Ir al contenido principal

Momento de morir



“Porque por cuánto la muerte entró por un hombre, también por un hombre la resurrección de los muertos. Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados”.
1 Corintios 15:21-22

¿Luchas con el miedo a la muerte? O por el contrario ¿luchas con ideas suicidas?

La muerte puede tener una apariencia muy intimidante, y para algunas puede que sea mejor no nombrarla; para otras quizás, la muerte sea una contemplación diaria en sus pensamientos como una respuesta inmediata a las presiones que enfrentan.

Sea cual sea tu caso, la biblia tiene mucho para decirnos no sólo acerca de la muerte, sino más aún, de la resurrección.

En primer lugar, Pablo asegura en 1 Corintios 15:20 que Jesucristo ha resucitado de los muertos y esto lo afirmamos porque sabemos que Él es el único ser humano que ha tenido el poder de entregarse a la muerte y volver a la vida porque es Dios.

Ningún ser humano tiene el poder de escoger morir y volver a la vida o solamente no morir, la caída de Adán no solo complicó la vida sobre la tierra, sino que además corrompió a todos los descendientes, si aún tienes dudas acerca del efecto que tuvo el pecado de Adán, tan sólo mira la cruda realidad de la muerte justo ahora con la pandemia de coronavirus.

Pero tenemos buenas noticias, en segundo lugar, Pablo dice que es cierto, las decisiones de un ser humano afectaron el destino de todos los demás, pero la muerte y resurrección de un ser humano distinto afectaron el destino de los que están en él, ese es Cristo Jesús. En Adán todos mueren, en cambio podemos mirar a Cristo y asirnos de él en fe para asegurar nuestra propia resurrección.
Esto es un hecho, porque Cristo no simplemente vino a perdonar nuestros pecados, él vino para asegurarse de que los que creen en él vivan con él. Los cristianos no simplemente creemos en Jesús y nos identificamos con sus padecimientos, estamos unidos con él en su resurrección. La resurrección de Jesús implica la resurrección de su pueblo.

En consecuencia, Pablo afirma en tercer lugar que hay un orden de resurrección, en el obrar de Dios se ordenó que el Hijo de Dios fuera el primero en levantarse de los muertos como las primicias, es decir, el primer fruto que anticipa la cosecha, luego nosotros los creyentes que existimos en Cristo y pertenecemos a él, resucitaremos en él como su cosecha.

Así que, negar o aceptar la resurrección del cuerpo va de la mano con nuestro estilo de vida, si creemos que el poder de Dios levantó a Jesús de los muertos, podemos confiar que sea por accidente, o enfermedad o cualquier forma soberana que Dios elija para nuestra muerte nosotras seremos resucitadas en él, y puedes confiar de que llegado ese momento estará la mano de Cristo extendida ayudándote a pasar al otro lado.      

Si por el contrario, contemplas la muerte como algo deseable y has estado buscando maneras de ejecutarla como una forma de liberarte de las presiones que experimentas, te diré primero que: como hijas de Dios ansiamos el día en que llegue la muerte, porque deseamos estar con el Señor. De hecho, el mismo Pablo escribiendo a los filipenses dice que él vive para Cristo, pero si puede morir le es mucho mejor, porque para él significa una ganancia mayor: vivir en la plenitud de Dios.

Entonces ¿estás deseando la muerte por las razones correctas?

Segundo: Si estás planeando ejecutar tu propia muerte, no habrá para ti esperanza de resurrección para vivir con Cristo porque no estás dejando que sea Dios el soberano sobre las circunstancias de tu muerte, la muerte no es un escape a la presión. Si tu crees en la resurrección de Cristo y de los creyentes puedes mantenerte firme sin importar la presión que experimentes. Debes considerar esto muy en serio y volverte al él en arrepentimiento, sé lo suficientemente humilde como para abandonar en manos de Dios la causa, la forma y el momento de tu muerte.




💚💙💚💦💙💚💧


ACERCA DEL AUTOR 

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.


       


Estamos estudiando la serie - Ha resucitado 


Si recién descubriste nuestra página y deseas incorporarte a la serie de estudio actual puedes consultar nuestro método de estudio.

¡Si estás siguiendo el estudio con tu grupo presencial o virtual no olvides compartir lo que aprendiste el día de hoy, tu aporte puede ser de estímulo para otra joven como tú!

Comentarios

También te recomendamos leer:

Dios te ama infinitamente

“Amados hijos míos, debemos amarnos unos a otros, porque el amor viene de Dios. Todo el que ama es hijo de Dios, y conoce a Dios.” 1 Juan 4: 7
Dios te ama, no es solo una frase que has escuchado o leído mucho, no son solo palabras que alguien te dice para hacerte sentir mejor.
Es algo más, va más allá de ser solo palabras. Es algo más profundo, Dios es efectivamente Dios ES amor y Su naturaleza es amarte.
El amor ES Dios y  aquel que ama es hijo de Dios y conoce a Dios, pero…  ¿qué es el amor?
Como aprendimos esta semana el amor: -No es envidioso -No busca lo suyo -No se enoja fácilmente -No juzga -No critica -Es paciente -Todo lo cree -Todo lo espera -

Con amor eterno te he amado

“Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos” Efesios 1:4 (NTV)

Dios nos conoce desde antes de haber creado este mundo. Dios, mi querida amiga, nos amó mucho antes de que nosotras existiéramos.

A menudo trabajamos para ganarnos el amor de nuestras amigas. En ocasiones, también el de nuestros familiares, y si pensamos en el amor romántico, esperamos lograr que ese chico que nos gusta nos mire, para comenzar a ganarnos su amor. Si pensamos que así también debemos ganarnos el amor de Dios, es que nuestra mente no alcanza a comprender el verdadero amor, y esto sucede porque nuestro concepto de amor está totalmente distorsionado por el pecado.

Conocimos el amor cuando alguien nos lo manifestó primero. Cuando éramos pequeñas, nuestros padres nos cuidaban, nos protegían y demostraban su amor hacia nosotras cuando nos cargaban, abrazaban, consolaban e incluso cuando nos llenaban de besos y caricias.

Alguien nos most…

Ha resucitado - Descarga tus materiales

¡Él ha resucitado! ¡Él ha resucitado!
Hace dos mil años, la resurrección de Jesucristo cambió todo. Después de pasar tres días en la tumba, Jesús conquistó el pecado y la muerte y resucitó físicamente de la muerte.
Esto es más que una historia de la Escuela Dominical. Es el fundamento mismo de nuestra fe. En 1 Corintios 15:17, Pablo dice: “Y si Cristo no ha resucitado, su fe es inútil; todavía estás en tus pecados”.  Sin la resurrección, no tenemos fe, ni perdón de pecados, ni eternidad con Dios.
Al comenzar la temporada de Pascua, nos preparamos para celebrar la resurrección de Cristo. A menudo ponemos mucho énfasis en la muerte de Cristo, y por una buena razón, ¿Pero también le damos la misma importancia a su resurrección?
La resurrección de Jesús lo cambió todo. Nos cambió y cambió el mundo. Durante las próximas seis semanas, vamos a estudiar el impacto de la resurrección.
La resurrección nos cambió físicamente, ya que un día experimentaremos la resurrección de nuestros cuerpos físico…

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…