Ir al contenido principal

¿Dónde está tu fe?


El señor Jesús tiene Poder para calmar las toda tormenta de nuestra vida, y no solo eso, El podría hacer que no llegaran ninguna; pero es necesario que pasemos por ellas, porque por los problemas y las pruebas es probada nuestra fe y nuestro carácter afirmado. (Hechos 14:22)
En el transitar de la vida aquí en la tierra atravesaremos circunstancias que para muchas podrían ser motivo de miedo e infelicidad, pero ¿será que las circunstancias definen nuestra felicidad? No, no son las circunstancias lo que nos hace infelices, sino como reaccionamos a ellas lo que realmente nos afecta.
Veamos como reaccionaron los discípulos del Señor Jesús, al enfrentar una tormenta en sus vidas:
Un día subió Jesús con sus discípulos a una barca.
—Crucemos al otro lado del lago —les dijo.
Así que partieron, y mientras navegaban, él se durmió. Entonces se desató una tormenta sobre el lago, de modo que la barca comenzó a inundarse y corrían gran peligro.
Los discípulos fueron a despertarlo.
— ¡Maestro, Maestro, nos vamos a ahogar! —gritaron.
Él se levantó y reprendió al viento y a las olas; la tormenta se apaciguó y todo quedó tranquilo.
— ¿Dónde está la fe de ustedes? —les dijo a sus discípulos.
Con temor y asombro ellos se decían unos a otros: « ¿Quién es este, que manda aun a los vientos y al agua, y le obedecen?»
Lucas 8:22-25 (NVI)
Cuando vino la tormenta los discípulos nos estaban solos, el Señor Jesús estaba con ellos, estos mismos hombres habían escuchado sus enseñanzas, creían que Él era el Hijo de Dios, lo habían visto realizar milagros; pero aun así ellos se preocuparon, se angustiaron, aun así ellos temieron por sus vidas.
Acudieron desesperadamente a Jesús, diciéndole: “sálvanos, que nos vamos a ahogar” (mateo 8:27 – NVI) ellos sentían que estaban al borde de la muerte. Hombres angustiados, infelices, desdichados, temerosos...
Sabían que Jesús tenía poder para salvarlos, pero que fue lo que paso, ¿Por qué tenían temor? Jesús lo supo al instante... y les pregunto ¿Dónde está la fe de ustedes?, ¿por qué tienen tanto miedo?... Sus reacciones los habían delatado, su fe había sido probada.
Sin duda “el miedo” es una emoción común en toda la humanidad, y si en este momento estas temiendo alguna tormenta, créeme no estás sola en ello, simplemente viendo los noticieros en el televisor o en las redes sociales, vemos que en la actualidad nos encontramos atravesando por una prueba común, pero ya sea que sobrevenga un huracán, o terremoto o una pandemia, cualquiera sea la tempestad, la lucha puede desorientarnos y hacernos reaccionar igual que los discípulos en la barca. Pues cuando nos azotan las tormentas de la vida, nos veamos tentadas a desesperarnos a olvidarnos de las promesas de Dios para sus hijas e hijos. No sé cómo te encuentres en este temporada pero quizá sea el tiempo oportuno que nos da el Señor para examinarnos y responder a la pregunta que les hizo en aquella ocasión a sus discípulos y que hoy nos la hace a cada una ¿Dónde está la fe de ustedes?
No pretendo decir que no debamos temer jamás, al contrario estoy segura que el Señor sabe de antemano que temeremos en muchas ocasiones, es por eso que leemos decirnos “no temas” tan repetidas veces en su Palabra como recordatorio de que no debemos elegir una vida de temor, sino una vida de Fe en Jesús. ¿Y sabes? me parece hoy oír al Señor decirme ¿Sandra dónde está tu fe? ¿Acaso lo oyes tú también? amiga amada ¡Cobremos ánimo! Porque podemos tener fe incluso en medio de la confusión y confiar en que Dios nos ayudará a salir de las tormentas, de nuestros miedos, solo necesitamos… tener Fe. 

