Ir al contenido principal

Somos muchas en guerra




El solo hecho de pensar que estando dentro de casa, sin salir, nos absuelve de lidiar batallas, es un terrible error. Recordemos, que existen tres enemigos que no necesitan que nos encontremos fuera de casa, ni necesitan tocar puertas para hacerse presentes: la carne, el mundo y el diablo. Y en esta oportunidad quiero que veamos un poco sobre uno de estos enemigos intimidantes en la vida de toda cristiana, satanás.
1 Pedro 5:8-9 dice:

Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar; al cual resistid firmes en la fe, sabiendo que los mismos padecimientos se van cumpliendo en vuestros hermanos en todo el mundo.

“Sed sobrios, y velad”: en la versión Palabra de Dios para Todos (PDT) dice: “Tengan dominio propio y manténganse alerta” en la versión Dios Habla Hoy (DHH) leemos: “Sean prudentes y manténganse despiertos” y la versión Reina Valera Contemporánea (RVC) expresa; “Sean prudentes y manténganse atentos”. La realidad es que tenemos un enemigo que no duerme, que a cualquier oportunidad que le demos, nos devorara, sí, este enemigo devora matrimonios, devora familias, devora economías, devora la salud, devora la identidad, devora ante todo la fe. Por lo tanto, debemos estar preparadas contra sus ataques y no subestimarlo, pero tampoco vivir temiéndole, sino como dice Pedro: Sed sobrios, y velad… resistiendo firmes en la fe, orando en todo tiempo (Efesios 6:18-20), para percatarnos de sus artificios, para que cuando se presente, podamos pelear la batalla vestidas con toda la armadura de Dios. (Efesios 6:10-17).

Querida amiga la Biblia nos advierte que Satanás, el león rugiente pretenderá engañarnos con sus mentiras, si fuera posible, aun a los escogidos de Dios ¿cómo podría ser posible esto?

·         Dejando que algo que nos llama la atención tome nuestro corazón.
·         Dejando que algo obsesione nuestro corazón. La moda, la belleza externa, la pareja, el trabajo, etc.
·         Dejando que algo consuma todo nuestro tiempo. Y en la actualidad sin duda, son los smartphones.

·         Luchando contra seres humanos. Realmente es triste que con frecuencia gastemos nuestra energía y recursos peleando con otras personas, (nuestros padres, hermanos, conyugue, hijos, vecinos, compañeros de trabajo, de estudio, etc.) olvidándonos quien es nuestro verdadero enemigo en realidad, y todo este actuar es sutilmente utilizado por el diablo para destruirnos física, mental y emocionalmente. Al no tomar en cuenta que nuestros enemigos más pérfidos y traicioneros son Satanás y sus demonios, quienes son los gobernantes invisibles de este mundo.  (Efesios 6:12)

Satanás sabe que tiene poco tiempo y está armado con toda su artillería para ir contra nosotras; si, “contra nosotras” porque debemos tomar en cuenta que no estamos solas, alrededor del mundo muchas otras igualmente están siendo atacadas, zarandeadas, tentadas a caer en sus artimañas, lo cierto es que somos muchas en esta guerra, y con la ayuda del Espíritu Santo podemos decidir decir no a las técnicas tentadoras del diablo y resistir con firmeza. (Santiago 4:7)

San Juan 10:27-28 dice:

"Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen, y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano".

Una de las muchas promesas del señor Jesús es que sus ovejas serían preservadas y que nunca perecerían, debemos creerle y no temer mal alguno; puede que las cosas se pongan más difíciles que ahora pero al final vencemos.

No saldrá victoriosa ninguna arma que se forje contra ti. Y tú condenarás a toda lengua que en el juicio se levante contra ti. Ésta es la herencia de los siervos del Señor. Su salvación viene de mí. Yo, el Señor, lo he dicho.
Isaías 54:17 (RVC)


🌷🌷🌷🌷🌷🌷🌷🌷🌷


ACERCA DEL AUTOR

Sandra Karina Condori

Tiene 29 años, de nacionalidad boliviana, recientemente casada. Convencida que la voluntad de Dios es buena, agradable y perfecta. Sirve al Señor en el Ministerio de niños de su Iglesia local y a mujeres y jovencitas a través de ADG.


🌷🌷🌷🌷🌷🌷🌷🌷🌷

Estamos estudiando la serie - Miedo y Ansiedad 



Si recién descubriste nuestra página y deseas incorporarte a la serie de estudio actual puedes consultar nuestro método de estudio.

¡Si estás siguiendo el estudio con tu grupo presencial o virtual no olvides compartir lo que aprendiste el día de hoy, tu aporte puede ser de estímulo para otra joven como tú!

Comentarios

También te recomendamos leer:

Con amor eterno te he amado

“Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos” Efesios 1:4 (NTV)

Dios nos conoce desde antes de haber creado este mundo. Dios, mi querida amiga, nos amó mucho antes de que nosotras existiéramos.

A menudo trabajamos para ganarnos el amor de nuestras amigas. En ocasiones, también el de nuestros familiares, y si pensamos en el amor romántico, esperamos lograr que ese chico que nos gusta nos mire, para comenzar a ganarnos su amor. Si pensamos que así también debemos ganarnos el amor de Dios, es que nuestra mente no alcanza a comprender el verdadero amor, y esto sucede porque nuestro concepto de amor está totalmente distorsionado por el pecado.

Conocimos el amor cuando alguien nos lo manifestó primero. Cuando éramos pequeñas, nuestros padres nos cuidaban, nos protegían y demostraban su amor hacia nosotras cuando nos cargaban, abrazaban, consolaban e incluso cuando nos llenaban de besos y caricias.

Alguien nos most…

Introducción a Miedo y Ansiedad - Descarga tus materiales

¿Puedes imaginar la vida sin miedo o preocupación? No puedo porque es una parte de nuestras vidas, imaginar una vida sin el menor miedo, preocupación o ansiedad es prácticamente imposible. Adán y Eva fueron los únicos que pudieron experimentar este tipo de vida, hasta que desobedecieron la ley perfecta de Dios. A partir de ese momento, el miedo y todos sus parientes convirtieron en su hogar nuestros corazones.

Nadie es inmune. Todos lo experimentamos, desde una leve inquietud y preocupación hasta una ansiedad paralizante y un terror total. Podríamos pasar semanas hablando de todas las cosas que nos roban el sueño y atormentan nuestras mentes. En lugar de centrarnos en lo que nos afecta, debemos ver el miedo y la preocupación a la luz de quién es Dios y cómo podemos superarlo a través del poder de las Escrituras.

Pero, ¿qué es el miedo?

El miedo se define de muchas maneras diferentes. Es una sensación de ansiedad o temor sobre el resultado de algo, o el estrés de preguntarse si tus nec…

Dios te ama infinitamente

“Amados hijos míos, debemos amarnos unos a otros, porque el amor viene de Dios. Todo el que ama es hijo de Dios, y conoce a Dios.” 1 Juan 4: 7
Dios te ama, no es solo una frase que has escuchado o leído mucho, no son solo palabras que alguien te dice para hacerte sentir mejor.
Es algo más, va más allá de ser solo palabras. Es algo más profundo, Dios es efectivamente Dios ES amor y Su naturaleza es amarte.
El amor ES Dios y  aquel que ama es hijo de Dios y conoce a Dios, pero…  ¿qué es el amor?
Como aprendimos esta semana el amor: -No es envidioso -No busca lo suyo -No se enoja fácilmente -No juzga -No critica -Es paciente -Todo lo cree -Todo lo espera -

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…