Ir al contenido principal

A veces no tenemos suficiente fe




Ya sean en oraciones personales o en unidad con otros creyentes, hemos intercedido por algo o alguien en particular; sea por sanidad, por provisión económica, por un trabajo, por la aprobación de exámenes, por restauración, por salvación, etc., (¡uf! realmente hay mucho por lo cual orar); ¿No te ha sucedido que al enterarte que aquellas oraciones tuvieron respuesta, no lo pudiste creer? Y hasta probablemente te hayas cuestionado ¿Será posible? ¡Qué absurdo, no puede ser cierto!

En Hechos 12:1-5 leemos que la iglesia se encontraba en persecución de los creyentes en Jerusalén. El rey Herodes mató a Jacobo, el hermano de Juan y Pedro había sido custodiado y encarcelado por órdenes de Herodes. Fue entonces que la Iglesia se había puesto de acuerdo para orar por Pedro: Mientras Pedro estaba en la cárcel, los miembros de la iglesia oraban a Dios por él en todo momento.” (Traducción en lenguaje actual)

La iglesia primitiva como leemos en el libro de los Hechos, fue una iglesia poderosa, pues se dice que una iglesia que ora es una iglesia fuerte.

“La oración es un diálogo con Dios, una conversación con Dios”.

Sin embargo muy a menudo este diálogo es ignorado en el diario vivir de muchos creyentes. Imagino que muchas cuestionaran lo que acabo de mencionar, y no dudo de que varias de las que están leyendo este articulo sean mujeres de oración; en cambio quizá también muchas otras nos podremos identificar en que no somos muy activas en la oración, que concebimos el pensamiento erróneo que las reuniones de oración solo son para los “mayores”, que reiteradas veces hemos orado a Dios de manera superficial, por rutina o simplemente por formalidad, pidiendo a veces una cosa una vez y olvidándonos volver a orar por ello. Cuán importante es ser genuinas y constantes en nuestras oraciones ¿No lo creen?

Regresemos a ver grupo de creyentes que habían decidido orar por la liberación de Pedro, oraciones que Dios respondió, liberando a Pedro; aunque no de la manera que ellos creían, ¡Dios había obrado de una manera maravillosa!:
·         ¡Hizo dormir a los guardias de la cárcel!
·         ¡Hizo caer las cadenas!

Vemos que aquel grupo de cristianos reunidos en la oración no pudo creer que Pedro estaba a la puerta cuando aquella muchacha llamada Rode les había dado aviso:

·         “Estas loca”
·         “Es su ángel”

Para las que tal vez no conocen a Rode (su nombre significa “Rosa”) esta mencionada en el libro de los Hechos 12:11-17. Rode era una joven sierva de la casa de la María la madre de Juan Marcos. Luego de que Pedro había sido liberado por Dios a través su ángel, él se dirigió a casa de María, toco la puerta y fue Rode quien había oído el llamado y acudió a él, Pedro seguramente habló, pues leemos que Rode reconoció la voz de Pedro, y enseguida corrió a dar la buena noticia a las personas reunidas en aquella casa, fue a contarles que Dios ya había contestado sus oraciones, pero para su sorpresa, nadie le creyó: estás loca, es su ángel, le dijeron.

Me llama la atención las virtudes de Rode y haríamos bien nosotras en practicar su ejemplo, ella:
·         Participaba en el grupo de oración.
·         Intercedía solidariamente por otros.
·         Creía en la respuesta de las oraciones.
·         Tenía una fe asombrosa y persistente.

Amadas, no sabremos lo que Dios puede hacer, a menos que oremos más persistentemente y creamos que el Señor responde nuestras oraciones. A veces no tenemos fe suficiente de que Dios pueda hacer grandes cosas; pero si Dios quiere obrar, nada podrá evitarlo.

¡Sigamos orando, sigamos creyendo y confiando en Dios!

