Ir al contenido principal

La verdadera justicia


Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados.
Mateo 5:6

Quizá luego de leer esta bienaventuranza se nos puede ocurrir preguntar ¿Cómo puede ser feliz alguien teniendo hambre y sed? Parece ilógico que hallemos felicidad al ser privadas de estas necesidades importantes como ser comer y beber; pero… espera, la bienaventuranza no menciona alimentos ni bebidas; sino justicia. “Dichosos los que tienen hambre y sed de justicia”, ahora bien ¿Qué es justicia?
De acuerdo al diccionario español justicia es “la virtud de dar a cada cual lo que corresponde”, “Conjunto de valores esenciales sobre los cuales deben basarse una sociedad y el Estado”. ¿Esta es la justicia de la bienaventuranza de la que habla el texto bíblico? No, el señor Jesús hace mención a otro tipo de justicia, a aquella que no es humana; sino divina y que únicamente se experimenta a través de una relación personal con Jesús, quien nos justifica por su sangre.

Seguramente recuerdas que en cierta ocasión Jesús dijo “mi comida es hacer la voluntad del que me envió” (Juan 4:34) Jesús estaba apasionado por hacer la voluntad de Dios, esa era su comida, que todos los hombres conozcan de la gracia que restituye y salva.
Ahora mirémonos a nosotros mismas, ¿Nuestra hambre nos define? Si, nuestros antojos, nuestra avidez describen en gran medida el espirtu que tenemos. Si nuestros deseos nos llevan a Dios, seremos sincronizados a sus propósitos, pues Jesús dijo que los que tienen hambre y sed de justicia serán saciados (Mateo 5:6) a él le agrada cuando anhelamos la justica y la buscamos como un tesoro, el Señor se agrada de ese deseo y del reino donde preferimos habitar. Mateo 6:33 Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.
Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.
Mateo 6:33
Si, pero primero debemos vaciarnos de nosotras mismas: de nuestro orgullo, de la falta de perdón, de la falta de contentamiento, de mentiras, de chismes, de nuestro egoísmo, etc., si mi amiga, nuestra vieja yo debe irse primero, para que podamos tener hambre y sed de justicia, la verdadera justicia de ser como CRISTO y anhelar fervientemente hacer la voluntad del Padre, lo que Dios nos manda.

El hambre y la sed es un sedeo físico que nos lleva a buscar alimento y bebida, si una persona sienta hambre y sed es un síntoma de que esta persona se encuentra bien de lo contrario significaría que está enferma y eso preocupa, ¿cierto? así también deberíamos preocuparnos por buscar satisfacer nuestra hambre y sed espiritual.  En el evangelio de Juan 4:31-34 vemos el ejemplo de nuestro Señor Jesucristo dando prioridad al hambre espiritual.

Entre tanto, los discípulos le rogaban, diciendo: Rabí, come.
Él les dijo: Yo tengo una comida que comer, que vosotros no sabéis.
Entonces los discípulos decían unos a otros: ¿Le habrá traído alguien de comer?
Jesús les dijo: Mi comida es que haga la voluntad del que me envió, y que acabe su obra.
Juan 4:31-34

Querida amiga conocemos que el hambre y la sed física son dos necesidades vitales para el hombre, más el hambre y sed de justicia como hijas de Dios, son una necesidad aún más imperiosa, toda aquella que busque afanosamente la “felicidad”, suplir insatisfacciones temporales, serán defraudadas, pues lo único que tenemos que perseguir con hambre y sed es la verdadera justicia de ser como Cristo y el promete, que seremos saciadas, cuidémonos de las necesidades superficiales que el mundo crea a diario y seamos verdaderamente mujeres apasionadas, hambrientas y sedientas en hacer la voluntad de Dios, su justicia.



💧💦💧💦💧💦💧💦💧💦💧


ACERCA DEL AUTOR

Sandra Karina Condori

Tiene 28 años, de nacionalidad boliviana, soltera. Convencida que la voluntad de Dios es buena, agradable y perfecta. Sirve al Señor en el Ministerio de niños de su Iglesia local y a mujeres y jovencitas a través de ADG.




💧💦💧💦💧💦💧💦💧💦💧

Comentarios

También te recomendamos leer:

Corazón humilde elogiado

'Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos. Bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consolación. ' S. Mateo 5:3-4
Comenzamos la lectura con las primeras dos bienaventuranzas. Las enseñanzas de Jesús, quiero que comencemos dándole contexto a este momento.
Jesús comenzaba su ministerio, se había mudado a vivir en Capernaum zona costera, Juan el Bautista había sido preso y Él comenzó a pregonar que: el reino de los cielos se había acercado, que era tiempo de arrepentirse. También tomo a discípulos que eran pescadores locales.
Lo seguía una gran multitud, todos querían escucharlo enseñar, saber por qué llamaba al arrepentimiento, como era eso de que el reino de los cielos se había acercado. Verlo hacer milagros le daba señales a la multitud que era cierto esto que decía acerca del reino de Dios, sin lugar a duda, solo alguien que viniese de Dios podía sanar, sacar demonios y hablar con tanta autoridad. Todos querían tocarlo…

Haciendo lo correcto

Cuando éramos niñas y surgía un desacuerdo o pelea con nuestros hermanos o compañeros de escuela, tal vez por un juguete o porque “nos miraron mal”, etc., ¿recuerdas cual era tu reacción? y si alguien te empujaba, ¿tú también lo hacías? Yo viví muchas situaciones así; pero recuerdo una en especial; estando en la escuela primaria golpee a uno de mis compañeritos porque él había empujado a mi amiga y yo le hice lo mismo pero con más fuerza y además recuerdo que le di una patada en uno de sus pies, y como resultado de mis acciones recibí una severa llamada de atención en la dirección de la escuela, y mi respuesta fue: “el empujo a mi amiga y por eso lo hice”, lo cual era cierto, pero… sé que no justificaba mis acciones; más eso lo comprendí recién de grande: no debí cobrar el castigo por mi cuenta, y ahora al escribir esta anécdota me da cierta vergüenza y un poco de gracia. A muchos de mis compañeritos de primaria y secundaria no los he vuelto ver, y la verdad es que muchas veces quisie…

Verdadero descanso

Imagina por un momento: el cielo azul sin una sola nube, la arena cálida bajo tus pies, la brisa del mar rozando tus mejillas, el sonido de las olas golpeando contra las rocas, la sombra de una palmera sobre tu cara, el calor del sol sobre tu cuerpo… todo esto disfrutando de un rico ponche de frutas bien frío mientras contemplas el paisaje. ¿Cuántas no imaginamos así un descanso perfecto? Para mí, el ir a una playa siempre es sinónimo de descanso. ¿Pero has notado que cuando vamos de vacaciones usualmente volvemos más cansadas de lo que nos fuimos? Con más trabajo o estudio, más preocupaciones por retomar la rutina diaria y lo que dejamos para la vuelta, más agobiadas. 

Entonces me surge una pregunta ¿Cuál es el verdadero descanso? Jesús nos enseña con su propia vida de qué se trata realmente descansar.


“Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar.” Mateo 11:28
Jesús nos pide que vayamos a Él para experimentar un descanso verdadero. Esto significa cuerpo

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…