Ir al contenido principal

Una posición correcta



“Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro.”
Romanos 8:38-39
Que seguridad más hermosa es la que nos da Dios en estos versículos en Romanos. Dios nos dice con claridad que nuestra relación con Él no se determina con base a lo que nosotros podemos hacer o dejar de hacer, nuestra relación con Él no tiene “letra chica” no nos condiciona o nos impone ciertos parámetros para que Él siga teniendo en pie su promesa de protección. 
Como humanos siempre condicionamos nuestras relaciones en el colegio, la universidad o en el trabajo, con nuestras amigas o amigos, con nuestros novios o esposos, en la iglesia con los hermanos de los ministerios en los que participamos, con los líderes, incluso con nuestra familia. Tendemos a condicionar el nivel de relación y de aprecio con todo aquel que comienza a formar parte de nuestros círculos cercanos. 
 Cuando nos sentimos ofendidas o nos traicionan somos tajantes en cortar esa relación, no permitimos que alguien rompa lo que nosotras consideramos una relación intima o de confianza. Pero en cuanto a nuestra relación con Dios ocurre algo completamente opuesto, por lo general somos nosotras las que rompemos la relación de intimidad que construimos con Él. Somos nosotras las que decidimos alejarnos de Él, porque Su palabra dice que Dios siempre permanece fiel 2 Timoteo 2:13 incluso nos dice que Él no puede negarse a sí mismo.
Pero volviendo al texto en Romanos y a la forma en la que Dios ha mostrado Su amor para nosotras es hermosa. Leí estos versículos en otra versión y se expandió aún más mi conocimiento sobre estos versículos, porque si bien, siempre nos han hecho memorizar “ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo porvenir…” Pero en esta otra versión dice en cuanto a lo presente y a lo porvenir de la siguiente manera: “ni nuestros temores de hoy ni nuestras preocupaciones del mañana” y de verdad para mi es wau! Porque ni siquiera lo que yo piense o lo que me preocupe puede separarme de Dios. 
Siempre veía este pasaje como cosas externas que eran potenciales enemigos para separarme de Dios, pero nunca me había visto a mí, a mi mente como una enemiga y es que es tan cierto. Cuando yo no descanso en Dios le estoy diciendo: “sabes sé que eres Dios, pero esto mejor lo soluciono yo”. 
Nosotras condicionamos nuestras relaciones con los demás, pero, aunque nosotras tratemos de no dejar a Dios ser Dios y tomar el control en nuestras vidas a nuestro favor. El sigue amándonos y no nos da la espalda o no se enoja diciendo “ahora ve tu lo que haces porque yo ya no te pienso ayudar, aunque me supliques” 
¿te das cuenta de la grandeza de estar en Cristo Jesús? ¿puedes siquiera dimensionar un amor asi? 
Somos afortunadas de ser amadas de esta manera, de que nada (esto incluye tus pensamientos y actitudes) puede separarnos de Él, porque fue Él quien nos puso en la relación correcta consigo mismo, nosotras no tenemos ni un merito de esto por eso, tampoco podemos condicionar nuestra relación con El ¡que magnifico! 
Ahora que sabemos esta verdad en cuanto a nuestra relación con Dios, no dudemos en ir a Él en este momento difícil que enfrentamos, de llegar a Él con total seguridad de que seremos escuchadas y no solo eso, también recibiremos respuesta, paz de Dios, consuelo, ternura y comprensión. Dios quiere escucharte, está esperándote para poder amarte de esta manera especial y única.  
Llega confiada al trono de la gracia para encontrar gracia y socorro, que tus temores no sean impedimento, que tus preocupaciones no te consuman, acude a Dios quien a través de Jesucristo nos da una relación correcta con El. 
Padre, tú sabes lo que estamos viviendo, tu conoces mi situación mejor que nadie en este mundo, perdóname porque no voy a ti cuando me siento con temor y angustia, perdóname por entorpecer tu poder y autoridad queriendo yo misma solucionar lo que debo entregarte. Gracias porque me amas y nada me puede separar de ti, porque Jesús es quien me justifica y en Él me pone en una posición y relación correcta contigo, gracias porque no depende de mí. En Cristo Jesús amen.  

