Ir al contenido principal

Introducción al libro de Hechos


Jesús ordenó a Sus seguidores que fueran Sus testigos en “Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.” (Hechos 1: 8). El libro de los Hechos es el registro de todas las cosas que los discípulos de Jesús hicieron como testigos de Su vida, muerte y resurrección.
El Libro de los Hechos fue escrito por Lucas, quien escribió tanto el Evangelio de Lucas como el Libro de los Hechos a su amigo Teófilo, para educarlo sobre los acontecimientos de la vida de Cristo y las vidas de Sus seguidores después de la muerte de Jesús. Lucas fue compañero de Pablo en algunos de sus viajes misioneros. Hechos comienza donde termina el libro de Lucas, con la ascensión de Jesús y los discípulos esperando la venida del Espíritu Santo.
Después del Día de Pentecostés, los discípulos salieron proclamando las Buenas Nuevas de Cristo. Cuando comenzó la persecución, los creyentes se dispersaron de Jerusalén a Judea y Samaria. Un hombre llamado Saulo era un líder en la persecución de los cristianos. Después de su dramática conversión, Saulo se convirtió en un líder en la iglesia. Luego fue referido como Pablo, y los capítulos restantes de Hechos registran sus viajes misioneros a través del Imperio Romano para proclamar las Buenas Nuevas de Jesucristo. El libro de los Hechos termina con el relato de su encarcelamiento, pero implica que la difusión del evangelio solo había comenzado.
A medida que aprendemos acerca de la iglesia primitiva, podemos encontrar formas creativas de difundir el evangelio y alentar a otros creyentes. Encontraremos un gran estímulo para los momentos difíciles al presenciar que los apóstoles soportaron la persecución, el encarcelamiento e incluso la muerte por el evangelio. Seremos desafiadas en nuestra fe y nuestro trabajo de difundir el evangelio y hacer discípulos de todas las naciones.
El libro de los Hechos es un gran estímulo para las que amamos a Dios grandemente. Mientras leemos los registros de la difusión del evangelio, podemos ser alentadas a compartir las buenas noticias en nuestras comunidades y áreas de influencia. A pesar de que soportaron la persecución, los discípulos se mantuvieron firmes en su misión de compartir el Evangelio de Cristo con el mundo. También podemos persistir cuando enfrentamos pruebas y persecución, porque sabemos que no hay un propósito más grande para nuestras vidas que ser testigos de la vida, muerte y resurrección de Jesús.
💚💛💜💙
Estamos emocionadas de que nos acompañes, en Ama a Dios Grandemente, somos chicas jóvenes que deseamos conocer más de las Escrituras y crecer en el conocimiento de ellas, ponte en contacto con nosotras, estamos felices de tenerte aqui 🙂
Puedes hacer el estudio tú sola, con un grupo, compartiéndolo de manera presencial o utilizando las redes sociales. Esperamos que utilices nuestra página de Facebook e Instagram para interactuar con nuestra comunidad de mujeres, ver lo que otras han aprendido y compartir tu estudio.
Si aún no sabes cómo realizar tu estudio de Equipadas ayer y hoy, puedes chequear nuestro método de estudio


Comentarios

También te recomendamos leer:

Con amor eterno te he amado

“Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos” Efesios 1:4 (NTV)

Dios nos conoce desde antes de haber creado este mundo. Dios, mi querida amiga, nos amó mucho antes de que nosotras existiéramos.

A menudo trabajamos para ganarnos el amor de nuestras amigas. En ocasiones, también el de nuestros familiares, y si pensamos en el amor romántico, esperamos lograr que ese chico que nos gusta nos mire, para comenzar a ganarnos su amor. Si pensamos que así también debemos ganarnos el amor de Dios, es que nuestra mente no alcanza a comprender el verdadero amor, y esto sucede porque nuestro concepto de amor está totalmente distorsionado por el pecado.

Conocimos el amor cuando alguien nos lo manifestó primero. Cuando éramos pequeñas, nuestros padres nos cuidaban, nos protegían y demostraban su amor hacia nosotras cuando nos cargaban, abrazaban, consolaban e incluso cuando nos llenaban de besos y caricias.

Alguien nos most…

Entrenamiento para el noviazgo

“Porque a Cristo el Señor servís”. Colosenses 3:24
Quizás tus oraciones suenen a algo parecido a esto: Señor ¿cuándo llegará la persona indicada para mí?, ¿Cuándo me unirás él?, Al menos dime ¿quién es?, ¿Cuánto tiempo más tengo que esperar?, ¿Cómo será? … ¿Te sientes identificada?
Pareciera que la chica que ora de esta manera está desesperada por encontrar a un chico pronto, se ha cansado de esperar, parece que ella sólo puede ver sus circunstancias y le resulta imposible vislumbrar más allá de lo que iniciar una relación significa.  
En el ambiente juvenil y especialmente círculos femeninos, se respira mucha presión por encontrar un chico que te haga feliz, amada, que llene sentimientos de soledad y en definitiva que sacie el interior del corazón.  Pero considerar el noviazgo es algo que no puede ser tomado a la ligera, te has preguntado  ¿Cuál es el propósito del amor?
Esta pregunta va más allá de los sentimientos que deseas satisfacer en el momento, forma parte del cuadro de la vo…

Equipadas ayer y hoy - Descarga tus materiales

¿Cuándo fue la primera vez que escuchaste sobre Jesús? ¿Has pensado cómo es que esa historia de un hombre de Jerusalén, que vivió hace más de dos mil años, llegó a tus oídos?  El mensaje del Evangelio no es una simple historia: son las Buenas Nuevas que el mundo había estado esperando. El mensaje del Evangelio es la esperanza de la vida eterna por medio de nuestra creencia y aceptación de Jesucristo.  Aquellos que caminaron junto a Jesús durante su ministerio en la tierra, le creyeron. Ellos le creyeron que era el Hijo de Dios, el que tomaría los pecados del mundo y el que les daría Vida Eterna al poner su fe en Él. Esos hombres y mujeres, murieron por ese mensaje. Ellos fueron testigos de Su vida, Su muerte y Su resurrección, y nada los detendría de contarle al mundo sobre Él. Dios equipó a la iglesia primitiva diariamente. Él estuvo con ellos en momentos desafiantes, cuando tuvieron victorias, y cuando dudaron. Dios tenía una misión especial para la iglesia primitiva y los guio en cada…

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…