Ir al contenido principal

Una pacificadora más



El Premio Nobel de la Paz es uno de los  cinco premios  que fueron instituidos por el inventor  Alfred Nobel. Este premio se otorga "a la persona que haya trabajado más o mejor en favor de la fraternidad entre las naciones, la abolición o reducción de los ejércitos  y la promoción de procesos de paz".  Hemos admirado  a éstas personalidades por hacer histórica pasando   por alto que nosotras mismas en el reino de los cielos somos ya acreedoras de un gran galardón otorgado por Dios mismo.

Las bienaventuranzas recogen y perfeccionan las promesas de Dios desde el antiguo testamento ordenándolas al Reino de los cielos. Estas palabras de bien, responden al deseo de gozo que Dios ha puesto en el corazón del hombre, en este caso nuestro corazón.

Jesús pronunció las palabras citadas en Mateo 5:9

“Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios”.


Refiriéndose a una recompensa para quienes vivamos a través de ellas. Nada más y nada menos que ser llamadas sus hijas.  La interrogante quizá sería ¿qué tienen que ver con nosotras el tema de promover la paz?,  creyendo que es únicamente para gente ilustre, o dentro del ámbito político-social.

La palabra Batalla o “estar en guerra”  está de moda refiriéndose  a todas aquellas situaciones que enfrentamos a diario que no son nada fácil, sino que por el contrario se convierten en luchas y retos que afectan nuestras relaciones, emociones, el estado físico y porque no, también el área espiritual.

Los días empiezan contra reloj, tráfico, tareas, responsabilidades, trato con personas, desavenencias, críticas, rechazo, enemistades, engaño,  y la lista es interminable,  en resumen , situaciones que nos roban la Paz.

George Washington el primer presidente de los Estados unidos, quien llevara las fuerzas patriotas a la victoria en la guerra de independencia dijo:
“Estar preparados para la guerra es uno de los medios más eficaces para conservar la paz”. Sin embargo para nosotras como hijas de Dios la manera de cómo prepararnos es diferente ya que radica en vivir a través de su paz día a día.

Y la paz de Dios gobierne en vuestros corazones, a la que asimismo fuisteis llamados en un solo cuerpo; y sed agradecidos.”
Colosenses 3:15

Éstas palabras debemos guardar en nuestro corazón para que se  conviertan en el arma necesaria para vencer los obstáculos y problemas. No se resuelven evitándolos, ni mucho menos huyendo, sino enfrentándolos con la convicción de que es a través de Dios y su presencia que podemos experimentar paz y luego la sabiduría conforme Dios nos aconseja.

Contra cada batalla que enfrentamos hay una promesa de parte de Dios, una Palabra llena de verdad, de poder y amor para nosotras sus hijas.

Bienaventurado es ser dichoso, cada bienaventuranza habla de como ser afortunadas y felices, y aunque éstas palabras no prometen carcajadas, placer ni prosperidad terrenal ya que conforme a lo que Jesús vino a enseñarnos, la felicidad es esperanza y gozo independientemente de las circunstancias externas. Cosa que resulta muy difícil cuando las discusiones, discordias, celos, envidias abundan en nuestro entorno.

EL  mundo nos dice,  ¡pelea, defiende tus derechos, no te quedes callada, tienes la razón, es injusto, hay que buscar venganza!

Dios, hoy nos recuerda la forma como desea que enfrentemos éstas dificultades enseñándonos a hacerlo a su manera, Dios es un Dios de paz.  Así que la promesa de ser sus hijas es el resultado de vivir a través de su Espíritu de Paz que mora en nosotras   que nos dirige también al pasaje de Lucas 6:35

Amad, pues, a vuestros enemigos, y haced bien, y prestad, no esperando de ello nada; y será vuestro galardón grande, y seréis hijos del Altísimo; porque él es benigno para con los ingratos y malos.”

El pacificador  trabaja por la paz, así que Dios nos pide realizar acciones no solo en determinadas  áreas de nuestra vida sino en todos los ámbitos y con las personas. A ser tolerantes y no guardar resentimiento a establecer enlaces con los demás para evitar la hostilidad a buscar la reconciliación.  Jesús amó a todo el mundo, aunque el mundo estaba en rebelión contra Dios. El nos pide seguir su ejemplo amando aún a nuestros enemigos.

Al final practicarlo nos traerá dicha, sí la dicha de ser sus hijas, de vivir recibiendo su amor para dar de ese amor, de experimentar una paz inexplicable sin importar si estamos en guerra, ya que el resultado final de la obra del Espíritu Santo en nuestras vidas es una paz profunda y duradera.




💧💦💧💦💧💦💧💦💧💦💧



ACERCA DEL AUTOR



                                       Grethel Elías Ruiz   
Guatemalteca y madre de dos increíbles chicas. Desde muy pequeña ha servido a Dios. Pero no fue hasta hace unos años cuando experimentó la separación de su esposo que le hizo tener un encuentro personal con Dios. Le apasiona compartir  del amor de Dios a través de su testimonio. Comparte en un programa de radio y atiende consejería. Conectada con cientos de mujeres en el mundo ella es parte del equipo de líderes de Ama a Dios grandemente desde 2016





💧💦💧💦💧💦💧💦💧💦💧


Comentarios

También te recomendamos leer:

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…

Acércate a la naturaleza

“Los cielos cuentan la gloria de Dios y el firmamento anuncia la obra de sus manos”. Salmos 19:1
Nunca será lo mismo escuchar una grabación de las olas del mar que estar en la misma orilla del mar, sintiendo la arena y el agua en los pies y viendo con tus propios ojos el reflejo de la luz sobre las olas saladas. Tampoco, nunca las fotografías HD podrán igualar los hermosos paisajes nevados, desérticos, montañosos y llanos que existen en nuestro hogar llamado tierra.
El salmo 19 que de niña aprendí de memoria es mi favorito, pienso que es el mejor poema que puede describir el verdadero sentido de todo nuestro ecosistema, pues no hay otro argumento para explicar la existencia de cada ser viviente que Dios mismo.
¡Cuán innumerables son tus obras, oh Jehová! Hiciste todas ellas con sabiduría; la tierra está llena de tus beneficios. Salmos 104:24
Toda esta semana hemos visto que el carácter de Dios se expresa en la naturaleza, la Biblia llama necios a aquellos que niegan la existencia de Dio…

¡Muy Dichosas!

Cada vez que leo estos pasajes que hablan acerca de las Bienaventuranzas siento como que me están tomando el pelo. Sentirme muy dichosa cuando suceden cosas que se salen por completo de mi confort parece ser una mala broma; pero definitivamente cada palabra que sale de la boca de Jesús tiene razón de ser.
Esta semana agregamos otra cualidad que debemos imitar en nuestro carácter; Mansedumbre. Pero, ¿de qué se trata esto realmente?
"Bienaventurados los mansos, porque ellos recibirán la tierra por heredad." Mateo 5:5
Bienaventurados los humildes, Bienaventurados los que se humillan a sí mismos para de servir a otros, Bienaventurados los que menguan su yo para que sea exaltado Cristo, Bienaventurados los que ponen la otra mejilla, Bienaventurados los que sacrifican lo que más aman en obediencia, Bienaventurados los que son obedientes, Bienaventurados… y podemos seguir profundizando y agregando a la lista. Déjame decirte que todas estas acciones, y las que Dios traiga a tu coraz…