Ir al contenido principal

La verdadera justicia


Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados.
Mateo 5:6

Quizá luego de leer esta bienaventuranza se nos puede ocurrir preguntar ¿Cómo puede ser feliz alguien teniendo hambre y sed? Parece ilógico que hallemos felicidad al ser privadas de estas necesidades importantes como ser comer y beber; pero… espera, la bienaventuranza no menciona alimentos ni bebidas; sino justicia. “Dichosos los que tienen hambre y sed de justicia”, ahora bien ¿Qué es justicia?
De acuerdo al diccionario español justicia es “la virtud de dar a cada cual lo que corresponde”, “Conjunto de valores esenciales sobre los cuales deben basarse una sociedad y el Estado”. ¿Esta es la justicia de la bienaventuranza de la que habla el texto bíblico? No, el señor Jesús hace mención a otro tipo de justicia, a aquella que no es humana; sino divina y que únicamente se experimenta a través de una relación personal con Jesús, quien nos justifica por su sangre.

Seguramente recuerdas que en cierta ocasión Jesús dijo “mi comida es hacer la voluntad del que me envió” (Juan 4:34) Jesús estaba apasionado por hacer la voluntad de Dios, esa era su comida, que todos los hombres conozcan de la gracia que restituye y salva.
Ahora mirémonos a nosotros mismas, ¿Nuestra hambre nos define? Si, nuestros antojos, nuestra avidez describen en gran medida el espirtu que tenemos. Si nuestros deseos nos llevan a Dios, seremos sincronizados a sus propósitos, pues Jesús dijo que los que tienen hambre y sed de justicia serán saciados (Mateo 5:6) a él le agrada cuando anhelamos la justica y la buscamos como un tesoro, el Señor se agrada de ese deseo y del reino donde preferimos habitar. Mateo 6:33 Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.
Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.
Mateo 6:33
Si, pero primero debemos vaciarnos de nosotras mismas: de nuestro orgullo, de la falta de perdón, de la falta de contentamiento, de mentiras, de chismes, de nuestro egoísmo, etc., si mi amiga, nuestra vieja yo debe irse primero, para que podamos tener hambre y sed de justicia, la verdadera justicia de ser como CRISTO y anhelar fervientemente hacer la voluntad del Padre, lo que Dios nos manda.

El hambre y la sed es un sedeo físico que nos lleva a buscar alimento y bebida, si una persona sienta hambre y sed es un síntoma de que esta persona se encuentra bien de lo contrario significaría que está enferma y eso preocupa, ¿cierto? así también deberíamos preocuparnos por buscar satisfacer nuestra hambre y sed espiritual.  En el evangelio de Juan 4:31-34 vemos el ejemplo de nuestro Señor Jesucristo dando prioridad al hambre espiritual.

Entre tanto, los discípulos le rogaban, diciendo: Rabí, come.
Él les dijo: Yo tengo una comida que comer, que vosotros no sabéis.
Entonces los discípulos decían unos a otros: ¿Le habrá traído alguien de comer?
Jesús les dijo: Mi comida es que haga la voluntad del que me envió, y que acabe su obra.
Juan 4:31-34

Querida amiga conocemos que el hambre y la sed física son dos necesidades vitales para el hombre, más el hambre y sed de justicia como hijas de Dios, son una necesidad aún más imperiosa, toda aquella que busque afanosamente la “felicidad”, suplir insatisfacciones temporales, serán defraudadas, pues lo único que tenemos que perseguir con hambre y sed es la verdadera justicia de ser como Cristo y el promete, que seremos saciadas, cuidémonos de las necesidades superficiales que el mundo crea a diario y seamos verdaderamente mujeres apasionadas, hambrientas y sedientas en hacer la voluntad de Dios, su justicia.



💧💦💧💦💧💦💧💦💧💦💧


ACERCA DEL AUTOR

Sandra Karina Condori

Tiene 28 años, de nacionalidad boliviana, soltera. Convencida que la voluntad de Dios es buena, agradable y perfecta. Sirve al Señor en el Ministerio de niños de su Iglesia local y a mujeres y jovencitas a través de ADG.




💧💦💧💦💧💦💧💦💧💦💧

Comentarios

También te recomendamos leer:

Con amor eterno te he amado

“Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos” Efesios 1:4 (NTV)

Dios nos conoce desde antes de haber creado este mundo. Dios, mi querida amiga, nos amó mucho antes de que nosotras existiéramos.

A menudo trabajamos para ganarnos el amor de nuestras amigas. En ocasiones, también el de nuestros familiares, y si pensamos en el amor romántico, esperamos lograr que ese chico que nos gusta nos mire, para comenzar a ganarnos su amor. Si pensamos que así también debemos ganarnos el amor de Dios, es que nuestra mente no alcanza a comprender el verdadero amor, y esto sucede porque nuestro concepto de amor está totalmente distorsionado por el pecado.

Conocimos el amor cuando alguien nos lo manifestó primero. Cuando éramos pequeñas, nuestros padres nos cuidaban, nos protegían y demostraban su amor hacia nosotras cuando nos cargaban, abrazaban, consolaban e incluso cuando nos llenaban de besos y caricias.

Alguien nos most…

Entrenamiento para el noviazgo

“Porque a Cristo el Señor servís”. Colosenses 3:24
Quizás tus oraciones suenen a algo parecido a esto: Señor ¿cuándo llegará la persona indicada para mí?, ¿Cuándo me unirás él?, Al menos dime ¿quién es?, ¿Cuánto tiempo más tengo que esperar?, ¿Cómo será? … ¿Te sientes identificada?
Pareciera que la chica que ora de esta manera está desesperada por encontrar a un chico pronto, se ha cansado de esperar, parece que ella sólo puede ver sus circunstancias y le resulta imposible vislumbrar más allá de lo que iniciar una relación significa.  
En el ambiente juvenil y especialmente círculos femeninos, se respira mucha presión por encontrar un chico que te haga feliz, amada, que llene sentimientos de soledad y en definitiva que sacie el interior del corazón.  Pero considerar el noviazgo es algo que no puede ser tomado a la ligera, te has preguntado  ¿Cuál es el propósito del amor?
Esta pregunta va más allá de los sentimientos que deseas satisfacer en el momento, forma parte del cuadro de la vo…

Equipadas ayer y hoy - Descarga tus materiales

¿Cuándo fue la primera vez que escuchaste sobre Jesús? ¿Has pensado cómo es que esa historia de un hombre de Jerusalén, que vivió hace más de dos mil años, llegó a tus oídos?  El mensaje del Evangelio no es una simple historia: son las Buenas Nuevas que el mundo había estado esperando. El mensaje del Evangelio es la esperanza de la vida eterna por medio de nuestra creencia y aceptación de Jesucristo.  Aquellos que caminaron junto a Jesús durante su ministerio en la tierra, le creyeron. Ellos le creyeron que era el Hijo de Dios, el que tomaría los pecados del mundo y el que les daría Vida Eterna al poner su fe en Él. Esos hombres y mujeres, murieron por ese mensaje. Ellos fueron testigos de Su vida, Su muerte y Su resurrección, y nada los detendría de contarle al mundo sobre Él. Dios equipó a la iglesia primitiva diariamente. Él estuvo con ellos en momentos desafiantes, cuando tuvieron victorias, y cuando dudaron. Dios tenía una misión especial para la iglesia primitiva y los guio en cada…

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…