Ir al contenido principal

Discípulo verdadero



Nos encontramos ante la elección de los diáconos. Recuerda cuáles eran parte de los requisitos para escoger a las personas: Buen testimonio, llenos del Espíritu Santo y sabiduría ; y capaces de llevar la tarea a cabo.
 No por nada se enfatiza en las características de Esteban, era uno de los judíos-romanos que podían enseñar y predicar en las sinagogas. Él tenía acceso a los judíos griegos que aún no creían y eligió no desperdiciar ni un sólo segundo.

"... y eligieron a Esteban, varón lleno de fe y del Espíritu Santo, a Felipe, a Prócoro, a Nicanor, a Timón, a Parmenas, y a Nicolás prosélito de Antioquía…"
Hechos 6:5

Así que rápidamente Esteban enfrentó problemas y persecución a causa de su pasión en la fe y por no negar a Jesús.

Y Esteban, lleno de gracia y de poder, hacía grandes prodigios y señales entre el pueblo. Entonces se levantaron unos de la sinagoga llamada de los libertos, y de los de Cirene, de Alejandría, de Cilicia y de Asia, disputando con Esteban. Pero no podían resistir a la sabiduría y al Espíritu con que hablaba.”
Hechos 6:8-10

Nos encontramos ahora ante el Concilio; donde Esteban da su último esfuerzo para hacer entender que el cambio era inminente.

Esteban expone con denuedo toda la historia de Israel. Hace un panorama recordando cada uno de los momentos donde Dios había sacado adelante al pueblo de Israel, por donde los había llevado; de que los había librado. Esteban ante su visión continúa hablando de Jesús. Esteban es tan sabio hablando que no olvida ni un solo dato; hasta llegar a la cúspide de su discurso...

“...si bien el Altísimo no habita en templos hechos de mano, …”
Hechos 7:48

Esteban estaba abierto al cambio; a diferencia de los judíos hebreos, no tenía compromiso ante la tradición. Así que fue más fácil para él entender que el templo y la ley eran temporales, eran solamente cosas. Esteban entendió que Jesús vino a cumplir con toda la ley y ahora lo que seguía era cambiar.

Vamos a hacer una pausa y vamos a escabullirnos por un momento en el Concilio. Ahí estaban los fariseos, los escribas y ancianos; estaban los que acusaban a Esteban con las calumnias y mentiras, los de la sinagoga de los libertos; y por supuesto Esteban.
Imagina estar escuchando a una persona relativamente joven hablar con tal sabiduría, con un dominio de la palabra que no podían negar. No era un maestro de la ley, no era un rabí, no era un fariseo; era una persona común y corriente; era un discípulo verdadero que hablaba de su maestro.

Esteban estaba frente a lo que serían sus jueces y verdugos, estaba frente a quienes tenían su vida en sus manos y aun así elige no callar.

“Oyendo estas cosas, se enfurecían en sus corazones, y crujían los dientes contra él.”
Hechos 7:54


Y apedreaban a Esteban, mientras él invocaba y decía: Señor Jesús, recibe mi espíritu. Y puesto de rodillas, clamó a gran voz: Señor, no les tomes en cuenta este pecado. Y habiendo dicho esto, durmió.”
Hechos 7:59-60

Actualmente muchos cristianos se encuentran en la misma posición de Esteban. Rodeados de personas que niegan la verdad de Jesucristo, enfrentando muertes horribles; sin embargo ellos hablan con denuedo y sin miedo.

Hace 5 años hubo un ataque yihadista en la Universidad de Garissa, Kenia. Fueron tomados como rehenes a profesores y estudiantes; pero solo las personas que eran cristianas fueron asesinadas. Cada una de esas 152 personas fueron valientes y no negaron su fe aún al borde de la muerte.

Como Esteban, muchos cristianos alrededor del mundo se enfrentan con una convicción firme, sin titubear, ante su cultura, sus amigos y familiares, incluso ante sus enemigos.

Me imagino cada uno de estos 152 jóvenes diciendo “¡Si creo en Jesús!” y un segundo después viendo cara a cara a Jesús. Me imagino a Esteban cara a cara con Jesús y así a muchos otros.

Y entiendo que esto da temor y por eso huimos de los opresores, así como los judíos que se enfrentaron ante la muerte de Esteban, se dispersaron alrededor del territorio. Así como algunos de los sobrevivientes al atentado que dicen haberse escondido entre los cuerpos para no ser asesinados o los 535 estudiantes que aún no se sabe nada de ellos. O los cristianos que trabajan de encubierto en el mundo oriental. Son tantas las personas que trabajan para que el evangelio sea extendido por el mundo.

