Ir al contenido principal

Guía mis pasos




¿Te has encontrado alguna vez en un lugar nuevo para ti? Sabes a dónde quieres ir pero no sabes cómo llegar. Si tienes carro sólo basta con activar el GPS de este (o el de tu celular) para que te guíe y te permita llegar a tiempo y con bien al lugar donde vas. Conforme vas en el camino te indicará por donde doblar y qué camino tomar, pero si no pones atención a la indicación puedes tomar una decisión que tal vez te aleje del destino al que deseas llegar. Por eso es importante seguir las indicaciones que te da. Esta app nos ayuda a llegar fácilmente a dónde queremos ir y evita que tomemos rutas erróneas.

            La Palabra de Dios al igual que un GPS nos indica qué camino debemos seguir para llegar un día a un destino glorioso con nuestro Salvador. Esta nos mantiene en el camino correcto si así se lo permitimos.

            En Salmos 19:12-13 nos señala lo siguiente:
“¿Quién podrá entender sus propios errores? Líbrame de los que me son ocultos.  Preserva también a tu siervo de las soberbias; Que no se enseñoreen de mí; Entonces seré íntegro, y estaré limpio de gran rebelión”.

            Cuando leemos, estudiamos y meditamos en la Palabra de Dios, ésta abre nuestros ojos para que podamos ver la situación de nuestro corazón y nos muestra la manera en cómo Dios quiere que seamos. Nos  libra porque Su verdad nos hace libres de ideas erróneas que aprendimos de nuestros padres o que con el paso del tiempo se sembraron en nuestro corazón.
Cuando somos jóvenes con un espíritu enseñable, es más fácil reconocer nuestros errores y no abrigar en nuestro corazón soberbia, porque hemos entendido que necesitamos ser moldeadas por Dios cada día.

            Sólo la Palabra nos ayuda a ser íntegras en nuestra escuela, trabajo o cualquier lugar donde Dios nos permite estar.  Ella nos mantiene a salvo de  ideas erróneas que quieren desviarnos del propósito que Dios tiene para nuestra vida. Aunque vayamos en contra de la corriente nos ayuda a mantenernos firmes teniendo un corazón puro que sólo anhela honrar a Dios.

            Cuando nos sumergimos en la Palabra, esta va limpiando nuestro corazón para poder ser obedientes. También nos ayuda a permanecer en su camino y amar a nuestro prójimo como a nosotras mismas, porque es el amor de Dios depositado en nosotras quien nos hace amarlo a Él, amarnos a nosotras mismas y amar a los demás.

            Sin embargo, la Biblia es muy clara en sus indicaciones y debemos seguirlas como nos lo señala. Para ello necesitamos estar atentas y perseverar en ser hacedoras de ella, y no sólo oidoras olvidadizas. Seamos diligentes cada día en levantarnos y pasar tiempo con Dios. Decidámonos en crear una disciplina de ello. Pidamos constantemente la ayuda del Espíritu de Dios que mora en nosotras para que ponga en nosotras tanto el querer como el hacer.

Chicas: ¡Perseveremos! ¡No nos detengamos! Dios está con nosotras y
es quien guía nuestros pasos.

            Porque si grabamos la Palabra de Dios en nuestro corazón y la guardamos, esta nos ayudará a no pecar contra Dios y podremos llegar al destino que tanto deseamos: el de poder ver cara a cara a nuestro Salvador.

            Por último, en Salmos 1:1-3 nos dice lo siguiente:
“Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos,  Ni estuvo en camino de pecadores, Ni en silla de escarnecedores se ha sentado; Sino que en la ley de Jehová está su delicia, Y en su ley medita de día y de noche. Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas, Que da su fruto en su tiempo, Y su hoja no cae;  Y todo lo que hace, prosperará”.

