Ir al contenido principal

Crónica de muerte



Si puedo ser honesta contigo, estos pasajes del día de hoy son los versículos que evito leer siempre que puedo, porque me invade una tristeza profunda, me imagino pasito a pasito cada cosa que enfrentó Jesús y es inevitable para mí no sentir un hueco en mi estómago. Esto es una crónica de una muerte que creo que ninguna de nosotras querrá vivir.  

Según lo describe Mateo:

-La tierra estaba totalmente en tinieblas; el diablo se gloriaba de vencer a Jesús, creyó que lo había logrado finalmente. Satanás creyó que la luz del mundo se estaba apagando poco a poco, sin contar que días después se levantaría más brillante que nunca; para no volverse a apagar jamás. Pero mientras esto sucedía la tierra estaba en completa oscuridad, la oscuridad del pecado, del arrepentimiento, de dolor. 

-Jesús gemía de dolor, hablaba y escuchaba lo que decían las personas más cercanas a él; hablaba con los ladrones, con su madre, con su discípulo amado, con los soldados...
Hablaba con el Padre, rogaba para que él escuchara su clamor, y es que aún en estos momentos tan críticos Jesús se dirige al Padre por medio de su Palabra. Jesús la sabía de memoria, Jesús sabía cómo debía hablar ¿y entonces porque el Padre no intervino? Según dicen los estudiosos, El Padre en estos últimos segundos, minutos de sufrimiento de Jesús; prefirió darle la espalda para no verlo más. 

“Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado? ¿Por qué estás tan lejos de mi salvación, y de las palabras de mi clamor?”
Salmos 22:1 

Nuestro Dios sabía la recompensa que tenía lista y preparada para él en cuanto acabara con las tarea que le había encomendado. 

“Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre, para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre.”
Filipenses 2:9‭-‬11 

-Las personas que miraban y las que pasaban se burlaban de él "…si es Elías." decían algunos. “...tiene sed, trae vinagre.” decían otros. 
Todo esto para cumplir con las profecías mesiánicas.

Mateo 27:47-48
Salmo 69:21

-Al momento de expirar el velo del templo se rasgó de arriba a abajo, y si haz visto una imagen de cómo eran los templos; esto debió ser algo impactante de ver. 

Este relato es como de una película de terror, que para mi gusto; sería muy difícil de ver y Jesús lo soporto hasta el final. Hasta la muerte,  muerte de cruz como nos lo dice Pablo en la carta a los Filipenses. 

Si retrocedemos a unas escenas atrás, podemos ver a Jesús orando en el Monte de los Olivos; con una profunda tristeza y aflicción, rogando al Padre pasar de esa copa. ¿Recuerdas que suda sangre porque su cuerpo, sus emociones, sus pensamientos han colapsado? Pues ese era el trabajo de Jesús, ¡Hacer la voluntad del Padre! Y esa voluntad era morir por ti y por mí. (Puedes leerlo en Marcos 14:32-442)

Jesús tuvo que sufrir todo eso para que al final el centurión y las personas que estaban presenciando pudieran ver la verdad, reconocerlo tal cual era, reconocerlo como Hijo de Dios. Y así es como Jesús logró darnos regalos ese día; regalos envueltos en papel feo para él; regalos en el papel más lindo para nosotros. Logró darnos libre acceso hasta el Padre, nos dió su sangre en nosotros, nos dio ojos abiertos para ver la verdad. 

“Y he aquí, el velo del templo se rasgó en dos, de arriba abajo; y la tierra tembló, y las rocas se partieron; y se abrieron los sepulcros, y muchos cuerpos de santos que habían dormido, se levantaron; y saliendo de los sepulcros, después de la resurrección de él, vinieron a la santa ciudad, y aparecieron a muchos.”
Mateo 27:51‭-‬53 

Al tercer día Jesús cumplió con su palabra y resucitó; dándonos más promesas a que aferrarnos esperando su segunda venida.