Tomemos coraje en Jesús y no tengamos miedo de los opresores, no tengamos miedo a esos “Saulos” con corazón endurecido que se vanaglorian de la muerte de los mártires presumiendo su estatus, su pecado y “su razón”.

Tomate unos segundos para orar por los discípulos de hoy en día que están bajo riesgo pero siguen haciendo la obra.

“Dios siempre tiene un propósito con la muerte de un cristiano que no niega su fe”

Permite que el Espíritu Santo te muestre ese propósito en tu vida. Permite que el Espíritu Santo te capacite para hablar con denuedo ante el mundo. Permite que el Espíritu Santo te guíe hacia donde debes ir.

Y por último: ¿Qué tipo de cambios quiere hacer Dios hoy? En tu vida, en tu familia, en tu iglesia, en tu secundaria o universidad, en tu pueblo, en tu país.


Acerca del autor 



Laura Alfaro  
Tiene 28 años, es Costarricense. Sirve a los jóvenes en una agencia misionera junto a su esposo, cree firmemente en el discipulado basado en el modelo de Jesús y establecer relaciones fuertes. Le apasiona servir a las mujeres dentro de ADG



Estamos estudiando la serie de Hechos - Equipadas ayer y Hoy


Si recién descubriste nuestra página y deseas incorporarte a la serie de estudio actual puedes consultar nuestro método de estudio.

¡Si estás siguiendo el estudio con tu grupo presencial o virtual no olvides compartir lo que aprendiste el día de hoy, tu aporte puede ser de estímulo para otra joven como tú!

Comentarios

También te recomendamos leer:

Con amor eterno te he amado

“Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos” Efesios 1:4 (NTV)

Dios nos conoce desde antes de haber creado este mundo. Dios, mi querida amiga, nos amó mucho antes de que nosotras existiéramos.

A menudo trabajamos para ganarnos el amor de nuestras amigas. En ocasiones, también el de nuestros familiares, y si pensamos en el amor romántico, esperamos lograr que ese chico que nos gusta nos mire, para comenzar a ganarnos su amor. Si pensamos que así también debemos ganarnos el amor de Dios, es que nuestra mente no alcanza a comprender el verdadero amor, y esto sucede porque nuestro concepto de amor está totalmente distorsionado por el pecado.

Conocimos el amor cuando alguien nos lo manifestó primero. Cuando éramos pequeñas, nuestros padres nos cuidaban, nos protegían y demostraban su amor hacia nosotras cuando nos cargaban, abrazaban, consolaban e incluso cuando nos llenaban de besos y caricias.

Alguien nos most…

Renuncio a mí

A todos nos ha pasado que cuando somos niños nos preguntaron que queríamos ser cuando fuéramos grandes y pues nuestras respuestas eran maestra, bombero, policía o en mi caso diseñadora de modas; cuando llega el día en que debemos decidir nuestro futuro evaluamos muchos factores, como el empleo, los costos de la carrera, los años, si te gusta realmente, entre muchos más, pero nunca nos preguntamos si la carrera que llevaremos y será el resto de nuestra vida será una carrera que le sirva a Dios.
En Hechos 20 versículo 24 Pablo dice “Pero mi vida no vale nada para mí a menos que la use para terminar la tarea que me asignó el Señor Jesús…” Meditando en esté versículo recordaba como Pablo renuncio a muchas cosas en su vida por servirle a Jesús, por ser usado para llevar el evangelio y aunque muchas veces no fue bien recibido, como el mismo lo dice prefería morir a causa de Jesús.
A pesar de que se encontraba con pruebas, Pablo nunca dejo ese llamado del Espíritu Santo, siempre cumplía y ent…

Viviendo una Fe inquebrantable

Estoy viendo una serie de televisión titulada “David, nace un Héroe”. No es casualidad puesto que empezó antes que este devocional, es una producción brasilera excelente. Ha sido sorprendente  ver en escena el momento en que David se enfrenta con el gigante Goliat, pero más sorprendente ha sido cómo este joven, sin la estatura de un guerrero de tomo y lomo, se presenta ante Saúl con una confianza tan determinante que convence al propio rey de que él es la persona que va a enfrentar al enemigo. Pero espera, esto no es todo. Lo que impacta mi corazón, es que David, siendo un pastor de ovejas, sin el entrenamiento de un hombre de guerra, sin tener la experiencia de haber estado en un campo de batalla, se enfrenta, se para ante el gigante y con una Fe Inquebrantable, lo desafía sin más ni menos, mostrando una confianza tremenda en el Dios de Israel, leamos: Tú vienes a mí con espada, lanza y jabalina, pero yo vengo a ti en el nombre del SEÑOR de los ejércitos, el Dios de los escuadrones d…

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…