Ir al contenido principal

Jóvenes con una misión



“Sin embargo, lo que ahora sufrimos no es nada comparado con la gloria que él nos revelará más adelante.”
Romanos 8:18 NTV
El sufrimiento que estamos viendo hoy no se compará con el sufrimiento que tendrán muchos más cuando ya no haya esperanza para salvación. De algún modo con esta pandemia hemos visto como somos reducidos a nada, que pese al avance tecnológico y medicinal no podemos salvarnos a nosotros mismos, que las riquezas en las que mucho se enorgullecían pasaron a tener cero valor a comparación con la vida. 
Lo que la humanidad necesita es al Salvador, a Cristo Jesús que salve sus vidas del pecado y de la separación eterna con el Padre. 
Pero nosotras, las que somos hijas de Dios, nacidas en Su Espíritu sabemos que si hoy estamos luchando con enfermedad, aislamiento o necesidad económica esto es solo momentáneo, que Dios es quien acude a nuestro auxilio y mejor aún, un día cuando Dios lo determine, viviremos en el cielo dónde nunca más habrá lágrimas, ni muertes, dolor o angustias, dónde no tendremos necesidad de nada, y esa garantía solo la tenemos quienes hemos depositado nuestra fe en Cristo Jesús. 
Incluso la creación espera el día en que la maldición que cayó en ellos a causa del pecado, sea levantada y vuelvan a cumplir su rol completo en santidad y alabanza al Señor.
“Contra su propia voluntad, toda la creación quedó sujeta a la maldición de Dios. Sin embargo, con gran esperanza, la creación espera el día en que será liberada de la muerte y la descomposición, y se unirá a la gloria de los hijos de Dios. Pues sabemos que, hasta el día de hoy, toda la creación gime de angustia como si tuviera dolores de parto"
Romanos 8:20-22 NTV
¿Te puedes imaginar la creación de una manera más perfecta y hermosa de lo que es hoy en día? La verdad es que a mí me cuesta, incluso me cuesta imaginarme a mi misma con un cuerpo glorificado y sin necesidad de nada. Pero es una promesa que nuestro Dios nos hace y que debemos aceptar con fe, sabiendo que Él puede (y hace) las cosas de una manera mucho más perfectas y altas a lo que nosotras podemos imaginar. 
Aunque no puedo imaginar la grandeza, perfección y santidad que ha de ser estar en la presencia del Señor la anhelo. Si, la anhelo con cada partícula de mi ser y aún más en momentos como este que estamos viviendo, siempre he deseado ir a la presencia del Salvador, conocerle, adorarle y estar para siempre con Él. Y creo que todas de alguna u otra forma deseamos que ese día llegue y con esto no quiero decir que no tengamos temor o que no nos  angustiemos, sino que nuestra mirada está un poco más allá que las circunstancias que vivimos, que nuestros ojos están puestos en algo más grande que nuestra realidad finita. 
“pero si deseamos algo que todavía no tenemos, debemos esperar con paciencia y confianza.”
Romanos 8:25 NTV
Y me encantó este versículo, debemos esperar con paciencia y confianza, aunque veamos todo esto que está sucediendo con angustia y aunque no sea tangible a lo que nos aferramos, debemos hablar al mundo sobre nuestra esperanza, mostrarle a otros que no todo termina aquí que también ellos pueden optar a la hermosa gracia del Señor Jesucristo. No cansarnos de predicar a tiempo y fuera de tiempo, de ser embajadoras de Cristo en este mundo sin esperanza. 
Pídele a Dios que de dé una perspectiva correcta, que te muestre como debes actuar y a quienes debes hablarle y ponte manos a la obra. Porque recuerda: 
“Pero en cuanto a mí, sé que mi Redentor vive, y un día por fin estará sobre la tierra.”
Job 19:25 NTV



            💧💦💧💦💧💦💧💦💧💦💧



Andrea Donoso



Chilena, madre de tres hermosos niños, casada con un Mexicano. Feliz de servir al Señor y a las mujeres de su alrededor. Estudió teología básica en Palabra de Vida Argentina, actualmente continúa sus estudios en la Facultad Teológica Biblia Bautista y en APEN.





💧💦💧💦💧💦💧💦💧💦💧




Estamos estudiando la serie - Ha resucitado 






Si recién descubriste nuestra página y deseas incorporarte a la serie de estudio actual puedes consultar nuestro método de estudio.

¡Si estás siguiendo el estudio con tu grupo presencial o virtual no olvides compartir lo que aprendiste el día de hoy, tu aporte puede ser de estímulo para otra joven como tú!




Comentarios

También te recomendamos leer:

Con amor eterno te he amado

“Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos” Efesios 1:4 (NTV)

Dios nos conoce desde antes de haber creado este mundo. Dios, mi querida amiga, nos amó mucho antes de que nosotras existiéramos.

A menudo trabajamos para ganarnos el amor de nuestras amigas. En ocasiones, también el de nuestros familiares, y si pensamos en el amor romántico, esperamos lograr que ese chico que nos gusta nos mire, para comenzar a ganarnos su amor. Si pensamos que así también debemos ganarnos el amor de Dios, es que nuestra mente no alcanza a comprender el verdadero amor, y esto sucede porque nuestro concepto de amor está totalmente distorsionado por el pecado.

Conocimos el amor cuando alguien nos lo manifestó primero. Cuando éramos pequeñas, nuestros padres nos cuidaban, nos protegían y demostraban su amor hacia nosotras cuando nos cargaban, abrazaban, consolaban e incluso cuando nos llenaban de besos y caricias.

Alguien nos most…

Introducción a Miedo y Ansiedad - Descarga tus materiales

¿Puedes imaginar la vida sin miedo o preocupación? No puedo porque es una parte de nuestras vidas, imaginar una vida sin el menor miedo, preocupación o ansiedad es prácticamente imposible. Adán y Eva fueron los únicos que pudieron experimentar este tipo de vida, hasta que desobedecieron la ley perfecta de Dios. A partir de ese momento, el miedo y todos sus parientes convirtieron en su hogar nuestros corazones.

Nadie es inmune. Todos lo experimentamos, desde una leve inquietud y preocupación hasta una ansiedad paralizante y un terror total. Podríamos pasar semanas hablando de todas las cosas que nos roban el sueño y atormentan nuestras mentes. En lugar de centrarnos en lo que nos afecta, debemos ver el miedo y la preocupación a la luz de quién es Dios y cómo podemos superarlo a través del poder de las Escrituras.

Pero, ¿qué es el miedo?

El miedo se define de muchas maneras diferentes. Es una sensación de ansiedad o temor sobre el resultado de algo, o el estrés de preguntarse si tus nec…

Dios te ama infinitamente

“Amados hijos míos, debemos amarnos unos a otros, porque el amor viene de Dios. Todo el que ama es hijo de Dios, y conoce a Dios.” 1 Juan 4: 7
Dios te ama, no es solo una frase que has escuchado o leído mucho, no son solo palabras que alguien te dice para hacerte sentir mejor.
Es algo más, va más allá de ser solo palabras. Es algo más profundo, Dios es efectivamente Dios ES amor y Su naturaleza es amarte.
El amor ES Dios y  aquel que ama es hijo de Dios y conoce a Dios, pero…  ¿qué es el amor?
Como aprendimos esta semana el amor: -No es envidioso -No busca lo suyo -No se enoja fácilmente -No juzga -No critica -Es paciente -Todo lo cree -Todo lo espera -

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…