“Y no solamente con respecto a él se escribió que le fue contada, sino también con respecto a nosotros a quienes ha de ser contada, esto es, a los que creemos en el que levantó de los muertos a Jesús, Señor nuestro, el cual fue entregado por nuestras transgresiones, y resucitado para nuestra justificación.”
Romanos 4:23‭-‬25 

Amada amiga, te reto a que sigamos honrando su legado, honrando el sufrimiento que vivió para darnos libertad, esperando ansiosas su venida, compartiendo sus enseñanzas y más aún en estos tiempos tan difíciles para el mundo. Te reto a seguir haciendo su voluntad, aunque esta nos haga sudar gotas de sangre.





💦💧💦💧💦💧💦💧💦💧

ACERCA DEL AUTOR



Laura Alfaro  
Tiene 28 años, es Costarricense. Sirve a los jóvenes en una agencia misionera junto a su esposo, cree firmemente en el discipulado basado en el modelo de Jesús y establecer relaciones fuertes. Le apasiona servir a las mujeres dentro de ADG





💧💦💧💦💧💦💧💦💧💦💧






Estamos estudiando la serie - Ha resucitado 






Si recién descubriste nuestra página y deseas incorporarte a la serie de estudio actual puedes consultar nuestro método de estudio.

¡Si estás siguiendo el estudio con tu grupo presencial o virtual no olvides compartir lo que aprendiste el día de hoy, tu aporte puede ser de estímulo para otra joven como tú!



Comentarios

También te recomendamos leer:

Dios te ama infinitamente

“Amados hijos míos, debemos amarnos unos a otros, porque el amor viene de Dios. Todo el que ama es hijo de Dios, y conoce a Dios.” 1 Juan 4: 7
Dios te ama, no es solo una frase que has escuchado o leído mucho, no son solo palabras que alguien te dice para hacerte sentir mejor.
Es algo más, va más allá de ser solo palabras. Es algo más profundo, Dios es efectivamente Dios ES amor y Su naturaleza es amarte.
El amor ES Dios y  aquel que ama es hijo de Dios y conoce a Dios, pero…  ¿qué es el amor?
Como aprendimos esta semana el amor: -No es envidioso -No busca lo suyo -No se enoja fácilmente -No juzga -No critica -Es paciente -Todo lo cree -Todo lo espera -

Con amor eterno te he amado

“Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos” Efesios 1:4 (NTV)

Dios nos conoce desde antes de haber creado este mundo. Dios, mi querida amiga, nos amó mucho antes de que nosotras existiéramos.

A menudo trabajamos para ganarnos el amor de nuestras amigas. En ocasiones, también el de nuestros familiares, y si pensamos en el amor romántico, esperamos lograr que ese chico que nos gusta nos mire, para comenzar a ganarnos su amor. Si pensamos que así también debemos ganarnos el amor de Dios, es que nuestra mente no alcanza a comprender el verdadero amor, y esto sucede porque nuestro concepto de amor está totalmente distorsionado por el pecado.

Conocimos el amor cuando alguien nos lo manifestó primero. Cuando éramos pequeñas, nuestros padres nos cuidaban, nos protegían y demostraban su amor hacia nosotras cuando nos cargaban, abrazaban, consolaban e incluso cuando nos llenaban de besos y caricias.

Alguien nos most…

Ha resucitado - Descarga tus materiales

¡Él ha resucitado! ¡Él ha resucitado!
Hace dos mil años, la resurrección de Jesucristo cambió todo. Después de pasar tres días en la tumba, Jesús conquistó el pecado y la muerte y resucitó físicamente de la muerte.
Esto es más que una historia de la Escuela Dominical. Es el fundamento mismo de nuestra fe. En 1 Corintios 15:17, Pablo dice: “Y si Cristo no ha resucitado, su fe es inútil; todavía estás en tus pecados”.  Sin la resurrección, no tenemos fe, ni perdón de pecados, ni eternidad con Dios.
Al comenzar la temporada de Pascua, nos preparamos para celebrar la resurrección de Cristo. A menudo ponemos mucho énfasis en la muerte de Cristo, y por una buena razón, ¿Pero también le damos la misma importancia a su resurrección?
La resurrección de Jesús lo cambió todo. Nos cambió y cambió el mundo. Durante las próximas seis semanas, vamos a estudiar el impacto de la resurrección.
La resurrección nos cambió físicamente, ya que un día experimentaremos la resurrección de nuestros cuerpos físico…

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…