Ir al contenido principal

Dios controla todo




¿Acaso Dios no te ha demostrado muchas veces su fidelidad? Piensa en todos los desiertos que has pasado a lo largo de tu vida y Dios siempre ha estado ahí, enseñandote de Su amor y Su misericordia; enseñandote Su soberanía.

“¿Y quién de vosotros podrá con afanarse añadir a su estatura un codo?”
Lucas 12:25

Las escrituras nos animan a observar con detenimiento la naturaleza, los animales, todo a nuestro alrededor. Mira la naturaleza como ha reaccionado en nuestro confinamiento, mira como corren los animales de nuevo por las ciudades como si no pasase nada en el mundo. Mira que ya lo dicen las escrituras, no logramos nada con el afán.

En ésta parábola Jesús nos recuerda en tres ocasiones diferentes que nosotras somos de mayor estima que las flores del campo o que los cuervos. Nos recuerda que no se preocupan por nada, viven su día a día. Reciben la lluvia o el sol, reciben el alimento que necesitan. ¿No crees que sería un buen estilo de vida a imitar?

Pero si, antes de que lo pienses; ¡Qué difícil es esto! ¡Valla Jesús! En mi mente pienso que parece que no sabía lo que hablaba. ¿No preocuparme? ¡Por favor! ¿Vivir día a día? ¿Qué es eso?
Yo no encuentro ni un solo momento de mi vida en la que esté preocupada por lo que pasó, lo que pasa; especialmente en estos momentos y lo que pasará. ¿Te pasa lo mismo?

Más Jesús siendo humano también experimentó preocupación y ansiedad en muchas ocasiones. ¿Y qué hizo él? ¡Descansó en el Padre! ¡Oyó su voz! ¡Clamó en oración!

¡Valla! más cosas por imitar ¿No crees?
Podemos dar pequeños pasos de fe, pequeños pasos hacia Jesús cuando el temor y la ansiedad toquen a nuestra puerta.

“Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas;  porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga.”
Mateo 11:28-30

Recuerda las palabras de Jesús en cada momento angustiante, tomate un respiro y descansa en Él.

“...pero vuestro Padre sabe que tenéis necesidad de estas cosas.”
Lucas 12:30

En estos tiempos, donde las preguntas que más han cobrado valor en nuestras vidas son acerca del coronavirus ¿Y donde vives cómo está todo? ¿Cuántos casos hay? ¿Cuántas muertes? En tiempos donde se ha instalado un nuevo “normal” lleno de oscuridad Jesús nos da más palabras de consuelo.

“Mi Padre que me las dio, es mayor que todos, y nadie las puede arrebatar de la mano de mi Padre.”
Juan 10:29

Y es que detrás de estas palabras hay un gran secreto albergado: ¡Oir la voz de Dios!
Así que ¿Qué voz quieres oir? Dejar de oir los noticieros, dejar de oir los amigos, dejar de oir al mundo, deja de oirte a ti misma inclusive. Dios está en control de todo cuanto pasa en el mundo. Ninguna catástrofe, ninguna pandemia, ningún pecado podrá separarnos de Él.

Y ¿Cómo podemos oir la voz de Dios?

Cuando callas en oración, es Dios hablándote.

Cuando viene tu mente versículos, es Dios hablándote.

Cuando en tu corazón recibes paz al tomar una decisión, es Dios hablándote.

Otras veces podemos ir su voz claramente en nuestro oído.

Recuerdas la historia de Elías cuando huye a Horeb. Dice que era “Un silbo apacible y delicado”, es Dios hablando.

“...Y tras el fuego un silbo apacible y delicado.”
1 Reyes 19:12

Recuerdas la historia de Noé, la historia de Abraham, la historia de Moisés; en todas las historias vemos a Dios hablando, cambiando el curso de las vidas, trayendo paz a los corazones, tomando el control.

¿Así que no crees que hará lo mismo por nosotras? Dios en estos tiempos traerá paz, gobernará con Su sabiduría y soberanía. Recordándonos que pase lo que pase Él es que tiene el control del mundo, de nuestras vidas y todo cuanto pase.