    



     💧💦💧💦💧💦💧💦💧💦💧



Andrea Donoso



Chilena, madre de tres hermosos niños, casada con un Mexicano. Feliz de servir al Señor y a las mujeres de su alrededor. Estudió teología básica en Palabra de Vida Argentina, actualmente continúa sus estudios en la Facultad Teológica Biblia Bautista y en APEN.






💧💦💧💦💧💦💧💦💧💦💧




Estamos estudiando la serie - Ha resucitado 






Si recién descubriste nuestra página y deseas incorporarte a la serie de estudio actual puedes consultar nuestro método de estudio.

¡Si estás siguiendo el estudio con tu grupo presencial o virtual no olvides compartir lo que aprendiste el día de hoy, tu aporte puede ser de estímulo para otra joven como tú!



Comentarios

También te recomendamos leer:

Con amor eterno te he amado

“Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos” Efesios 1:4 (NTV)

Dios nos conoce desde antes de haber creado este mundo. Dios, mi querida amiga, nos amó mucho antes de que nosotras existiéramos.

A menudo trabajamos para ganarnos el amor de nuestras amigas. En ocasiones, también el de nuestros familiares, y si pensamos en el amor romántico, esperamos lograr que ese chico que nos gusta nos mire, para comenzar a ganarnos su amor. Si pensamos que así también debemos ganarnos el amor de Dios, es que nuestra mente no alcanza a comprender el verdadero amor, y esto sucede porque nuestro concepto de amor está totalmente distorsionado por el pecado.

Conocimos el amor cuando alguien nos lo manifestó primero. Cuando éramos pequeñas, nuestros padres nos cuidaban, nos protegían y demostraban su amor hacia nosotras cuando nos cargaban, abrazaban, consolaban e incluso cuando nos llenaban de besos y caricias.

Alguien nos most…

Introducción a Miedo y Ansiedad - Descarga tus materiales

¿Puedes imaginar la vida sin miedo o preocupación? No puedo porque es una parte de nuestras vidas, imaginar una vida sin el menor miedo, preocupación o ansiedad es prácticamente imposible. Adán y Eva fueron los únicos que pudieron experimentar este tipo de vida, hasta que desobedecieron la ley perfecta de Dios. A partir de ese momento, el miedo y todos sus parientes convirtieron en su hogar nuestros corazones.

Nadie es inmune. Todos lo experimentamos, desde una leve inquietud y preocupación hasta una ansiedad paralizante y un terror total. Podríamos pasar semanas hablando de todas las cosas que nos roban el sueño y atormentan nuestras mentes. En lugar de centrarnos en lo que nos afecta, debemos ver el miedo y la preocupación a la luz de quién es Dios y cómo podemos superarlo a través del poder de las Escrituras.

Pero, ¿qué es el miedo?

El miedo se define de muchas maneras diferentes. Es una sensación de ansiedad o temor sobre el resultado de algo, o el estrés de preguntarse si tus nec…

Dios te ama infinitamente

“Amados hijos míos, debemos amarnos unos a otros, porque el amor viene de Dios. Todo el que ama es hijo de Dios, y conoce a Dios.” 1 Juan 4: 7
Dios te ama, no es solo una frase que has escuchado o leído mucho, no son solo palabras que alguien te dice para hacerte sentir mejor.
Es algo más, va más allá de ser solo palabras. Es algo más profundo, Dios es efectivamente Dios ES amor y Su naturaleza es amarte.
El amor ES Dios y  aquel que ama es hijo de Dios y conoce a Dios, pero…  ¿qué es el amor?
Como aprendimos esta semana el amor: -No es envidioso -No busca lo suyo -No se enoja fácilmente -No juzga -No critica -Es paciente -Todo lo cree -Todo lo espera -

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…