ángel del Señor se le apareció en un sueño para calmar su corazón y decirle qué tenía que hacer. El ángel le explicó todo y José, un hombre fiel, creyó que María estaba esperando al Mesí…

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…

Una pacificadora más

El Premio Nobel de la Paz es uno de los cinco premiosque fueron instituidos por el inventorAlfred Nobel. Este premio se otorga "a la persona que haya trabajado más o mejor en favor de la fraternidad entre las naciones, la abolición o reducción de los ejércitosy la promoción de procesos de paz". Hemos admirado a éstas personalidades por hacer histórica pasando por alto que nosotras mismas en el reino de los cielos somos ya acreedoras de un gran galardón otorgado por Dios mismo.
Las bienaventuranzas recogen y perfeccionan las promesas de Dios desde el antiguo testamento ordenándolas al Reino de los cielos. Estas palabras de bien, responden al deseo de gozo que Dios ha puesto en el corazón del hombre, en este caso nuestro corazón.
Jesús pronunció las palabras citadas en Mateo 5:9
“Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios”.

Refiriéndose a una recompensa para quienes vivamos a través de ellas. Nada más y nada menos que ser llamadas sus hijas. La in…