ACERCA DEL AUTOR


Sandra Karina Condori

Tiene 29 años, de nacionalidad boliviana, recientemente casada. Convencida que la voluntad de Dios es buena, agradable y perfecta. Sirve al Señor en el Ministerio de niños de su Iglesia local y a mujeres y jovencitas a través de ADG.


🌷🌷🌷🌷🌷🌷🌷🌷🌷

Estamos estudiando la serie de Hechos - Equipadas ayer y Hoy


Si recién descubriste nuestra página y deseas incorporarte a la serie de estudio actual puedes consultar nuestro método de estudio.

¡Si estás siguiendo el estudio con tu grupo presencial o virtual no olvides compartir lo que aprendiste el día de hoy, tu aporte puede ser de estímulo para otra joven como tú!


Comentarios

También te recomendamos leer:

Con amor eterno te he amado

“Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos” Efesios 1:4 (NTV)

Dios nos conoce desde antes de haber creado este mundo. Dios, mi querida amiga, nos amó mucho antes de que nosotras existiéramos.

A menudo trabajamos para ganarnos el amor de nuestras amigas. En ocasiones, también el de nuestros familiares, y si pensamos en el amor romántico, esperamos lograr que ese chico que nos gusta nos mire, para comenzar a ganarnos su amor. Si pensamos que así también debemos ganarnos el amor de Dios, es que nuestra mente no alcanza a comprender el verdadero amor, y esto sucede porque nuestro concepto de amor está totalmente distorsionado por el pecado.

Conocimos el amor cuando alguien nos lo manifestó primero. Cuando éramos pequeñas, nuestros padres nos cuidaban, nos protegían y demostraban su amor hacia nosotras cuando nos cargaban, abrazaban, consolaban e incluso cuando nos llenaban de besos y caricias.

Alguien nos most…

Renuncio a mí

A todos nos ha pasado que cuando somos niños nos preguntaron que queríamos ser cuando fuéramos grandes y pues nuestras respuestas eran maestra, bombero, policía o en mi caso diseñadora de modas; cuando llega el día en que debemos decidir nuestro futuro evaluamos muchos factores, como el empleo, los costos de la carrera, los años, si te gusta realmente, entre muchos más, pero nunca nos preguntamos si la carrera que llevaremos y será el resto de nuestra vida será una carrera que le sirva a Dios.
En Hechos 20 versículo 24 Pablo dice “Pero mi vida no vale nada para mí a menos que la use para terminar la tarea que me asignó el Señor Jesús…” Meditando en esté versículo recordaba como Pablo renuncio a muchas cosas en su vida por servirle a Jesús, por ser usado para llevar el evangelio y aunque muchas veces no fue bien recibido, como el mismo lo dice prefería morir a causa de Jesús.
A pesar de que se encontraba con pruebas, Pablo nunca dejo ese llamado del Espíritu Santo, siempre cumplía y ent…

Viviendo una Fe inquebrantable

Estoy viendo una serie de televisión titulada “David, nace un Héroe”. No es casualidad puesto que empezó antes que este devocional, es una producción brasilera excelente. Ha sido sorprendente  ver en escena el momento en que David se enfrenta con el gigante Goliat, pero más sorprendente ha sido cómo este joven, sin la estatura de un guerrero de tomo y lomo, se presenta ante Saúl con una confianza tan determinante que convence al propio rey de que él es la persona que va a enfrentar al enemigo. Pero espera, esto no es todo. Lo que impacta mi corazón, es que David, siendo un pastor de ovejas, sin el entrenamiento de un hombre de guerra, sin tener la experiencia de haber estado en un campo de batalla, se enfrenta, se para ante el gigante y con una Fe Inquebrantable, lo desafía sin más ni menos, mostrando una confianza tremenda en el Dios de Israel, leamos: Tú vienes a mí con espada, lanza y jabalina, pero yo vengo a ti en el nombre del SEÑOR de los ejércitos, el Dios de los escuadrones d…

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…