            Somos bendecidas o afortunadas por no seguir el ejemplo ni el consejo de personas que no tienen temor de Dios.  Somos bendecidas por decidir encontrar en la palabra de Dios nuestra delicia y meditar en ella de día y de noche permitiéndole al Espíritu Santo trabajar en nuestro corazón.   En cualquier lugar donde estemos marcaremos la diferencia, la gracia de Dios será sobre nosotras, llevaremos buen fruto y en todo lo que hagamos seremos prosperadas. Pero lo mejor de todo, es que la palabra de Dios nos mantendrá en el camino correcto para alcanzar la meta, como dijo el apóstol Pablo: “He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe” (2 Timoteo 4:7).

            Decidámonos en este día a caminar con Dios por medio del Espíritu Santo y de Su palabra la cual nos mantendrá siempre en el camino correcto.


Siguiendo sus pisadas
Rachel Franyutti 


💧💦💧💦💧💦💧


Estamos estudiando la serie Acércate - aprendiendo a estudiar la palabra de Dios 




Si recién descubriste nuestra página y deseas incorporarte a la serie de estudio actual puedes consultar nuestro método de estudio.

¡Si estás siguiendo el estudio con tu grupo presencial o virtual no olvides compartir lo que aprendiste el día de hoy, tu aporte puede ser de estímulo para otra joven como tú!

Comentarios

También te recomendamos leer:

Dios te ama infinitamente

“Amados hijos míos, debemos amarnos unos a otros, porque el amor viene de Dios. Todo el que ama es hijo de Dios, y conoce a Dios.” 1 Juan 4: 7
Dios te ama, no es solo una frase que has escuchado o leído mucho, no son solo palabras que alguien te dice para hacerte sentir mejor.
Es algo más, va más allá de ser solo palabras. Es algo más profundo, Dios es efectivamente Dios ES amor y Su naturaleza es amarte.
El amor ES Dios y  aquel que ama es hijo de Dios y conoce a Dios, pero…  ¿qué es el amor?
Como aprendimos esta semana el amor: -No es envidioso -No busca lo suyo -No se enoja fácilmente -No juzga -No critica -Es paciente -Todo lo cree -Todo lo espera -

Con amor eterno te he amado

“Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos” Efesios 1:4 (NTV)

Dios nos conoce desde antes de haber creado este mundo. Dios, mi querida amiga, nos amó mucho antes de que nosotras existiéramos.

A menudo trabajamos para ganarnos el amor de nuestras amigas. En ocasiones, también el de nuestros familiares, y si pensamos en el amor romántico, esperamos lograr que ese chico que nos gusta nos mire, para comenzar a ganarnos su amor. Si pensamos que así también debemos ganarnos el amor de Dios, es que nuestra mente no alcanza a comprender el verdadero amor, y esto sucede porque nuestro concepto de amor está totalmente distorsionado por el pecado.

Conocimos el amor cuando alguien nos lo manifestó primero. Cuando éramos pequeñas, nuestros padres nos cuidaban, nos protegían y demostraban su amor hacia nosotras cuando nos cargaban, abrazaban, consolaban e incluso cuando nos llenaban de besos y caricias.

Alguien nos most…

Ha resucitado - Descarga tus materiales

¡Él ha resucitado! ¡Él ha resucitado!
Hace dos mil años, la resurrección de Jesucristo cambió todo. Después de pasar tres días en la tumba, Jesús conquistó el pecado y la muerte y resucitó físicamente de la muerte.
Esto es más que una historia de la Escuela Dominical. Es el fundamento mismo de nuestra fe. En 1 Corintios 15:17, Pablo dice: “Y si Cristo no ha resucitado, su fe es inútil; todavía estás en tus pecados”.  Sin la resurrección, no tenemos fe, ni perdón de pecados, ni eternidad con Dios.
Al comenzar la temporada de Pascua, nos preparamos para celebrar la resurrección de Cristo. A menudo ponemos mucho énfasis en la muerte de Cristo, y por una buena razón, ¿Pero también le damos la misma importancia a su resurrección?
La resurrección de Jesús lo cambió todo. Nos cambió y cambió el mundo. Durante las próximas seis semanas, vamos a estudiar el impacto de la resurrección.
La resurrección nos cambió físicamente, ya que un día experimentaremos la resurrección de nuestros cuerpos físico…

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…