Ir al contenido principal

Jesús es la resurrección




Lo que estamos viviendo hoy nos ha hecho reflexionar sobre nuestro andar en Cristo, pero también, sobre nuestra muerte. No sabemos sí viviremos después de esta pandemia, o quizás seamos llevadas de esta vida por otras circunstancias, pero de lo que podemos estar seguras, es que la muerte a los que creemos en Jesús como nuestro salvador, no nos separará de ÉL.

Todos los que hemos perdido a un ser querido, conocemos ese dolor. Un dolor que solo encuentra consuelo en Cristo, a través de su amor dará sanidad a nuestro corazón con el tiempo. Eso mismo vivió María y Marta, Lázaro su hermano yacía cuatro días en el sepulcro, ya se habían resignado a no verlo más, sino hasta la resurrección, en el día postrero, sin embargo, el Señor Jesús, quiso probar la fe de Marta en esa circunstancia, y le preguntó si Creía en él, respuesta que Marta felizmente afirmó. 

Así como el Señor Jesús, probó la fe de Marta en ese momento de dolor, Dios prueba nuestra fe día a día, las aflicciones son el período favorable para tratar nuestro corazón, y determinar si tenemos fe. Si aún confiamos en Dios, si buscamos consuelo en él en las diferentes situaciones que enfrentamos; en el momento de la prueba queda en evidencia si somos sus amigos o no.  El que ama a Dios testifica de su amor por él siempre, sin importar el caso en el que se encuentre.


Le dijo Jesús: Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá. Y todo aquel que vive y cree en mí, no morirá eternamente. ¿Crees esto? Juan 11:25-26

Jesús es el autor de la resurrección, ésta, está sujeta a su poder y voluntad, tal es, que se puede decir que Jesús es la misma resurrección, por lo que, en su forma expresiva, la doctrina de la resurrección vino de él y todo el poder para llevarla a cabo. “La resurrección de todos depende de él, y por eso, uno de los milagros que Jesús llevó a cabo mientras estuvo en la tierra, fue el resucitar a Lázaro, al hacerlo dejó en evidencia que, así como levantó a Lázaro de entre los muertos en ese entonces, lo hará otra vez con la iglesia en el porvenir”.

La fe en Jesús no salvó a Lázaro de morir temporalmente, como tampoco, nos salvará a nosotros, si así Dios lo quiere. Es más, sí morimos, viviremos de ahí en adelante, porque seremos restaurados a la vida en la resurrección, pues, no moriremos para siempre, por eso Pablo en la primera carta a los tesalonicenses dice:

Tampoco queremos, hermanos, que ignoréis acerca de los que duermen, para que no os entristezcáis como los otros que no tienen esperanza. Porque si creemos que Jesús murió y resucitó, así también traerá Dios con Jesús a los que durmieron en él. 1 Tesalonicenses 4:13-14

Mis amadas, hoy quiero animarles en el Señor, pues, tenemos por promesa que ¡sí morimos,  resucitaremos!, promesa solo para todos aquellos que mueren creyendo en Cristo como su salvador, y aunque, esta promesa no disipa el dolor de perder a alguien que amamos,  o  el temor de saber que un día  partiremos de esta tierra vana; podemos rendirnos antes nuestro Dios con toda confianza, llevarle todo lo que sentimos, porque solo él lo trasformará en la forma más conveniente, todo conforme a su divina voluntad.

Porque Cristo para esto murió y resucitó, y volvió a vivir, para ser Señor así de los muertos como de los que viven. Romanos 14:8



💧💦💧💦💧💦💧


Acerca del autor

Shirly Paulin 

Shirly vive en Aguachica Cesar Colombia, tiene 29 años y trabaja con el ministerio de Ama a Dios grandemente en Portugués, ama la música, escribe canciones y le encanta cantar. 









Estamos estudiando la serie - Ha resucitado 


Si recién descubriste nuestra página y deseas incorporarte a la serie de estudio actual puedes consultar nuestro método de estudio.

¡Si estás siguiendo el estudio con tu grupo presencial o virtual no olvides compartir lo que aprendiste el día de hoy, tu aporte puede ser de estímulo para otra joven como tú!

Comentarios

También te recomendamos leer:

Con amor eterno te he amado

“Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos” Efesios 1:4 (NTV)

Dios nos conoce desde antes de haber creado este mundo. Dios, mi querida amiga, nos amó mucho antes de que nosotras existiéramos.

A menudo trabajamos para ganarnos el amor de nuestras amigas. En ocasiones, también el de nuestros familiares, y si pensamos en el amor romántico, esperamos lograr que ese chico que nos gusta nos mire, para comenzar a ganarnos su amor. Si pensamos que así también debemos ganarnos el amor de Dios, es que nuestra mente no alcanza a comprender el verdadero amor, y esto sucede porque nuestro concepto de amor está totalmente distorsionado por el pecado.

Conocimos el amor cuando alguien nos lo manifestó primero. Cuando éramos pequeñas, nuestros padres nos cuidaban, nos protegían y demostraban su amor hacia nosotras cuando nos cargaban, abrazaban, consolaban e incluso cuando nos llenaban de besos y caricias.

Alguien nos most…

Introducción a Miedo y Ansiedad - Descarga tus materiales

¿Puedes imaginar la vida sin miedo o preocupación? No puedo porque es una parte de nuestras vidas, imaginar una vida sin el menor miedo, preocupación o ansiedad es prácticamente imposible. Adán y Eva fueron los únicos que pudieron experimentar este tipo de vida, hasta que desobedecieron la ley perfecta de Dios. A partir de ese momento, el miedo y todos sus parientes convirtieron en su hogar nuestros corazones.

Nadie es inmune. Todos lo experimentamos, desde una leve inquietud y preocupación hasta una ansiedad paralizante y un terror total. Podríamos pasar semanas hablando de todas las cosas que nos roban el sueño y atormentan nuestras mentes. En lugar de centrarnos en lo que nos afecta, debemos ver el miedo y la preocupación a la luz de quién es Dios y cómo podemos superarlo a través del poder de las Escrituras.

Pero, ¿qué es el miedo?

El miedo se define de muchas maneras diferentes. Es una sensación de ansiedad o temor sobre el resultado de algo, o el estrés de preguntarse si tus nec…

Dios te ama infinitamente

“Amados hijos míos, debemos amarnos unos a otros, porque el amor viene de Dios. Todo el que ama es hijo de Dios, y conoce a Dios.” 1 Juan 4: 7
Dios te ama, no es solo una frase que has escuchado o leído mucho, no son solo palabras que alguien te dice para hacerte sentir mejor.
Es algo más, va más allá de ser solo palabras. Es algo más profundo, Dios es efectivamente Dios ES amor y Su naturaleza es amarte.
El amor ES Dios y  aquel que ama es hijo de Dios y conoce a Dios, pero…  ¿qué es el amor?
Como aprendimos esta semana el amor: -No es envidioso -No busca lo suyo -No se enoja fácilmente -No juzga -No critica -Es paciente -Todo lo cree -Todo lo espera -

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…