¡Somos sus ovejas, Él nuestro pastor! ¡Sigue la voz de tu pastor y no te alejes de ahí!





Acerca del autor 



Laura Alfaro  
Tiene 28 años, es Costarricense. Sirve a los jóvenes en una agencia misionera junto a su esposo, cree firmemente en el discipulado basado en el modelo de Jesús y establecer relaciones fuertes. Le apasiona servir a las mujeres dentro de ADG






Estamos estudiando la serie - Miedo y Ansiedad 



Si recién descubriste nuestra página y deseas incorporarte a la serie de estudio actual puedes consultar nuestro método de estudio.

¡Si estás siguiendo el estudio con tu grupo presencial o virtual no olvides compartir lo que aprendiste el día de hoy, tu aporte puede ser de estímulo para otra joven como tú!




Comentarios

También te recomendamos leer:

Con amor eterno te he amado

“Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos” Efesios 1:4 (NTV)

Dios nos conoce desde antes de haber creado este mundo. Dios, mi querida amiga, nos amó mucho antes de que nosotras existiéramos.

A menudo trabajamos para ganarnos el amor de nuestras amigas. En ocasiones, también el de nuestros familiares, y si pensamos en el amor romántico, esperamos lograr que ese chico que nos gusta nos mire, para comenzar a ganarnos su amor. Si pensamos que así también debemos ganarnos el amor de Dios, es que nuestra mente no alcanza a comprender el verdadero amor, y esto sucede porque nuestro concepto de amor está totalmente distorsionado por el pecado.

Conocimos el amor cuando alguien nos lo manifestó primero. Cuando éramos pequeñas, nuestros padres nos cuidaban, nos protegían y demostraban su amor hacia nosotras cuando nos cargaban, abrazaban, consolaban e incluso cuando nos llenaban de besos y caricias.

Alguien nos most…

Renuncio a mí

A todos nos ha pasado que cuando somos niños nos preguntaron que queríamos ser cuando fuéramos grandes y pues nuestras respuestas eran maestra, bombero, policía o en mi caso diseñadora de modas; cuando llega el día en que debemos decidir nuestro futuro evaluamos muchos factores, como el empleo, los costos de la carrera, los años, si te gusta realmente, entre muchos más, pero nunca nos preguntamos si la carrera que llevaremos y será el resto de nuestra vida será una carrera que le sirva a Dios.
En Hechos 20 versículo 24 Pablo dice “Pero mi vida no vale nada para mí a menos que la use para terminar la tarea que me asignó el Señor Jesús…” Meditando en esté versículo recordaba como Pablo renuncio a muchas cosas en su vida por servirle a Jesús, por ser usado para llevar el evangelio y aunque muchas veces no fue bien recibido, como el mismo lo dice prefería morir a causa de Jesús.
A pesar de que se encontraba con pruebas, Pablo nunca dejo ese llamado del Espíritu Santo, siempre cumplía y ent…

Viviendo una Fe inquebrantable

Estoy viendo una serie de televisión titulada “David, nace un Héroe”. No es casualidad puesto que empezó antes que este devocional, es una producción brasilera excelente. Ha sido sorprendente  ver en escena el momento en que David se enfrenta con el gigante Goliat, pero más sorprendente ha sido cómo este joven, sin la estatura de un guerrero de tomo y lomo, se presenta ante Saúl con una confianza tan determinante que convence al propio rey de que él es la persona que va a enfrentar al enemigo. Pero espera, esto no es todo. Lo que impacta mi corazón, es que David, siendo un pastor de ovejas, sin el entrenamiento de un hombre de guerra, sin tener la experiencia de haber estado en un campo de batalla, se enfrenta, se para ante el gigante y con una Fe Inquebrantable, lo desafía sin más ni menos, mostrando una confianza tremenda en el Dios de Israel, leamos: Tú vienes a mí con espada, lanza y jabalina, pero yo vengo a ti en el nombre del SEÑOR de los ejércitos, el Dios de los escuadrones d…

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…