Ir al contenido principal

Él, por encima de mí




Fíate de Jehová de todo tu corazón, Y no te apoyes en tu propia prudencia. Reconócelo en todos tus caminos, Y él enderezará tus veredas. No seas sabio en tu propia opinión; Teme a Jehová, y apártate del; Porque será medicina a tu cuerpo, Y refrigerio para tus huesos. Proverbios 3:5-8

El Señor nos exhorta a confiar en él y NO: en nosotras, lo que hacemos, las personas, las circunstancias, los objetos, los estudios, el trabajo, la creación; la confianza debe radicar en Dios, solo él y nadie más. Él es nuestro creador, la fuente de toda providencia, Dios de toda gracia, para todas las bendiciones espirituales y todos los suministros necesarios de gracia. Cuando nuestra confianza está fuera de Dios, sobre todo, en nuestro entendimiento, este se opone a confiar en Dios, por eso, no se debe depender de nuestros criterios.

Teniendo el entendimiento entenebrecido, ajenos de la vida de Dios por la ignorancia que en ellos hay, por la dureza de su corazón... y renovaos en el espíritu de vuestra mente. Efesios 4:18-23

Como hijas de Dios por tener una nueva identidad en Cristo, un nuevo corazón y espíritu, se nos ha dado un entendimiento que ilumina lo entenebrecido por el pecado, y así poder entender las cosas espirituales Eze 36:26. Aunque esto no sea contrario al razonamiento y la compresión humana, está por encima de ellos, un conocimiento inalcanzable e incomprensible para los hombres sin un nuevo nacimiento en Cristo, un conocimiento que no se puede asimilar por sí mismos y mucho menos explicar. 

Entonces le respondió Jesús: Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos. Mateo 16:17

La confianza en Dios debe ser en todo momento, no en nuestra razón y menos cuando es carnal, los juicios que establezcamos sobre la vida deben ser guiados por la palabra de Dios, no existe mejor consejo que su voz. Poner su voluntad delante de nuestro proceder, siempre consultando su permiso antes de dar cada paso, nunca sin su consentimiento, siempre buscando su dirección y su agrado, no creyéndonos autosuficientes, engreídos, independientes de él, porque solo Dios puede dirigirnos correctamente. Cuando las cosas sean adversas, sometámonos a Dios, confiemos y descansemos en su soberanía, él tiene un propósito divino Sal 46:10, y cuando todo salga bien, seamos agradecidas y démosle gloria a él.

El principio de la sabiduría es el temor de Jehová; Los insensatos desprecian la sabiduría y la enseñanza. Proverbios 1:7

El temor del Señor se opone al orgullo y al pensamiento egocéntrico del hombre. Apartarnos del mal y ser diligentes para hacer el bien, evitando toda desobediencia a Dios, todo aquello que no convenga para nuestro desarrollo espiritual, debe ser nuestro día a día; una lucha constante, pero contamos con la armadura completa para hacer frente a esta guerra espiritual Efe 6: 10-20. 

Cuando Dios es nuestra prioridad en todo y nuestra confianza radica solo en él, esto genera bienestar no solo para nuestra vida espiritual sino también para nuestra salud física, ya que, el alma y el cuerpo están conectados, así que el estado de cada uno de ellos afecta al otro; por lo mismo, solo Dios establece, afirma y fortalece a cada creyente; como la médula es los huesos, así es la sabiduría de Dios al alma de los hombres.

Mas el Dios de toda gracia, que nos llamó a su gloria eterna en Jesucristo, después que hayáis padecido un poco de tiempo, él mismo os perfeccione, afirme, fortalezca y establezca. 1 Pedro 5:10


💧💦💧💦💧💦💧






Acerca del autor

Shirly Paulin 

Shirly vive en Aguachica Cesar Colombia, tiene 29 años y trabaja con el ministerio de Ama a Dios grandemente en Portugués, ama la música, escribe canciones y le encanta cantar. 






Estamos estudiando la serie - Miedo y Ansiedad 






Si recién descubriste nuestra página y deseas incorporarte a la serie de estudio actual puedes consultar nuestro método de estudio.

¡Si estás siguiendo el estudio con tu grupo presencial o virtual no olvides compartir lo que aprendiste el día de hoy, tu aporte puede ser de estímulo para otra joven como tú!

Comentarios

También te recomendamos leer:

Con amor eterno te he amado

“Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos” Efesios 1:4 (NTV)

Dios nos conoce desde antes de haber creado este mundo. Dios, mi querida amiga, nos amó mucho antes de que nosotras existiéramos.

A menudo trabajamos para ganarnos el amor de nuestras amigas. En ocasiones, también el de nuestros familiares, y si pensamos en el amor romántico, esperamos lograr que ese chico que nos gusta nos mire, para comenzar a ganarnos su amor. Si pensamos que así también debemos ganarnos el amor de Dios, es que nuestra mente no alcanza a comprender el verdadero amor, y esto sucede porque nuestro concepto de amor está totalmente distorsionado por el pecado.

Conocimos el amor cuando alguien nos lo manifestó primero. Cuando éramos pequeñas, nuestros padres nos cuidaban, nos protegían y demostraban su amor hacia nosotras cuando nos cargaban, abrazaban, consolaban e incluso cuando nos llenaban de besos y caricias.

Alguien nos most…

Entrenamiento para el noviazgo

“Porque a Cristo el Señor servís”. Colosenses 3:24
Quizás tus oraciones suenen a algo parecido a esto: Señor ¿cuándo llegará la persona indicada para mí?, ¿Cuándo me unirás él?, Al menos dime ¿quién es?, ¿Cuánto tiempo más tengo que esperar?, ¿Cómo será? … ¿Te sientes identificada?
Pareciera que la chica que ora de esta manera está desesperada por encontrar a un chico pronto, se ha cansado de esperar, parece que ella sólo puede ver sus circunstancias y le resulta imposible vislumbrar más allá de lo que iniciar una relación significa.  
En el ambiente juvenil y especialmente círculos femeninos, se respira mucha presión por encontrar un chico que te haga feliz, amada, que llene sentimientos de soledad y en definitiva que sacie el interior del corazón.  Pero considerar el noviazgo es algo que no puede ser tomado a la ligera, te has preguntado  ¿Cuál es el propósito del amor?
Esta pregunta va más allá de los sentimientos que deseas satisfacer en el momento, forma parte del cuadro de la vo…

Equipadas ayer y hoy - Descarga tus materiales

¿Cuándo fue la primera vez que escuchaste sobre Jesús? ¿Has pensado cómo es que esa historia de un hombre de Jerusalén, que vivió hace más de dos mil años, llegó a tus oídos?  El mensaje del Evangelio no es una simple historia: son las Buenas Nuevas que el mundo había estado esperando. El mensaje del Evangelio es la esperanza de la vida eterna por medio de nuestra creencia y aceptación de Jesucristo.  Aquellos que caminaron junto a Jesús durante su ministerio en la tierra, le creyeron. Ellos le creyeron que era el Hijo de Dios, el que tomaría los pecados del mundo y el que les daría Vida Eterna al poner su fe en Él. Esos hombres y mujeres, murieron por ese mensaje. Ellos fueron testigos de Su vida, Su muerte y Su resurrección, y nada los detendría de contarle al mundo sobre Él. Dios equipó a la iglesia primitiva diariamente. Él estuvo con ellos en momentos desafiantes, cuando tuvieron victorias, y cuando dudaron. Dios tenía una misión especial para la iglesia primitiva y los guio en cada…

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…