Ir al contenido principal

mujeres que alzan la voz




“Y Cristo vive en ustedes; entonces, aunque el cuerpo morirá por causa del pecado, el Espíritu les da vida, porque ustedes ya fueron hechos justos a los ojos de Dios. El Espíritu de Dios, quien levantó a Jesús de los muertos, vive en ustedes; y así como Dios levantó a Cristo Jesús de los muertos, él dará vida a sus cuerpos mortales mediante el mismo Espíritu, quien vive en ustedes.”
Romanos 8:10-11 NTV

El texto en Romanos 8 es intenso, nos muestra verdades fundamentales sobre tener una fe viva, una fe puesta en algo completamente diferente a lo que los otros ponen su fe.

La resurrección de Cristo es clave para creer en Su evangelio, si dudas o piensas en este hecho como algo simbólico déjame decirte que debes analizar tus creencias, pero si de lo contrario estas convencida que Cristo Jesús verdaderamente resucito y hoy vive junto a Dios Padre en el cielo tu fe tiene esperanza.

Hace poco leí en alguna red social algo así: “una doctrina sin esperanza no proviene de Dios” y están pasando tantas cosas en este mundo que nuestra fe muchas veces tambalea, hay momentos que perdemos la esperanza de que algo va a ocurrir, llegamos a pensar que Dios ya se olvido de nosotras y que quizás Jesús ya no venga y esto es lo que satanás quiere que creamos, él quiere que comencemos a perder la esperanza, quiere desanimarnos, quiere que bajemos los brazos para que callemos la verdad
.
Y aunque estemos bombardeadas de información sobre el coronavirus, sobre guerras y rumores de ellas, aunque la tierra arde en fuego y la fauna se esta perdiendo, nada debe hacernos quitar nuestra mirada de Cristo. Satanás solo quiere desanimarte haciéndote dudar, pero recuerda Cristo resucito de los muertos y venció con ello a satanás y su ejército.

Debemos recordar que nuestro espíritu vive a causa de la justicia ofrecida por Jesucristo en la cruz y en la resurrección. Debemos tener presente que mientras viva en nosotras el Espíritu Santo de Dios, Él vive en este mundo y mientras Su presencia este aquí nada malo nos puede pasar, mientras no seamos arrebatadas al cielo satanás no puede tomar el dominio del mundo. Todo apunta a que nos estamos preparando para la venida de nuestro Salvador, todo nos hace ver cada vez la mas inminente venida de nuestro Salvador, pero mientras no seamos quitadas de esta tierra aún hay esperanza de salvación.

No te canses de predicar, no dudes en usar tus redes sociales para compartir esperanza en el Salvador, no dejemos que esta cuarentena y la falta de congregarnos apague el fuego del Espíritu Santo en nosotras, es lo que satanás quiere lograr, quiere debilitar nuestra fe, quiere que el evangelio deje de correr y que los y las creyentes dudemos, nos debilitemos y nos quedemos callados, no lo dejemos vencer, porque Jesucristo ya lo venció y eso nos da vitoria también sobre él.

Los versículos de hoy nos dicen que somos libres en Cristo y esta libertad no es para hacer lo que nosotros queramos, mas bien es libertad para negarnos a lo que nuestra carne nos impulsa a hacer y que nos separa de Dios. La pereza y el desanimo son algunas de ellas, por eso hoy quiero desafiarte a publicar un versículo que ha sido de aliento para tu vida en momentos difíciles, a publicarlo en tus redes sociales, a dibujarlo o ilustrarlos o como se te ocurra, no bajemos la voz alcémosla con fuerza en el nombre de Jesús.

Que en este tiempo que el mundo siente terror, que la esperanza se está perdiendo, seamos nosotras Su pueblo que levante la voz y traiga esperanza, así como las mujeres corrieron a contarle a los discípulos que Jesús había resucitado, que la tumba estaba vacía, corramos nosotras a decir que hay esperanza, que aun hay tiempo para clamar a Dios por salvación.  





                           💧💦💧💦💧💦💧💦💧💦💧



Andrea Donoso



Chilena, madre de tres hermosos niños, casada con un Mexicano. Feliz de servir al Señor y a las mujeres de su alrededor. Estudió teología básica en Palabra de Vida Argentina, actualmente continúa sus estudios en la Facultad Teológica Biblia Bautista y en APEN.





💧💦💧💦💧💦💧💦💧💦💧




Estamos estudiando la serie - Ha resucitado 






Si recién descubriste nuestra página y deseas incorporarte a la serie de estudio actual puedes consultar nuestro método de estudio.

¡Si estás siguiendo el estudio con tu grupo presencial o virtual no olvides compartir lo que aprendiste el día de hoy, tu aporte puede ser de estímulo para otra joven como tú!





Comentarios

También te recomendamos leer:

Con amor eterno te he amado

“Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos” Efesios 1:4 (NTV)

Dios nos conoce desde antes de haber creado este mundo. Dios, mi querida amiga, nos amó mucho antes de que nosotras existiéramos.

A menudo trabajamos para ganarnos el amor de nuestras amigas. En ocasiones, también el de nuestros familiares, y si pensamos en el amor romántico, esperamos lograr que ese chico que nos gusta nos mire, para comenzar a ganarnos su amor. Si pensamos que así también debemos ganarnos el amor de Dios, es que nuestra mente no alcanza a comprender el verdadero amor, y esto sucede porque nuestro concepto de amor está totalmente distorsionado por el pecado.

Conocimos el amor cuando alguien nos lo manifestó primero. Cuando éramos pequeñas, nuestros padres nos cuidaban, nos protegían y demostraban su amor hacia nosotras cuando nos cargaban, abrazaban, consolaban e incluso cuando nos llenaban de besos y caricias.

Alguien nos most…

Introducción a Miedo y Ansiedad - Descarga tus materiales

¿Puedes imaginar la vida sin miedo o preocupación? No puedo porque es una parte de nuestras vidas, imaginar una vida sin el menor miedo, preocupación o ansiedad es prácticamente imposible. Adán y Eva fueron los únicos que pudieron experimentar este tipo de vida, hasta que desobedecieron la ley perfecta de Dios. A partir de ese momento, el miedo y todos sus parientes convirtieron en su hogar nuestros corazones.

Nadie es inmune. Todos lo experimentamos, desde una leve inquietud y preocupación hasta una ansiedad paralizante y un terror total. Podríamos pasar semanas hablando de todas las cosas que nos roban el sueño y atormentan nuestras mentes. En lugar de centrarnos en lo que nos afecta, debemos ver el miedo y la preocupación a la luz de quién es Dios y cómo podemos superarlo a través del poder de las Escrituras.

Pero, ¿qué es el miedo?

El miedo se define de muchas maneras diferentes. Es una sensación de ansiedad o temor sobre el resultado de algo, o el estrés de preguntarse si tus nec…

Dios te ama infinitamente

“Amados hijos míos, debemos amarnos unos a otros, porque el amor viene de Dios. Todo el que ama es hijo de Dios, y conoce a Dios.” 1 Juan 4: 7
Dios te ama, no es solo una frase que has escuchado o leído mucho, no son solo palabras que alguien te dice para hacerte sentir mejor.
Es algo más, va más allá de ser solo palabras. Es algo más profundo, Dios es efectivamente Dios ES amor y Su naturaleza es amarte.
El amor ES Dios y  aquel que ama es hijo de Dios y conoce a Dios, pero…  ¿qué es el amor?
Como aprendimos esta semana el amor: -No es envidioso -No busca lo suyo -No se enoja fácilmente -No juzga -No critica -Es paciente -Todo lo cree -Todo lo espera -

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…