🌷🌷🌷🌷🌷🌷🌷🌷🌷


ACERCA DEL AUTOR

Sandra Karina Condori

Tiene 29 años, de nacionalidad boliviana, recientemente casada. Convencida que la voluntad de Dios es buena, agradable y perfecta. Sirve al Señor en el Ministerio de niños de su Iglesia local y a mujeres y jovencitas a través de ADG.


🌷🌷🌷🌷🌷🌷🌷🌷🌷

Estamos estudiando la serie - Miedo y Ansiedad 



Si recién descubriste nuestra página y deseas incorporarte a la serie de estudio actual puedes consultar nuestro método de estudio.

¡Si estás siguiendo el estudio con tu grupo presencial o virtual no olvides compartir lo que aprendiste el día de hoy, tu aporte puede ser de estímulo para otra joven como tú!

Comentarios

También te recomendamos leer:

Con amor eterno te he amado

“Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos” Efesios 1:4 (NTV)

Dios nos conoce desde antes de haber creado este mundo. Dios, mi querida amiga, nos amó mucho antes de que nosotras existiéramos.

A menudo trabajamos para ganarnos el amor de nuestras amigas. En ocasiones, también el de nuestros familiares, y si pensamos en el amor romántico, esperamos lograr que ese chico que nos gusta nos mire, para comenzar a ganarnos su amor. Si pensamos que así también debemos ganarnos el amor de Dios, es que nuestra mente no alcanza a comprender el verdadero amor, y esto sucede porque nuestro concepto de amor está totalmente distorsionado por el pecado.

Conocimos el amor cuando alguien nos lo manifestó primero. Cuando éramos pequeñas, nuestros padres nos cuidaban, nos protegían y demostraban su amor hacia nosotras cuando nos cargaban, abrazaban, consolaban e incluso cuando nos llenaban de besos y caricias.

Alguien nos most…

Renuncio a mí

A todos nos ha pasado que cuando somos niños nos preguntaron que queríamos ser cuando fuéramos grandes y pues nuestras respuestas eran maestra, bombero, policía o en mi caso diseñadora de modas; cuando llega el día en que debemos decidir nuestro futuro evaluamos muchos factores, como el empleo, los costos de la carrera, los años, si te gusta realmente, entre muchos más, pero nunca nos preguntamos si la carrera que llevaremos y será el resto de nuestra vida será una carrera que le sirva a Dios.
En Hechos 20 versículo 24 Pablo dice “Pero mi vida no vale nada para mí a menos que la use para terminar la tarea que me asignó el Señor Jesús…” Meditando en esté versículo recordaba como Pablo renuncio a muchas cosas en su vida por servirle a Jesús, por ser usado para llevar el evangelio y aunque muchas veces no fue bien recibido, como el mismo lo dice prefería morir a causa de Jesús.
A pesar de que se encontraba con pruebas, Pablo nunca dejo ese llamado del Espíritu Santo, siempre cumplía y ent…

Viviendo una Fe inquebrantable

Estoy viendo una serie de televisión titulada “David, nace un Héroe”. No es casualidad puesto que empezó antes que este devocional, es una producción brasilera excelente. Ha sido sorprendente  ver en escena el momento en que David se enfrenta con el gigante Goliat, pero más sorprendente ha sido cómo este joven, sin la estatura de un guerrero de tomo y lomo, se presenta ante Saúl con una confianza tan determinante que convence al propio rey de que él es la persona que va a enfrentar al enemigo. Pero espera, esto no es todo. Lo que impacta mi corazón, es que David, siendo un pastor de ovejas, sin el entrenamiento de un hombre de guerra, sin tener la experiencia de haber estado en un campo de batalla, se enfrenta, se para ante el gigante y con una Fe Inquebrantable, lo desafía sin más ni menos, mostrando una confianza tremenda en el Dios de Israel, leamos: Tú vienes a mí con espada, lanza y jabalina, pero yo vengo a ti en el nombre del SEÑOR de los ejércitos, el Dios de los escuadrones d…

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…